PORTADA DE MAÑANA
Ver
España se sitúa como uno de los países europeos con mayor brecha de género en la cúpula judicial

El futuro del PP

El PP aborda la sucesión de Rajoy con el doble reto de pasar página y que no se "rompa el partido"

Una pantalla muestra el discurso de Rajoy ante la Junta Directiva Nacional del PP.

Ya es oficial. El XIX Congreso del PPPP, con carácter extraordinario por la marcha de Mariano Rajoy, se celebrará en Madrid los días 20 y 21 de julio. Así lo avanzó este lunes el propio Rajoy ante la Junta Directiva Nacional de su partido, el máximo órgano entre congresos. Convocado ya el cónclave, quienes se creen con posibilidades de hacerse con la presidencia de la formación conservadora aprovecharán estos días para tomar la decisión de forma definitiva. Dos eran los nombres que más sonaban este lunes en los pasillos del hotel en el que el PP celebró la Junta Directiva Nacional: el del presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y el de la exvicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría. El de la secretaria general, María Dolores de Cospedal, no obstante, no se ha caído todavía de las quinielas.

Dos eran también las principales demandas a modo de reto de los dirigentes que se acercaron a escuchar uno de los últimos discursos de Rajoy al frente del PP. Uno: pasar página, abrir una nueva etapa. Y dos: que no se "rompa el partido".

El primero de los retos tiene que ver con marcar un antes y un después respecto a la etapa de Mariano Rajoy. "Es el presidente de la recuperación y el que más éxitos ha dado al partido, pero ha tenido que lidiar con los escándalos de corrupción y eso le ha hecho mucho daño a él y al partido", resume un dirigente regional en conversación con infoLibre.

Al todavía líder de los conservadores no le derribó la crisis económica. Tampoco le derribaron en las urnas los recortes sociales que puso en marcha en su primera legislatura. Por mucho que en el PP se cargue contra Pedro Sánchez por haber planteado la moción de censura "para ganar lo que no ganó en unas elecciones", a Rajoy se le llevó por delante la sentencia de la Gürtel, que ubica al PP como beneficiario de los tejemanejes de la trama corrupta.

Escándalos de corrupción

Este lunes, mientras Rajoy daba el pistoletazo de salida al congreso del partido, la Audiencia Nacional hacía pública la sentencia de parte de la rama valenciana de la trama Gürtel. Sin paños calientes, el juez es contundente: el PP de la Comunidad Valenciana financió de manera "absolutamente irregular" –llega a hablar de "delictiva"– las campañas de las municipales y autonómicas de 2007 y las generales de 2008. 

A la entrada de la Junta Directiva Nacional eran muchos los dirigentes del PP que mencionaban lo importante de que con la nueva dirección se marque "un antes y un después". "No tenemos que renegar de Rajoy. Pero no podemos permitirnos, tras el gesto generoso del presidente de marcharse para no hacer daño, que la oposición nos diga eso de 'usted estaba ahí y no vio nada", subrayaba un dirigente regional.

A la salida, ya con el conocimiento de lo esencial de la sentencia, insistían en la necesidad de que el nuevo líder y los equipos puedan defender con firmeza que esos comportamientos ya no se dan en el PP y no hay ningún tipo de vínculo con esa etapa. "Vendrán los papeles de Bárcenas, Púnica, Lezo... papeles de Bárcenas, Púnica, Lezo.Lo que nos espera a nivel judicial es duro. Tenemos que estar preparados para que estos casos no desestabilicen la nueva etapa", sostenía un diputado.

Los "asuntos de partido"

¿Es este reto compatible con los candidatos que más suenan? En principio, Núñez Feijóo parte como mejor ubicado. Estar en Galicia, al frente de la Xunta, le ha mantenido en los últimos años alejado de lo que ocurría en la dirección nacional.

"A Santamaría y a Cospedal, al haber sido las personas de máxima confianza de Rajoy en el Gobierno y en el partido, respectivamente, se les pone esta exigencia algo más cuesta arriba", valora un líder provincial. En todo caso, defiende que ellas siempre pueden argumentar que esos escándalos no son de su etapa en el partido.

Precisamente, la reacción a los escándalos de corrupción contribuyó bastante a la conocida enemistad entre ambas dirigentes. Desde el entorno de Santamaría se culpaba a Cospedal de evitar rendir cuenta de ellos ante la prensa, derivando los viernes las preguntas a las ruedas del prensa posterior al Consejo de Ministros. Y desde el de la secretaria general se culpaba a la exvicepresidenta de querer mantenerse al margen de los escándalos de corrupción evitando pronunciarse "sobre asuntos de partido".

Hasta la fecha, ninguna de las dos ha aclarado sus planes de partido. Pero tampoco se han autodescartado.

Respecto al reto de que no se "rompa el partido", en la formación destacan que esto es más fácil si no hay más de una candidatura. Y, en caso contrario, si la persona que se haga con la presidencia del PP "integra" todo tipo de sensibilidades.

"Neutralidad" a los barones

El propio Rajoy pidió un debate "de altura", "grandeza". "Seamos constructivos, este es un proceso para crecer, para sumar y para integrar. Gane quien gane, al día siguiente deberá contar con sus rivales, –repito, si los hay– porque necesitará las manos, la experiencia y la energía de todos para recuperar cuanto antes ayuntamientos, comunidades autónomas y el Gobierno de la Nación. Gane quien gane, vamos a ganar todos", dijo.

De forma paralela, sectores del partido reclaman "neutralidad" de los barones regionales en el proceso para que los militantes decidan "libremente" en el supuesto de que haya más de un candidato. "Si cambiamos los estatutos para que los militantes tengan mayor presencia no es lógico que nos hagamos trampas a nosotros mismos", defiende un destacado dirigente conservador.

Esta opinión no es compartida por la totalidad del partido. Líderes regionales del partido consideran que, dado que el voto es secreto, "no pasa nada" si expresan sus preferencias.

En este contexto, el presidente de la Xunta de Galicia enfrió este lunes la posibilidad de que a lo largo de la semana vaya a haber algún anuncio en uno u otro sentido por su parte. Es el mejor ubicado a día de hoy. Convocado el congreso, podría anunciar ya sus intenciones aunque la presentación oficial de candidaturas ha de hacerse entre los días 18 y 20. 

"Esta esperando a que el resto se retrate. Querrá ver la jugada entera", analiza una diputada.

De forma paralela, militantes de Madrid, Baleares, Valencia, entre otras regiones, que se definen como críticos, estudian lanzar un candidato alternativo. El senador y expresidente de Baleares José Ramón Bauzá tomó la palabra en la Junta Directiva para reclamar que el partido recupere su vertiente "liberal". De momento no ha cerrado las puertas a presentarse, un gesto que muchos de sus compañeros interpretan como una forma de "intentar asegurarse" alguna cuota de poder en la futura estructura del partido.

Con los estatutos del PP en la mano es relativamente fácil que cualquier afiliado presente su precandidatura. Sólo hacen falta 100 avales.

El 5 de julio, día clave

El plazo de presentación de precandidaturas queda abierto desde el 18 de junio a las 12:00 horas hasta las 14.00 horas del 20 de junio. La Comisión Organizadora proclamará a los precandidatos presentados el día 22 de junio, y convocará la campaña electoral interna desde las 10.00 horas del día siguiente, 23 de junio, hasta las 24 horas del 4 de julio. Esto, en el supuesto de que haya más de un candidato.

Los afiliados podrán inscribirse para participar en la elección del presidente del PP desde este mismo lunes hasta las 14.00 el 25 de junio y para participar como compromisario en el Congreso hasta el 29 de junio a la misma hora. Todas las asambleas se celebrarán el jueves 5 de julio, desde las 09:30 hasta las 20:30 horas. En estas asambleas se votará en dos urnas. En una, a los precandidatos; en otra, a los compromisarios.

"Si alguno de los precandidatos obtuviese más del 50% del total de los votos válidos emitidos por los afiliados, hubiese logrado una diferencia igual o superior a 15 puntos sobre el resto de precandidatos y hubiera sido el más votado en la mitad de las circunscripciones será proclamado ante el Congreso como candidato único a la presidencia del partido", figura en los estatutos. De lo contrario, van al congreso los dos precandidatos con más votos.

Alonso dice que el PP necesita "una renovación muy profunda" y cree que Santamaría "puede encarnarla"

Alonso dice que el PP necesita "una renovación muy profunda" y cree que Santamaría "puede encarnarla"

Por otro lado, la Junta Directiva Nacional aprobó la Comisión Organizadora y su Presidencia del XIX Congreso Nacional. Estará presidida por el eurodiputado del PP, Luis de Grandes, y tendrá como vicepresidentes al presidente del PP de Castilla y León y presidente del Comité de Derechos y Garantías, Alfonso Fernández Mañueco; el secretario general del PP de Castilla-La Mancha y secretario ejecutivo de Electoral del PP, Vicente Tirado; y el coordinador de Organización del PP y secretario general del PP de Madrid, Juan Carlos Vera.

Tirado es un hombre de la máxima confianza de la secretaria general del PP, como varios de los vocales de la Comisión Organizadora, en la que se ubican diputados de su confianza, su director de gabinete y su directora de comunicación.

"El número de compromisarios será de 3.134, de los cuales 522 son natos y 2.612 electos. Los criterios de distribución se mantendrán iguales a los de los anteriores Congresos celebrados desde 1990, es decir, 6 compromisarios mínimo por provincia y las islas, Ceuta y Melilla tendrán como mínimo 3 compromisarios. El resto se distribuirá otorgando un 75% según afiliación y un 25% por resultados electorales de las anteriores elecciones generales", explican desde el partido.

Más sobre este tema
stats