LA PORTADA DE MAÑANA
Ver
La firma para la que medió el novio de Ayuso logró el mayor importe en contratos de emergencia de la Xunta

COYUNTURA LABORAL

Los 89.000 nuevos cotizantes de febrero acercan al millón el número de empleos creados desde la pandemia

El secretario de Estado de Seguridad Social y Pensiones, Borja Suárez, durante la rueda de prensa de presentación de los datos de paro y de afiliación a la Seguridad Social.

El fin de las rebajas no ha impedido que febrero haya terminado con 88.918 nuevos cotizantes a la Seguridad Social. No sólo se ha invertido el descenso de afiliación con que se estrenó 2023 el pasado enero, cuando se perdieron 215.047 ocupados –una caída del 1,06% mensual–, sino que además nunca se había creado tanto empleo en un mes de febrero de 2015. La razón de este auge está en las alzas experimentadas en la educación –26.798 nuevos cotizantes–, la hostelería –25.073 más– y la construcción –22.411 más–, que han compensado con creces los 11.781 trabajadores perdidos en el comercio. También ha caído la afiliación de forma considerable en la sanidad, donde han desaparecido 9.934 ocupados.

A pesar de estas buenas cifras de afiliación, el paro registrado en las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) ha aumentado este último mes, aunque poco: hay 2.618 desempleados más que en enero. El alza, del 0,09% es mucho menor que la de enero, cuando el paro creció en 70.744 personas, un 2,49%. También es mucho menor que la media de los últimos 15 años, 35.280 parados, según destaca el Ministerio de Trabajo. De esta forma, en España hay aún 2,91 millones de desempleados, la menor cifra en un mes de febrero desde 2008, añade el departamento.

No obstante, en las estadísticas del paro registrado destaca este mes el aumento del paro entre las mujeres, 4.135 desempleadas más que en enero, frente a un descenso de 1.517 desempleados entre los hombres. Es quizás el resultado de la mayor cuota de empleo femenino en el comercio, que ha soltado lastre laboral tras las rebajas. También ha crecido el paro de quienes se incorporan al mercado de trabajo por primera vez, 10.139 nuevos desempleados, un aumento del 4,1%. Y de los menores de 25 años, 11.862 más, un 11,8%. El Ministerio de Trabajo apunta en todo caso que los 215.366 jóvenes registrados en las oficinas del SEPE constituyen la cifra más baja en un mes de febrero desde 1996. En perspectiva anual, el descenso del paro alcanza las 200.669 personas, una caída del 6,4%.

Por lo que respecta a la afiliación a la Seguridad Social, se sitúa en febrero en 20,17 millones de cotizantes, también la más alta en este mes desde 1996. Por tanto, el sistema ha ganado 475.870 afiliados en el último año, un aumento del 2,42%. Se trata de una mejora superior a las de los dos meses anteriores –2,31% y 2,38%–, pero por debajo de la de noviembre –2,69%– y lejos de la subida interanual de febrero de 2022 –4,48%–. Es decir, se ha contenido ligeramente la ralentización del mercado laboral que se viene acusando desde el verano pasado. En total, la ocupación ha crecido en 920.948 cotizantes desde que comenzó la crisis de la pandemia.

Madrid, a la cabeza del paro

También continúa a buen ritmo el empleo indefinido. El 45,46% de los contratos firmados en febrero eran de ese tipo, un punto y medio por encima de los de enero. De ellos, 230.635 son de jornada completa, un 32,6% más que en febrero de 2021, y 141.305 son fijos discontinuos, casi el triple que hace un año. Los indefinidos a tiempo parcial, 121.260, han aumentado un 27,2%. El número de los contratos temporales se ha reducido un 47,5% en los últimos 12 meses. Traducidos los contratos en términos de afiliación, los cotizantes temporales han pasado de representar el 30% antes de la reforma laboral a quedarse en el 14%. Los menores de 30 años con contrato temporal, destaca el Ministerio de Seguridad Social, han bajado del 53% al 22%. Según el departamento, de los cuatro millones de trabajadores que tenían un contrato temporal entre enero y marzo de 2022 –antes de la plena entrada en vigor de la reforma laboral– y que a día de hoy siguen de alta en la Seguridad Social, el 53% han pasado a tener un contrato indefinido: 1,73 millones un contrato ordinario y 407.688 uno fijo discontinuo. Además, los contratos duran más, una media de 50 días más respecto a 2019, asegura el ministerio.

Por comunidades autónomas, en febrero ha crecido el empleo en todas ellas, pero el paro ha subido en ocho. Donde más, en Madrid, con un aumento de 5.040 personas en cifras absolutas y un 1,63% en términos relativos, el segundo mayor tras Murcia –un 1,72%–. Donde más ha aumentado la afiliación a la Seguridad Social ha sido en Cataluña, con 25.603 nuevos ocupados, un alza del 0,72%, más del doble de lo que han mejorado Baleares –11.792, un 2,6% en cifras relativas– y Madrid –11.690, un 0,33%–.

Los trabajadores protegidos por un ERTE continúan reduciéndose: quedan 14.624 –15.010 en enero–, de los que 13.025 estaban acogidos a suspensión de empleo o reducción de jornada por causas económicos, organizativas o de producción, mientras que por fuerza mayor son sólo 1.599.

Mejora de la prestación por desempleo

Finalmente, los desempleados que perciben una prestación comenzaron el pasado enero a incorporar en su nómina el aumento del 50% al 60% en la base reguladora aprobada por el Gobierno, lo que ha aumentado un 8,1% la cantidad cobrada. Asciende de media a 965,7 euros, según el Ministerio de Trabajo. En España, perciben una prestación por desempleo 1,9 millones de personas, el 69,3% de quienes carecen de trabajo. Trabajo dice que es la mayor tasa de cobertura desde 2012.

Por el contrario, UGT cree que esa cobertura debería mejorarse, pues se sitúa 11,6 puntos por debajo de la registrada en 2010, cuando alcanzó su máximo histórico. Para su secretaria de Política Institucional, Cristina Estévez, los registros de febrero reflejan que se mantiene el “dinamismo” del mercado de trabajo, como también la calidad del empleo, toda vez que los contratos indefinidos siguen “aumentando su peso mes tras mes”. Para la secretaria de Acción Sindical de CCOO, Mari Cruz Vicente, los datos de febrero no son malos”, porque “el empleo aguanta bien pese al ligero aumento del paro". Sin embargo, advierte contra el “triunfalismo” porque la tasa de desempleo en España sigue siendo muy alta.

El fin de la campaña navideña destruye 215.000 empleos y manda a las filas del paro a 70.700 personas

El fin de la campaña navideña destruye 215.000 empleos y manda a las filas del paro a 70.700 personas

La CEOE, en cambio, cree que se está produciendo “una importante destrucción de tejido empresarial que se traduce en la pérdida de 17.300 autónomos desde principios de año y el cierre de 16.764 empresas solo en el mes de enero”. Aunque la patronal reconoce que el mercado laboral “está en volúmenes de afiliación que encabezan la serie histórica”, advierte de que esa destrucción del tejido empresarial puede terminar destruyendo empleo a medio plazo.

Por su parte, el ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, no ha dudado en calificar de “fantástica” la cifra de empleo de febrero. A su juicio, es la consecuencia de que las empresas españolas se están desenvolviendo en un entorno de confianza y de certidumbre que les permite tomar decisiones de inversión muy fuertes y además contratar a mucha gente”.

La titular de Trabajo, Yolanda Díaz, que ha lamentado la dureza de los datos de paro en España, ha puesto en valor el hecho de que, tras la pandemia, con una caída del PIB de 11 puntos, y una guerra, la tasa de paro se sitúe en el 12,9%.

Más sobre este tema
stats