Congreso de los Diputados

El PSOE teme que el veto de PP y Cs en el Congreso le impida impulsar medidas económicas contra el Gobierno

La portavoz Margarita Robles, junto a otros diputados del PSOE, la semana pasada en el Congreso.

Ibon Uría

El PSOE cree que tendrá muy difícil impulsar en el Congreso de los Diputados reformas que reviertan las leyes clave del Gobierno del PP en materia económica. El motivo, pronostican, es que el Ejecutivo seguirá haciendo uso de su capacidad de veto y que Ciudadanos le apoyará para mantener ese bloqueo en la Mesa de la Cámara baja.

Fuentes de la dirección del grupo parlamentario socialista aseguran a infoLibre que el partido de Albert Rivera les ha transmitido de forma directa que "seguirá apoyando al Gobierno" y que "no va a girar" para buscar el entendimiento con el resto de fuerzas de la oposición. Rivera ya descartó este miércoles sentarse en una mesa a tres junto a PSOE y Podemos.

Estas mismas fuentes socialistas definen la actitud del Gobierno como un "inaceptable boicot a la actividad parlamentaria" y al "normal funcionamiento" de la Cámara. "El Gobierno hace un mal uso de su facultad de veto", denuncia una de las personas que componen la dirección del grupo, que manifiesta su "total" incomprensión hacia la posición de Ciudadanos: "Es aún peor que la del Gobierno".

En el PSOE recuerdan que en esta legislatura el Gobierno está vetando "muchísimas iniciativas" de la oposición y admiten que existe un "riesgo muy evidente" de que cualquier proposición de ley con contenido económico e impulsada contra los planteamientos del PP quede en nada, incluso si logran los votos necesarios para que salga adelante, porque el Ejecutivo la frenará antes de que se tramite.

Pedro Sánchez, por ejemplo, acordó este martes con el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, avanzar en medidas concretas como un plan de rescate a los jóvenes, la subida del salario mínimo, la derogación de la reforma laboral y la de las pensiones. Pero los socialistas, en privado, creen que si no se desbloquean los vetos del Gobierno, la "agenda económica" tendrá que quedar "en último término".

El poder del Gobierno

La capacidad de veto del Ejecutivo está recogida en el artículo 134.6 de la Constitución, que establece que "toda proposición o enmienda que suponga aumento de los créditos [del gasto] o disminución de los ingresos presupuestarios requerirá la conformidad del Gobierno para su tramitación".

Cuando los partidos de la oposición presentan una proposición o enmienda, el Gobierno puede manifestar su disconformidad a que se tramite por este motivo y vetar su andadura. La Mesa llegó a solicitar un informe jurídico a los letrados del Congreso para saber si esa capacidad del Ejecutivo tenía límites o no, y es el órgano vota si mantiene o levanta el veto.

Ese órgano de gobierno de la Cámara baja tiene un total de nueve miembros: el PP tiene tres, el PSOE dos, Unidos Podemos otros dos y los dos restantes son de Ciudadanos. Los socialistas creen que pueden llegar a acuerdos con el grupo morado, pero el papel clave en la Mesa lo tendrían los diputados del partido de Rivera. Si ellos no se suman al resto de la oposición, el Gobierno podrá mantener su veto.

Este lunes, la Mesa aceptó cinco nuevos vetos del Gobierno a otras tantas iniciativas de la oposición o de parlamentos autonómicos. En lo que llevamos de legislatura el Ejecutivo ha bloqueado 36 proposiciones aduciendo motivos económicos, y la Mesa del Congreso sólo ha rechazado dos vetos: en los otros 34 casoso el PP se ha salido con la suya con la ayuda de Cs.

El de Mariano Rajoy es, de hecho, el Gobierno que más leyes de la oposición ha frenado con este argumento. Zapatero, en su última legislatura, por ejemplo, recurrió al veto en 23 ocasiones en el Congreso y cuatro más en el Senado. La UCD vetó 23 proposiciones entre 1979 y 1982, y Felipe González hizo lo propio con otras 22 entre 1982 y 1986. Después dejó de usar esa facultad, de la que tampoco hizo uso Aznar.

Margen para el optimismo

Otras fuentes del PSOE no son tan pesimistas con respecto a Ciudadanos. Un miembro de la Comisión Ejecutiva Federal espera que, en "temas concretos", se pueda llegar a acuerdos con el partido de Albert Rivera, también en materia económica y en contra del criterio del Gobierno.

Otro integrante de la dirección federal asegura que Sánchez sacó a relucir el tema de los vetos parlamentarios en la reunión que este miércoles mantuvo con Rivera. "Lo hemos incluido como tema importante en todos los contactos", asegura un colaborador de la máxima confianza del secretario general socialista, que asegura que "levantar los vetos del Gobierno" tendrá una "importancia" clave en esta etapa.

Desde Ciudadanos, mientras tanto, se asegura que no existe un "aviso general" al PSOE de que se vayan a seguir vetando todas las iniciativas de la oposición. Fuentes del partido naranja comentan, eso sí, que se oponen a planteamientos del PSOE de Sánchez como caminar hacia una renta universal, porque "supondría 15.000 millones de gasto público", según le dijo Rivera al líder socialista.

Estas voces de Ciudadanos agregan, como ejemplo de que no se oponen a toda medida que suponga incrementar el gasto o reducir los ingresos, que están negociando con el PP una rebaja de impuestos a la clase media a cambio de apoyar el techo de gasto. Eso sí: Rivera ya admitió tras reunirse con Sánchez que no hablaron de "temas económicos" porque no tiene "sentido" hablar de lo que "separa" a ambos.

Donde sí cabe el entendimiento es en cuestiones de regeneración. PSOE y Ciudadanos podrían entenderse en temas como la limitación de mandatos, la reforma de la ley electoral o los aforamientos. En la dirección del grupo socialista no creen que Rivera vaya a oponerse a esas reformas y, además, añaden que "no cabe el veto" por razones económicas.

El papel clave del Constitucional

Estas fuentes del PSOE, en todo caso, consideran que poco más pueden hacer para derribar las leyes clave del PP salvo convencer a Ciudadanos o esperar a que se pronuncie el Tribunal Constitucional sobre el fondo del asunto, que es si el Gobierno tiene una capacidad ilimitada para vetar iniciativas en las Cortes Generales o no.

Y es que el Ejecutivo recurrió ante el tribunal de garantías en enero los dos únicos vetos que la Mesa del Congreso levantó, que se referían a sendas proposiciones de ley de la oposición para paralizar el calendario de implantación de la LOMCE y para equiparar las condiciones de los trabajadores subcontratados a los directamente dependientes de una empresa.

El Gobierno trató de frenar ambas iniciativas argumentando en el Congreso que suponían un aumento de gasto, pero la Mesa decidió que no había justificado de "forma objetivo y suficiente" ese aumento del gasto, por lo que levantó el veto. El Consejo de Ministros requirió a la Mesa a que rectificase esa decisión en noviembre, pero esta, un mes más tarde, volvió a rechazar el veto del Gobierno.

Así las cosas, el Constitucional tendrá que pronunciarse sobre si existen límties o no a la capacidad de veto, pues el Gobierno planteó ante el tribunal de garantías un conflicto de competencias con el Congreso. Si el TC le da la razón, el PP podría frenar todas las iniciativas de contenido económico que quisiera. En caso contrario, se abriría una puerta para que la oposición, si Cs se une, modificase leyes clave aprobadas por Rajoy.

Salario mínimo, banca pública, renta básica... ¿cuánto ha girado a la izquierda el discurso económico del PSOE?

Salario mínimo, banca pública, renta básica... ¿cuánto ha girado a la izquierda el discurso económico del PSOE?

Más sobre este tema
stats