El futuro de la izquierda

Monereo: “Mi proyecto es Podemos. Me siento abandonado por IU”

El abrazo de Pablo Iglesias a Manuel Monereo.

Si nos ceñimos exclusivamente a los carnés, podría pensarse que Manuel Monereo (Jaén, 1950) no lo tiene claro: recuerda que aún milita en el PCE en Madrid y que no piensa "romper el carné" ni darse de baja formalmente, al mismo tiempo que asegura que "por el momento" no tiene "intención" de militar en Podemos, ni en ningún caso de formar parte de sus listas en el futuro. Pero tomar a Monereo por un veterano neutral que mira los toros desde la barrera sería una impresión totalmente errónea: Monereo, ex dirigente comunista y uno de los ideólogos de Izquierda Unida en sus orígenes, se ha decantado claramente por el partido de Pablo Iglesias y lo expresa sin reservas, matices ni titubeos. "Mi proyecto es Podemos. Durante los dos últimos años me he sentido abandonado y desasistido por el PCE e IU", asegura en conversación telefónica con infoLibre.

Monereo, amigo personal de Pablo Iglesias, ha ido aproximándose gradualmente a Podemos, pero sin llegar a concretar expresamente una adhesión. Su presencia el 13 de diciembre del año pasado en la Caja Mágica de Madrid, donde Podemos celebró el acto central de su campaña, se convirtió en una de las comidillas del periodo preelectoral en el ámbito de la izquierda, sobre todo por su expresivo abrazo con Iglesias. Entonces declaraba que acudiría indistintamente a actos de Podemos o de IU, en caso de que lo invitasen. "Es donde voy a estar le guste o no a los sectarios de cada lado", decía entonces.

Esa equidistancia ha terminado. Su proyecto ahora, subraya, "es Podemos". "Pero no ir contra IU", aclara. No obstante, es muy crítico con la coalición de izquierdas, a la que juzga con severidad y de la que, de hecho, dice que es "un proyecto agotado". "Después de cuarenta años, creo que el proyecto histórico del PCE e IU no se corresponde con lo que hace ahora", afirma el veterano dirigente. "La ruptura [con el statu quo vigente] la ha iniciado Podemos, que es el proyecto que hay que reforzar. Me hubiese gustado llegar hasta aquí con IU y el PCE, pero no han acompañado", añade Monereo, que responsabiliza a la coalición de izquierdas de que no cristalizase la convergencia con Podemos antes de las últimas generales.

El carné, un formalismo

Si se dice ya "comunista sin partido" y defiende abiertamente a Podemos, ¿por qué no milita en algún círculo? ¿Planea hacerlo en el futuro? Aquí Monereo no lo descarta totalmente. "Por el momento, no", afirma. "Las personas de mi edad, que ya superamos los 65, debemos estar para construir puentes entre Podemos y los hombres y mujeres de IU, y también puentes con la tradición", afirma. ¿Y por qué no se da de baja del PCE, donde milita en Madrid? Da la impresión de ser la cuestión más espinosa para él. No lo considera necesario, explica, restando importancia a lo que considera un formalismo. "Podría enviar una carta mañana mismo, pero no lo voy a hacer", afirma. Rechaza, dice, ese ritual de "romper el carné". Y afirma: "Si quieren, que me echen ellos".

¿Cuál ha sido el punto de inflexión para decantarse abiertamente por Podemos? Ha sido, explica, un proceso, pero subraya la importancia que para él ha tenido la "campaña contra Pablo Iglesias, que es idéntica a la que sufrió Julio Anguita". "Estoy junto a Iglesias, exactamente igual que estuve junto a Anguita", afirma Monereo, que hace frecuentes comparaciones entre ambos y señala con especial énfasis al "Grupo Prisa" como promotor de las "campañas" contra ambos. "Cuando veo a Pablo reivindicar a Anguita, a Gerardo Iglesias o a [José Antonio] Labordeta frente a los de la cal viva [en referencia a Felipe González], pues me siento totalmente identificado", explica. El ex alcalde de Córdoba mantiene una actitud de ambigüedad en lo relativo a sus preferencias entre Podemos e IU.

"Me siento hoy más que nunca en el proyecto de Julio Anguita. El proyecto histórico de IU es hoy Podemos", continúa. Sabe que sus palabras, así como esta forma gradual de irse que a juicio de muchos en IU multiplica los daños, escuecen en la coalición de izquierdas, aunque afirma que no es su intención. "Algunos dirán que soy un traidor. Hay antiguos compañeros de IU que hoy están en Podemos, otros que me respetan y otros de los que sólo espero críticas feroces", afirma, haciendo ver que no le preocupa.

Con Garzón, contra Lara

Monereo defiende la convergencia entre Podemos e IU... pero no exactamente con IU, o no con la actual IU. Es decir, defiende al diputado Alberto Garzón, que aspira al liderazgo de la coalición, así como a lo que este representa, a la par que ataca al coordinador general, Cayo Lara, que encarnaría el "pesado fardo" al que hace frecuentemente referencia, en lo que constituye otra forma de aludir a la tan mentada "mochila". Confía en que Garzón conquiste el liderazgo y "construya una nueva formación que estaría en perfectas condiciones para una convergencia". ¿Tiene que haber cambio de marca de IU para que se dé esa convergencia? "De marca y de personas", responde, en referencia a Lara y los "neocarrillistas" que han sido ahora "partidarios de pactar bajo cuerda con el PSOE". "Gracias a Garzón, que ha actuado muy inteligentemente, eso se ha evitado", señala.

"En realidad –añade– Unidad Popular ya estuvo a punto de converger con Podemos. Estaba hecho. Garzón iba por Málaga. Se estaba discutiendo Cádiz, Sevilla... Incluso yo sabía hasta mi papel, que era cabeza de lista por Jaén, pero al final se rompió". El ex dirigente comunista responsabiliza en todo momento de la ruptura a IU, y específicamente a determinados sectores de la coalición en Andalucía, "centro de poder" de lo que él considera esa vieja guardia que "obstaculiza" la convergencia. La versión de IU, en cambio, es que puso todo de su parte para una convergencia, pero que Podemos tenía otra hoja de ruta.

Monereo tampoco especifica si la "convergencia" de la que habla supone la absorción de Izquierda Unida –o la marca que fuere– por parte de Podemos. "Siempre hay fórmulas", dice. "Ahora mismo veo la convergencia deseable, pero difícilmente viable. Si Alberto Garzón hace un esfuerzo serio por una IU que se refunde y construya un nuevo marco político, la cosa cambiará", señala Monereo, que descarta formar parte de las listas de Podemos en una eventual cita electoral.

"Tan amigo de Errejón como de Iglesias"

Cada halago y gesto de confianza suyo hacia el joven diputado comunista abonará inevitablemente los recelos de quienes, en la propia IU, creen que Garzón propiciará una forma de convergencia que subordine las siglas y el papel de Izquierda Unida. Monereo niega que haya un interés deliberado por dividir o debilitar a IU con este tipo de manifestaciones. ¿Y por atraer a miembros de la coalición? "Eso en política es inevitable", afirma, insistiendo en que la "polarización" de IU no es un invento de Podemos para socavarla, sino una realidad observable. ¿Y en Podemos? ¿Hay dos almas? "Y más de dos. Hay pluralismo. Es un partido en construcción, con diversas líneas, pero con acuerdo en lo esencial. La idea de que existe una guerra interna por la posición ante la investidura es una grosera manipulación", dice el comunista, que se declara "tan amigo, o más, de [Iñigo] Errejón como de Pablo Iglesias".

El abrazo de Iglesias y Monereo: historia de una fotografía

Más sobre este tema
stats