Barómetro del CIS

El PP amplía aún más su ventaja respecto al PSOE

Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba, en su última entrevista pública en la Moncloa, el pasado 20 de junio.

El PP vuelve a recuperar fuelle en las encuestas. Ya no le pesan tanto ni la gravedad de la crisis económica ni el caso Bárcenas, ahora más desplazado del foco mediático. Al menos, eso atestigua el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) publicado este miércoles 6 de noviembre. Los conservadores siguen por delante en estimación de voto, 7,2 puntos por delante de los socialistas. Más que en el anterior estudio, cuando se le adjudicaba un 32,5%

El sondeo se realizó entre los 1 y 9 del pasado octubre. La encuesta augura que, si hoy hubiera elecciones, el PP vencería con un 34% de los votos, frente al 26,8% que conseguiría el PSOE (27,2% en julio). Datos que contrastan visiblemente con el estudio, mucho más optimista, que publicó esta semana la revista Temas, cuyo consejo de redacción preside Alfonso Guerra, y que situaba al principal partido de la oposición como primera fuerza política y con un porcentaje que rondaba el 35%. 

Pese a que el PP recupera algo de aliento, lo cierto es que el CIS ha venido dibujando una clara tendencia a la baja desde que Mariano Rajoy ganó las elecciones en noviembre de 2011. Cuando está a punto de alcanzarse el ecuador de legislatura, los conservadores han pasado del 44,63% que recibió en las urnas al 34%. Algo más de diez puntos menos. El PSOE prácticamente no ha sacado provecho del desplome del PP. Su 28,76% del 20-N es ahora un 26,8%, aún más abajo. De hecho, el 26,8% es su apoyo más bajo desde las elecciones generales

Los socialistas sólo obtienen consuelo en la intención directa de voto, sin cocina: un 13% frente al 11,4% del PP. También el partido de Rubalcaba gana en simpatía: 19% contra un 14,6% de los conservadores. 

Quienes en cambio sí capitalizan en parte la erosión del partido en el Gobierno son Izquierda Unida y UPyD. Así, la formación de Cayo Lara se coloca en el 11,3% (por un 6,92% de los últimos comicios) y Rosa Díez, en el 7,7%, cuando en 2011 tenía un 4,7%. No obstante, el barómetro detecta cierto frenazo en su crecimiento. En julio IU se anotaba un 11,5%, y UPyD, un 8,8%. En voto directo, IU se ubica en el 8,5%, aún por detrás del PSOE, aunque más que en la encuesta inmediatamente anterior (7,8%). 

ERC va comiendo terreno a CiU

Convergència i Unió experimenta un pequeño retroceso (2,9% frente al 3,1% del verano), pero casi más significativo es el progresivo avance de ERC: del 2% de los estudios de enero y abril saltó al 2,3% en julio y al 2,5% en esta encuesta de octubre. 

En el resto de partidos, pocos cambios: el PNV y Amaiur se sitúan en el 1,2% (los dos tenían un 1,4% en julio). El BNG sube ligeramente, del 0,7% al 1,1%, Coalición Canaria se mantiene en el 0,5% y Compromís-Equo pierde cuatro décimas (del 0,9% al 0,5%). 

"Fin del desgaste" para el PP

Las lecturas que del CIS hicieron los dos grandes partidos fue dispar, como cabía esperar. Para Rafael Hernando, portavoz adjunto del Grupo Popular en el Congreso, el barómetro demuestra que su partido está al comienzo de la "recuperación política". Y aunque admitió que en un principio pasaron factura los recortes y el caso Bárcenas, enfatizó que ahora los españoles comienzan a percibir que los esfuerzos están "valiendo la pena". "Implica un cambio de tendencia en la percepción de los ciudadanos respecto al papel de los diferentes partidos. Creo que los ciudadanos empiezan a percibir quienes fueron los que crearon los problemas y quienes están siendo capaces, gracias a los esfuerzos de la gente y las medidas del Gobierno, de resolver sus problemas". Para los conservadores, el alivio del CIS y su mejor estimación de voto, "coincide" con la mejora de la situación económica del país. Hernando confió que este "cambio" suponga "el final del desgaste" del PP, informa Europa Press. 

La encuesta salió poco antes de la rueda de prensa que en Ferraz ofrecieron Elena Valenciano –que este miércoles volvía al trabajo después de su hospitalización por neumonía– y María González Veracruz. La vicesecretaria general rehusó hacer valoraciones porque no había tenido tiempo de evaluar los datos. Poco después, y a través de su cuenta de Twitter, lo hizo Óscar López, el secretario de Organización, quien atribuyó la mala proyección de los socialistas a que al CIS se le fue "la mano" con la cocina. O sea, que se fabricó intencionadamente contra el PSOE:

La corrupción vuelve a ser el segundo problema que preciben los ciudadanos

La corrupción vuelve a ser el segundo problema que preciben los ciudadanos

Más sobre este tema
stats