el futuro de la comunidad de madrid

El PP cree que Rajoy dilatará al máximo la búsqueda del recambio de Ana Botella

Mariano Rajoy, de camino a la presentación ante el COI de la candidatura olímpica.

La vida política madrileña, sobre todo la que afecta al PP, que gobiernan Comunidad y Ayuntamiento ha vivido una aparente calma hasta el pasado fin de semana, cuando en Buenos Aires (Argentina), la capital fue rechazada como sede de los Juegos Olímpicos de 2020.

En clave interna, en el partido que preside Mariano Rajoy la cita se planteó como un examen a la alcaldesa, Ana Botella, y a sus opciones de futuro en la política. Todavía no había aterrizado en Madrid y el veredicto, puertas adentro del PP ya estaba claro: suspenso. Por mucho que el presidente del Gobierno la hubiese alabado en público y sostuviese que cuenta con toda su confianza.

La mayor parte de las fuentes consultadas consideran que la mujer de José María Aznar, que llegó al Ayuntamiento tras la renuncia de Alberto Ruiz-Gallardón para incorporarse al Gobierno de Mariano Rajoy, está "amortizada" políticamente y que muchas vueltas tiene que dar su situación para que el partido se decida a apostar con ella como candidata al consistorio para 2015.

En este contexto, la pregunta qué muchos se hacían ayer en el PP es cuándo va a decidir el presidente del Gobierno quién va a ser el cabeza de cartel para para las municipales en la capital al considerarla una plaza "clave". Menos urgencia ven las mismas fuentes en la Comunidad, donde cada vez ven más asentado a Ignacio González.

Quienes conocen a Mariano Rajoy sostiene que será capaz de aguantar "todo tipo de presiones" de "todo tipo de sectores" y que, salvo que Ana Botella decida dar un paso atrás, el PP no desvelará sus cartas electorales hasta, por lo menos, "después del verano".

"La clave es retrasar al máximo la posibilidad de que el adversario político se ensañe con los candidatos", comenta un dirigente regional. La misma fuente recuerda que la situación de los socialistas en Madrid tampoco es "para tirar cohetes" por lo que, más allá de las voces internas que vayan surgiendo instando a Rajoy a ir pensando en candidatos, Madrid no es ahora una urgencia en la lista de tareas pendientes de líder de los conservadores. Máxime ahora que ha decidido aplazar la convención nacional que el partido tenía previsto celebrar este otoño, tal y como adelantó el diario La Razón.

Voces internas que piden cambios

Precisamente, este mismo lunes ya se ha pronunciado en cierta manera Esperanza Aguirre. La presidenta del PP de Madrid y expresidenta de la Comunidad de Madrid reclamaba desde su tribuna en el diario ABC "una reforma que acabara con las listas cerradas y con la distancia que ahora separa a los ciudadanos de sus representantes". "Sería aire fresco en el sistema de organización política que nos hemos dado los españoles".

Los fieles a Aguirre, que no la descartan como "firme candidata a la Alcaldía", intentaban este lunes quitar hierro a su artículo con el argumento de que es lo que siempre ha pensado y defendido.

No obstante, a nadie en el partido le pasó inadvertido el momento elegido para escribir esta reflexión. Máxime, cuando en elguna ocasión ha mostrado su voluntad de ser candidata al Ayuntamiento.

En lo que coinciden tanto sus fieles como sus enemigos internos es que en 2015 –a diferencia de 2011 donde el partido se hizo con un importante porcentaje de votos del electorado descontento con la gestión del PSOE– tocará "afianzar el electorado desde la base". "Y las bases son muy de Aguirre", resume un diputado regional.

Aguirre se quita de en medio en el comienzo del curso político

Aguirre se quita de en medio en el comienzo del curso político

Más sobre este tema
stats