LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
El 55% de los españoles rechaza las bajadas de impuestos si suponen menos gasto público o más deuda

GOBIERNO DE COALICIÓN

Sumar ondea sus nuevas banderas en el Gobierno: de la reducción de la jornada a la prestación por hijo

La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

Digerido el mal resultado del 9J y con un horizonte sin presupuestos generales para este año, el ala de Sumar en el Gobierno trata de recobrar el pulso político y se ha puesto por delante varias banderas para ondear con fuerza en el Ejecutivo. La convicción de los ministros del espacio de Yolanda Díaz es que es hora de dejar huella con medidas ambiciosas y de dar la batalla ante el lado socialista para sacar iniciativas progresistas.

Yolanda Díaz, Mónica García, Pablo Bustinduy, Ernest Urtasun y Sira Rego se han conjurado para materializar propuestas en los próximos meses y convencer también al PSOE. Es hora de desplegar una agenda social más potente y de izquierdas, sostienen en este ala una vez ha finalizado el hipervitaminado ciclo electoral que ha sacudido España durante más de un año.

Una de las conclusiones que han sacado es que los votantes progresistas quieren medidas más potentes. Y en eso se han puesto manos a la obra. La vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo y Economía Social espera dejar atrás los temas internos de Sumar y busca liberarse de esas tensiones con su marcha de los cargos orgánicos. Su pretensión es volcarse en su labor en el Ejecutivo y tiene un buque insignia: la reducción de la jornada laboral como pactaron el PSOE y Sumar en el programa de coalición.

La medida estrella de Díaz, antes de las vacaciones de agosto

Díaz celebra estos días los buenos datos de desempleo y el acuerdo sobre políticas LGTBI en el marco de las empresas, pero quiere hacer realidad más pronto que tarde su gran promesa de la reducción de la jornada laboral (38,5 horas este año y 37,5 en 2025). La idea que tienen en la Vicepresidencia Segunda es que se cierre la negociación antes de que empiecen las vacaciones en agosto. Las conversaciones llevan en marcha desde el pasado mes de enero pero las organizaciones empresariales siguen rechazando la propuesta sin poner ellos, según el Ejecutivo, otra encima de la mesa (su pretensión es sólo compensar vía horas extra). No obstante, el líder de la CEOE, Antonio Garamendi, insiste en que ellos han propuesto de “todo” y que el Ministerio no les escucha “en nada”.

En Sumar ven imprescindible poner en marcha esta medida y están dispuestos a hacerlo sin el concurso de los empresarios, aunque se va a intentar llegar a un acuerdo todavía. El plan de trabajo incluye otra reunión el próximo lunes, en la que Díaz espera que la CEOE y Cepyme pacten sobre la oferta que llevará Trabajo. Lo que avisan desde el Ministerio es que no van a acceder a una reducción fake. Fuentes del departamento de Díaz también marcan otros “hitos” que quieren desplegar como la mesa de prevención de riesgos laborales, donde se va a poner mucho acento en medidas para las empleadas del hogar y de ayuda a domicilio. Con otros dos asuntos también en primera línea: el estatuto del becario y el estatuto de trabajo del siglo XXI. 

La reducción de la jornada puede ser uno de los grandes golpes sobre la mesa que pueda dar Sumar antes de que lleguen las vacaciones de verano. De manera paralela, este espacio está negociando intensamente y de manera discreta con los socialistas de cara a la presentación del plan de regeneración democrática que presentará ante el Congreso el presidente del Gobierno el próximo día 17. La intención de las dos partes es que ese conjunto de medidas vaya consensuado por los dos miembros de la coalición.

La parte de Sumar está presionando al PSOE para que ese paquete sea ambicioso. No se contentan solamente con las ideas expresadas por el momento por Sánchez: cambios en el derecho de rectificación y limitación de la financiación pública de los medios de comunicación a través de la publicidad institucional. De cara a esa importante cita en las Cortes Generales, los negociadores del espacio de Díaz están tratando de que los socialistas accedan principalmente a la derogación de la ley mordaza (que estuvo a punto de materializarse la pasada legislatura pero cayó por falta de acuerdo entre los propios socios de investidura).

El debate que abre Bustinduy y la agenda frenética de García

El espacio de Sumar buscar convertir también en una de sus grandes banderas la prestación de 200 euros al mes por hijo hasta los 18 años con carácter universal. Ahora mismo están en la fase de que la idea cale en el debate público y que el PSOE empiece también a verla con buenos ojos. El encargado de pilotar este proceso es el ministro de Derechos Sociales, Consumo y Agenda 2030, Pablo Bustinduy. Según explicó en una reciente entrevista con infoLibre, esta iniciativa supondría movilizar un uno por ciento del PIB y serviría para sacar de manera inmediata de la pobreza al 50% de menores afectados por esta situación. La vía de articulación sería mediante su inclusión en los próximos presupuestos generales del Estado, que la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, pretende aprobar después del verano para que sean tramitados en el Parlamento desde ese momento hasta final de año.

El Gobierno acusa a la CEOE de "burla democrática" por frenar la reducción de jornada para 12 millones de empleados

El Gobierno acusa a la CEOE de "burla democrática" por frenar la reducción de jornada para 12 millones de empleados

El Ministerio de Sanidad está en plena ebullición y quiere también marcar su propio sello durante estos meses en la coalición. A nivel legislativo, en el departamento que dirige Mónica García se fijan en la tramitación de la Agencia de Salud Pública y de los tres anteproyectos que han pasado ya por el Consejo de Ministros de universalidad, equidad y cohesión y de gestión pública e integridad.

García se ha marcado también como gran objetivo la implementación del recién aprobado plan antitabaco, cuyas modificaciones legislativas se deben ir acordando próximamente. Además, tiene como otra meta dotar de contenido al recién creado Observatorio de Salud y Cambio Climático, que en su seno acogió ya la primera reunión a finales de junio del grupo sobre salud laboral. Una de sus primeras líneas de acción será el impulso de medidas para trabajadores frente a las temperaturas y fenómenos meteorológicos extremos. Asimismo, la ministra va a potenciar su agenda internacional, ya que va a entrar a formar parte del Consejo Ejecutivo de la OMS.

También busca un papel más relevante en el Ejecutivo la actual ministra de Infancia y Juventud, Sira Rego, que se ha implicado de lleno en los temas de entornos digitales seguros para menores. También va a trabajar mano a mano con Bustinduy en el desarrollo de medidas para luchar contra la pobreza infantil. Y asimismo quiere ser el rostro de una antigua reivindicación: que puedan votar los jóvenes a partir de los 16 años. La dirigente de IU pretende liderar este debate público que ya es es un hecho en países como Bélgica, Austria y Malta. Ernest Urtasun, ministro de Cultura, tiene asimismo varios retos pendientes en rojo en su agenda. La ley del cine acaba de llegar al Congreso de los Diputados, una medida muy ansiada en el sector, que se quedó anclada en la pasada legislatura y que ahora debe encontrar su armadura parlamentaria para salir adelante. Además, su departamento se lanza a medidas con un alto carácter simbólico para la izquierda como el proceso iniciado para la extinción de la Fundación Francisco Franco.

Más sobre este tema
stats