La portada de mañana
Ver
El 9J se convierte en la última batalla del ciclo electoral con la UE en segundo plano

21A | Elecciones en el País Vasco

La sombra de ETA sacude la campaña al alza de EH Bildu

El candidato de EH Bildu a lehendakari, Pello Otxandiano, participa en un acto electoral en Vitoria.

–Aimar Bretos: ¿ETA fue un grupo terrorista?

–Pello Otxandiano: ETA fue un grupo armado. Bueno, las consideraciones o denominaciones pueden ser diversas. La violencia del Estado también puede tener diferentes títulos. Pero no creo que sea esa la cuestión. Evidentemente hay diferentes puntos de vista de lo que han supuesto los GAL, la tortura por parte las fuerzas y cuerpos policiales, ETA… Hay diferentes puntos de vista. Creo que hay un consenso fundamental hoy en la sociedad vasca después de quince años de la desaparición de ETA: que ese ciclo lo hemos dejado atrás, que afortunadamente ETA no existe y que a partir de aquí podemos construir el futuro de una forma mucho más compartida y también la memoria en torno de lo que ha sido el pasado de una forma plural y basándonos en el respeto de todas las víctimas.

–A. B.: No va a salir de considerarlo grupo armado, ¿no? No pasa nada por considerar grupo terrorista a la banda terrorista ETA.

–P. O.: No me parece que sea esa la cuestión fundamental.

–Aimar Bretos: Es una cuestión muy importante si ETA fue o no una banda terrorista.

–P. O.: ¿Pero qué es terrorismo hoy en día? ¿Lo que está haciendo Israel contra Palestina es terrorismo? Bueno, podemos discutir sobre las consideraciones en torno al terrorismo: qué es terrorismo y qué no es. Pero, mucho más allá, me parece que la cuestión principal es diagnosticar en términos políticos cómo se superan los conflictos políticos. Y creo que en este país hemos avanzado muchísimo. Quiero poner en valor la aportación que ha hecho la izquierda independentista para sacar de la ecuación política vasca la violencia de ETA. Hay personas en EH Bildu que han pasado más de seis años y medio en la cárcel por su empeño por desactivar la violencia de ETA. Esas personas, cuando fueron encarceladas. fueron catalogadas como terroristas. Y han pasado seis años y medio en la cárcel y luego han sido absueltos. Todavía hay gente en el Estado español que los considera terroristas. Ese debate lo tenemos que superar y creo que la sociedad vasca está muy por delante. Estamos en otro ciclo político, donde estos debates hay que superarlo.

Giro total de la campaña

Las reverberaciones de estas palabras en la noche del lunes durante una entrevista en la Cadena Ser han cambiado por completo la campaña vasca. EH Bildu caminaba sobre la ola de las encuestas, con el viento soplando a su favor y rozando ya con la punta de los dedos su primera histórica victoria en los comicios del próximo domingo. Pero el fantasma del pasado ha vuelto a primera línea en un momento en el que sus principales rivales tratan de frenar las fugas de votos hacia la izquierda abertzale, además de provocar el absoluto rechazo de las asociaciones de víctimas a escasas jornadas de que se decida el futuro electoral.

Apúntate para recibir tres veces a la semana el boletín especial de las elecciones vascas con la información, análisis y claves de la campaña por nuestro subdirector, Juan Carlos Ortiz.

Hasta el momento la campaña vasca había tenido como principales cuestiones de debate los temas sociales, especialmente asuntos como la vivienda, la precariedad laboral o la sanidad pública. Estas inquietudes conectan muy bien con EH Bildu y el electorado más joven, además de con los desencantados con los últimos años de gestión del PNV. El eje territorial y el terrorismo no aparecían en la agenda y estaban al final de las preocupaciones por parte de los electores. 

Pero EH Bildu se ha encontrado de nuevo con el pasado de ETA, un asunto sobre el que hace malabarismos y sobre el que no termina de dar todos los pasos de condena rotunda. Y el resto de partidos han salido en tromba a denunciar la tibieza de Pello Otxandiano, precisamente un candidato joven con el que EH Bildu apuesta por la regeneración de rostros para convertirse en una opción política más transversal y pensando en el caladero de los nuevos votantes, que ya han vivido buena parte de su vida en una Euskadi en paz. Esto le ha supuesto el mayor resbalón en una carrera por las urnas y le han abierto un flanco en un momento en el que los sondeos le dan como primera fuerza y ponen en riesgo la mayoría absoluta del PNV y del PSE-EE para conservar el Gobierno vasco.

La campaña vasca se adentra por otros derroteros que quieren aprovechar el respeto de formaciones frente a EH Bildu con la vista puesta en ese más de 20% del electorado que todavía no ha decidido qué papeleta cogerá el próximo domingo. Y las palabras de Otxandiano resonaron durante todo el martes y acapararán la recta final. Las reacciones más contundentes llegaron desde el propio Gobierno, el PSOE y el PSE-EE, que quieren dejar clara su postura “contundente” frente al aspirante de EH Bildu.

Moncloa y el PSOE se lanzan contra EH Bildu

El aspirante socialista al 21A, Eneko Andueza, lleva días incidiendo en esta cuestión y ya intentó poner contra las cuerdas a su rival en el debate organizado el lunes por El Diario Vasco, donde le lanzó: “La sociedad vasca merece de una vez por todas que la izquierda abertzale condene a ETA”. Y, sobre las palabras de su rival en la Cadena Ser, el líder del PSE dijo que reflejan “cobardía y bajeza moral”. “Euskadi sabe perfectamente lo que ha pasado en esta tierra, lo que hemos sufrido, y algunos, dicho sea de paso, bastante más que otros. ¡Que no nos vengan con cuentos ni que traten a la ciudadanía vasca como si fueran inocentes porque en Euskadi nos conocemos todos, y todos sabemos dónde estuvimos cada cual en cada momento!. Y yo sé perfectamente dónde estaba señor Otxandiano cuando yo iba escoltado", recalcó.

Pero no sólo desde el PSE-EE, en la propia Moncloa y en Ferraz han entrado de lleno contra EH Bildu. La portavoz del Gobierno, Pilar Alegría, tachó de “negacionismo” la postura de Otxandiano: “Desgraciadamente toda la sociedad española sabe que ETA fue una banda terrorista”. Para la dirigente socialista, no reconocer esa realidad es un acto de cobardía y un “desprecio” a todas las víctimas y a todos los españoles. De esa manera, el Gobierno sube el tono contra los de Arnaldo Otegi, a quienes tienen como socios para sacar leyes en el Congreso.

Fuentes del Gobierno defienden que no se ha dado un giro respecto a EH Bildu, pero consideran que hay que dejar de manera clara la postura del Ejecutivo y del PSOE, además de mandar el mensaje de apoyo a Andueza: no van a pactar con la izquierda aberzale el día después para hacer lehendakari a Otxandiano. Además, miembros del PSOE consideran que supone el gran error de EH Bildu en la campaña y que es un paso atrás respecto, por ejemplo, a las intervenciones de Mertxe Aizpurua en la Cámara Baja.

"Somos conscientes de los números"

¿Puede suponer este tono duro una ruptura con EH Bildu un alejamiento en la Carrera de San Jerónimo? ¿Se complica la gobernabilidad en Madrid? En el núcleo duro del Gobierno descartan un cambio en el Congreso: “Somos conscientes de los números”. Además, fuentes del Ejecutivo subrayan que es “otra cosa” llegar a acuerdos para “ciertas políticas” sociales en la Cámara Baja. Pero quieren, reiteran, posicionarse de manera “contundente”. Asimismo, tienen en mente principalmente erosionar a la pujante izquierda abertzale e intentar asegurar que se mantenga la mayoría absoluta junto al PNV en Vitoria (una fórmula en la que están cómodos y que se despliega actualmente en las diputaciones forales y en los principales ayuntamientos).

La otra cuestión es si esto puede cambiar el resultado del próximo domingo y hasta qué punto puede frenar a EH Bildu. Nadie se atreve a vaticinar si puede ser determinante, por ejemplo, en Álava, provincia clave y que siempre ha sido más reacia a los de Arnaldo Otegi. La candidatura de Pello Otxandiano está creciendo especialmente gracias al espacio de la izquierda de Sumar y de Podemos. Y precisamente los de Yolanda Díaz, en plena caída en los sondeos, salieron también a censurar a la izquierda abertzale y su candidata a lehendakari, Alba Gil, manifestó que de manera “evidente” ETA fue una organización terrorista, por lo que pidió a EH Bildu que esté “a la altura” de la sociedad vasca. "Hay que poner a las víctimas en el centro (...) lo que supuso para Euskadi el terrorismo de ETA fue muchísimo dolor y mucho sufrimiento y no podemos tomarlo a la ligera", recalcó. 

Las elecciones vascas se convierten en un esprint por los indecisos, Álava y por erosionar a EH Bildu

Las elecciones vascas se convierten en un esprint por los indecisos, Álava y por erosionar a EH Bildu

EH Bildu rechaza la violencia, algo clave para su legalización por parte del Tribunal Constitucional, pero nunca ha hecho una condena explícita de la banda terrorista ETA ni ha pedido perdón, además de contar con dirigentes ligados en el pasado con el grupo terrorista. El partido habla de manera genérica de víctimas y apela a un tiempo nuevo en el que supuestamente se ha superado esa situación. Lo que sí hizo Arnaldo Otegi en octubre de 2021 fue expresar el “pesar y el dolor por el sufrimiento padecido” por las víctimas: “Nunca debió haberse producido”. Y la portavoz en el Congreso, Mertxe Aizpurua, dijo en el Congreso en julio de 2022 a las víctimas de ETA: “Queremos decirles de corazón que sentimos enormemente el sufrimiento causado”.

El PNV también quiere marcar las diferencias con EH Bildu durante estos día y fue el propio candidato, Imanol Pradales, durante el debate en El Diario Vasco el lunes, el que también afeó su postura a Otxandiano respecto al pasado: "Euskadi merece un Gobierno y un lehendakari capaz de recordar, de condenar y de llamar por su nombre a todas las formas de violencia y de terrorismo que ha habido en este país". Los nacionalistas vascos tratan de movilizar a su electorado de aquí al domingo, ya que entienden que puede haber mucho voto oculto y trabajan con la idea de que muchos indecisos acaben apoyándoles para frenar a los de Otxandiano y evitar “experimentos”. Ponen el foco precisamente en las debilidades institucionales de EH Bildu y en la "mala gestión" a su juicio que han demostrado cada vez que pisan moqueta.

El crecimiento de EH Bildu es un arma arrojadiza estos días además en Madrid entre los dos grandes partidos. De hecho, en el PP hablan de que ese incremento se debe al “blanqueamiento” que ha hecho Pedro Sánchez, mientras que en Ferraz sostienen que se debe principalmente a declaraciones incendiarias de la derecha que provocan la reacción contraria. De esta manera, tratan de competir por el voto no independentista que está en juego.

Más sobre este tema
stats