Operación Púnica

Granados abrió una subcuenta secreta en Suiza justo cuando asegura que cerró la cuenta cuya titularidad admite

El ex secretario general del PP de Madrid Francisco Granados, durante la comparecencia este martes en la comisión de investigación del Congreso.

Los documentos remitidos a España por la justicia suiza sobre la cuenta que el antiguo número dos del PP madrileño, Francisco Granados, mantuvo oculta en el BNP Paribas de Ginebra con hasta 1,6 millones de euros no solo torpedean su versión sobre la fecha en que realmente ordenó cerrarla sino que revelan un dato desconocido hasta ahora y al que ha tenido acceso infoLibre.

En 2005, cuando según Granados él mismo dio al BNP instrucciones para clausurar la cuenta, el político y ahora principal investigado en Púnica dio un paso indicativo de que, lejos de romper amarras con la entidad suiza, preveía seguir operando con ella. El 5 de julio de ese año abrió lo que en la jerga bancaria se conoce como una subcuenta o cuenta asociada a través de la cual canalizó hasta dos años más tarde la compraventa de valores.

El exconsejero madrileño y ex secretario regional del PP no dio al BNP instrucciones para clausurar “definitivamente” el depósito original –y por tanto la cuenta asociada– hasta el 29 de junio de 2007. Sin embargo, Granados sostiene que pidió cerrarla en 2005. Pero que el banco se demoró dos años. Distintas fuentes conocedoras del caso y ajenas a él, pero familiarizadas con la operativa de los bancos suizos, consideran más que remota la hipótesis de que la clausura de una cuenta se viese diferida nada menos que durante dos años.

Como gestor de esa nueva cuenta asociada, Granados puso al ahora arrepentido David Marjaliza, entonces uno de sus mejores amigos y su socio secreto, extremo que el político niega pese a la acumulación de indicios y a que está fuera de toda duda que le otorgó poderes en Suiza. "Yo no he sido socio de ese señor jamás", proclamó este martes durante su comparecencia en la comisión del Congreso que investiga la presunta financiación ilegal del PP.

Un informe de la Policía Federal suiza (Fedpol), fechado en febrero de 2013, ya calificó de “sorprendente” que al BNP Paribas no le hubiese llamado la atención que fuese Marjaliza quien diera las órdenes de compra y venta de valores en la subcuenta de Granados pese a que el perfil elaborado por el propio banco describía al empresario como un “cliente discreto sin conocimientos financieros”. "Es posible –dice el informe de la Policía suiza– que las decisiones de compra y venta de acciones las tomara más bien Granados y que Marjaliza solo transmitiera sus instrucciones". Es decir, que actuara como mera pantalla.

Poderes para Marjaliza

La concesión de poderes a Marjaliza tuvo un efecto práctico inmediato: en esa subcuenta abierta en julio de 2005 y dependiente de la que Granados y su esposa habían abierto en marzo de 2000, cuando todavía no había cumplido un año como alcalde del municipio madrileño de Valdemoro, el político desapareció del primer plano. Y aunque ni él mismo ni su mujer dejaron nunca de figurar como derechohabientes ("beneficial owners", en el argot bancario y societario), el BNP pasó a denominarlos “exclientes” (“former clients”) en los formularios originales remitidos a la Audiencia Nacional.

La cuenta de Granados en el BNP recibió el 26 de junio de 2007 un abono de 1,28 millones de euros tras la venta de todos los valores que poseía el político. Tres días más tarde, remitió un escrito al banco en el que pedía el “cierre definitivo” del depósito. Los fondos fueron transferidos a una cuenta abierta por Marjaliza en otro banco suizo, el UBS, a nombre de una sociedad domiciliada en Costa Rica, Droz&Co.

Granados, con quien este diario contactó para recabar su versión sobre la subcuenta creada en julio de 2005, insistió el lunes en que la cuenta original “no tuvo fondos desde 2005 hasta que se venden los valores de la subcuenta”.

Este diario ignora por qué el antiguo dirigente del PP madrileño pone especial énfasis en reiterar que cerró la cuenta en 2005 y no en 2007, que es lo que indican los documentos de Suiza, y en remarcar que entre julio de 2005 y junio de 2007 los fondos ocultos permanecieron en la cuenta asociada que había abierto él mismo y no en la original.

Este martes, Granados repitió en dos ocasiones que la cuenta "se cerró en 2005". Lo hizo durante su ya referida comparecencia en el Congreso.

infoLibre no ha podido comprobar si, como afirma Granados, la cuenta original se quedó a cero en algún momento posterior a julio de 2005 y anterior al 26 de junio de 2007. Pero expertos tributarios consultados sobre la materia subrayan que la clave radica en que el beneficiario económico de la posición bautizada por el banco suizo con el nombre en clave de Laiker, e identificada con un solo número de cliente válido para la cuenta principal y la subcuenta, siempre fue Granados: antes y después de que Marjaliza constara como gestor de la nueva cuenta asociada.

Una de las fuentes cuya opinión recabó este diario se pronunció así: “Que abriera esa cuenta asociada para comprar y vender valores y en la que era Marjaliza quien tenía poderes de gestión pudo ser incluso una maniobra aconsejada por el banco para ocultar la verdadera titularidad del depósito en un momento en que EEUU estaba ya muy atento a operaciones sospechosas de blanqueo de capitales”. En julio de 2005, el BNP ya sabía que Granados era lo que se conoce como un PEP, siglas en inglés de persona políticamente expuesta. En su caso, expuesta en grado máximo dado que era nada menos que miembro del Ejecutivo regional de Madrid y número dos del partido gobernante en esa comunidad, el PP.

La ONG involucrada por Granados en la financiación del PP está ligada al ex Defensor del Menor

La ONG involucrada por Granados en la financiación del PP está ligada al ex Defensor del Menor

Más sobre este tema
stats