La Constitución cumple 44 años

Vox declara su amor a una Constitución que quiere dinamitar con la ayuda del PP

El líder de Vox, Santiago Abascal, en su escaño del Congreso.

Santiago Abascal se ausentará un año más —y ya van cuatro— del acto central de celebración del aniversario de la aprobación en referéndum de la Constitución Española, hace ahora 44 años, que tendrá lugar este martes en el Congreso. El propio líder de los ultras explicó su decisión en una anotación en Twitter en la que al mismo tiempo que proclamaba respetar las instituciones y no boicotearlas, afirmaba que acudir a “fiestas con quienes la violan y buscan destruirla” es “manchar” la Carta Magna.

Lo que Abascal no dice en su tuit es que su partido tiene el grupo parlamentario más numerosos de cuantos quieren acabar con el modelo constitucional aprobado en referéndum hace casi medio siglo. El “respeto” a la norma nuclear de la democracia española que Vox afirma tener es apenas formal: su objetivo declarado es acabar con muchos de sus artículos y hasta con dos títulos enteros que son clave para entender el pacto de la Transición: el que da soporte el Estado de las Autonomías y el que regula el Tribunal Constitucional. “La hemos defendido en los tribunales y hemos jurado cumplirla en el Congreso“, se jactó este lunes Abascal. No es verdad. Cuando él y sus diputados tomaron posesión de sus escaños, hace ahora casi tres años, lo hicieron jurando lealtad “a España”, no a la Constitución.

“La Constitución se defiende escuchando a los españoles, no dándoles la espalda. Respetando sus instituciones, no saboteándolas. Preservando su libertad, no secuestrándola. Protegiendo su unidad, no vendiéndola a golpistas y terroristas. Que no cuenten con nosotros para esa burla”, anunció el líder de Vox.

No es un discurso nuevo. El año pasado Abascal tampoco fue al Congreso el Día de la Constitución —nunca lo hace— y fue su portavoz en la Cámara, Iván Espinosa de los Monteros, quien asumió allí la voz de la extrema derecha. “Celebramos el aniversario de la Carta Magna en el año en el que más en peligro la están poniendo aquellos que la deberían estar defendiendo”, denunciaba entonces el representante de los ultras. La razón es la misma que ahora: “Los enemigos de la Constitución” están en el Gobierno. “Todos aquellos que quieren acabar con la Constitución, la libertad, la unidad de España, el pluralismo político, la justicia y la libertad son los que conforman la dirección del Estado", ha denunciado.

Nada muy distinto de lo que, el mismo día y en el mismo escenario, también en ausencia de su líder, decía el mismo portavoz un año antes, en 2019: España está siendo “atacada” por “todos los enemigos de España”. Entonces se estaba gestando el Gobierno de coalición PSOE-Unidas Podemos y Espinosa de los Monteros decía: “Vox, como tercera fuerza parlamentaria, doblará sus esfuerzos en defensa de la Constitución que estos días está siendo atacada por todos los enemigos de España”, que “están dentro del Parlamento”. 

La defensa de la Carta Magna que hace Vox, sin embargo, sólo es parcial. Su portavoz nacional, Jorge Buxadé, lo dejó claro este lunes enumerando los artículos que, desde su punto de vista, el Gobierno está incumpliendo. Desde la unidad de la nación española a la defensa del castellano en las comunidades bilingües. Desde el derecho a la igualdad —que la extrema derecha considera socavado por la legislación contra la violencia de género o en defensa de los trans— al derecho a la vida —Vox denuncia la legislación sobre el aborto o la eutanasia—. Del derecho a la libertad —afirman que el confinamiento lo violentó— a la independencia del Poder Judicial.

A las puertas del Congreso

Este año, aunque Abascal no vaya a estar en el Congreso, Vox sí acudirá “a las puertas del Congreso para celebrar como debe ser el día de la Constitución, pero no a participar en esa farsa”, anunció Buxadé sin dar más detalles. En ocasiones anteriores los ultras enviaron a un portavoz a hacer declaraciones; la última vez fue Macarena Olona, hoy exdiputada del partido.

Lo cierto es que, pese a onderar la bandera de la defensa de la Constitución en casi todos sus discursos, el programa de Vox busca el modo de dinamitarla. Un objetivo que esperan conseguir con la ayuda del PP, el socio con el que quieren gobernar España a partir de 2023. 

El núcleo de la Carta Magna que Vox quiere enterrar es el el título VIII y todo lo que tienen que ver con el Estado Autonómico. Los ultras desean poner fin a la descentralización consagrada por la Carta Magna y anhelan que las competencias de las comunidades regresen al Gobierno de España, donde estuvieron hasta el final del franquismo. 

En esa misma línea, un objetivo central de Vox es acabar con la igualdad que la Constitución otorga a las lenguas cooficiales allí donde se hablan, así como hacer de la religión católica la única confesión con espacio asegurado n la enseñanza pública. 

Su reforma constitucional incluye la supresión de Tribunal Constitucional —regulado por un título completo de la Carta Magna— y la transformación del Consejo General del Poder Judicial en un órgano exclusivamente dependiente de los jueces y magistrados.

Para ilustrar mejor la España constitucional de Vox y la verdadera naturaleza de su compromiso con el pluralismo político, Buxadé recordó este lunes una de sus principales propuestas: plantear en referéndum la prohibición de los partidos que defiendan la independencia de una parte de España.

Vox gobierna en la actualidad con el PP la comunidad de Castilla y León y es clave para que el partido de Alberto Núñez Feijóo conserve el control del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid.

El PP y Vox se manifiestan a las puertas del Congreso para pedir la dimisión de Irene Montero

El PP y Vox se manifiestan a las puertas del Congreso para pedir la dimisión de Irene Montero

Más sobre este tema
stats