Las listas del PSOE

El PSOE aplaza al 20-D el examen a la 'operación Lozano'

El PSOE aplaza al 20-D el examen a la 'operación Lozano'

Ibon Uría

El PSOE aprobó este sábado sus listas electorales sumido en la tormenta desatada por la decisión del secretario general, Pedro Sánchez, de fichar a la hasta hace 48 horas diputada de UPyD Irene Lozano. En ese breve espacio de tiempo nadie ha olvidado sus duras críticas al partido, y por eso despierta recelos su llegada a la lista de Madrid, de la que desplazó a la secretaria de Empleo y leal colaboradora de Sánchez, Luz Rodríguez. Pero el examen a la apuesta personal de Sánchez se aplaza al 20 de diciembre. Como subrayó una dirigente socialista con asiento en la Ejecutiva Federal, ahora, a dos meses de las generales, toca cerrar filas. "Evidentemente", respondió preguntada por la conveniencia de escenificar una imagen de unidad. Y eso es lo que sucedió.

Uno tras otro, a su llegada, los barones regionales otorgaron en público un voto de confianza a la segunda jugada en solitario de Sánchez –la primera fue la inclusión de Zaida Cantera, la excomandante del Ejército que irá en otro puesto de salida por Madrid: el sexto–. Porque "Lozano es una buena parlamentaria", dijo la catalana Carme Chacón. Porque "el secretario general tiene todo el derecho" y "lo ha hecho pensando en lograr el mejor resultado", apuntó el extremeño Fernández Vara. Porque la de Madrid "es la lista de la convivencia", afirmó la líder en Madrid, Sara Hernández. Porque "la apertura del partido es positiva", sostuvo el valenciano Ximo Puig. Porque si se confía en el secretario general para ser presidente del Gobierno, razonó el castellanomanchego Emiliano García-Page, ¿cómo no se le va a dar un "voto de confianza" para hacer las listas?

Lozano fue proclamada futura diputada socialista –su posición de salida le garantiza el escaño a partir de diciembre– sin entusiasmo. Las votación se realiza a mano alzada y todas las candidaturas se votan de una sola vez así que, como apuntó otra dirigente de máximo nivel a escala autonómica, resulta complicado para los miembros del Comité Federal rechazar sus propias listas "únicamente por un nombre", el de la exparlamentaria magenta. Sobre el papel sólo hubo tres votos en contra –de Izquierda Socialista, corriente que se manifestó crítica ya a puerta cerrada por boca de José Antonio Tapias– y seis abstenciones, pero varios gestos dejaron claro que el ambiente era tenso. "Más tenso que otras veces", confesó abiertamente la misma dirigente a su salida de la sala.

El primer síntoma fue la ausencia de Luz Rodríguez. La mayor damnificada de la operacion Lozano no se presentó a la cita de este sábado. La secretaria de Empleo se enteró por la prensa el viernes a primera hora de que su partido se hacía con los servicios de la que, a esas horas, era diputada de un partido rival. Cuando supo que Sánchez la mandaba a Guadalajara, Rodríguez acogió su nuevo destino con un "enorme enfado", señalaron fuentes de la dirección socialista. Este domingo el secretario general y candidato a la Moncloa presenta a sus candidatos en un acto que el PSOE espera multitudinario en Madrid. Portavoces del partido dijeron que "esperan" que Rodríguez haga acto de presencia, pero evitaron ir más allá. La decisión sobre la posible aparición de Lozano ante su nuevo público tampoco se tomará hasta última hora.

El segundo fue el silencio de la federación andaluza. El secretario de Organización del PSOE-A, Juan Cornejo, se ausentó el viernes de la Comisión Federal de Listas cuando se sometió a juicio el nombre de Irene Lozano. No votó en contra de Sánchez a dos meses de las generales, pero tampoco a favor de la diputada que acusó a los socialistas de "mafiosos". Fuentes del partido en Andalucía aseguraron a infoLibre que, de haber tenido la posibilidad de votar nombre a nombre, habrían dicho no a Lozano. Pero dejaron claro que se oponen al fichaje, no a Pedro Sánchez. Al menos, hasta ver el resultado de su jugada. Este sábado Susana Díaz llegó cuando Sánchez llevaba ya 10 minutos en la tribuna de oradores. No atendió a los periodistas ni a la entrada ni a la salida, y tampoco tomó la palabra a puerta cerrada como es habitual.

Un gesto de reparación

De lo visto en el Comité Federal también se extrae que de Irene Lozano se espera algo que vaya más allá del trabajo "duro" y la actitud "ejemplar", de "escucha" y de "diálogo" que en su primer discurso, el que la prensa pudo seguir en abierto, reclamó Pedro Sánchez a "todos" los candidatos, incluidos a quienes se incorporan "por primera vez, venidos de fuera y de dentro del partido". Los mismos barones que uno a uno evitaron la controversia con la dirección federal delante de las cámaras, admitieron también –y lo hicieron sin complejos ante los micrófonos– que demandan a Lozano un gesto de reparación, aunque el "paso que ha dado" con su fichaje, sostuvo Carme Chacón, "ya habla por sí solo".

"El PSOE está lleno de gente honrada" y "molesta" que alguien te pueda acusar de prácticas corruptas, comentó Guillermo Fernández-Vara. Así que una disculpa, consideró, sería "buena" para limar asperezas. "Si Irene viene al PSOE es porque piensa que el partido ha cambiado", dijo Ximo Puig, pero "hay que visualizar que lo que se dijo en el pasado puede no ser pertinente". Incluso en el círculo más próximo al secretario general, un diputado de la máxima confianza de Sánchez que defendió el fichaje y sostuvo que se ha asumido "perfectamente" en las filas socialistas, admitió a renglón seguido que "algo habrá que hacer" para que Lozano cuaje entre sus nuevos compañeros de partido. "No sé si tanto como perdir perdón públicamente, pero hace falta un gesto", agregó otro barón autonómico.

A puerta cerrada nadie mencionó a Lozano directamente, tampoco a Zaida Cantera. Ni siquiera lo hizo Pedro Sánchez, que defendió la idea de que es bueno que independientes que se sumen al proyecto socialista, pero prefirió no aludir por su nombre a esos recién llegados. Su referencia más cercana a una respuesta a las críticas internas fue esta frase en su última intervención: "El PSOE no es sólo patrimonio de los militantes, sino también de toda la ciudadanía progresista. Hagamos todos un esfuerzo de cambiar el país y ganar las elecciones. Es un favor que les debemos a los españoles". Finalmente, las candidaturas se aprobaron en medio de un gran "silencio", comentaron varios de los presentes en la sala.

Dudas para el 20-D

En el partido hay también quien duda de que Lozano tenga un verdadero efecto de cara al voto al PSOE en las generales. "Ellos –dijo en refrencia a la Ejecutiva Federal un dirigente con poder lejos de Madrid– lo tendrán calculado". "Quizá en la capital, para atraer al voto de centro", incorporar a Lozano sea un gesto con sentido, añadió. "Pero por allí, poco va a mover", concluyó en referencia a su circunscripción.

¿Y qué pasará el día después de las elecciones con la gran apuesta personal de Sánchez? Todo dependerá del resultado. La situación es "tensa" y la apuesta "arriesgada", dijo un barón autonómico, aunque ahora no quede otra "que pasar página", señaló otra máxima dirigente de la Ejecutiva Federal, quien pronosticó que las desavenencias, especialmente las existentes entre Andalucía y Ferraz, no irán "a más" de aquí al 20-D. Eso sí, aseguró que habría preferido que la incorporación de Lozano a las listas socialistas no fuera tan apresurada. La jugada de Sánchez, confesó, le pilló por "sorpresa". Y lo mejor hubiera sido, agregó, que "primero" dejase UPyD y "después" se integrara en la lista socialista. 

Finalmente, y sobre el 20-D, este fue su pronóstico: cuando conoces a alguien, dijo, te fijas en que "tiene lunares". Con el tiempo, prosiguió, si esa persona te agrada es "como si los lunares desaparecieran". En cambio, si las cosas "van mal", los lunares "te acaban pareciendo verrugas". A continuación, con tono conciliador, señaló que no echa "a nadie de más" en las listas, aunque destacó que echa "de menos" a personas que le habría gustado ver entre las elegidas para las próximas legislatura. En definitiva, Sánchez ha apostado fuerte con sus fichajes, especialmente con el de Irene Lozano. Algunos interpretan que se lo juega todo a una carta. Pero hasta que las urnas dicten su sentencia, el partido se esforzará en mantenerse unido.

Martínez-Maíllo se pregunta en qué situación está el PSOE si tiene que fichar a una “tránsfuga” para “regenerarse”

Martínez-Maíllo se pregunta en qué situación está el PSOE si tiene que fichar a una “tránsfuga” para “regenerarse”

Más sobre este tema
stats