La portada de mañana
Ver
El Gobierno sacará adelante el plan de reparación para víctimas de abusos con o sin la Iglesia

Comunidad de Madrid

IU busca la unidad de la izquierda, Más Madrid apuesta por Mónica García y Podemos duda sobre Serra

La líder de Más Madrid, Mónica García (i), junto con la portavoz de Podemos en la Asamblea, Isabel Serra.
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

"Esto no va de amor, esto va de sexo". Así de contundente se muestra un dirigente de IU en la Comunidad de Madrid cuando se le pregunta por un acuerdo de las fuerzas a la izquierda del PSOE de cara a una cita con las urnas en mayo. Con solo nueve palabras, trata de sintetizar dos ideas. Por un lado, que es consciente de que sigue existiendo una brecha importante entre Más Madrid y Podemos. Pero por otro, que aunque ya no exista esa relación de antaño, es momento de dejar las rencillas a un lado y pasar a la acción juntos. Es la línea sobre la que lleva insistiendo y trabajando la formación en las últimas horas. Lo hace desde el convencimiento de que la unión es la única baza para abortar que Madrid se convierta en la primera comunidad con un Ejecutivo integrado por la extrema derecha. Pero también, siendo consciente de la dificultad de la tarea. El tiempo corre en contra. Y ninguna de las dos partes muestra, por ahora, un claro interés por esta vía.

Aunque era un rumor que llevaba meses sonando en los pasillos de la Asamblea, lo cierto es que el adelanto electoral de Isabel Díaz Ayuso terminó por pillar a toda la oposición de la izquierda con el pie cambiado. Sin embargo, en cuanto el shock inicial se fue difuminando, IU puso todas las cartas sobre la mesa. A última hora de la tarde, comenzó a mover por redes sociales un comunicado con un claro llamamiento a la unidad. "Las fuerzas a la izquierda del PSOE debemos encontrarnos y ofrecer una solución efectiva, sea a través de la moción de censura o en el adelanto electoral pretendido por Ayuso, que aúne la pluralidad de sectores políticos y la oriente hacia un programa de mínimos, democráticos y sociales", recogía el escrito. Una propuesta en la que continuarán insistiendo hasta el último minuto. De hecho, desde la formación aseguran que se van a plantear "reuniones formales" a las diferentes organizaciones con el objetivo de evitar "el desastre".

Fuentes del partido consideran que la situación es "extraordinaria" y que, por tanto, se requieren "soluciones extraordinarias". Existe, dicen, un riesgo real de que la extrema derecha empiece a jugar un papel clave en la Comunidad de Madrid, influyendo en la toma de decisiones, de la mano de Isabel Díaz Ayuso. De hecho, una encuesta de Metroscopia publicada este mismo viernes por El Confidencial otorga a PP y Vox mayoría absoluta incluso teniendo en cuenta la parte inferior de las horquillas. "No es momento de que la izquierda se ponga a jugar a las cartas. Si en 2023 quieren ir por separado, que lo hagan, pero estamos en una situación de emergencia", dice otra fuente con responsabilidad en la dirección. "Ahora mismo, yo pacto incluso con el PSOE. Acordamos unos puntos a cumplir y listo. En este momento, lo lógico es un Frente Popular porque lo que está viniendo es el fascismo", dice otra de las responsables en la formación política.

No obstante, en Izquierda Unida son conscientes de que la operación que plantean es harto complicada. Primero, explican, por lo ajustado de los tiempos. La Loreg, en su artículo 44.2, establece que los partidos que establezcan un pacto de coalición para concurrir conjuntamente a una elección deben comunicarlo a la Junta Electoral "en los diez días hábiles siguientes a la convocatoria". Es decir, a finales de la próxima semana. Apenas queda tiempo para tratar de coser unas heridas que llevan abiertas desde enero de 2019, cuando Íñigo Errejón, hasta ese momento candidato de la formación morada a las autonómicas, anunció que acudiría a la cita con las urnas bajo la marca de Más Madrid. "No hay mucho margen, es muy difícil arreglar todo esto en una semana. Es algo en lo que deberíamos haber trabajado durante todos estos meses, con acercamientos, conversaciones", sostienen al otro lado del teléfono fuentes de IU.

Pero a esto hay que añadir, dicen, que apenas aprecian predisposición de estas formaciones. "No vemos un gran interés", explica un dirigente. No obstante, confían en que un "desbordamiento" social termine por acercarles. "El comunicado tuvo una buena acogida entre votantes de izquierdas que no están metidos en las organizaciones", apuntan. En caso de que eso termine ocurriendo, y que se logre cerrar a contrarreloj una coalición, se abriría entonces un debate alrededor de los posibles candidatos. ¿Y, llegados a ese punto, quién podría liderar la candidatura? Eso dependería, dicen las fuentes pulsadas, de si se tiene o no un nombre potente, como en su día pudo ser el de Manuela Carmena para el Ayuntamiento de Madrid. "Si hay una cara fuerte sería perfecto. Si no, pues tendría que ser alguien de Más Madrid, que es quien tiene una representación mayor en la Asamblea", opina una de las fuentes consultadas.

"No hay nada"

Desde Más Madrid están volcados desde el miércoles en dar la máxima visibilidad a Mónica García, portavoz junto con Pablo Gómez Perpinyà en la Asamblea de Madrid y líder del partido tras las primarias celebradas hace algunos meses. Todos son conscientes de la visibilidad que ha ganado durante la pandemia, con un perfil sanitario que la ha convertido en el azote continuo de la presidenta madrileña. Preguntadas por la posibilidad de una candidatura de unidad de la mano de la formación morada, fuentes del partido aseguran que no hay "conversaciones serias" en este sentido. "No hay nada", repiten una y otra vez desde la formación, insistiendo en que su apuesta gira ahora mismo alrededor de la también anestesista en el Hospital Doce de Octubre. No obstante, deslizan que ellos están "dispuestos" a "hablar" con "todo el mundo".

Mónica García envía una carta a Ayuso, Gabilondo, Iglesias y Bal para "blindar" la Comunidad "frente al pin parental"

Mónica García envía una carta a Ayuso, Gabilondo, Iglesias y Bal para "blindar" la Comunidad "frente al pin parental"

En esta misma línea se pronunció Errejón el pasado jueves durante una entrevista en La Hora de La 1. "Lo que hay que hacer es que haya una propuesta que sea capaz de movilizar a todos los madrileños que quieren cambio político, pero yo no veo, en absoluto, nada mal que pueda haber entendimiento, que pueda haber conversaciones y que pensemos cuál es el horizonte para las fuerzas progresistas. Insisto, si hubiera elecciones", respondió el líder de Más País. No obstante, lo dijo después de recordar que la derecha "ganó las elecciones en Madrid yendo en tres candidaturas", como las fuerzas progresistas. También descartó la posibilidad de un regreso a la primera línea política de Manuela Carmena y se pronunció sobre la opción de Mónica García como cabeza de lista a la Presidencia del Ejecutivo regional: "Con respecto a nuestros candidatos o candidatas, como cualquier formación democrática lo decidiremos en primarias", dijo. 

Y mientras tanto, desde Podemos en la Comunidad de Madrid se guarda un silencio sepulcral. Oficialmente, se limitan a decir que hasta que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) no se pronuncie sobre las cautelarísimas solicitadas por la Mesa de la Diputación Permanente no van a dar ningún paso. "En cuanto se despeje eso, saldremos", repiten. Sin embargo, fuentes de la formación no se muestran muy esperanzadas cuando se les pregunta por una posible candidatura conjunta con Más Madrid de cara a mayo. "Ellos, con las declaraciones de Errejón, han sido los primeros que han cerrado esa posibilidad", apuntan. Las últimas encuestas conocidas vuelven a situar a la formación morada en el limbo. La de Metroscopia les coloca en el 4,9%. Por debajo del 5%, se quedarían sin representación en la Asamblea, lo que permitiría a Ayuso gobernar simplemente con la abstención de Vox.

Para los morados es fundamental superar esa barrera, como ya hicieron en las últimas autonómicas. Sin embargo, prefieren no poner ningún nombre todavía sobre la mesa. "Tenemos que medir bien los tiempos", dicen fuentes del partido en la Cámara regional. Al fin y al cabo, continúan, sobre la cabeza de su actual portavoz, Isabel Serra, pende la espada de la inhabilitación tras la sentencia del TSJM. "Si dan por sentado que ella será la candidata, el Supremo puede terminar ratificando la sentencia e inhabilitándola", apuntan, aunque todas ven esta opción con buenos ojos. Sin embargo, fuentes de Podemos a nivel nacional deslizan que no será la candidata con lo del Supremo encima y apuestan por buscar un perfil potente, con proyección pública, de cara al próximo 4 de mayo. No dan nombres. Tampoco si se puede producir un aterrizaje procedente del Gobierno central. No obstante, algunas fuentes hablan de la necesidad de alguien que permita a los votantes ver que "Podemos ha regresado a la Comunidad de Madrid".

Más sobre este tema
stats