PORTADA DE MAÑANA
Ver
PSOE y Unidas Podemos miden sus fuerzas en las leyes de trata y trans en la recta final de la legislatura

Nadia Calviño

Nadia Calviño, de "aliada" de la CEOE a levantar a la bancada de Unidas Podemos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (d) y el resto de la bancada socialista y de Unidas Podemos aplauden a la ministra de Economía, Nadia Calviño (2d)

En una legislatura en la que ha pasado prácticamente todo, el Congreso ha dejado esta semana una imagen insólita: la de la bancada del PSOE y la de Unidas Podemos aplaudiendo a la vicepresidenta primera, Nadia Calviño. Su replica ante Iván Espinosa de los Monteros (portavoz de Vox) fue la protagonista de la sesión de control. Después de que el político ultra asegurara que no conocía a "ningún español" que se beneficiara de la acción legislativa del Gobierno, Calviño le apremió a cambiar de amistades.

"¿No conoce a nadie que perciba el salario mínimo interprofesional? ¿A ningún joven que haya conseguido por primera vez un empleo indefinido gracias a la reforma laboral? ¿A nadie que se beneficie de las becas, de la inversión en educación, de la sanidad pública, del transporte público gratuito, de las ayudas a los autónomos, de los ERTES, de las ayudas a las empresas, de los avales del ICO, del IMV, de la ayuda a las familias que tienen niños pobres?", fue la aplaudida respuesta de la vicepresidenta.

El portavoz del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, celebró la intervención de Calviño: "Lleva un tiempo haciendo intervenciones muy buenas y la de ayer fue brillante, espontánea, sin guión", aseguró en declaraciones a TVE. "Fue una reacción dialéctica de una gran brillantez y yo mismo, al igual que otros diputados, nos levantamos a aplaudir. Nos gustó mucho su respuesta", argumentó.

La evolución política de Calviño

Para los socialistas, Calviño ya no es aquella tecnócrata llegada de Bruselas cuyo nombre apenas conocían en el partido cuando aterrizó en el primer Gobierno de Pedro Sánchez tras la moción de censura. Una evolución política que también constatan en Unidas Podemos, que aplauden el giro de la vicepresidenta aunque siguen desconfiando de sus políticas.

Representante del ala más liberal del Ejecutivo, sus choques con los morados (especialmente con la vicepresidenta Yolanda Díaz) han sido una constante durante los últimos años. Sin embargo, las referencias de dirigentes de Unidas Podemos a la titular de Economía han ido disminuyendo en los últimos meses, especialmente tras la aprobación de la reforma laboral el pasado mes de febrero y su ascenso a la vicepresidencia primera.

Antes, estas menciones eran habituales (y reciprocas) y no se producían, precisamente, en buenos términos. La número dos del Gobierno ha despreciado en algunas ocasiones a sus aliados en el Ejecutivo: calificó como "poco serias" algunas de sus propuestas y trató de apartar a Díaz de la negociación de la reforma laboral. La coportavoz de Podemos, Isa Serra, llegó a decir que su formación "no iba a permitir" que Calviño hiciera "reforma laboral al servicio de la patronal".

La órbita de Unidas Podemos siempre ha situado a Calviño como la "aliada" de la CEOE y, por consiguiente, contraria a sus intereses. Algunas voces del espacio confederal creen que Calviño ha dejado atrás el "ala dura" económica para adaptarse a la "socialdemocracia" del Ejecutivo de coalición. "Celebramos que defienda el SMI, la reforma laboral, el IMV, las ayudas a familias sin recursos... su discurso dista mucho del que mantenía antes", apunta a infoLibre un miembro de la dirección.

Otros son más incrédulos y simplemente creen que Calviño ha sabido "adaptarse" a las necesidades de Sánchez. "Está cogiendo fuerza dentro del PSOE y es importante que no sea una nota discordante y vaya por libre, como hace, por ejemplo, Margarita Robles", reflexiona una segunda voz. "Estará a lo que Sánchez le pida", razona.

También hay quien teme que su discurso sea simplemente "performativo", es decir, que simplemente conlleve un cambio en las formas pero no en el fondo. Con todo, fuentes del espacio aseguran que la relación con Calviño siempre ha sido "buena" y "cordial" para los ministros de UP, a excepción de Pablo Iglesias y Yolanda Díaz, con los que ha chocado más.

La complicada relación con Yolanda Díaz

Hay quien cree que detrás del giro más político de Calviño está, precisamente, Yolanda Díaz. Según esta interpretación, la número dos de Sánchez trata de aprovechar la importancia que tiene la economía economía para medirse de tu a tu con la titular de Trabajo. Las intervenciones de Díaz en el Congreso han sido uno de sus principales 'hits' y una de sus bazas electorales para su eventual candidatura.

El principal choque entre ambas se produjo hace justo un año, cuando Sánchez trató de desplazar a Díaz del acuerdo de la reforma laboral para situar a Calviño. La líder de Unidas Podemos dentro del Ejecutivo recibió una comunicación interna firmada por Calviño mediante la cual se trasladaba que, a partir de ese momento, todo lo relacionado con los trabajos para derogar la reforma laboral del PP quedaban bajo su coordinación. 

Tras varias horas esperando respuesta, en el equipo de la vicepresidencia segunda interpretaron la ausencia de soluciones como un posicionamiento claro de Moncloa en favor de Calviño. Una situación que tensionó al máximo a Díaz y que se zanjó incluyendo a la ministra de Economía pero también a otros como el de Seguridad Social en las negociaciones. La relación entre ambas, según explican desde el entorno de Díaz, apenas ha cambiado en los últimos meses. Está por ver si ese aclamado giro llegará también a su relación con Unidas Podemos.

La evolución de Calviño de tecnócrata a vicepresidenta política es aclamada dentro del PSOE

La evolución de Calviño de tecnócrata a vicepresidenta política es aclamada dentro del PSOE

Más sobre este tema
stats