Música

La Raíz: “La ‘ley mordaza’ trata de enjaular el arte y la libertad de expresión”

Los valencianos La Raíz.

Entre poetas y presos. Así dice estar La Raíz con el título de su nuevo disco, aunque viendo la trayectoria de los valencianos en los últimos años, lo cierto es que cada vez están más alto. Desde que publicaran el anterior album, Así en el cielo como en la selva (2013), el grupo ha ido sumando seguidores, llenando salas de toda España y encabezando algunos de los festivales más importantes (o siendo los que más gente arrastraban a su concierto, que viene a ser lo mismo), del Viña Rock al Arenal Sound.

La tendencia no parece menguar: meses antes de que saliera a la venta Entre poetas y presos, la banda ya había vendido todas las entradas para los conciertos de Madrid y Barcelona, donde actuarán tres y dos noches consecutivas, respectivamente. Además, también han colgado el cartel de sold out en Valencia, un concierto al que asistirán 10.000 personas. De cualquier modo, seguirán tocando en otras salas de todo el territorio, así como en una larga lista de festivales, incluyendo fechas en otros países, como Reino Unido y Alemania.

"Hemos trabajado muchísimo. Aunque podamos parecer un grupo nuevo, llevamos diez años desde que empezamos a tocar", explica Pablo Sánchez, uno de los vocalistas de La Raíz en conversación con infoLibre: "No ha sido sacar un disco y empezar a subir: la progresión ha sido muy lenta y difícil, pero ahora estamos viviendo una época muy dulce".

Sobre los inicios del grupo, el cantante apunta: "Muchos éramos autodidactas, sin tener ni idea de música, ni formación musical. Pero o bien a uno se le daba bien tocar o había escuchado mucha música y podía aplicar parte de su conocimiento". Así, admite que "es una cosa rara, se ha dado una casualidad, pero siendo amigos ha funcionado todo muy bien". Pese al éxito de La Raíz, sus integrantes compaginan las tareas de la banda con otras actividades: "Hay que trabajar aparte, somos un grupo muy numeroso [once componentes y cuatro técnicos]. Es difícil vivir de esto, pero algo podemos sacar para que no nos cueste y nos ayude a complementar el trabajo".

"Maduramos, como todo, y es preciso sentirse cómodo ante este precipicio", cantan en De piedra tu cuerpo, canción del nuevo disco. Una frase que, subrayan, "refleja el momento" en el que se encuentra el grupo, añadiendo que se trata de su "disco más personal". Es cierto que se trata de un disco tranquilo, con más fusión de géneros musicales —algunos muy dispares—, alejándose de su anterior trabajo, con un carácter más rockero, especialemente en las guitarras. Es más, recuerda a El lado de los rebeldes, su segundo album.

Sánchez admite esa tendencia: "Hemos ahondado mucho, hemos repensado, hemos leído mucho, hemos parado a hacer pie, a hacer una pausa. Cuando decimos que es algo más personal, es porque hemos buscado el sentimiento de algo más pausado que refleje lo que nosotros vivimos". La racha del grupo, claro está, les ha influido. "Girar tanto tiempo es algo que agota: necesitas parar, no solo la marcha de los conciertos, también la manera de sentir. Quizá por eso no tiene ese desenfreno que tenían otros discos. También somos más mayores, la edad hace que te apetezca otra cosa, escuchas otro tipo de música".

Aun así, el cantante asegura que siguen siendo los mismos: "Tiene la esencia de La Raíz, mezclando estilos, es muy profundo, muy metafórico. Y seguimos fusionando. Hay un poco de todo: una cumbia, también murga argentina, bases electrónicas… Si todo lo que hiciéramos tuviera un motivo, sería una máscara. Somos así y ahora lo hemos sentido así". Por ello, explica que, antes, "quizá nos sentíamos con más rabia, y ahora nos apetecía investigar un poco dentro de nosotros".

En cuanto a sus letras, siguen utilizando la fórmula que les ha llevado a donde están, aunque con quizá con menos temas políticos y sociales —al menos, explícitamente—: "Dentro de la poesía, meter la carga política, que está muy dentro de ella. Nos apetece escribir de una manera más poética, no tan transparente como otros grupos". En cualquier caso, apunta que el grupo va a "ir desgranando las canciones" a través de las redes sociales, para que "la gente conozca la carga política que hay en cada una de ellas".

Descargas contra la 'ley mordaza'

Descargas contra la 'ley mordaza'

La Raíz probó trabajar con una discográfica —Maldito Digital, con la que publicaron El lado de los rebeldes— y, como cada vez más grupos, acabó rompiendo con ella y apostando por la autogestión. Una diferencia notoria para sus seguidores: es el único disco que no pudieron descargar de forma gratuita a través de la web del grupo. 

"Nos autogestionamos desde hace mucho. Decidimos hacerlo así porque la industria de la música está muy podrida, y eso lo sabe cualquier grupo. Nosotros lo hemos comprobado", lamenta el vocalista valenciano, que apunta a Internet como clave para los grupos emergentes: "Hemos crecido gracias a la libertad de la música en la red. Es un poco ser consecuente con lo que dices". Sánchez explica: "No nos gusta trabajar para gente que no es amiga nuestra y que se lleven un dinero de algo que nos hemos parido nosotros, algo en lo que nos hemos dejado la vida". Así, sentencia: "No nos da la gana que gente que ya gana dinero con su trabajo en las discográficas y agencias, gane también dinero con nosotros".

Además, todo aquel que se descargue Entre poetas y presos puede pagar un precio voluntario por él y, como novedad, decidir si donan el 50% de la aportación a la asociación Defender a quien defiende, encargada de ayudar a afectados por la llamada ley mordaza, pagando costes y abogados.

"Nos hemos sentido muy identificados con la causa porque hemos sufrido la ley mordaza", dice Sánchez, que explica esta iniciativa de La Raíz como una forma de ayudar que suple a otras que les es más difícil llevar a cabo: "A un grupo tan numeroso como nosotros le cuesta mucho trabajo asistir a sitios a los que nos gustaría ir a ayudar: salir de casa nos cuesta un dineral. La manera de hacerlo sin que nos costara dinero era dar parte de lo que ganáramos a esas causas, y seguir comprometidos".

Sobre la polémica Ley de Seguridad Ciudadana, apunta: "La ley mordaza ha sido poner un nombre a algo que ya existía desde hace muchísimo tiempo, y es una censura que con los años se está volviendo más extrema. Al igual que el IVA cultural, trata de enjaular el arte y la libertad de expresión a unos extremos preocupantes". Así, el cantante de La Raíz lamenta que "hay que mirar mucho lo que se dice y lo que se hace, es una jodienda".

Àlex Seguí, La Gossa Sorda: “Cantar en una lengua o en otra no debe ser motivo de debate”

Àlex Seguí, La Gossa Sorda: “Cantar en una lengua o en otra no debe ser motivo de debate”

Más sobre este tema
stats