Investigación

Los dos presidentes de Avalmadrid implicados en el 'caso Ayuso' mintieron en la comisión de investigación

Correo de Piera al consejero delegado de Avalmadrid, enviado el 26 de octubre de 2011.

Eva Piera y Juan Manuel Santos-Suárez, expresidentes de Avalmadrid implicados en el escándalo del aval otorgado por dicha sociedad semipública a una empresa de los padres de Isabel Díaz Ayuso, mintieron en sus comparecencias ante la comisión de investigación creada en la Asamblea de Madrid. Así lo demuestran diversos documentos a los que ha tenido acceso infoLibre.

El Código Penal, en su artículo 502, castiga "con la pena de prisión de seis meses a un año o multa de 12 a 24 meses" a quien, convocado ante una comisión parlamentaria de investigación, "faltare a la verdad en su testimonio".

La Asamblea madrileña creó el año pasado una comisión de investigación para aclarar las presuntas irregularidades cometidas en Avalmadrid, una sociedad de garantías donde la Comunidad de Madrid es el accionista mayoritario con más del 26% del capital. Entre los capítulos más escandalosos está, según desveló infoLibre, lo ocurrido con una operación de aval de 400.000 euros concedido en 2011 a MC Infortécnica SL, compañía propiedad de cuatro matrimonios, entre los que estaban los padres de la actual presidenta madrileña. MC Infortécnica SL no devolvió ni un euro, pero Avalmadrid no actuó contra los socios de la empresa, que habían afianzado con todo su patrimonio personal la operación. No sólo eso, sino que Avalmadrid permitió que los avalistas se deshicieran de todos sus bienes sin responder de los 400.000 euros. [Puedes consultar aquí todas las informaciones de este periódico sobre el caso Ayuso]

Las comparecencias en la comisión de investigación se iniciaron el pasado 17 de diciembre. De los cuatro testimonios, destacaron los de Eva Piera y Juan Manuel Santos-Suárez, ambos con un papel destacado en el caso Ayuso.

Eva Piera puso en contacto a Ayuso con un directivo de Avalmadrid para que le facilitase información sobre la operación de MC Infortécnica SL. Ayuso sabía que la empresa no iba a devolver el dinero y temía que sus padres perdiesen sus propiedades. Esa labor de intermediaria se produjo el 13 de julio de 2011, cuando Piera era viceconsejera de Economía en el Gobierno de Esperanza Aguirre y consejera de Avalmadrid, entidad que había presidido años antes. En sus respuestas a los diputados, dijo hasta en nueve ocasiones que ella jamás había tenido conocimiento de "operaciones concretas". "No tengo conocimiento ni nunca lo he tenido de operaciones concretas en Avalmadrid", aseguró una y otra vez. [Puedes consultar aquí la comparecencia íntegra de Eva Piera]

Los correos a los que ha tenido acceso infoLibre demuestran que la realidad era exactamente la contraria. Eva Piera pedía información de manera habitual sobre determinadas operaciones de Avalmadrid a sus tres principales ejecutivos en aquella época: el consejero delegado, Juan Luis Fernández-Rubíes, que era con quien mantenía una relación más fluida; el presidente, Juan Manuel Santos-Suárez, y el director de Relaciones Institucionales, Carlos Ramos, que fue quien recibió el encargo de atender a Ayuso.

Todos los correos son del periodo que va septiembre de 2011 a febrero de 2012, es decir, justo en la época en que Avalmadrid avaló a MC Infortécnica SL (marzo de 2011), esta empresa no devolvió ni la primera cuota del préstamo (diciembre de 2011) y el Comité de Morosidad decidió actuar contra los bienes de los avalistas (abril de 2012), aunque esa decisión jamás se llevó a efecto. En esos correos, Piera se interesa por 18 operaciones concretas, enalgunos casos de forma reiterada.

Piera, en uno de los mensajes que intercambia con Fernández-Rubíes, llega a mostrar cierto cansancio por la gran cantidad de favores que le toca gestionar: "En fin, ya ves, para la tarde, los recados de siempre... Siento estar tan decaída y transmitirlo con tanta crudeza como lo hice ayer, pero hay días donde ya es mucho el cúmulo del cansancio, los problemas y ni una buena noticia, y los pedidos de interés...", escribe el 26 de octubre de 2011. El consejero delegado le contesta en la misma línea: "En definitiva, y también en mi caso el cansancio, los problemas, el no haber una sola buena noticia, los pedidos de interés 'infumables' son una constante". Hay pocas dudas sobre lo que son los "pedidos de interés infumables", en su propia terminología, puesto que en los textos donde figuran esas frases se habla de tres operaciones concretas de Avalmadrid.

Juan Manuel Santos-Suárez, por su parte, afirmó en la comisión parlamentaria que no tenía dato alguno ni de la operación de aval concedida a MC Infortécnica SL, ni de los motivos por los que el Comité de Morosidad había permitido que los avalistas se deshicieran de su patrimonio sin hacer nada. Y todo ello pese a que el Comité de Morosidad estaba presidido por él mismo. La explicación que dio fue la siguiente: en la operativa diaria estaba el consejero delegado y él ni siquiera acudía a las reuniones del Comité de Morosidad, pese a que era su presidente. "Yo no iba a esas reuniones del Comité de Morosidad", insistió. La verdad es que la propuesta de la reunión del Comité de Morosidad celebrada el 2 de abril de 2012, en la que se analizó el expediente de MC Infortécnica SL, está firmada por el propio Santos-Suárez.

Santos-Suárez, que ahora es uno de los consejeros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), también faltó a la verdad de forma evidente en otro momento de la comisión. El diputado de Más Madrid Eduardo Gutiérrez le preguntó si en el año 2012 se había dirigido a un alto cargo del Gobierno de Esperanza Aguirre "diciendo que Avalmadrid tendría que ser disuelta o bien habría que aportar 10 millones de eruos". "No. Nosotros nunca nos dirigimos...", respondió el compareciente. Este periódico ha tenido acceso a un correo de Santos-Suárez, enviado a Piera el 24 de julio de 2012, donde le dice exactamente lo que le había planteado el diputado de Más Madrid. [Puedes consultar aquí la comparecencia íntegra de Juan Manuel Santos-Suárez]

Este periódico envió a Eva Piera y a Juan Manuel Santos-Suárez una serie de preguntas relacionadas con sus afirmaciones falsas ante la comisión parlamentaria [puedes ver el contenido exacto de las preguntas en La Caja Negra, al final de esta información]. Piera se negó a responder. Santos-Suárez señaló lo siguiente: "Comparecí en la Comisión cumpliendo con mi responsabilidad y en ella contesté a todas las preguntas según mi recuerdo de lo que sucedió hace ocho años".

Las "operaciones concretas" por las que se interesó Piera

Este periódico reproduce a continuación los fragmentos más significativos de los mensajes intercambiados entre Eva Piera y los tres principales ejecutivos de Avalmadrid, que demuestran sin ningún género de duda su interés por "operaciones concretas". En todos los casos, Piera utilizó la cuenta de correo oficial que tenía como viceconsejera de la Comunidad de Madrid. Los directivos de Avalmadrid usaron las cuentas que tenían en esta sociedad. Ninguna de ellas sigue operativa en estos momentos.

"Los pedidos de interés"

El 26 de octubre de 2011, Eva Piera le escribe al consejero delegado de Avalmadrid –a quien habitualmente llamaba "Juancho"– interesándose por tres operaciones concretas de la sociedad de garantías: una de Bodegas Álvaro de Luna, otra de Vama y una tercera relacionada con una estación de esquí en el Puerto de Navacerrada. En relación con esta última, Piera le pide a Fernández-Rubíes lo siguiente: "dile a Jota de donde viene la operación". "Jota" es como llamaban al entonces presidente de Avalmadrid, Santos-Suárez.

Tras los detalles sobre estas tres operaciones, Piera confiesa su cansancio por la situación en general, y por el hecho de tener que realizar este tipo de gestiones, que ella llama "pedidos de interés". En concreto, escribe: "En fin, ya ves, para la tarde, los recados de siempre... Siento estar tan decaída y transmitirlo con tanta crudeza como lo hice ayer, pero hay días donde ya es mucho el cúmulo del cansancio, los problemas y ni una buena noticia, y los pedidos de interés...".

Al día siguiente, le responde el consejero delegado. Es un mensaje extenso, en el que detalla el estado en que se encuentran las solicitudes de avales de las tres operaciones. En cuanto a la estación de esquí, le aclara: "Jota ya sabe de dónde viene la operación y el que te haya o no confirmado la reunión (ya te dije sin problema) será una cuestión de sus tiempos".

Al final del mensaje, traslada a Piera que él también se encuentra cansado, entre otras cosas de los "pedidos de interés infumables" que debe gestionar. "En definitiva y también en mi caso el cansancio, los problemas, el no haber una sola buena noticia, los pedidos de interés “infumables” son una constante y salvo tu, espero, no veo el más mínimo reconocimiento no ya a mi persona que ni lo tengo ni lo espero a estas alturas, pero si al menos a la Sociedad que se lo gana día a día".

"Ya te puedes imaginar a quién se han ido a quejar"

El viernes 9 de septiembre de 2011, con un asunto que pone "urgente lunes", Piera le pide al consejero delegado datos de la empresa Publintermedia SL, "que parece que ha ido a pedir un aval para una operación y que (dicen que) les habéis dicho que Avalmadrid no trabaja con empresas metidas en el mundo cultural? Ya te puedes imaginar a quién se han ido a quejar... así es lo cultural". El mensaje termina pidiéndole que le pase un informe el lunes siguiente.

Efectivamente, el lunes Fernández-Rubíes le contesta con un detallado correo, en el que explica que Publintermedia SL había pedido un préstamo aval de 800.000 euros. La compañía quería el afianzamiento para estrenar en Madrid el musical Hair, después de perder más de un millón de euros en Barcelona y Valencia. El consejero delegado llevó la operación como "favorable" a la Ejecutiva de Avalmadrid, con un razonamiento atípico en el mundo financiero: "Entendíamos que precisamente la experiencia negativa en su anterior estreno en Barcelona y Valencia les había enseñado cómo hacer ahora las cosas para su estreno en Madrid y el Plan de Negocio nos parecía coherente y viable".

Pero en la Ejecutiva la operación se tumbó, por la oposición de Santos-Suárez. Un hecho que Fernández-Rubíes narra con detalle a Piera y que aprovecha para criticar a su jefe: "Los miembros de Caja Madrid [en la Ejecutiva de Avalmadrid] no veían muy bien la operación pero, fue precisamente la postura totalmente contraria de Juan Manuel la que hizo que una operación que se presentaba como aprobada fuera finalmente denegada. Ya te he comentado en anteriores ocasiones el papel de Juan Manuel en las Ejecutivas".

Tras delatar a su jefe, pide a Piera que no le delate a él: "Abrazo y ya me dices, si bien no me gustaría que pensase Juan Manuel que esto, que ha sido así, se sabe por mí ya que yo tengo que manejar internamente siempre esta situación".

"Te paso detalle del sobre que me dejaste ayer"

El 5 de octubre de 2011, Fernández-Rubíes le escribe a Piera. En el "asunto" del correo consta lo siguiente: "Confidencial. Operación pasada en sobre por Nacho en Consejo. Hospital Veterinario Virgen de las Nieves".

El texto del mensaje comienza de manera similar: "Eva, te paso detalle del sobre que me dejaste ayer. Ref: Hospital Clínico Veterinario Virgen de las Nieves. La empresa ya había estado previamente en Avalmadrid". A continuación detalla los motivos por los que, en su opinión, no se puede aprobar la operación que pretenden.

"Me pide Gádor si se puede saber cómo va esta solicitud que menciona"

En algunos de los correos, Piera explica quién le ha pedido el favor. Es lo que ocurre por ejemplo en una ocasión con Gádor Ongil, que en septiembre de 2011 era diputada autonómica igual que Piera y Ayuso.

El 26 de septiembre de 2011, a las 13:23 horas, Piera se dirige a "Juancho" para indicarle que está en una reunión, pero que le llama en cuanto salga "para hablar de los asuntos pendientes". Por otro lado, añade, "me pide Gádor si se puede saber cómo va esta solicitud que menciona".

Gádor Ongil se había interesado por dos operaciones que habían solicitado a Avalmadrid las empresas Vía Cero SL y OnTime Transporte y Logística SL.

El consejero delegado le contesta ese mismo día, a las 14:15 horas, explicándole que la operación "se trabajó mucho" pero es muy difícil concederla. 

En el mensaje de Fernández-Rubíes, se ve que ha reenviado el mensaje inicial de Piera a otro directivo de Avalmadrid para que le aporte la información. De forma que queda claro quién se está interesando por esa operación concreta. Algo que Piera le reprocha, con suavidad, a las 18:02 de aquel 26 de septiembre: "En fin, sólo rogarte que no reenvíes los mensajes tal cual te los mando, eso son solo para ti. Que tú sepas quién se interesa no me importa, pero que lo sepa toda la organización no es lo suyo".

Dos semanas después, Piera sigue con su interés por la operación que cuenta con el respaldo de Gádor Ongil. El consejero delegado, ante la insistencia, contesta en un tono algo molesto, nada habitual en los mensajes que intercambia con Piera. "Eva, creí que te lo había dicho cuando nos vimos en tu despacho. Seguimos pensando en nueva revisión en el Comité que no se les debe aprobar la financiación solicitada". Estas últimas palabras, en mayúscula en el original.

O sea que Piera no sólo se interesaba por "operaciones concretas" de Avalmadrid, en contra de lo que dijo ante la comisión parlamentaria, sino que incluso lo hacía en su despacho de viceconsejera de la Comunidad de Madrid. 

En todo caso, Piera no se desanima ante el mensaje y hace un nuevo intento, a las 15:41 horas del 6 de octubre: "Juancho, y bajando el importe sustancialmente o compartiendo la operación con otra entidad por lo grande del importe?".

"Confirmad disponibilidad. Yo también estaré"

El 19 de enero de 2012, Piera escribe a los dos principales ejecutivos de Avalmadrid: "Jota" y "Juancho", para ella. La operación que le preocupa está relacionada con Beccara, una cadena de tiendas de decoración.

Una de las directivas de Beccara le ha llamado para tener una reunión y explicar "la situación de la empresa, sus planes y necesidades de financiación". Piera ya se ha tomado la molestia de "agendar" la cita, ha "sugerido" hacerlo en la sede de Avalmadrid y ha considerado que sería oportuno que estuviera al menos uno de los dos ejecutivos, o "Jota" o "Juancho", para que todo sea más operativo. "Por favor, confirmad disponibilidad. Yo estaré también".

LO QUE SANTOS-SUÁREZ SÍ CONOCÍA

Juan Manuel Santos-Suárez también faltó a la verdad en su comparecencia ante la comisión parlamentaria. Los documentos a los que ha tenido acceso infoLibre prueban como mínimo dos falsedades: una sobre su participación en el aval a la empresa de los padres de Ayuso y otra sobre un momento crítico que se vivió en Avalmadrid en 2012 cuando –por error– algunos de sus directivos pensaron que los índices de morosidad se habían disparado hasta límites que obligaban a suspender su actividad.

El acta que firmó el presidente

Al igual que Eva Piera, el presidente de Avalmadrid cuando se concedió el aval de 400.000 euros a la empresa de los padres de Ayuso también alegó en su defensa desconocimiento. Piera lo hizo con el argumento de que no se interesaba por ninguna "operación concreta", mientras que Santos-Suárez adujo que él no estaba en la operativa diaria, que ese era el trabajo del consejero delegado. Y que él ni siquiera asistía al Comité de Morosidad, pese a que era su presidente.

infoLibre ha tenido acceso a la propuesta que realizó el Comité de Morosidad, el 2 de abril de 2012, en relación con MC Infortécnica SL, después de que no hubiese devuelto ni la primera cuota del préstamo avalado. Se trata de un documento de siete hojas, en el que se analizan los datos principales de la operación y la situación de los bienes de los ocho avalistas solidarios –entre ellos los padres de Ayuso–. Pues bien, ese documento aparece firmado de su puño y letra por el presidente del Comité de Morosidad, Juan Manuel Santos-Suárez. Por tanto, es falso que desconociese los datos de la operación.

Lo que ocurrió aquel día en el Comité de Morosidad es clave para entender la pasividad total de Avalmadrid a la hora de reclamar los 400.000 euros a los morosos de MC Infortécnica SL. Formalmente, se acordó "regularizar" el aval –es decir, pagar a la entidad financiera que había puesto el dinero– y "ejecutar hipoteca y avalistas". Los ocho socios de la compañía eran avalistas solidarios y, en consecuencia, respondían con todos sus bienes presentes y futuros del dinero recibido. Pero, pese a esa decisión formal del Comité de Morosidad, la realidad es que Avalmadrid nunca ejecutó los bienes de los avalistas.

Al reves, permitió que se deshicieran de los bienes que tenían. Como desveló este periódico, a la hora de solicitar el aval, los cuatro matrimonios propietarios de MC Infortécnica SLjustificaron su solvencia con un patrimonio que incluía 13 propiedades valoradas en 3,27 millones de euros. De ese patrimonio, siete inmuebles no estaban hipotecados en aquel momento, y por tanto podían disponer de ellos. Pues bien, entre octubre de 2011 y junio de 2012, traspasaron los siete inmuebles que tenían a su disposición, evitando así que Avalmadrid los embargase. En varios casos, mediante donaciones o presuntas ventas simuladas a sus hijos. Así ocurrió por ejemplo en el caso de Isabel Díaz Ayuso, que se apropió de un piso en el centro de Madrid por medio de una donación de sus padres.

En aquella reunión del Comité de Morosidad del 2 de abril de 2012, la que aparece firmada por Sántos-Suárez, ya habían desaparecido cuatro bienes del patrimonio de los morosos,entre ellos tres del matrimonio Díaz Ayuso: la nuda propiedad del piso de Madrid que se quedó su hija Isabel, la vivienda de Sotillo de la Adrada (Ávila) que fue a parar a manos de su hijo Tomás y una de las naves industriales que tenían en el pueblo abulense.

En julio de 2019, cuando este periódico ya había desvelado datos esenciales del caso Ayuso, la entonces presidenta de Avalmadrid –Rosario Rey García, que está citada este viernes a declarar en la comisión parlamentaria– encargó un informe a la Comisión Mixta de Auditoría y Riesgos de la entidad sobre las actividades de recuperación en el expediente de MC Infortécnica SL. En ese documento, se destaca con claridad la actuación negligente de la cúpula de Avalmadrid: "En la propuesta del Comité de Morosidad del 2 de abril de 2012 únicamente se refleja el usufructo de los avalistas [los padres de Ayuso], sin hacer referencia a que la nuda propiedad pertenece a su hija. Tampoco se indica de forma expresa que la situación de titularidad del inmueble es distinta a la de la fecha en que se concedió la operación".

"Tenemos solvencia para operar hasta final de año"

"¿Usted se dirigió en algún momento, del 2012, a algún alto cargo del Gobierno de la Comunidad de Madrid diciendo que Avalmadrid tendría que ser disuelta o bien habría que aportar 10 millones de euros?", preguntó en la comisión el diputado Eduardo Gutiérrez, de Más Madrid.

"No. Nosotros nunca nos dirigimos... Evidentemente, en el Consejo de Administración –y estaba perfectamente enterado– estaba el viceconsejero de Economía en esa época", respondió Santos-Suárez.

Pues bien, la realidad es exactamente la que dibujó Gutiérrez y negó el expresidente de la sociedad de garantías. El 24 de julio de 2012, a las 12:23 horas, Santos Suárez escribió un correo a Eva Piera –entonces viceconsejera de Economía de Aguirre– en el que aseguraba que la morosidad está creciendo "a unos niveles alarmantes". "La primera decisión es si los socios protectores van a apoyar financieramente a AVM. Si no fuese así, deberíamos dejar de operar inmediatamente y reestructurar la sociedad o disolverla, vendiendo la cartera de riesgos", advertía Santos-Suárez, quien un poco más adelante indicaba las medidas que se debían adoptar si se quería mantener Avalmadrid operativa: una de ellas era que los socios protectores, incluyendo la Comunidad, realizasen aportaciones al capital "por un importe que puede llegar a 10.000.000 €" en 2013. 

Al final todo fue una falsa alarma. En Avalmadrid se habían confundido en el cálculo de los índices de morosidad.

Eva Piera se negó a contestar a las preguntas que le formuló este periódico. Las cuestiones planteadas y que quedaron sin responder fueron las siguientes:

1. ¿Por qué afirmó ante la Comisión de la Asamblea, en reiteradas ocasiones, que usted jamás se interesó por ninguna "operación concreta" de Avalmadrid, cuando era una de las actuaciones que realizaba de forma habitual con los principales directivos que tenía entonces Avalmadrid (especialmente a través del Sr. Fernández-Rubíes)?

2. Antes de iniciarse su declaración en la Asamblea, se le hicieron los apercibimientos legales oportunos, en referencia al artículo 502 del Código Penal, que castiga con "prisión de seis meses a un año o multa de seis a doce meses" a quien "convocado ante una Comisión parlamentaria de investigación faltare a la verdad en su testimonio". A la vista de los hechos narrados en la pregunta anterior, ¿mantiene usted que no ha faltado a la verdad en su comparecencia ante la comisión de investigación en la Asamblea de Madrid?

Juan Manuel Santos-Suárez respondió con un mensaje de dos líneas a las tres preguntas planteadas: "Comparecí en la Comisión cumpliendo con mi responsabilidad y en ella contesté a todas las preguntas según mi recuerdo de lo que sucedió hace ocho años". Las cuestiones que le formuló infoLibre fueron estas: 

1. Usted afirmó en varias ocasiones en la comisión de investigación de Avalmadrid que “no se enteró” de “nada” de la operación con MC Infortécnica SL. Y que tampoco sabía por qué no se actuó contra los avalistas, pese a que así se decidió en el Comité de Morosidad. Y todo ello, según explicó, porque no asistió a las reuniones del Comité de Morosidad ni se enteró jamás de su contenido. ¿Por qué realizó esas afirmaciones cuando la propuesta del Comité de Morosidad de 2 de abril de 2012, donde constan todos los datos esenciales de la operación, de los avalistas y de las actuaciones decididas por Avalmadrid, lleva su firma?

2. El diputado Sr. Gutiérrez (Más Madrid) le preguntó si en algún momento usted se había dirigido en 2012 a un alto cargo del Gobierno de la Comunidad de Madrid diciendo que Avalmadrid tendría que ser disuelta o bien habría que inyectarle 10 millones de euros. ¿Por qué negó ante la Comisión unos hechos que son estrictamente ciertos, de acuerdo con el correo electrónico que usted mismo envió a la entonces viceconsejera Eva Piera desde su cuenta de Avalmadrid?

3. Antes de iniciarse su declaración en la Asamblea, se le hicieron los apercibimientos legales oportunos, en referencia al artículo 502 del Código Penal, que castiga con "prisión de seis meses a un año o multa de seis a doce meses" a quien "convocado ante una Comisión parlamentaria de investigación faltare a la verdad en su testimonio". A la vista de los hechos narrados en las dos preguntas anteriores, ¿mantiene usted que no ha faltado a la verdad en su comparecencia ante la comisión de investigación en la Asamblea de Madrid?

Rosario Rey se desvincula del informe que Avalmadrid encargó para exculpar penalmente a Ayuso

Rosario Rey se desvincula del informe que Avalmadrid encargó para exculpar penalmente a Ayuso

Más sobre este tema
stats