Tratado de Libre Comercio

“No es un tratado, es un golpe de Estado”

“Si quieren negociar, que lo hagan con luz y taquígrafo”

Ana García

Miles de detractores de los tratados TTIP, CETA y TiSA se manifestaron en Madrid no sólo pidiendo ponerles freno, sino también negociaciones más abiertas y transparentes. Este sábado 14 de octubre, asociaciones en contra de estos acuerdos –plataforma No al TTIP y Alianza contra la pobreza– convocaron movilizaciones en ciudades de toda España como pistoletazo de salida a la Semana contra la Pobreza, la Desigualdad y los tratados comerciales.

Miles de personas recorrieron el Paseo del Prado de Madrid para exigir "compromisos reales, basados en derechos humanos, para la erradicación de las causas de la pobreza". Pasando de mano en mano, una inmensa cadena simbolizó el potencial dominio que supondrían estos tratados para la sociedad. "Es una estafa, no es un tratado", "Robo legal el TTIP será", "No es un tratado, es un golpe de Estado" o "¿Cuánto os han pagado por firmar este tratado?" son algunas de las consignas que se escucharon. 

Respecto a política laboral, Jaime Cedrún, secretario general de CCOO Madrid, aseguró en declaraciones para infoLibre que las grandes multinacionales –principales beneficiadas– pretenden "establecer un mecanismo por arriba que impida que no se aplique la Ley de Salud Laboral o que los convenios estén sometidos a requisitorias de carácter internacional" es decir, "más explotación para los trabajadores, más explotación para el medio ambiente y más beneficio para las grandes corporaciones". 

Cedrún reconoció que quizá algunas partes de los tratados puedan ser beneficiosas para la sociedad, pero pidió que si se quiere negociar, lo hagan con "luz y taquígrafos". Las organizaciones asistentes coincidieron esta necesidad de menor oscurantismo en las negociaciones, en lo poco apropiado de que haya sido un gobierno en funciones el que haya ratificado el CETA y en las consecuencias más que negativas que estos tratados acarrearán para la pequeña empresa, los trabajadores y el medio ambiente.

Miguel Ángel Soto

, portavoz de Greenpeace, recordó que los tratados no recogen los compromisos del acuerdo de París y que además "cuestionan las conquistas ambientales de Europa" como puede ser el "principio de precaución"  que es "la forma en la que la Unión Europea garantiza el derecho a no estar expuestos a sustancias tóxicas o alimentos perjudiciales para la salud".

Ecologistas en Acción, como parte de la campaña de No al TTIP, partiparon en la manifestación. Su portavoz, Yago Martínez, asegura que los tratados van a dificultar la lucha contra el cambio climático ya que "va a aumentar exponencialmente la comercialización de combustibles fósiles de los más sucios que hay, sobre todo petróleo procedente de fracking frackingy las arenas bituminosas de Canadá".

Al llegar a Cibeles, los periodistas Olga Rodríguez y Juan Luis Cano leyeron el manifiesto Las personas y el planeta por encima de las multinacionales. No a la pobreza, no a la desigualdad, no al CETA no al TTIP, el mismo lema que acompañó a los manifestantes.

El TTIP (Transatlantic Trade and Investment Partnership) es un acuerdo entre los poderes económicos, industriales y comerciales de los EE UU y de Europa, para liberalizar el mercado, eliminar los aranceles y proteger las patentes de los grandes grupos. El CETA (Comprehensive Economic and Trade Agreement), por su parte, contempla unas medidas parecidas que el anterior pero entre la UE y Canadá. El TiSA (Trade in Services Agreement) es un acuerdo internacional para liberalizar el comercio de servicios entre los estados firmantes.

Ciudades europeas se manifiestan contra el TTIP y piden a Juncker su paralización por sus “efectos lesivos”

Ciudades europeas se manifiestan contra el TTIP y piden a Juncker su paralización por sus “efectos lesivos”

Más sobre este tema
stats