Caso Gürtel

Los hechos por los que Bárcenas puede ser condenado a 42 años de cárcel

Luis Bárcenas, en una de sus comparecencias en la Audiencia Nacional.

El extesorero del PP Luis Bárcenas está citado a declarar en la Audiencia Nacional este lunes, el mismo día en el que comparecerá en el Congreso por el caso del Yak-42 su enemiga, la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, y lo hará como procesado del caso Gürtel, por cuya participación en la trama liderada por Francisco Correa la Fiscalía Anticorrupción pide su reclusión en prisión por un periodo de 42 años y seis meses.

Esta será la primera vez que el que fuera máximo responsable de las finanzas del PP de Mariano Rajoy preste declaración ante un tribunal, ya que hasta ahora todas sus comparecencias se habían desarrollado ante los jueces y fiscales que investigan las causas, pero nunca ante un tribunal que puede condenarle a prisión por los delitos de cohecho, falsedad documental, estafa procesal, blanqueo de capitales y apropiación indebida.

Sin embargo, el predecesor de Bárcenas en la tesorería del PP, Álvaro Lapuerta, se salvó in extremis del juicio tras confirmar el tribunal que éste sufre demencia sobrevenida.

Anticorrupción concentró en un apartado de su escrito de acusación denominado Castilla y León todas las acusaciones atribuidas a Bárcenas, que consisten en su intermediación en esa y otras Comunidades Autónomas a favor de, al menos, las sociedades Teconsa, Sufi SA, Constructora Hispánica SA y el Grupo Ros Roca. A cambio Bárcenas y el resto de integrantes de la red de Correa recibía comisiones ilegales de estas empresas.

Bárcenas también tendrá que defenderse de la acusación de percibir comisiones ilegales  en otras adjudicaciones públicas, pero también por sustraer fondos de la caja B del PP y por realizar compraventas ficticias de obras de arte.

El escrito de Anticorrupción también acusa a Bárcenas de ocultar las comisiones y fondos a través de facturas y contratos ficticios, de sociedades pantalla y de cuentas abiertas en sucursales bancarias en Suiza, país en el que pudo llegar a tener 47 millones de euros. "En esta actuación colaboraron con el acusado su cónyuge, Rosalía Iglesias Villar [que tiene una petición de 24 años y un mes de cárcel], y los también acusados Iván Yáñez, Ángel Sanchís Perales y Ángel Sanchís Herrero", especifica el documento.

infoLibre analiza el escrito de acusación de la Fiscalía Anticorrupción sobre la primera época de la trama Gürtel (1999-2005) que se juzga en la Sección Segunda de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional en San Fernando de Henares (Madrid).

  1. Comisiones por adjudicaciones en Castilla y León

La Fiscalía Anticorrupción sostiene que Bárcenas entre los años 2000 y 2009 consiguió mantener la "opacidad" de las rentas derivadas de la trama "a través de sociedades interpuestas, con la emisión de facturas ficticias, con el ingreso de las rentas en cuentas suizas y con su incorrecta declaración ante la Hacienda Pública como ganancias procedentes de supuestas compraventas de obras de arte".

De esta forma, y siempre según el escrito de acusación de Anticorrupción, Correa y otros procesados se aprovecharon de la influencia que Bárcenas y el exdiputado del PP Jesús Merino tenían sobre otros cargos de Castilla y León, gobernada por el PP, "para obtener adjudicaciones públicas a favor de empresas de la confianza de Francisco Correa, y a cambio de la entrega a aquellos cargos de gratificaciones en efectivo". Por estas actividades Bárcenas recibió al menos 1.248.561 euros, por 331.737 euros Jesús Merino.

En concreto se trata de tres obras: la variante conjunta de Villanueva de Mena, Villasana y Entrambasaguas (Burgos), la variante de Olleros de Alba (León) y el centro de tratamiento de residuos urbanos de Salamanca, en las que los procesados, uno de ellos Bárcenas, "acordaron percibir la correspondiente comisión por su labor de intermediación en estos casos, que distribuía Francisco Correa, y que entregaba bien en efectivo bien, en el caso de Luis Bárcenas, en forma de viajes y servicios turísticos enmascarados con facturas ficticias", explica Anticorrupción.

Correa, Bárcenas, Merino y Jesús Sepúlveda acordaron para cobrar la comisión la utilización de la sociedad Spinaker 2000 SL, creada por el procesado Luis de Miguel y gestionada por el número dos de la trama, Pablo Crespo, que seguía las directrices del propio Correa. "El origen de los ingresos y su destinatario se enmascaraba con la emisión de facturas falaces por servicios inexistentes cuyos importes se distribuían entre sus verdaderos beneficiarios en efectivo y de modo opaco a la Hacienda Pública", sostienen las fiscales Concepción Sabadell y Concepción Nicolás.

A través de la sociedad Spinaker 2000 SL, los acusados ocultaron sus participaciones en las sociedades Rialgreen SL y Langa de Duero Enercor XXI, con las que tuvieron al menos un ingreso de 13.927 euros en octubre de 2003 derivado de los beneficios obtenidos del contrato suscrito con el Partido Popular, que en el negocio estuvo representado por Bárcenas. Estos cobros se realizaron mediante "cinco facturas mendaces correspondientes a servicios inexistentes emitidas por sociedades gestionadas por Luis de Miguel quien, tras recibir de este modo los fondos, los distribuyó entre sus verdaderos beneficiarios en efectivo y de forma opaca para la Hacienda Pública".

La Fiscalía Anticorrupción asegura que el extesorero del PP también ingresó de forma irregular importantes cantidades en especie, especialmente en viajes abonados por Francisco Correa, que ascendieron a 33.000 euros en 2002, 6.000 euros en 2003 y 72.000 euros en el 2007. Bárcenas percibió en mayo de 2003 otros 36.000 euros en concepto de pago de deudas y en noviembre de 2003 un importe de 4.750 euros.

  2. Sustrajo 299.000 euros de la caja B del PP

La Fiscalía Anticorrupción sostiene que Bárcenas sustrajo una parte de los fondos que el PP ingresaba de forma opaca en su caja B, conocida tras publicarse los conocidos como papeles de Bárcenas. Las fiscales aseguran que Bárcenas, como gerente nacional del PP, tenía encomendada la gestión de ese dinero, aunque el propio procesado asegura que era su entonces jefe, Álvaro Lapuerta, era el que realmente llevaba el control de la misma. Sin embargo Lapuerta, con demencia sobrevenida, no ha sido procesado.

Los fondos sustraídos, en concreto 299.650 euros, se ingresaron en cuentas bancarias abiertas en España y en Suiza. Según Anticorrupción, este dinero procedía de la caja B del Partido Popular, "que se nutría de donativos que incumplían la normativa de financiación de los partidos políticos y que eran efectuados por personas relacionadas con entidades beneficiarias de importantes adjudicaciones públicas".

Luis Bárcenas, con el consentimiento de Álvaro Lapuerta, "prevaliéndose de su cargo en la formación política y aprovechándose al efecto de la evidente opacidad que ofrecía la doble estructura contable creada por el Partido Popular", sustrajo primero en 2003 al menos 150.050 euros que ingresó en el Dresdner Bank suizo. En 2005 Bárcenas se apropió de otros 149.600 euros, de los que destinó 149.000 euros, según reconoció su esposa Rosalía Iglesias, a pagar parcialmente unos inmuebles adquiridos por el matrimonio.

La sustracción de esta última suma se produjo con motivo de la compra de acciones de Libertad Digital SA, "decidida en el seno de la formación política con el fin de colaborar con esa sociedad ocultando el verdadero aportante de los fondos".

"A tal objeto", prosigue el escrito de Anticorrupción, "Luis Bárcenas y Álvaro Lapuerta contactaron con distintas personas, como la acusada Rosalía Iglesias, a quienes entregaron fondos de la caja B del PP con los que suscribieron acciones de la referida sociedad. En el marco de esa operativa, el acusado Luis Bárcenas, con el conocimiento y anuencia de Álvaro Lapuerta, aprovechando la compra de acciones de Libertad Digital SA, con fondos opacos, dispuso, en octubre de 2004 de un total de 149.600 euros con los que adquirió 1.360 acciones de esa entidad a nombre de su esposa, quien, conocedora de la operativa y de la procedencia de los fondos, se prestó a ello".

  3. Ocultó 47 millones en Suiza

Luis Bárcenas y su mujer Rosalía Iglesias Villar crearon "un entramado financiero" constituido en entidades bancarias suizas en el que acumuló hasta 47 millones de euros, "cuyo origen no se corresponde con su declarada actividad ni con su ahorro". "El acusado únicamente declaró a la Hacienda Pública las citadas ganancias patrimoniales como derivadas de ficticias operaciones de compraventa de cuadros ocultando el resto de las rentas generadas" hasta que presentó, con la ayuda del presunto testaferro Iván Yáñez, sendas declaraciones tributarias especiales "inveraces e incompletas", explica Anticorrupción, que justifica esa opinión en que se presentaron en nombre de las sociedades Tesedul y Granda Global, "omitiendo toda referencia a su verdadero titular y consignando sólo parcialmente los fondos generados".

Bárcenas, tras conocer en febrero de 2009 la detención de Francisco Correa por orden del juez Baltasar Garzón, fue "auxiliado" por Iván Yáñez, Ángel Sanchís Perales y Ángel Sanchís Herrero para desplegar "una compleja operativa de ocultación de los fondos que tenía depositados en Suiza", con la intención de sacarlos de este país y darle una cobertura legal.

Para ello, sostiene la acusación del Ministerio Público, Bárcenas simuló la concesión de un préstamo "ficticio" de su Fundación Sinequanon de tres millones de euros a su amigo y extesorero de Alianza Popular Ángel Sanchís Perales "con el fin de que se lo reintegrara" en diez años. La Fiscalía reclama 8 años de cárcel para Sanchís Perales.

Los fondos supuestamente prestados se remitieron desde la cuenta que Luis Bárcenas tenía en el Dresdner Bank a una empresa uruguaya vinculada a la familia Sanchís. Y una parte de dichos fondos fue, a su vez, posteriormente transferida a cuentas de otra sociedad relacionada con Sanchís, la argentina La Moraleja SA, en cuya administración intervenía Ángel Sanchís Herrero. Otra parte de esos fondos se trasfirieron desde Brixco SA a la sociedad uruguaya Rumagol SA.

La Fiscalía sostiene que el presunto testaferro Iván Yáñez colaboró con Bárcenas para transferir el resto de sus fondosBárcenas a nombre de la panameña Fundación Sinequanon y de la sociedad uruguaya Tesedul a otras situadas fuera de Suiza. Bárcenas también trató de sacar el dinero de la cuenta que su mujer tenía en Suiza a otra denominada Obispado, que propiedad del empleado de la tesorería del PP Francisco Yáñez, el padre fallecido del testaferro Iván Yáñez, para su posterior traspaso al extranjero.

  4. Simulación de operaciones de compraventa de obras de arte

Luis Bárcenas "enmascaró" desde el año 2000 la procedencia de sus fondos en efectivo como operaciones de compraventa de obras de arte, al igual que lo hizo su esposa Rosalía Iglesias con algunos de sus ingresos, según indica la Fiscalía Anticorrupción,

De esta forma, ante los gestores de sus cuentas suizas Barcenas justificó "falazmente" una gran parte de esos ingresos como ganancias procedentes de compraventa de obras de arte, "justificación habitualmente empleada por el matrimonio Bárcenas-lglesias como cobertura formal de sus ingresos en efectivo".

Una de las operaciones encubiertas como compraventa de cuadros fue la solicitud de un crédito de 330.000 euros "con el simulado fin de adquirir una obra de arte siendo su verdadera finalidad la de disponer de una aparente justificación documental legal para la tenencia de esa cantidad en metálico". Poco después Bárcenas canceló el crédito, también en metálico.

Además, el matrimonio reflejó en sus correspondientes declaraciones tributarias supuestas ganancias derivadas de transmisiones de cuadros. "Con estas operaciones no solo consiguió aflorar sus rentas bajo una apariencia legal, sino evitar al mismo tiempo su tributación", ya que consignaron una fecha de compra de los cuadros supuestamente vendidos que les otorgaba una reducción del 100% en la tributación sobre las plusvalías.

"En la declaración de IRPF de 2004, el matrimonio Bárcenas-lglesias reflejó la venta por 270.000 euros de un bodegón supuestamente adquirido en 1983 por Rosalía Iglesias a un precio de 4.086 euros. Con esta declaración se eludió el pago de gravamen sobre la ganancia aparentemente obtenida con esa transmisión y se justificó el ingreso en efectivo de 120.000 euros realizado en marzo de 2004 por Rosalía Iglesias en su cuenta de Caja Madrid", especifica la acusación del Ministerio Público.

Pero además, Rosalía Iglesias, "de acuerdo con Luis Bárcenas", consignó en su declaración de IRPF de 2006 otros 560.000 euros como procedentes de la transmisión de cuadros adquiridos en 1987 por un importe de 1.803 euros. "Con ello la acusada eludió nuevamente la tributación de su ficticia ganancia por la aplicación del régimen transitorio dada la supuesta antigüedad del bien y justificó mendazmente el ingreso en efectivo de 500.000 euros efectuado en enero de 2006 y el cobro en diciembre de un talón de 60.000 euros en la misma cuenta. Este talón correspondía a un pago efectuado por Rosendo Naseiro a Luis Bárcenas", indica el escrito de acusación de Anticorrupción.

En su intento de justificar las operaciones de su mujer, Bárcenas aportó a la Agencia Tributaria una serie de documentos que reflejaban "operaciones comerciales inexistentes que habían sido elaborados por los dos acusados, con la colaboración de otras personas, a fin de justificar falazmente la procedencia de los fondos ingresados en la cuenta de Caja Madrid de Rosalía Iglesias y conseguir la finalización del expediente administrativo".

Por este motivo, el juez Pablo Ruz imputó a Bárcenas y a su mujer los delitos de falsedad documental y estafa procesal en grado de tentativa, de los que se tendrán que defenderse este lunes en la sede de San Fernando de Henares (Madrid) de la Audiencia Nacional.

¿Ha pactado Bárcenas con el PP?

¿Ha pactado Bárcenas con el PP?

Más sobre este tema
stats