Tensión en las filas conservadoras

Sectores del PP denuncian que Aznar utiliza FAES como laboratorio de ideas “contra” el partido

Mariano Rajoy y José María Aznar, en el Campus FAES 2015, este 5 de julio en Guadarrama, Madrid.

"Yo no voy a polemizar con el señor Aznar, porque a lo que tengo que dedicarme, fundamentalmente, es a intentar convencer a los españoles de que es bueno que el Partido Popular continúe en el Gobierno. Creo que es lo mejor para el Partido Popular y para España". Así se pronunciaba el presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy, el martes 6 de octubre en un almuerzo informativo organizado por el diario Abc. Se le había preguntado sobre si el electorado había dado "cinco avisos al Partido Popular y al Gobierno". Así, sin más. Sin citar a nadie. Pero el jefe del Ejecutivo conocía perfectamente la autoría intelectual de esa tesis. Le había supuesto una fría bofetada el 28 de septiembre, justo el día después de las elecciones catalanas, cuando José María Aznar, el hombre que le escogió para sucederle, el presidente de FAES, la fundación del partido, le dedicaba un durísimo comunicado. 

Los cinco avisos habían llegado en forma de cinco derrotas electorales. "El electorado del PP ha dado un aviso en las elecciones europeas, muy serio; otro en las municipales; otro en las autonómicas; otro en las andaluzas, y le acaba de dar otro aviso en las elecciones catalanas. Son cinco veces consecutivas en pocos meses en los que el electorado te está diciendo que no está contento con cómo están las cosas. Ya va el quinto aviso y no se puede desoír", había dejado Aznar por escrito.

A Rajoy le fue muy difícil disimular su malestar.

Lo cortante de sus respuestas no ofrecía ningún tipo de duda. Pero quiso dar por zanjada la polémica con el presidente de honor de su partido. El presidente del Gobierno está convencido de que los electores castigan tanto las divisiones internas de los partidos como la corrupción y, en plena recta final hacia las generales, quiere pocos "líos". Así se lo ha transmitido a su equipo. 

Ya se había desahogado, no obstante,días antes en una entrevista en televisión en la que había presumido de hablar siempre "a la cara" y no "mediante comunicados". "Aznar dice lo que estima conveniente y yo hago lo que creo que tengo que hacer como presidente del Gobierno", añadió. Era un punto de inflexión a la hora de manejar las reprimendas a las que el expresidente del Gobierno tiene acostumbrado al partido. Hasta la fecha, habían sido otros cargos del partido los que se encargaban de darle respuesta. Ahora, él se sumaba sin ocultar su enfado. Uno de los ejes de la campaña electoral del PP descansará sobre su "liderazgo", sobre su capacidad, por encima del resto de candidatos, de dotar a España de "estabilidad". Y que el expresidente del Gobierno aparezca de nuevo a leerle la cartilla no ayuda.

"Es que la cosa ha pasado últimamente de castaño a oscuro. ¿Dónde se ha visto que la fundación de un partido, su laboratorio de ideas, ataque al partido? Una cosa es advertir, hacer propuestas. Criticar, claro. Pero siempre con alternativas. Y otra cosa bien distinta es lo que estamos viendo últimamente", valora un destacado miembro de la formación conservadora. "Esto tiene que cambiar. Es una tarea que tenemos pendiente para el próximo curso político. Debe combinarse el ser útil para el partido con la lealtad a las siglas", sentencia. 

"Vinculada al Partido Popular..."

En su página web, FAES se define como "una fundación privada sin ánimo de lucro que trabaja en el ámbito de las ideas y las propuestas políticas". "Vinculada al Partido Popular desde su creación, en 1989, la Fundación FAES está presidida por José María Aznar. FAES es un gran laboratorio de ideas y programas cuya vocación es nutrir el pensamiento y la acción política del centro liberal y reformista" añade.

La misma fuente que se queja de la dureza de las últimas críticas de Aznar recuerda que éste no debió darse por enterado del enfado de Rajoy cuando, días después del comunicado, en un acto organizado por Vocento, volvió a invitar a su partido a reflexionar sobre por qué los electores no secesionistas de Cataluña se habían visto mejor representados por Ciudadanos que por el PP. Y se atrevió a proponer una tesis. La de que la formación de Albert Rivera ha empezado a ser vista como la formación que mejor defiende "el orden constitucional". "Y menos debió darse por enterado cuando esta misma semana, desde FAES se ha alertado de la "consolidación de una grieta" en el centro-derecha", añade.

En el nuevo número de la revista Cuadernos de Pensamiento Político, editada por FAES, se considera necesario "profundizar en las razones y en las intenciones del proyecto que mereció una amplísima mayoría hace apenas cuatro años". Es decir, en el PP de Mariano Rajoy.

"Dar una vuelta a FAES"

"Son demasiados golpes juntos y no llegan en el mejor momento", reflexiona un dirigente nacional que se muestra convencido de la necesidad de que, tras las elecciones, el partido se replantee las funciones de FAES. "Hay que valorarle a Aznar el haber ubicado el think tank como uno de los más influyentes a nivel internacional, sobre todo en Latinoamérica. Le debemos todo el respeto. Siempre le escuchamos. Pero FAES no deja de ser la fundación del partido. Y al partido se debe", subraya.

En un sentido similar, un veterano diputado nacional pone sobre la mesa la posibilidad de que FAES se haya convertido "en el vigilante ideológico en lugar del sustento ideológico". "Hay gente a la que le cuesta acercarse a los partidos políticos para aportar ideas, proyectos. Esto se suple con las fundaciones, que las hay de todo tinte. Se barajan ideas de todo tipo, se debate... pero no dejan de ser la fundación de un partido", valora.

La fundación mejor tratada

Otra de las cuestiones que se recuerda es la de la financiación. "Recibe fondos por ser la fundación del PP", recuerda una de las fuentes consultadas.

La puesta en marcha del Portal de la Transparencia de la Administración General del Estado, a punto de cumplir un año, puso de manifiesto que FAES, con 1,3 millones de euros, fue el think tank que más ayudas recibió en 2014.

A fecha de 10 de diciembre de 2014, FAES había recibido ayudas públicas por tres vías. Dos fueron otorgadas por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación. La primera, convocada por parte de la Secretaría de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica en una resolución del 20 de febrero, fue de 548.547 euros. La segunda tuvo origen en la Secretaría de Estado para la Unión Europea, conforme a una resolución del 12 de marzo: 14.000 euros. La tercera subvención, la más alta –758.081 euros–, provino de Educación. Es la que anualmente se convoca para cubrir los gastos de funcionamiento de las fundaciones y asociaciones vinculadas a los partidos representados en las Cortes.

En el mismo periodo, la Fundación Pablo Iglesias del PSOE había recibido 656.060 euros.

"Seguiremos desarrollando nuestra labor"

Este mismo viernes, con la polémica todavía en la cabeza de todos los dirigentes del PP, Aznar participó en la presentación del informe de FAES Los tres desafíos de la empresa española: productividad, dimensión e innovación

En su intervención, aprovechó para referirse a la fundación. "Seguiremos desarrollando nuestra labor de estudiar y proponer, de debatir y anticipar riesgos y oportunidades que siguen siendo necesarias en el momento tan especial de la historia de España que vivimos". Sonó a respuesta a todos los que, desde dentro y fuera del PP, le han criticado en las últimas semanas.

Aznar defendió que en estos últimos cuatro años, es decir, en esta legislatura, en FAES han estado "muy activos en la tarea de contribuir a una agenda de reforma para mejorar la calidad del crecimiento económico y del empleo en España y ganar la batalla de la globalización". También se mostró convencido de que habían jugado el papel que les correspondía en Cataluña, la chispa que encendió su último enfrentamiento con el PP de Rajoy, luchando "con las palabras y con los hechos contra la sinrazón nacionalista".

Pese a que Aznar, con estas palabras, dio claras muestras de que quiere seguir al frente de la fundación, sectores del PP consideran que el control de la misma debería corresponder al presidente del partido. "El presidente del partido, presidente de FAES. Así no hay problemas ni dobles discursos", señala uno de los dirigentes partidarios de este sistema.

El órgano de gobierno de FAES es su Patronato, en el que figuran destacados cargos del PP. La presidencia la ostenta Aznar, el secretario general es Javier Zarzalejos y la vicepresidencia corresponde a la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.

Programa y presencia en campaña

Fuentes del PP y de la fundación aseguran que está habiendo contactos de cara a la elaboración del programa electoral. Lo que no está cerrado todavía es la participación de Aznar en la campaña, aunque desde la dirección nacional del partido aseguran que harán todo lo posible para que así sea.

La idea inicial, comentan, es "diversificar" las fuerzas, por lo que, de participar, sería muy complicado que el presidente de honor del PP compartiera escenario con su sucesor en la formación conservadora

El PP busca una fundación que sustituya a FAES y reciba subvenciones públicas

El PP busca una fundación que sustituya a FAES y reciba subvenciones públicas

Más sobre este tema
stats