Doble atentado yihadista en Cataluña

Los Mossos y la Policía afirmaron en junio que no veían "amenazas concretas" de ataque terrorista

Extracto del borrador del acta de la Junta Local de Seguridad de Barcelona del 28 de junio.

Ni la Policía ni los Mossos d'Esquadra sospechaban el pasado junio que pudiera producirse un atentado inminente en Cataluña. Así lo demuestra el acta de la Junta Local de Seguridad de Barcelona que se celebró el pasado 28 de junio, un documento al que ha tenido acceso infoLibre, y en el que se reflejan las intervenciones de los representantes de ambos cuerpos policiales asegurando que no existían "amenazas concretas" contra Cataluña ni, concretamente, contra la ciudad de Barcelona.

El acta de la reunión señala que Joan Portals, comisario jefe de los Mossos d'Esquadra encargado de la protección de la región policial metropolitana de Barcelona, explicó ante el resto de los presentes que no había "constancia de ninguna persona y célula con actividad en Barcelona y Cataluña, así como ningún comunicado ni mensaje de amenaza". Con su valoración coincidió José Jiménez, comisario jefe regional en Barcelona de la Policía Nacional, que según el acta ratificó la inexistencia de "amenazas concretas". Por su parte, Albert Batllé, hasta el pasado julio jefe de los Mossos d’Esquadra, pidió "prudencia y contención a los operadores turísticos a la hora de hacer manifestaciones en relación a las amenazas terroristas", según señala el documento.

"El 35% de las patrullas están dedicadas a la prevención antiterrorista, además de los servicios de inteligencia e información policiales", se informó igualmente en la reunión.

La reunión de la Junta Local de Seguridad de Barcelona del 28 de junio fue la última que se celebró antes de los atentados terroristas de la semana pasada. Como es habitual, se levantó acta de la reunión y el borrador se envió a todos los organismos que tenían un representante en la reunión. Una de las ocho páginas de dicho texto es la que reproduce infoLibre. Las restantes analizan temas de seguridad ciudadana no relacionados con el terrorismo. El acta se aprueba siempre definitivamente en la siguiente reunión, que en el caso de la Junta barcelonesa se celebró este miércoles 23 de agosto.

Así, los Mossos informaron de que existiría entre junio y septiembre mayor "vigilancia preventiva" en zonas de Barcelona con "mayor actividad ciudadana", como son "la Barceloneta, la Rambla, la Rambla de Raval, Plaça Catalunya, Passeig de Gràcia, Sagrada Familia, Estació del Nord, Parc Güell, las fuentes de Montjuic y la zona de playas". Este dispositivo está pensado para prevenir "robos en domicilios, hurtos en la vía pública y en establecimientos comerciales, en espacios y zonas de ocio nocturno". También se prepararon para esas zonas "dispositivos antiterroristas".

Las autoridades refuerzan la seguridad en Barcelona

La Junta Local de Seguridad de Barcelona es el órgano en el que se analizan los riesgos y necesidades de seguridad del municipio en cuestión. Según el reglamento que lo rige, está compuesto por el alcalde o alcaldesa de la localidad –en el caso de Barcelona, Ada Colau–, tres representantes más del ayuntamiento, los jefes de las fuerzas de seguridad que ejerzan en el municipio –los Mossos, la Policía Nacional, la Guardia Civil, y la Guardia Urbana, en el caso de la capital catalana–, el subdelegado del Gobierno de la provincia y un representante de la administración autonómica –la consejería de Interior de la Generalitat, en este caso–.

La última reunión de la Junta Local de Seguridad, de carácter extraordinario, tuvo lugar este miércoles, y en ella se decidió reforzar la seguridad en zonas clave de Barcelona tras la polémica generada por la inexistencia de bolardos que impidieran el paso de vehículos en la zona peatonal de La Rambla. En el encuentro, las administraciones local, autonómica y estatal acordaron que los Mossos d'Esquadra intensificarán su presencia en eventos de gran afluencia, y las patrullas de la Guardia Urbana (la policía local de Barcelona) pasarán de ser de dos agentes a tres en determinadas zonas sensibles de la ciudad.

Así lo anunció el conseller de Interior de la Generalitat, Joaquim Forn, en una rueda de prensa ofrecida tras la Junta Local de Seguridad junto a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y el delegado del Gobierno en Catalunya, Enric Millo. Forn resaltó que también se aumentarán las dotaciones policiales en el aeropuerto de El Prat y en las principales infraestructuras ferroviarias, y que se ha decidido ampliar los perímetros de seguridad en eventos de gran afluencia y los registros en su entorno, así como en el transporte público cercano.

Colau, por su parte, explicó que se ampliarán las horas extraordinarias de la Guardia Urbana para poder reforzar los puntos con mayor afluencia de Barcelona, y señaló que se va a estudiar la eventual colocación de bolardos para evitar el paso de vehículos en algunas localizaciones. Y es que el objetivo inicial de los terroristas, según ha confesado uno de ellos, era colocar una furgoneta bomba en un punto tan icónico como la Sagrada Familia, que en 2016 fue señalada por el Estado Islámico como objetivo en una imagen difundida por la organización terrorista que fue investigada por los Mossos.

Turull: "Si alguien quiere insinuar que el atentado se pudo evitar, que tenga el coraje de decirlo"

Turull: "Si alguien quiere insinuar que el atentado se pudo evitar, que tenga el coraje de decirlo"

stats