LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Las elecciones vascas se convierten en un esprint por los indecisos, Álava y por erosionar a EH Bildu

Europa

Así quiere plantar cara la UE a la desinformación en periodo electoral

Aplicaciones en un dispositivo móvil.

Europa está decidida a plantar cara a las noticias falsas. El primer paso lo dio este lunes con la puesta en marcha de un Sistema de Alerta Rápida para intercambiar información y estrategias entre instituciones, con la mirada puesta en los procesos electorales, concretamente los comicios europeos que se celebrarán el próximo 26 de mayo.

La idea se remonta a diciembre de 2018. Entonces la Comisión Europea impulsaba un Plan de Acción contra la Desinformación. "La libertad de expresión es un valor fundamental de la Unión Europea consagrado en la Declaración Universal de Derechos Humanos", subrayaba la institución en la antesala de su estrategia. No obstante –advertía–, el acceso a la información y los derechos fundamentales de la ciudadanía "se ven cada vez más desafiados por la deliberación, a gran escala, y la propagación sistemática de la desinformación". Este fenómeno lo define la Comisión Europea como toda "información falsa o engañosa verificable que es creada, presentada y difundida con fines de lucro o para engañar intencionadamente al público".

Sus consecuencias no son pocas: "El daño público incluye amenazas a los procesos democráticos, así como a bienes públicos como la salud, el medio ambiente o la seguridad de los ciudadanos". No se trata, matizan desde Bruselas, de "errores involuntarios, sátira o parodia", sino de una acción premeditada con intenciones claras. El plan confeccionado por la Comisión Europea prevé el desarrollo de instrumentos capaces de neutralizar las noticias falsas que los usuarios reciben a través de sus dispositivos, especialmente en los periodos electorales.

Y una de esas herramientas es el Sistema de Alerta Rápida. "Se creará un Sistema de Alerta Rápida para proporcionar alarmas sobre campañas de desinformación en tiempo real a través de una infraestructura tecnológica específica". Esto, promete la institución, "facilitará el intercambio de datos y la evaluación, a fin de permitir un conocimiento común de la situación, una atribución y una respuesta coordinadas y garantizar la eficiencia en cuanto al tiempo y los recursos". Para poner en marcha el sistema, cada país miembro designa un llamado "punto de contacto", que compartirá las alertas en la plataforma digital creada para tal fin y "garantizará la coordinación con todas las demás autoridades nacionales pertinentes, así como con la Comisión Europea y el Servicio Europeo de Acción Exterior".

Un portavoz autorizado de la UE explica, a preguntas de infoLibre, que este lunes se celebró en Bruselas la reunión inaugural del sistema, un encuentro organizado por el Servicio Europeo de Acción Exterior en colaboración con la Comisión Europea. En el evento participaron los puntos de contacto específicos de cada uno de los 28 Estados miembros y de otras instituciones de la UE, concretamente el Consejo y el Parlamento. Las mismas fuentes aseguran que el sistema es una "piedra angular del Plan de Acción de la UE contra la Desinformación, creado con el fin de reforzar las respuestas coordinadas y conjuntas para hacer frente a este reto". La reunión de este lunes, a la que también asistió el comisario de la Unión de Seguridad, "ofreció una formación inicial y sesiones de debate sobre el funcionamiento y el uso de la plataforma digital", que se encuentra por tanto en fase preliminar.

El Sistema de Alerta Rápida es para la UE uno de los "elementos más importantes de la estrategia". Se basa en información "de código abierto" pero también englobará "los conocimientos del mundo académico, de datos, plataformas online y socios internacionales". Entre los potenciales resultados que han previsto las instituciones, se encuentran actividades de información y sensibilización dirigidas a la ciudadanía con el objetivo de señalar ejemplos de desinformación en plataformas online. Además, tratará de empoderar a "investigadores encargados de verificar los hechos y a la sociedad civil", allanando el camino hacia una información clara, transparente y veraz.

El contexto en el que se produce esta respuesta coordinada tiene que ver con un "desafío en evolución", tal y como definen las propias autoridades europeas, el de la desinformación, "con un alto potencial para influir negativamente en los procesos democráticos y los debates sociales". Sus efectos, dicen, "cada vez más adversos en la sociedad", exigen un "enfoque coordinado, conjunto y sostenible para contrarrestarlos de forma global".

España se adhiere a la iniciativa

Y en esa estrategia global entra también España. Tal y como anunció el Gobierno el pasado viernes, el Ejecutivo ha creado un grupo de trabajo interministerial sobre desinformación, coordinado por la Secretaría de Estado de Comunicación, que trabajará bajo la denominación de Comisión Permanente contra la Desinformación. Precisamente la Secretaría de Estado de Comunicación será ese punto de contacto y coordinará las tareas de dicha comisión, de la que formarán parte Presidencia del Gobierno y los ministerios de Defensa, Interior, Asuntos Exteriores y Economía. Su objetivo será, afirma el equipo de Pedro Sánchez, prestar "especial énfasis en el elemento reputacional de España vinculado a la crisis territorial en Cataluña y a los procesos electorales, tanto internos como europeos, que se van a celebrar en los próximos meses".

En este último aspecto relativo a los comicios, el Sistema de Alerta Rápida prevé que, cuando la desinformación se refiera a elecciones o al funcionamiento de las instituciones en los países miembros, "los puntos de contacto nacionales deben cooperar estrechamente con las redes electorales nacionales". En este caso, el resultado del trabajo que emane de la puesta en práctica del Sistema de Alerta Rápida debe ser compartido, mediante informes periódicos, con el fin de "intercambiar información sobre amenazas relevantes para las elecciones y apoyar la posible aplicación de sanciones". La idea, según lo acordado, consiste en que la herramienta esté en marcha "las 24 horas del día, siete días a la semana".

"Amenaza para la democracia"

De acuerdo con el Eurobarómetro sobre fake news y desinformación online, el 83% de los europeos piensan que las noticias falsas son una amenaza para la democracia, pero además el 73% de los usuarios muestran algún tipo de preocupación relativa a la desinformación online en periodo electoral, esta vez según se desprende del Eurobarómetro sobre democracia y elecciones.

Más transparencia y menos censura: propuestas de la sociedad civil para combatir la desinformación

Más transparencia y menos censura: propuestas de la sociedad civil para combatir la desinformación

A partir de la implantación del Sistema de Alerta Rápida, la Comisión Europea y los Estados miembros, junto al Parlamento Europeo, trabajarán por intensificar "sus esfuerzos de comunicación sobre los valores de la UE y sus políticas". Los países, promete el Plan de Acción contra la Desinformación, "deberían reforzar de forma significativa sus propios esfuerzos de comunicación en materia de valores y políticas de la UE". Más tarde, la Comisión Europea y el Alto Representante, siempre en cooperación con los 28 países, "fortalecerán las comunicaciones estratégicas en los países vecinos".

A continuación, los esfuerzos se centrarán en un seguimiento continuo del Código de Buenas Prácticas, una serie de recomendaciones acordadas por las plataformas online y la industria de la publicidad en septiembre de 2018, que tiene como propósito "aumentar la transparencia" y mejorar la "protección de los ciudadanos". "En caso necesario, y en particular con vistas a las elecciones europeas, la Comisión presionará para que el cumplimiento sea rápido y efectivo", relata el plan. La Comisión además llevará a cabo una "evaluación exhaustiva al término del período inicial de 12 meses de aplicación del Código". En caso de que su aplicación e impacto resulten insatisfactorios, la institución "podrá proponer nuevas medidas, incluidas medidas de carácter reglamentario".

Con las elecciones europeas ya a la vuelta de la esquina, las instituciones que han suscrito el plan "organizarán campañas específicas para el público y cursos de formación para los medios" con el fin de "sensibilizar a la opinión pública sobre los efectos negativos de la desinformación". El objetivo, dicen, es implicar al sector privado y fomentar "periodismo de calidad". En este punto, los países miembros apoyarán "la creación de equipos de investigadores independientes y multidisciplinarios con experiencia" para detectar y exponer las campañas de desinformación en redes sociales y medios digitales. Entre el 18 y el 22 de marzo, la Comisión Europea "apoyará la cooperación transfronteriza entre los medios de comunicación, la alfabetización y la puesta en marcha de instrumentos prácticos" para su promoción.

Más sobre este tema
stats