PORTADA DE MAÑANA
Ver
El fiscal general se apoya en la sentencia del 'procés' para desmontar las tesis de los fiscales díscolos

Partidos políticos

El PSOE llama a Podemos “casta de prepotentes” y le exige que “insulte” menos y proponga más

Pablo Iglesias, con Teresa Rodríguez, Sergio Pascual y Begoña Gutiérrez, en el cierre del mitin en el Palacio de Congresos de Sevilla, el pasado 17 de enero de 2015.

El PSOE ya ha pasado al ataque directo a Podemos, sin miramientos. Lo hizo el secretario general, Pedro Sánchez, al comienzo de este 2015 y la estrategia pervive. Más si cabe después del multitudinario mitin de Pablo Iglesias, este pasado sábado en Sevilla, donde le dedicó duras críticas a él (le llamó "loser" y le vio "perdido") y a la presidenta andaluza, Susana Díaz. El líder respondió ayer desde Barcelona –"Miente más que habla", dijo del jefe del nuevo partido– y hoy hizo lo propio su ejecutiva con una expresión rotunda: Podemos es una "casta de prepotentes" que debe dejar de "insultar" y centrarse más en presentar sus propuestas.

Los socialistas creen que el punto flaco de Iglesias es lo que entienden como debilidad programática, incluso el hecho de que para las europeas compareciera con una oferta electoral que meses después tuvo que suavizar para intentar ocupar la "centralidad del tablero". Y piensa explotar ese aspecto al máximo, combinándolo con el (ahora sí) cuerpo a cuerpo. Así arrancó el andaluz Antonio Pradas, secretario de Política Federal del PSOE, su andanada contra Podemos: el fin de semana se produjo, dijo, un "acontecimiento inédito", ya que Iglesias congregó a sus seguidores "no para hacer propuestas para una contienda que viene", sino para "insultar a los andaluces" y para decirles "que ya pueden celebrar su Semana Santa". "Esperamos que nos permita hacer los Carnavales, el Rocío y las fiestas locales", bromeó, refiriéndose a la polémica por las palabras de la secretaria general de Podemos Sevilla, Begoña Gutiérrez, que en una entrevista deslizó la idea de celebrar una consulta a los sevillanos sobre la continuidad de la Semana Santa

Pradas calificó de "absoluto despropósito" que Iglesias viajara a Andalucía para "tratar así" a los andaluces. Y equiparó su actitud a la del PP, al copiar lo que han hecho "otras fuerzas", "mirando por encima del hombro" a los andaluces. "Pertenece a esa casta de prepotentes", remachó en rueda de prensa en Ferraz. El dirigente socialista recordó además que los referentes de Podemos en Andalucía "empiezan a tener nombre y apellidos", como los de los líderes jornaleros Diego Cañamero y Juan Manuel Sánchez Gordillo, "que llevan 40 años" en la vida política. "Podían dedicar uno de los siete días de la semana a hacer propuestas a los ciudadanos a dar explicaciones –. Más dar explicaciones y propuestas y menos insultar a nuestros referentes", sentenció. Iglesias llamó a Susana Díaz la "jefa", y la acusó de haber vetado una entrevista prevista con Canal Sur (que la televisión autonómica desmintió con rotundidad) y la retó a un debate con él. 

Propuestas "realistas" frente a quienes ofertan "la Luna"

El PSOE, sin embargo, se topa de bruces con la realidad de las encuestas, que todavía son muy desfavorables. La del ABC publicada ayer domingo, por ejemplo, le situaba como tercera fuerza, por detrás de PP y Podemos. Por eso se le preguntó al dirigente. Pradas reconoció que los sondeos dan "buenos resultados" a la formación de Iglesias, pero los ciudadanos miran "los programas de gobierno y las propuestas". Remarcó que las de Podemos "no eran muy viables" y "las están corrigiendo prácticamente todas". Pradas volvió a apremiar al nuevo partido a "decir qué va a hacer". Mientras, el PSOE trabajará por "ir recuperándose", como cree que ha venido haciendo hasta ahora. 

Bescansa a los críticos: “Hay un Podemos para ganar y otro para protestar”

Bescansa a los críticos: “Hay un Podemos para ganar y otro para protestar”

Los socialistas sitúan en el frontispicio de su oferta, precisamente, el programa. Precisamente el objeto de la rueda de prensa en Ferraz de Pradas y de la secretaria de Programa, la catalana Meritxell Batet. El secretario de Política Federal presentó la Convención Autonómica que el partido celebrará el 31 de enero y 1 de febrero en Valencia, con todos los barones y candidatos que compiten el 24 de mayo. Frente a "otras opciones que proponen la Luna" –nuevo ataque a Podemos–, el PSOE plantea "soluciones reales y realistas, un cambio a mejor y no a peor", que se concrete en "Gobiernos serios y solventes". Una máxima del partido es machacar una y otra vez que representa el "cambio seguro". 

La convención se estructurará en tres grandes bloques que "intentan responder a tres grandes fracasos" del Ejecutivo de Mariano Rajoy. El primero, la gestión de la crisis y la recuperación económica, "que se orienta sólo para una minoría de la población española", puesto que el presidente se ha acercado "a los movimientos más conservadores y radicales". "Rajoy ha perdido la centralidad y se ha convertido en un partido de extrema derecha". El PSOE planteará, en consecuencia, una "política económica distinta y alternativa" y que llegue a las capas más desfavorecidas. 

Segundo bloque: política social. Si el Gobierno ha practicado "recorte tras recorte" y ha "deteriorado la educación, la sanidad y ha puesto en jaque el Estado del bienestar", los socialistas se compromenten a levantar "un muro contra los recortes" y a proteger a los sectores más vulnerables. Tercer gran apartado: la lucha contra la corrupción y la regeneración democrática, discurso en el que el PP está "inhabilitado por su comportamiento y deslegitimado para plantear una especie de ley de punto final para lavar su comportamiento electoral". 

Más sobre este tema
stats