Sanidad

El presupuesto del 42% de los hospitales privados se nutre de dinero público

Manifestación en Madrid contra la privatización de la sanidad.

De cada diez hospitales privados, cuatro tienen algún tipo de concierto con la Administración pública. Esta es una de las principales conclusiones que arroja un informe [ver documento en PDF, aquí] elaborado por la Fundación IDIS, el lobby de la sanidad privada, que evidencia que todas las comunidades cuentan, en mayor o menor medida, con empresas privadas a las que pagan por prestar servicios que se ofrecen en sus sistemas públicos de salud. 

La observación de los términos evolutivos deja entrever la especial voluntad de algunos gobiernos autonómicos por apostar por la entrada de empresas privadas en la prestación de servicios sanitarios públicos. Por ejemplo, en Baleares, Madrid, Extremadura, La Rioja, Navarra y Aragón el porcentaje del total del gasto sanitario público dedicado a contratar empresas privadas para la provisión de servicios aumentó más de un 10% entre 2010 y 2012.

La colaboración público-privada se lleva a cabo a través de conciertos, por los que se acuerda la prestación de servicios empleando medios ajenos a la administración sanitaria y que suelen hacerse para aligerar las listas de espera; convenios, que suponen la integración del establecimiento privado en la red pública; y concesiones, por las que se acuerdan que el sector privado gestione un servicio a cambio de una cantidad de dinero público y la administración pública se desentiende.

El informe también ofrece datos sobre la evolución del mercado hospitalario, que facturó 9.960 millones de euros en 2013. Los diez principales grupos sanitarios privados –entre los que este documento no arroja cifras detalladas de los que están gestionados por entidades ligadas a las Iglesia católica a pesar de que gestionan el 24% de las camas privadas– facturaron en 2013 un total de 2.756 millones de euros. De este grupo (sigue sin incluirse la Orden de San Juan de Dios, Hermanas Hospitalarias, Cruz Roja y Recoletas a pesar de que sí mantienen conciertos con diferentes administraciones públicas) se precisa que en 2013 el 23% de sus ingresos, en total 1.430 millones de euros, provinieron de conciertos con el sector público

Baleares y Madrid lideran el aumento

De las autonomías citadas anteriormente, Baleares fue en la que el gasto en contratación público-privada registró un incremento más relevante en el periodo 2010-2012, con un aumento del 76,5% al pasar de dedicar el 5,1% del gasto público a conciertos, convenios o concesiones con empresas privadas al 9%. 

La Comunidad de Madrid, considerada el laboratorio donde el PP ha ensayado las políticas privatizadoras de la sanidad que luego ha ido exportando al resto del país, es la segunda que ha experimentado un crecimiento progresivo mayor de la colaboración público-privada en el período analizado con un aumento del 38,5%, pues ha pasado de destinar el 7,8% del gasto público a la colaboración público-privada al 10,8%. En términos similares por detrás de ambas se sitúa Extremadura donde el crecimiento del gasto en conciertos, convenios o concesiones con empresas privadas fue del 26,3% entre 2010 y 2012.

Una evolución superior al 10% en los contratos de colaboración con la sanidad privada en el período analizado han experimentado también La Rioja (11,0%), Navarra (10,6%) y Aragón (10,5%). Castilla y León (9,3%), Cataluña (4,6%), País Vasco (2,9%), Galicia (1,8%) y Castilla-La Mancha (1,6%) ocupan los puestos de la tabla con incrementos en la tasa de colaboración con empresas de la sanidad privada que están por debajo del 10%.

En el otro lado de la tabla, la autonomía en la que menos ha avanzado la externalización de servicios entre 2010 y 2012 es Cantabria, donde el dinero dedicado a convenios con entidades privadas sobre el total dedicado a la sanidad disminuyó un 23,1% al pasar del 3,9% al 3%. También en negativo están Asturias (-6,5%), Andalucía (-2%), la Comunitat Valenciana (-1,6%) y Canarias (-1%). En Murcia el porcentaje permaneció estable en el 7,2%.  

Subcontratación de servicios

Sin embargo, que la evolución haya sido mayor en determinadas autonomías no significa que sean estas las que más porcentaje de su gasto sanitario dedican a subcontratar servicios con el sector privado. De hecho, Cataluña es la comunidad que más dinero dedica a llegar a acuerdos con empresas privadas. Dedica uno de cada cuatro euros de su presupuesto sanitario a establecer conciertos con centros privados para prestaciones específicas y convenios singulares con 31 hospitales privados que en su mayoría están en mano de fundaciones o patronatos.

Pero esta comunidad ha desarrollado un sistema muy heterogéneo en términos de propiedad, formas de gestión y organización, el llamado modelo catalán, en el que dentro de la red pública coexisten centros propiedad de la Generalitat, de órdenes religiosas, ayuntamientos, consorcios, fundaciones y organismos con diversas formas jurídicas. Es un sistema que, en teoría, da preferencia a las entidades sin ánimo de lucro y que se diferencia de los sistemas iniciados en otras autonomías –Madrid y la Comunidad Valenciana, especialmente– donde sus Gobiernos han experimentado fórmulas de colaboración con sociedades anónimas, empresas privadas que, en algunos casos, son incluso ajenas a la sanidad.

De hecho Madrid es la segunda comunidad que más parte de su presupuesto sanitario dedica a llevar a cabo a acuerdos con empresas. En 2012 fue un 10,8% de su presupuesto. Le siguen Canarias (9,9%), Baleares (9%), La Rioja (8,1%), Navarra (7,3%), País Vasco, Murcia y Asturias (7,2%), Castilla-La Mancha (6,4%), Comunidad Valenciana (6,2%), Galicia (5,8%) y Andalucía (5%). Por debajo del 5% está Extremadura, que dedica contratar con el sector privado el 4,8% de sus recursos a a la colaboración con privadas, Castilla y León (4,7%), Aragón (4,2%) y Cantabria (3%). 

Los hospitales públicos han perdido 9.500 profesionales y 6.000 camas desde 2010

Los hospitales públicos han perdido 9.500 profesionales y 6.000 camas desde 2010

Más sobre este tema
stats