moción de censura

Rajoy se va

Fotografía facilitada por el PP, de su líder Mariano Rajoy, que es aplaudido por sus compañeros.

Primer efecto de la derrota del Gobierno en la moción de censura. Rajoy se va. Dimite como líder de los conservadores. El presidente del PP anunció una Junta Directiva Nacional que prepare su relevo y no promoverá cambios ni en el partido ni en el grupo parlamentario hasta que lo haga su sucesor. Así lo señaló este martes en la sede nacional del PP. "Seguiré con vosotros. No me imagino mi vida fuera del Partido Popular", se despidió anunciando, además, "lealtad" a la persona que asuma las riendas del partido. A nadie se le escapó que era un dardo a José María Aznar, que esta misma tarde podrá romper su silencio porque actúa de maestro de ceremonias en la presentación de un libro.

"El PP debe seguir avanzando y construyendo su historia de servicio a los españoles bajo el liderazgo de otra persona", fue la frase que resume su gesto.

"Lo hago por dos razones. Es lo mejor para mí y para el Partido Popular. O dicho de otra forma, es lo mejor para el Partido Popular y para mí, y creo que también para España y lo demás no importa nada", sostuvo."Cumpliré mi mandato hasta el día que elijáis a la persona que me vaya a sustituir", informó. Su carrera en el partido ha sido, resumió, 37 años de servicio en "todo tipo de cargos". Sin "haberlos solicitado" y sin intentar "desplazar a nadie". Estaba visiblemente emocionado. Y los suyos se deshacían en aplausos.

En una situación inédita hasta la fecha, el discurso [Aquí, en PDF] del presidente del PP fue en abierto para los medios de comunicación. La costumbre marca que sólo lo sean sus intervenciones ante la Junta Directiva Nacional, máximo órgano de partido entre congresos. Pero la ocasión lo exigía. Se espera que este órgano se reúna en un plazo breve, el lunes que viene casi con total seguridad, para anunciar el calendario que culmine en un congreso extraordinario. Rajoy fue reelegido líder del PP el pasado febrero. Llevaba dirigiendo las riendas de la formación conservadora desde el año 2004.

Según los estatutos, "el plazo mínimo que habrá de mediar entre la fecha de la convocatoria y la de celebración será de mes y medio si se trata del Congreso Nacional". Pero puede hacerse de forma más ágil: "Podrá ser convocado, en casos de excepcional urgencia, con tan solo treinta días de antelación, haciendo constar en la convocatoria el motivo de convocar y las causas que fundamentan la urgencia"

El todavía líder del PP hasta el congreso extraordinario no se olvidó de quienes han estado a su lado estos años. "Quiero dar las gracias de manera muy especial, entenderlo, a todos mis ministros. Han sido magníficos, y a la única vicepresidenta que tuve, y a todo el Comité Ejecutivo Nacional encabezados por la secretaria general. Gracias por todos estos años. Os aseguro que pesa más la alegría de haberlos compartido, que el inevitable sinsabor de abandonar la tarea en mitad de la cosecha", subrayó.

Carga contra Sánchez y Rivera

También había arrancado su discurso con agradecimientos, dando las gracias por todas las muestras de cariño recibido desde que triunfó la moción de censura. "Antes que políticos, somos personas", dijo. Y pasó a relatar lo que ha ocurrido en la última semana cargando contra Pedro Sánchez por haberse echado en manos de los independentistas para quitar el poder al PP, partido al que habían elegido los españoles. Y contra Ciudadanos, formación a la que los conservadores culpan de haber "allanado" la llegada del PSOE a la Moncloa.

"Por no saber, no saben ni hacer oposición al independentismo", dijo Rajoy sobre el partido de Albert Rivera.

La corrupción también tuvo un hueco en su intervención. No en vano, el PSOE registró la moción de censura tras conocerse la sentencia de Gürtel

"Ni el PP fue condenado penalmente por Gürtel, ni el Gobierno del PP tenía ninguna relación con el caso, y por eso no solo no fue condenado sino que ni siquiera fue juzgado, ni se habían eludido las responsabilidades políticas, ni se puede decir que los españoles descubrieran súbitamente el escándalo. Eso no quiere decir que no hayamos tenido casos de corrupción, casos graves y que nos han hecho mucho daño", diría Rajoy.

Mariano Rajoy recibió este lunes en la sede nacional del PP a unos barones y dirigentes preocupados y desanimados por lo que se consumó la semana pasada y buscando respuestas sobre cuáles serán los próximos pasos en materia de oposición y de futuro.

Sobre el primero de los puntos el partido ya ha esbozado un ensayo: enmendará sus propios presupuestos para complicar la gestión al PSOE, que prometió al PNV respetarlos a cambio de su respaldo a la moción de censura, y a los nacionalistas vascos por lo que consideran una traición.

El "pegamento" del PP

Sobre el futuro, la demanda de un congreso extraordinario que culmine con el liderazgo del partido renovado había sido una de las principales demandas de los barones y cargos regionales del partido en los últimos días. Un clima que desde el entorno de Rajoy se había intentado enfriar con el argumento de que, por el bien del partido, no es bueno tomar decisiones de forma  precipitada. Génova cree que Rajoy es el "pegamento" del PP y lo que menos conviene ahora es desviar la atención de la labor de oposición a las luchas internas de poder.

El nuevo líder del PP tendrá que preparar las próximas elecciones autonómicas, municipales y europeas de mayo de 2019, designar candidatos. En este proceso se aclararán muchas de las dudas que asaltan ahora en cuadros del partido. Porque, ya sin Gobierno, al PP no le va a costar mucho tirar de exministros para los carteles electorales.

Las quinielas de futuro siguen siendo las mismas de siempre: Soraya Sáenz de Santamaría, María Dolores de Cospedal y Alberto Núñez Feijóo. Este último es el que más adhesiones concita. Pero no puede decirse, a menos a día de hoy, de que es un candidato de consenso. No se descarta que, una vez convocado el congreso, salte un nombre de un dirigente que, hasta la fecha, haya decidido exponerse menos.

El PP, entre el candidato "de consenso" y la competición en las urnas

El PP, entre el candidato "de consenso" y la competición en las urnas

Más sobre este tema
stats