Podemos

Iglesias vuelve a la primera línea a un mes del 28A para intentar frenar la grave crisis de Podemos

Pablo Iglesias interviene en la concentración convocada en favor de las mociones de censura

Tres meses después, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, regresa a la primera línea política tras su permiso de paternidad. Lo hará este sábado en un acto convocado por el partido morado junto al Museo Reina Sofía de Madrid, un punto emblemático para Podemos donde la formación suele celebrar sus resultados electorales. Y, con su vuelta, pretende resucitar los ánimos de una organización que en los últimos meses ha sufrido varios reveses que han provocado una de las crisis más graves de su historia.

Podemos lleva semanas preparando la vuelta de su líder a la actividad ordinaria en un mes que se presume clave para remontar las encuestas electorales, que desde hace semanas coinciden en reflejar una tendencia a la baja para el partido. Durante los cerca de tres meses que Iglesias ha estado de baja, Podemos se ha visto sacudido por varios golpes que lo han dejado muy tocado justo cuando tiene que afrontar no una, sino varias campañas electorales para las elecciones generales, autonómicas, municipales y europeas. Y, además, la número dos de Iglesias, Irene Montero, ha abierto el melón de un posible relevo del secretario general a corto plazo en el liderazgo de Podemos.

El partido ha fletado decenas de autobuses para intentar que el acto de este sábado, que comenzará a las 18.00 y contará con la presencia de líderes aliados como Alberto Garzón, sea un éxito de asistencia y sirva para insuflar ánimos en unas bases en las que han hecho mella la cascada de malas noticias que se han sucedido desde principios de año. El golpe más serio ha sido la renuncia del ex número dos de Podemos, Íñigo Errejón, a encabezar la candidatura del partido en la Comunidad de Madrid y su alianza con la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena. Pero, a partir de ahí, se han sucedido otras bajas.

Primero fue la de quien era líder autonómico de Podemos en Madrid, el pablista Ramón Espinar, que abandonó sus responsabilidades al no compartir el rechazo de la dirección de Iglesias a pactar una lista conjunta con Errejón. Después se produjo la ruptura de parte de las confluencias territoriales en Galicia, con la retirada de Anova de la coalición con Podemos e IU, y Cataluña, con la escisión de la parte más soberanista de los comuns para integrarse en ERC. Y, hace apenas unos días, anunció su dimisión quien iba a ser candidato en las elecciones europeas, el errejonista Pablo Bustinduy, que no obstante, y al menos públicamente, ha acabado en buenos términos con la dirección.

En el balance positivo de estos meses, Podemos ha conseguido reeditar su pacto con IU y Equo para volver a concurrir a las generales como Unidas Podemos, aunque con un apoyo mucho menor que en 2016. Pero las autonómicas, que se celebrarán el 26 de mayo, son otro cantar. En esos comicios, son varias las comunidades -entre ellas, Asturias o la Región de Murcia- en las que el partido morado y la federación de izquierdas no han logrado alcanzar un acuerdo. Y pronto podría sumarse a ellas la Comunidad de Madrid, donde el próximo martes se conocerá el resultado del referéndum realizado esta semana entre las bases de IU para que éstas decidan si quieren confluir con Podemos o si, por el contrario, prefieren una coalición con Anticapitalistas, que en Madrid ha decidido desgajarse de la formación morada.

Iglesias vuelve como revulsivo

Por ello, con la vuelta de Iglesias -cuyo anuncio también vino acompañado por una buena dosis de polémica-, Podemos pretende sacudirse el mal sabor de boca provocado por estos reveses y también dejar atrás los malos augurios de las encuestas. A partir de este sábado, la formación busca marcar un punto de inflexión e iniciar un esprint con un Iglesias al que aún consideran su mejor valor, y por ello Podemos tratará de instalar -como ya hizo en las elecciones de 2015- la idea de la remontada entre los suyos para conseguir dar la vuelta a las malas expectativas electorales.

En este sentido, el acto de regreso de Iglesias se concibe como el primer gran mitin de precampaña de Podemos, y estará precedido por una reunión cerrada que mantendrán el secretario de Organización, Pablo Echenique, y la secretaria de Participación, Noelia Vera, con todos los candidatos a las elecciones generales, municipales, autonómicas y europeas. Y, para redondear el mensaje de que Iglesias vuelve a la acción y Podemos pone toda la carne en el asador para las elecciones, el secretario general será entrevistado a las 22.00 en el programa La Sexta Noche.

En cualquier caso, durante las últimas semanas, el partido ya ha dado muestras de cuáles van a ser sus ejes discursivos en la precampaña y la campaña. Podemos ha centrado su discurso en transmitir la idea de que el PSOE no es "de fiar" y de que sus medidas sociales son producto de que está condicionado por el apoyo de la formación morada. Podemos va a intentar que se visualice un escenario alternativo al de que las elecciones son una batalla entre el bloque de la derecha y el conformado por el PSOE y Unidas Podemos, e intentará denunciar que, además del riesgo que supone un Gobierno PP-Ciudadanos-Vox, el PSOE se vería muy cómodo pactando con Ciudadanos tras los comicios.

Iglesias, en su vuelta: "Hemos dado vergüenza ajena, pero nunca nos hemos equivocado de lado"

Iglesias, en su vuelta: "Hemos dado vergüenza ajena, pero nunca nos hemos equivocado de lado"

Más sobre este tema
stats