La UE saca los colores a España por financiar un centro ferroviario sin interés, inviable, costoso e innecesario

El presidente de Adif, Gonzalo Ferre, posa con la presidenta del Congreso, Ana Pastor, cuando todavía era ministra de Fomento.

infoLibre

La Comisión Europea ha reclamado este lunes a España que recupere 140,7 millones de euros en ayudas públicas concedidas al Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) para la construcción de un centro de ensayos con trenes de alta velocidad y equipos (CEATF) cerca de Málaga, en Andalucía, tras concluir a raíz de una investigación pormenorizada que no se ajustan a las normas europeas sobre ayudas de Estado, el proyecto no contribuye al desarrollo sostenible de la región ni tiene un objetivo de interés auténtico.

"El proyecto no se ajusta a las normas de la UE sobre ayudas estatales, ya que no responde a un auténtico objetivo de interés común", ha concluido el Ejecutivo comunitario tras la investigación.

El Ejecutivo comunitario ha considerado que el proyecto no era viable porque se esperaba que el centro generase pérdidas durante todo su periodo de funcionamiento y ha recordado que "ningún inversor privado" manifestó interés por financiarlo, a pesar de las ayudas públicas.

En este contexto, Bruselas ha concluido que el proyecto sólo tendría efectos "escasos" a corto plazo creando empleos temporales en el sector de la construcción el tiempo que duraran las obras de la infraestructura y, además, el coste público era desproporcionadamente alto, sin que se hubieran demostrado sus ventajas para compensar su coste y pérdidas de explotación, falseando la competencia.

Además, Bruselas sostiene que "no parece existir ningún interés en el mercado por desarrollar productos que funcionen a esas altas velocidades" de hasta 520 kilómetros por hora, "ya que no serían comercialmente viables" y por tanto "a falta de demanda de tales servicios específicos, el uso de las instalaciones del CEATF se limitaría, en la práctica, al ensayo de trenes y equipos hasta las velocidades comercialmente viables de 320 a 350 km/h, para las que ya existen centros de ensayo en la UE", luego "el CEAFT no haría sino duplicar esas infraestructuras existentes".

Por todo ello, ha concluido que la ayuda pública es "incompatible" con la norma europea y ha reclamado a España recuperar los fondos ya abonados a Adif, unos 140,7 millones a partir de 2011 del total de 358,6 millones previstos para su construcción.

El Ejecutivo comunitario evaluó inicialmente el proyecto, que España solo le notificó en septiembre de 2013, a la luz de las normas sobre ayudas públicas de investigación e innovación, aunque tras constatar que se desembolsaron ayudas desde 2011 lo analizó a la luz de las normas que autorizan a dar ayudas para facilitar el desarrollo de determinadas actividades económicas cuando no afectan a la competencia.

Adif anunció a media tarte del lunes que devolverá en las próximas semanas al Ministerio de Hacienda el importe adelantado por el Gobierno español a través del Ministerio de Economía en el año 2011 para el desarrollo de lo que denomina el anillo ferroviario de Antequera (Málaga) y asegua que dicha devolución fue acordada en enero de este año.

Así lo han señalado Adif a través de un comunicado, en el que la agencia pública explica que el Ministerio de Economía le anticipó alrededor de 130 millones de euros "como mecanismo para adelantar los fondos europeos para la construcción de un anillo de ensayo y experimentación de tecnología ferroviaria consistente en un circuito ferroviario de pruebas de 58 kilómetros". El importe del proyecto en su conjunto se situaba en el torno de los 400 millones de euros.

En julio de 2013, afitrma la agencia, y al objeto de testar la viabilidad real del proyecto Adif solicitó un concurso para la construcción y explotación del proyecto vinculado a la cofinanciación público-privada.

El contrato contaba con un presupuesto de ejecución de las obras de 386.244.057 euros (IVA incluido) que sería certificado mensualmente a la Sociedad de Propósito Específico (SPE) encargada de la construcción, de acuerdo con el desarrollo de las obras. Pero, han recordado, "dicho concurso quedó desierto, lo que puso de manifiesto su falta de viabilidad".

Esta circunstancia llevó a Adif a replantearlo porque, "además de no tener garantizados los fondos comunitarios, carecía de interés para las empresas que se iban a beneficiar de su actividad y suponía un importante desembolso hasta alcanzar los cerca de 400 millones de euros mencionados", han precisado.

"Por ello, se decidió no abordar este proyecto para no hacerlo más gravoso para las arcas públicas y para el contribuyente", han señalado, apuntando que Adif ya ha contactado con el Ministerio de Hacienda para proceder a reintegrar a la Hacienda Pública el importe de la financiación adelantada en su momento".

El proyecto del anillo ferroviario, cuyo inicio se produjo en el año 2010, comenzando a realizarse las primeras inversiones al año siguiente, se paralizó en una fase muy incipiente del mismo.

Han recordado que "ya en 2012 los nuevos rectores de Adif realizan una serie de estudios para comprobar su viabilidad, llegando a la conclusión de que no era viable y, además, no reunía los requisitos para ser financiado por los fondos comunitarios, como al final han resuelto las autoridades de Bruselas".

La nota de Adif no explica porqué cuatro años después de decidir en 2012 que el proyecto no era viable aúmn no han devuelto el dinero al Ministerio de Hacienda.

El sueño del AVE se convierte en pesadilla en Andalucía oriental

El sueño del AVE se convierte en pesadilla en Andalucía oriental

Más sobre este tema
stats