Crisis del coronavirus

Madrid prohíbe las reuniones sociales a partir de medianoche y vuelve a confinar por zonas básicas de salud

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.

A pocas horas de que decaiga en la Comunidad de Madrid el estado de alarma, el Ejecutivo liderado por Isabel Díaz Ayuso anunció este viernes los detalles de la nueva orden elaborada por la Consejería de Sanidad para caminar de nuevo en solitario en la lucha contra la pandemia. El texto, que entrará en vigor este mismo sábado, contempla de nuevo el confinamiento por zonas básicas de salud. En concreto, el cierre afecta a todas aquellas áreas cuya incidencia acumulada se sitúa en estos momentos por encima de los 500 casos por cada 100.000 habitantes a dos semanas. En total, 32 zonas de salud. Además, el nuevo plan establece para toda la región un límite nocturno de actividades y de las reuniones sociales de 00.00 a 06.00 horas, tanto en espacios públicos como privados, que sólo quedan permitidas a convivientes, una prohibición que arrancará a partir de este sábado. Durante el resto del día, sólo podrá reunirse un máximo de seis personas.

Una vez superado el escenario excepcional que el Ejecutivo central puso en marcha hace dos semanas, la nueva estrategia de Madrid se sostendrá sobre dos textos. Uno para aquellas zonas específicas donde la transmisión del virus preocupa especialmente y otro enfocado a la totalidad del territorio. En el primero de ellos, el plan pasa por la vuelta a los confinamientos por zonas básicas de salud, la unidad territorial por la que apostó el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso desde mediados de septiembre. A partir del lunes a las 00.00 horas, quedará restringida la entrada y salida en un total de 32 áreas. De ellas, 19 corresponden a la capital y afectan a nueve distritos diferentes. Son las siguientes: Núñez Morgado, Guzmán el Bueno, San Andrés, San Cristóbal, El Espinillo, Entrevías, Peñaprieta, Alcalá de Guadaira, Rafael Alberti, Numancia, Pozo del Tío Raimundo, Daroca, Vinateros-Torito, Pavones, Vandel, Puerta del Ángel, Virgen de Begoña, Infanta Mercedes y Villaamil.

Las restantes, corresponden a varios municipios de la región: Collado Villalba Pueblo (Collado Villalba), Guadarrama (Guadarrama); Majadahonda (Majadahonda), San Juan de la Cruz (Pozuelo de Alarcón); San Blas y Pintores (Parla); Colmenar Viejo Norte (Colmenar Viejo); zona básica de Morata de Tajuña (Morata de Tajuña); Las Fronteras y Brújulas (Torrejón de Ardoz). En la zona básica de Manzanares el Real, que afecta a distintos municipios, se establecen las restricciones solo en El Boalo; en la de Villarejo de Salvanés, que también incluye distintas localidades, las medidas son solo para el municipio de Villarejo de Salvanés; e igualmente en la zona básica de salud de Colmenar de Oreja, con varios municipios, las limitaciones se aplican a Colmenar de Oreja. En estas 32 áreas, la orden acordada, que entrará en vigor el lunes a las 00.00 horas, se prohibe la entrada y salida salvo en situaciones concretas –motivos laborales, médicos o acceso a centros educativos, entre otras–.

No obstante, se permite el desplazamiento de los ciudadanos por dichas zonas básicas de salud confinadas. Para que esto se cumpla, se extremará la vigilancia policial y se controlará que se cumple con la indicación de aislamiento para todos aquellos casos positivos y la cuarentena de los contactos estrechos señaladas desde los dispositivos asistenciales o de salud pública. En cuanto a otras actividades, se establece el aforo de un tercio en los lugares de culto, mientras que los velatorios quedan restringidos a un total de 15 personas cuando sean al aire libre y 10 en lugares cerrados. En estas zonas, además, se suspende de forma temporal el uso de los parques infantiles públicos. En cuanto a los aforos y los horarios, se mantendrán como los establecidos para el resto de la región.

Porque la Consejería de Sanidad, además de los confinamientos por zonas básicas de salud, también sacará una segunda orden, que entrará en vigor este mismo sábado a las 16.47 horas –en cuanto decaiga el estado de alarma–, de obligado cumplimiento en la totalidad del territorio. De este texto, lo más llamativo es la prohibición de las reuniones sociales entre las 00.00 y las 06.00 horas, tanto en espacios públicos como privados. Es decir, que en esa franja horaria sólo se permitirá que se junten personas convivientes, salvo por motivos de asistencia, cuidado a mayores, enfermos, dependientes o personas con discapacidad, entre otros. Durante el resto del día, se sigue manteniendo el límite máximo de seis personas.

En relación con los horarios, se establece un cierre obligatorio máximo a las 00.00 horas –hasta ahora estaba fijado a las 23.00 horas– y una apertura que nunca podrá ser antes de las 06.00 horas. En el caso de los bares y los restaurantes, ya no se podrán admitir clientes a partir de las 23.00 horas –hasta ahora estaba fijado en las 22.00 horas–. En cuanto a los establecimientos comerciales, minoristas y de prestación de servicios profesionales, así como los mercadillos, se mantiene la misma hora de apertura pero se adelanta la de cierre a las 22.00 horas, con la única excepción de farmacias, médicos, veterinarios, gasolineras y aquellos que presten servicios imprescindibles. Los centros comerciales, por su parte, sólo podrán mantenerse abiertos hasta la medianoche siempre que en ellos haya cines, restauración u ocio.

La norma también fija, como regla general, una reducción de aforos en toda la región al 50%, además de la suspensión del servicio en barra en los bares. Sin embargo, también contempla algunas excepciones. Por ejemplo, en los teatros, cines y otras instalaciones culturales se permite un aforo del 75%, así como en las terrazas al aire libre y los establecimientos comerciales. En el caso de las salas multiusos polivalentes y centros de formación no reglada, ese máximo se reduce hasta el 40% y 60%, respectivamente.

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, quien compareció junto con el viceconsejero de Salud Pública y la directora general de Salud Pública, volvió a celebrar la "tendencia descendente" de la segunda ola en la Comunidad de Madrid. Sin embargo, como hace siempre, pidió ser "muy precavidos". "Las próximas semanas serán complicadas", deslizó durante su intervención, en la que volvió a cargar contra la decisión del Gobierno central de decretar el estado de alarma en suelo madrileño. "Ha ralentizado la mejora de estos indicadores al facilitar el movimiento interno, que se ha incrementado cerca de un 11%", sostuvo Ruiz Escudero.

"Será el Gobierno el que tenga que facilitar ese paraguas jurídico"

Al Ejecutivo regional se le insistió mucho en rueda de prensa por las restricciones nocturnas, que tendrán que ser avaladas por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid. "Actuamos en cuanto a la restricción de la actividad, no en cuanto a la restricción de la movilidad. Será el Gobierno de España el que tenga que facilitar ese paraguas jurídico", dijo Ruiz Escudero. En este sentido, y preguntado por la posibilidad de instaurar un toque de queda, señaló que esperan "claridad y lealtad". "Ayer no se aclaró en qué término se iba a hacer. Si pudiésemos aplicar [esta medida] desde las doce de la noche hasta las seis de la mañana sería bienvenida", recalcó.

Madrid presentó su nuevo texto sólo un día después de que, al igual que el País Vasco, se desmarcase con su abstención del resto de comunidades autónomas en la aprobación en el Consejo Interterritorial de Sanidad del nuevo plan nacional que establece criterios comunes para frenar el avance del virus. Un texto que establece la evaluación del riesgo en base a ocho criterios principales y una veintena de indicadores secundarios. El primer bloque, el principal, se divide en dos grupos: los epidemiológicos y los asistenciales. Dentro de los primeros se encuentra la incidencia acumulada a siete días y dos semanas –tanto la total como la de personas mayores de 65 años–, el porcentaje de positividad y el de casos con trazabilidad. En los segundos, la ocupación de camas en planta y en las Unidades de Cuidados Intensivos.

En cada uno de esos índices se fija un valor para determinar si se encuentra en una situación de riesgo bajo, medio, alto o extremo. Y en base a esto se define el escenario. Cuando un territorio, por ejemplo, tiene dos o más indicadores del primer bloque por encima de los valores más elevados y por lo menos uno del segundo, se considera que está en riesgo.

El documento, además, incluye una serie de medidas que deberían adoptarse en cada uno de esos escenarios. Así, por ejemplo, en el más bajo de todos se contemplan reuniones de una quincena de personas, recomendación de no viajar, aforos al 75% en comercios, lugares de culto o bares, que se mantiene en el 100% para las terrazas. Mientras, en el más elevado se establecen reuniones de un máximo de seis personas, valoración de limitar los horarios de los comercios hasta las 23.00 horas, valorar el cierre de los interiores de los establecimientos o acudir al trabajo de manera excepcional, entre otros –las mismas establecidas para el nivel tres–. Sin embargo, el nivel cuatro, además, supondrá "la toma de medidas excepcionales" que podrán incluir "restricciones adicionales". Y si es necesario para ello la activación del estado de alarma, tendrá que ser la comunidad autónoma la que lo solicite.

Madrid deja sin confinar Valdezarza pese a contar con más de 900 casos y libra a tres municipios muy por encima de 500

Madrid deja sin confinar Valdezarza pese a contar con más de 900 casos y libra a tres municipios muy por encima de 500

Más sobre este tema
stats