'Operación Lezo'

El manuscrito secreto incautado a González: "Mª Dolores pacta con Rubal y ahora mantiene a Olivera en la UDEF"

Imagen de el manuscrito secreto incautado a Ignacio González.

“Mª Dolores pacta con Rubal y ahora mantiene a Olivera en UDEF para hacer otras cosas (sic)”. Esa inequívoca referencia a la número dos del PP, María Dolores de Cospedal; a Alfredo Pérez Rubalcaba, secretario general del PSOE entre 2012 y 2014 y antes ministro del Interior; y a José Luis Olivera, que hasta el 2 de julio de 2012 dirigió la unidad contra la corrupción de la Policía, figura entre las anotaciones que  Ignacio González escribió de su puño y letra en una especie de informe de situación sobre las pesquisas policiales que desembocaron en el caso del ático y al que infoLibre ha tenido acceso. Abierta tras una denuncia presentada por el sindicato policial SUP en octubre de 2012, en esa causa una jueza de Estepona investiga si el lujoso ático que desde cuatro años antes utilizaban González y su esposa esconde en realidad un soborno al expresidente de Madrid.

El relato gravita en torno a tres personajes principales: María Dolores de Cospedal, el entonces poderoso comisario José Manuel Villarejo –el texto arranca con un resumen de la reunión que González mantuvo con él a finales de noviembre de 2011–, y Francisco Granados, su gran enemigo interno y caído en Púnica, la otra gran operación sobre las –presuntas– prácticas corruptas a gran escala vinculadas al PP de Madrid y a sus dirigentes. Pero, aunque con menor rango, también Rubalcaba ocupa un papel destacado. Según González, Cospedal dijo esto sobre el ático: "no hay investigación ni policial ni judicial". Y, también según González, Granados se vio con Rubalcaba en la sede socialista de la madrileña calle Ferraz. Una portavoz oficial de la ministra, que regresó por la noche de su viaje oficial a Mali, declinó pronunciarse sobre el contenido del manuscrito, de cuyos hitos esenciales le informó este diario.

Sí respondió a este diario Alfredo Pérez Rubalcaba, que se declaró "indignado" por el texto de González. "Yo no he hablado jamás con nadie del PP del ático de González", sostuvo el exdirigente socialista antes de formularse la siguiente pregunta: "¿Cospedal? ¿La que me acusó de utilizar el Estado contra el PP? A mí me acusaban ellos de inventarme la Gürtel, el caso Brugal,  ya sólo me faltaba eso, que digan que pactaba con el PP". “Recuerdo –agregó el ex secretario general del PSOE – que de lo del ático también me echaron la culpa. A [Miguel Ángel] Fernández Chico, mi DAO, creo que en una sesión del Senado. Y todavía hace unos días en la comisión de investigación del Congreso a un policía le dijeron que le había nombrado yo… En fin”. A la pregunta de si se vio con Francisco Granados en Ferraz, Rubalcaba respondió así: "No".

Extraído de una libreta que la Guardia Civil incautó en su domicilio de Madrid e incorporado al sumario de la Operación Lezo, el manuscrito no lleva fecha, aunque dos datos sitúan en principio su redacción entre el  5 de marzo, cuando su enemigo Francisco Granados almorzó, según el texto, con uno de los periodistas que luego desvelaron la existencia del ático, Eduardo Inda, y, como muy tarde, el 2 de julio de 2012, cuando Olivera dejó finalmente la dirección de la UDEF.

A lo largo de dos páginas y media con membrete personal de Ignacio González sobre el número de una línea fija y un fax asignados entonces a la Vicepresidencia del Gobierno de Madrid, el texto hace recuento de la información, las opiniones y los compromisos que, a tenor del relato, le habían ido transmitiendo sobre el asunto del ático diversas personalidades de la esfera política y periodística.

En una entrada del texto donde aparece subrayado el nombre “Bieito” –presumiblemente, Bieito Rubido, director de ABC–, González consignó esto: “Bieito: apoyo. Granados comió el 5 de marzo en reservado de “La Aldaba” con Eduardo Inda”.  A renglón seguido, escribe lo siguiente: “Granados ha comido 2 veces y además estuvo en Ferraz viendo a Rubalcaba”. “Pepe Cepeda (PSOE) –dice la siguiente nota– ya me contó hace mucho tiempo que Granados enredaba con este tema de Marbella”. Dirigente del PSOE madrileño en distintas etapas, José Cepeda ocupa actualmente un escaño en la Cámara autonómica.

"Heredar a Mariano Rajoy"

Por el escrito desfilan importantes directivos de medios de comunicación junto a los mensajes que –se infiere del texto– trasladaron a Ignacio González.  En el caso de tres de ellos –“Ariza”, por Julio Ariza, dueño de Intereconomía; “Casals” y “Mauricio”,  presidente de La Razón; y el ya referido “Bieito”– , el político madrileño sigue la misma pauta: subraya sus nombres, coloca a continuación dos puntos y una misma palabra: “apoyo”.

Por ejemplo: “Casals: apoyo. Con Partido, M. Castro y Galiano”. ¿Alude “M. Castro” a Carmen Martínez Castro, secretaria de Estado de Comunicación? El texto no lo aclara. Sí parece que el “Galiano” del texto es Antonio Fernández Galiano, consejero delegado de Unidad Editorial (El Mundo). "Me dice –agrega a renglón seguido en lo que el contexto señala como una referencia a Casals– hablan con Mercado y Pedro Pérez: horror!!"

“Según Mauricio el Gürtel lo controla Mª Dolores con estos polis y controla todo el partido y quiere acabar con todo lo anterior para heredar a Mariano Rajoy y puede ser ella la que use Gürtel contra todos”, escribe González en otro momento. “El Mundo saca todo contra su marido”El Mundo, prosigue el documento. Al hablar de "estos polis", González se refiere al entonces poderoso comisario José Manuel Villarejo y su círculo policial. En una tercera anotación, esta situada al comienzo del texto, González sostiene que Villarejo le informó de esto:  “Que es amigo del marido de Cospedal desde hace 30 años y que ayuda a María Dolores y que le conoce”.

La siguiente anotación mantiene como protagonista a la actual ministra de Defensa: “¿Qué sentido tiene eso si fue ella quien me puso en la Ejecutiva Nacional? Y le siguen estas tres: “¿Hay polis en la UDEF que para joder a Olivera y su trabajo disparan contra mí y por qué? ¿Quién les paga y consiente investigaciones no oficiales paralelas? ¿Por qué Paco [Granados] sabe y agita todo esto y qué relación tiene con ellos?”

De la impunidad a la incredulidad

El manuscrito refleja de manera nítida que González movilizó a los suyos para averiguar qué estaba sucediendo con la investigación del ático y amortiguar el golpe. Tras casi una década en la que no le habían hecho mella las revelaciones periodísticas sobre la participación de su familia en el campo de golf promovido por el Canal de Isabel II, su feudo absoluto, ni la denuncia de los vecinos afectados, ni el ya célebre vídeo del espionaje a que fue sometido durante un viaje a Colombia ni el viaje a Sudáfrica en compañía de un adjudicatario de la empresa pública de agua y por cuyo billete había pagado oficialmente con 8.000 euros en metálico porque le “venía bien”, González se muestra obsesionado por que el que todavía era un escándalo incipiente: el del ático.

De hecho, plasma en mayúsculas el enunciado de sus preguntas, que este diario transcribe de forma literal:  “QUIÉN HACE ESTO: Villarejo y alguien más” “POR ORDEN DE QUIÉN: Juan A. Glez”, se lee en referencia a Juan Antonio González, a quien el PP destituyó como comisario jefe de la Policía Judicial nada más aterrizar en el Gobierno. “OFICIAL: no, en paralelo”, prosigue González antes de lanzar otra pregunta:  “QUIÉN LO PAGA?”

Es en ese bloque donde se inserta la anotación relativa al hipotético acuerdo de la número dos del partido con el entonces líder del PSOE. Justo después de la pregunta sobre quién paga, González introduce un interrogante más: “Por qué siguen, por qué Paco, etc.”. Debajo, le sigue la anotación sobre el pacto con “Rubal”. Y a continuación, otra pregunta: “¿Por qué yo?"

La preocupación que irradia el texto es tal que ya entonces, 2012, González acudió a múltiples fuentes: de Eduardo Zaplana –"habla Inda y P.J.", por Pedro J Ramírez.– a Enrique Sánchez –el empresario de seguridad con quien había viajado a Sudáfrica: "habla Mundo, Casimiro, Antonio, etc. Publicarán que la policía investigará de nuevo Colombia", escribe en la nota sobre Sánchez. Y de Manuel Pizarro –“iba a salir algo gordo mío!!!”– a “Pedro Antonio”, probablemente Martín Marín, secretario de Estado de Comunicación con Aznar, persona muy próxima a González y a quien el autor del manuscrito atribuye la siguiente conclusión: “Esta es una guerra en la UDEF que hay que parar!!”.

Casi al comienzo del texto, González había dejado constancia de sus sospechas sobre el espionaje a Colombia: “Tb me dicen que mi espionaje a Colombia lo hace Álvaro de la Cruz y la empresa de seguridad y que lo paga Blesa por Caja Madrid”.

"Cosidó: a Percival y jefa: no hay investigación policial"

Pero, sin duda, entre los ejemplos más relevantes de ese flujo de información propiciado por González y detallado en el manuscrito se sitúa este: “Cosidó: a Percival y jefa: no hay investigación policial”, escribió en lo que todo apunta que significa lo siguiente: que quien en 2012 era director general de la Policía, Ignacio Cosidó, le confirmó esa ausencia de investigación a dos personas ajenas a las Fuerzas de Seguridad, la Fiscalía o la judicatura: a Percival Manglano, exconsejero madrileño y hoy concejal, y a la que, al menos hasta su dimisión el 17 de septiembre de 2012, fue  la “jefa”  de González en el Ejecutivo autonómico, Esperanza Aguirre.

Justo debajo aparece la nota con la ya referida información que la ahora ministra de Defensa habría suministrado: “Cospedal: No hay ni investigación policial ni judicial”.

El texto arranca con un resumen del encuentro que Ignacio González había mantenido con “Pepe Villarejo y el gordo”. Es decir, con el entonces poderoso comisario José Manuel Villarejo, ahora en prisión preventiva por –presuntos– delitos de corrupción, y con el también comisario Enrique García Castaño.

Según El Mundo, que hace dos años y medio difundió una grabación que reproduce parte de esa reunión, la cita tuvo lugar el 29 de noviembre de 2011. En ella, y así lo detalla González en su texto, Villarejo le dijo varias cosas: que estaba investigando el ático, que “un tal Benjamín Martín Vasco” –que había sido diputado del PP en la Asamblea de Madrid– le había implicado en Gürtel “con “las parcelas de Arganda y F. Martín”, que “la casa es de F. Martín en Delaware” y que “sería bueno que yo le diera un recibo de pago”. F. Martín es, sin duda, Fernando Martín, propietario de Martinsa, la constructora que se benefició de la adjudicación de las parcelas de Arganda a que se refiere González.

El hombre de confianza de González guardaba un manuscrito sobre los espiados del PP de Madrid y sus llamadas y mensajes

El hombre de confianza de González guardaba un manuscrito sobre los espiados del PP de Madrid y sus llamadas y mensajes

Más sobre este tema
stats