El futuro de Cataluña

El Gobierno obvia las advertencias internacionales sobre la actuación policial durante el 1-O y no investigará

Agentes de la Policía Nacional forman un cordón policial en el exterior de un instituto para impedir el acceso de los votantes.

El Gobierno de Mariano Rajoy da por zanjados los incidentes producidos por las cargas policiales del pasado 1-O, cuando se celebró un referéndum ilegal sobre la independencia de Cataluña. Así se pone de manifiesto en cuatro respuestas parlamentarias del Ejecutivo al diputado del PDeCATFeliu-Joan Guillaumes i Ràfols.

El parlamentario registró el pasado 13 de octubre cuatro preguntas diferentes relacionadas con las actuaciones que el Gobierno iba a llevar a cabo a raíz de las críticas a los "abusos policiales" por parte de ONG e instituciones internacionales. A todas ellas se facilita la misma respuesta:la misma respuesta: "En relación con las cuestiones planteadas se señala que el Tribunal Constitucional declaró ilegal la convocatoria del referéndum de 1 de octubre en Cataluña". Y se añade: "Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado actuaron siguiendo instrucciones del Poder Judicial, de forma prudente, apropiada y proporcionada, con el objeto de asegurar el cumplimiento de la Ley y la protección de los derechos y libertades de todos los ciudadanos".

La primera de las preguntas de Guillaumes i Ràfols iba encaminada a conocer "qué actuaciones tiene previstas hacer el Gobierno al respecto" y si "serán objeto de investigación las actuaciones policiales del 1 de octubre en Catalunya". La base de la pregunta estaba en el "exhaustivo informe sobre abusos policiales" elaborado por Humans Right Watch (HRW).

Un día antes de formularse esta pregunta, el 12 de noviembre, HRW consideró que "la Policía española" había usado "de manera excesiva la fuerza contra manifestantes en Cataluña" durante el "controvertido referéndum". Así, destacó que se habían utilizado "porras para golpear a personas que se resistían pasivamente" causando múltiples heridos. "Human Rights Watch recibió muchas acusaciones de un uso injustificado de la fuerza por parte de la policía el 1 de octubre de 2017 y llevó a cabo investigaciones in situ después de la votación para documentar incidentes específicos".

¿Una investigación independiente?

La Generalitat cifró en más de 800 los heridos, una cifra de la que el PP dudó viendo en ella una manipulación por parte de los independentistas.

"En estos momentos tan críticos es especialmente importante que las autoridades respeten los derechos humanos, incluyendo la libertad de expresión y reunión y el Estado de derecho" dijo Kartik Raj, investigador de Europa Occidental de HRW. "Las promesas de Madrid y Barcelona de cooperar plenamente con una investigación independiente sobre la violencia el 1 de octubre serían un paso importante hacia el restablecimiento de la confianza", añadió.

La segunda pregunta tenía que ver con las actuaciones previstas ante los "abusos policiales" comprobados "in situ y de forma directa por Amnistía Internacional". "Amnistía Internacional ha confirmado sobre el terreno de forma directa que miembros de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de la Policía Nacional y agentes la Guardia Civil usaron de forma excesiva y desproporcionada la fuerza contra personas que pasivamente se resistían, en la calle y a la puerta de centros de votación, en cumplimiento de la orden del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que ordenaba a las fuerzas de seguridad impedir la celebración de un referéndum", informaba la asociación el día 2 de octubre en un comunicado.

Carta a Juan Ignacio Zoido

El 4 de octubre, el comisario de Derechos Humanos del Consejo de Europa, Nils Muzniek, escribía una cara al ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, en la que se declaraba "preocupado" por la actuación policial el día de la consulta y pedía una investigación "rápida, independiente y efectiva" de las denuncias de uso desproporcionado de la fuerza. Sobre este asunto versa la tercera de las preguntas de Guillaumes. "¿Cómo piensa el Gobierno implementar esta petición?", preguntó el diputado. De la respuesta del Ejecutivo se desprende que no habrá investigación.

"España es una democracia consolidada, gobernada por el Estado de Derecho, que siempre busca la defensa de los derechos y libertades de sus ciudadanos aplicando todas las salvaguardias democráticas", respondía dos días después el titular de Interior. Además, destacaba que los agentes "actuaron prudente, apropiada y proporcionadamente".

La última de las preguntas tiene relación con "la forma en la que piensa el Gobierno investigar la condena por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas del uso de excesiva violencia policial en las actuaciones policiales del 1 de octubre en Cataluña".

Un día después del 1-O, el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Raad al Hussein, pidió al Gobierno español que garantizase una investigación "minuciosa, independiente e imparcial" de la violencia en torno a esa jornada y que aceptase "sin demora" las peticiones de visita por parte de expertos de la ONU en materia de Derechos Humanos.

Portadas de la prensa internacional

Una de las principales preocupaciones del Gobierno de cara al 1-O era precisamente la relacionada con la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. En las semanas previas a la consulta ilegal, desde el Ejecutivo se aseguraba que los independentistas estaban buscando que las imágenes que de esa jornada se trasladasen fuera de España fuesen precisamente la de las cargas policiales. Y se subrayaba que eso no iba a ocurrir.

Llegado el 1-O, las imágenes de las cargas policiales fueron una realidad y el lunes, un día después, ocupaban muchas de las portadas de la prensa internacional.

La actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado durante el referéndum dividió al Gobierno y al PP. Mientras algunos dirigentes no se movieron del argumentario de cabecera sosteniendo que la respuesta había sido la adecuada. Otros, en privado, lamentaban que las cargas policiales estuviesen sirviendo para "alimentar el victimismo" de los independentistas y también que Interior no hubiese tenido "todos los escenarios" previstos para una jornada delicada.

Diferencias con la huelga de la semana pasada

Es en este contexto en el que algunas de las fuentes conservadoras consultadas interpretan que la semana pasada no se actuase contra quienes cortaron carreteras y vías de tren en la huelga que tuvo lugar en Cataluña.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, fue preguntado por esta cuestión en la entrevista que este martes concedió a la Cadena Cope. "Ni el Gobierno ni el ministro del Interior ni nadie saben cómo se hace un operativo policial y tanto el 1 de octubre, que fue fundamentalmente la Guardia Civil, cuando fue el referéndum, como hace unos días cuando tuvo lugar esta mal llamada huelga, son las policías las que dicen 'hay que hacer así las cosas, parece que es más prudente no hacer esto, parece que si hacemos esto los males serían mucho mayores que lo que tratamos de evitar...", respondió preguntado sobre la diferencia entra ambas jornadas.

"A veces veo a dirigentes políticos que tienen muy poco pudor porque el día 1 de octubre decían 'intolerables las cargas de la Policía', y ahora cuando fue esta huelga dicen 'intolerable que la Policía no haya cargado", se quejó al tiempo que sentenció: "Criticar es muy fácil".

El Gobierno se ampara en la Ley de Secretos Oficiales para no ofrecer datos sobre el 1-O

El Gobierno se ampara en la Ley de Secretos Oficiales para no ofrecer datos sobre el 1-O

Más sobre este tema
stats