'Hamnet' o la vida privada de Shakespeare

Hamnet

Maggie O’Farrell

Libros del Asteroide (2021)

Durante la Feria del Libro hice acopio de lo que tenía pendiente por comprar, distinto de lo pendiente por leer. Me aprovisioné de esos libros de editoriales independientes que son más difíciles de encontrar en las librerías porque duran en ellas poco tiempo, y también, claro, por aquello del 10% de descuento. Siempre pienso que compro porque llega el verano, aunque es una excusa superflua, pues con lo que tengo pendiente tendría de sobra. Es más bien una manía personal, el miedo a que desaparezcan los libros que busco y luego me arrepienta de no haberlos comprado, aunque algunos no los lea en años. El resultado es que la pila pendiente de leer ha aumentado exponencialmente. Antes era una colina, ahora es una montaña. No soy nada original, sé que a muchos amigos y amigas les pasa lo mismo y que de vez en cuando revisamos esa torre y cambiamos el orden de prioridad. Entre ese ir y venir, ese devaneo y las lecturas atrasadas, le tocó el turno, por fin, a esta gran novela de la escritora irlandesa Maggie O’Farrell (1972).

Como ella misma dice en una nota al final del libro, es una obra de ficción inspirada en Hamnet, el hijo de Shakespeare que murió a temprana edad y al que luego robaría el nombre para adaptarlo como Hamlet a una de sus obras teatrales. Sobre ello realiza una documentación muy sólida (también se puede encontrar al final todos los libros leídos para ambientarla) y, basándose en hechos y nombres reales, algunos de los cuales se mantienen y otros han sido cambiados, desarrolla una historia situada en la Inglaterra de finales del siglo XVI y principios del XVII, ya que Hamnet murió en 1596.

El libro abarca la juventud de un Shakespeare al que nunca se le nombra como tal, que aparece como el hijo de un fabricante de guantes endeudado, que se enamora de una mujer muy singular con la que se casa, que decide irse a Londres a vender el producto familiar, consigue hacerlo a compañías teatrales que necesitaban guantes de todos los tamaños y ahí inicia su vinculación. Finaliza con el estreno de Hamlet.

La novela está escrita en tercera persona y en presente, con un narrador omnisciente muy pegado a los personajes a los que va dando voz, aunque sobresale, por encima de todos, la esposa del escritor, Agnes, en torno a la cual se despliega todo el universo familiar y social. Va jugando así la autora entre realidad y ficción, dejando volar la historia ante la falta de datos, pero manteniendo un rigor impresionante a los ambientes de la época, las descripciones de un Londres bullicioso, sucio y desordenado frente a la tranquilidad de Stratford, donde ocurre la mayor parte de la acción y donde vivirá siempre la familia de Shakespeare pese a los intentos de acompañarle a la gran ciudad.

Maggie O’Farrell tiene el acierto de construir un personaje femenino intenso y polifacético, rebelde, vinculado en cierto modo a las tradiciones rurales de las antiguas médicas o curanderas, con gran conocimiento de hierbas y productos medicinales extraídos del bosque y aprendidos de su madre. Una mujer llamada Agnes, esposa de Shakespeare, llena de matices, que a su modo se enfrenta a las convenciones y le da igual lo que el pueblo opine de ella, que hace la competencia al médico oficial, que atiende partos de animales y personas, heridas y dolencias de la población, pero que es vista con recelo. Una mujer vinculada a la naturaleza, que pare en el bosque su primera vez, una mujer terrenal que se salta las convenciones y está dispuesta a defender a los suyos contra viento y marea. Todo un gran acierto. Sobre ella giran el resto de personajes, hermanos, padres, hijos y demás parientes o vecinos del pueblo a los que de vez en cuando la autora les da voz, pero solo para reforzar a este personaje.

Agnes tiene una cernícala amaestrada que le regaló un sacerdote, y se la lleva al bosque a volar de vez en cuando. Ella es el ave, amaestrada y salvaje a la vez, tal y como la describe el propio enamorado cuando habla de ella:

"— No se puede comparar con nadie a quien conozcas. Le da igual lo que piensen de ella. Siempre hace lo que quiere… cuando mira a alguien le ve hasta el fondo del alma. No hay ni una gota de hostilidad en ella. Se toma a las personas por lo que son, no por lo que deberían ser".

El momento culmen de la novela tiene que ver con la entrada de la peste en Inglaterra, a la que culpa de la muerte del niño, aunque en los documentos inspeccionados por la autora viene la fecha del fallecimiento, pero no la causa. Se recrea en cómo, a través de un mono, de unas pulgas, algo mínimo, un barco, unos marineros, una llegada a Inglaterra de un barco con productos comerciales, estalla la epidemia, lo mismo que se recrea en todos los pensamientos de Agnes ante la muerte del hijo, algo tan terrible. Las frases con las que lo describe mantienen la tensión narrativa en lo alto y posibilita que nos identifiquemos, como lectores, tanto con Agnes como con la propuesta de la escritora.

"En la cabeza de Agnes los pensamientos crecen y se encogen, crecen y se encogen una y otra vez. Piensa, esto no puede ser, no puede ser, cómo vamos a vivir, qué vamos a hacer, cómo lo va a soportar Judith, qué voy a decirle a la gente, cómo vamos a seguir adelante, qué tenía que haber hecho, dónde está mi marido, qué va a decir, cómo podía haberlo salvado, por qué no lo he salvado, por qué no me di cuenta de que era él el que estaba en peligro. Y a continuación todo se encoge y piensa: Ha muerto, ha muerto, ha muerto.

No encuentra sentido a esas dos palabras. La cabeza se niega a entenderlas, es imposible que su hijo, su niño, su pequeño, el más sano y robusto de sus hijos, haya enfermado y haya muerto en cuestión de días".

Este libro ha ganado el Premio de la Crítica a la mejor novela extranjera publicada en nuestro país en el año 2021, la primera vez que se otorga este galardón en la historia de los Premios promovidos por la Asociación Estatal de Críticos Literarios. También ha recibido el Women’s Prize for Fiction y ha sido considerado uno de los diez mejores libros según The New York Times y The Washington Post. Una lectura muy recomendada para este tiempo estival. Todo un disfrute.

_________________

Carmen Peire es escritora. Su último libro es 'Cuestión de Tiempo' (Menoscuarto).

Los diarios de un escritor apacible

Más sobre este tema
stats