LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
Cómo hace negocios la élite: Peninsula emplea a los hijos de Sarkozy, del expresidente de Repsol y de Borja Prado

Pensiones

Sindicatos y colectivos exigirán pensiones dignas el sábado, pero marcharán divididos

Miles de jubilados protestan en Madrid para pedir pensiones dignas.

Los pensionistas volverán a sacar sus reivindicaciones a las calles el próximo sábado 17 de marzo, pero en muchas ciudades españolas lo harán divididos. En Madrid, por ejemplo, la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones –que, en las últimas concentraciones, ha sido la organización con mayor capacidad de movilización– ha convocado una marcha por la tarde, mientras que CCOO y UGT se manifestarán por la mañana. Y es que la plataforma tiene una agenda más ambiciosa que las centrales sindicales, a las que acusan de querer capitalizar la reivindicación, mientras que los sindicatos se defienden y afirman que la división del movimiento sólo beneficia al Gobierno.

Desde el pasado enero, los pensionistas han llevado a cabo varias manifestaciones, siendo las más multitudinarias las del pasado 22 de febrero, en las que los concentrados incluso lograron romper el cordón policial para protestar frente al Congreso de los Diputados. El pasado 1 de marzo, CCOO y UGT convocaron marchas en toda España, y los dos grandes sindicatos también llamaron a movilizarse este jueves 15 de marzo, aunque finalmente cambiaron la fecha de la movilización al próximo sábado 17 para coincidir con la Coordinadora, una plataforma que agrupa a más de una veintena de colectivos ciudadanos.

Las manifestaciones se extenderán por todo el territorio, pero, sin embargo, en algunas de las principales ciudades españolas CCOO y UGT se manifestarán por un lado y la Coordinadora, por otro. Es el caso de Madrid, donde se han producido las protestas más numerosas desde principios de año: en la capital, los dos sindicatos mayoritarios han convocado a las 11 de la mañana en la Puerta del Sol junto a colectivos minoritarios como la Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones (MERP), mientras que la concentración de la Coordinadora tendrá lugar en la misma plaza madrileña, pero a las 18:00. Y algo similar ocurrirá en las concentraciones de ciudades como Barcelona o Valencia.

Las diferencias entre la Coordinadora y los dos principales sindicatos son organizativas, pero también políticas. Las dos principales centrales reclaman que se vuelva a vincluar la subida de las pensiones al aumento anual del IPC y, asimismo, exigen la derogación de la reforma del sistema de pensiones aprobada en 2013 por la mayoría absoluta con la que contaba en el Congreso el PP. Este cambio, además de desvincular la subida de las pensiones del aumento de los precios, supuso la creación de un mecanismo de ajuste automático de las pensiones llamado factor de sostenibilidad, que recorta estas prestaciones según aumente la esperanza de vida, por un lado, y de acuerdo con la relación entre ingresos y gastos de la Seguridad Social, por otro.

La Coordinadora comparte estos objetivos. Pero, además de eso, pone en cuestión el propio Pacto de Toledo y también pide dar marcha atrás a la reforma que aprobó en 2011 el Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero, que contó con la aprobación tanto de las patronales CEOE y Cepyme como de CCOO y UGT. La norma de Zapatero fue la que retrasó la edad de jubilación hasta los 67 años –una medida que se está implantando de forma gradual hasta 2027–, y también la que impuso la ampliación del periodo de cómputo para calcular la pensión desde los últimos 15 años de la vida laboral hasta los últimos 25. Los principales sindicatos no mencionan la derogación de esta reforma entre sus objetivos, pero para la Coordinadora se trata de una reivindicación irrenunciable.

Las banderas de los sindicatos

Así lo asegura Victoria Porta, portavoz del colectivo a nivel estatal, que asegura que la Coordinadora está dispuesta a manifestarse con los sindicatos pero sólo si queda claro que no renunciarán a ninguno de sus objetivos. "Ellos firmaron la reforma de 2011, y nosotros no queremos hacer sangre, pero no vamos a dejar de pedir que se derogue", sostiene Porta, que asegura que "las únicas condiciones" que ha puesto la Coordinadora a CCOO y UGT para celebrar una manifestación unitaria es que la pancarta de la cabecera sea la que los colectivos decidan y que los sindicalistas presentes no lleven banderas de su central. "Pretendemos convertir esta movilización en un movimiento como el Nunca Máis o el No a la Guerra", afirma la portavoz, que cree que eso no será posible si los sindicatos quieren "capitalizar" el movimiento.

No obstante, las centrales niegan que esa sea su intención y reivindican su papel. "Nosotros llevamos movilizándonos por las pensiones desde hace años, en 2016 hicimos una cadena humana en el Paseo del Prado, en 2017 nos concentramos frente al Congreso, y hemos hecho más de 500 comunicados en un año: si hay un estado de opinión favorable a estas manifestaciones es gracias a nosotros", destaca Mari Carmen Barrera, secretaria de Políticas Sociales de UGT. Barrera asegura que la intención de su sindicato es que haya "unidad" en las protestas, y se muestra decepcionada por no haber alcanzado un acuerdo para marchar junto a la Coordinadora.

Barrera, de hecho, asegura que lleva semanas intentando hablar sin éxito con Porta, y sostiene que nadie le ha planteado la condición de no llevar las banderas a una eventual manifestación conjunta porque no ha podido comunicarse con la Coordinadora. No obstante, para la dirigente de UGT este tipo de condiciones son "de patio de colegio". "¿Cómo le pido yo a un delegado sindical que se esconda? ¿Y por qué tendría que esconderse? Que nos dividamos al único que beneficia es al Gobierno", lamenta Barrera, que sin embargo se muestra favorable a tratar de llegar a un pacto hasta el mismo sábado.

Bilbao, una de las excepciones más significativas

Pese a que en buena parte de España y en las dos principales capitales Coordinadora y sindicatos van a marchar por separado, también es cierto que hay excepciones a esta norma. Porta explica que en lugares como Asturias o Canarias sí se ha alcanzado un acuerdo para que las manifestaciones sean conjuntas. Y lo mismo ocurrirá en Bilbao, una de las ciudades en las que más fuerza están teniendo las movilizaciones que tienen lugar todos los lunes frente al ayuntamiento. Allí, CCOO y UGT se manifestarán junto a los colectivos ciudadanos y también junto a los sindicatos nacionalistas ELA y LAB.

¿Y los partidos? Tanto el PSOE como Podemos e IU han mostrado su apoyo a las movilizaciones, si bien la Coordinadora denuncia que los socialistas no se han reunido aún con ellos, a diferencia de Unidos Podemos. Fuentes del PSOE explican que, hoy por hoy, acudirán a las manifestaciones convocadas por la mañana por los sindicatos, si bien señalan que la decisión podría variar en los próximos días. Podemos e IU no respondieron a las preguntas de este medio al respecto.

Una marea de pensionistas toma Madrid: "Estamos más enfadados de lo que estábamos hace una semana"

Una marea de pensionistas toma Madrid: "Estamos más enfadados de lo que estábamos hace una semana"

Más sobre este tema
stats