LOS ABUSOS DE LA BANCA

CCOO sale en defensa del banquero imputado

Miguel Blesa.

El secretario general de la federación de banca de CCOO, José María Martínez, ha expresado su "sorpresa" por la "drástica" decisión del juez Elpidio José Silva de ordenar el ingreso en prisión del expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa y cree que no se entiende el encarcelamiento del directivo si el magistrado no ha visto más indicios de delito u otras cuestiones que se hubieran ocultado al consejo de administración de la entidad, al margen de un posible sobreprecio pagado para adquirir un banco en EEUU.

Blesa llegó a presidir la caja, en 1996, gracias al apoyo de la entonces responsable de la federación de banca de CCOO, María Jesús Paredes. La compra del City National Bank of Florida, la operación que ha llevado a la cárcel al expresidente de Caja Madrid, fue aprobada por el comité financiero y las comisiones de riesgos y de inversiones de la entidad.

Paredes, dirigente de la "absoluta confianza" del entonces líder del sindicato, José María Fidalgo, se vio envuelta en 2007 en una polémica sobre su patrimonio personal, que entonces superaba los dos millones de euros. Secretaria general de Comfia, la federación de servicios financieros y administrativos de CCOO desde 1987, era empleada del BSCH, hoy Banco Santander, junto a su pareja, Francisco Baquero, también miembro de la Ejecutiva de Comfia. Ambos trabajaron durante décadas como liberados sindicales. Es decir, su sueldo lo pagaba el banco y ellos trabajaban en Comisiones. Cuando salió del sindicato, tras la derrota de José María Fidalgo por Ignacio Fernández Toxo en 2008, Paredes se convirtió en tertuliana de Intereconomía.

Francisco Baquero era miembro del consejo de administración de Caja Madrid en noviembre de 2008, cuando aprobó la compra del banco estadounidense.

Una operación "estratégica" y avalada por informes

En declaraciones a Europa Press, Martínez se mostró "expectante" ante la evolución del caso y consideró "paradójico" que el juez considere que por el asunto del préstamo concedido por Caja Madrid al expresidente de la patronal Gerardo Díaz Ferrán no hay causa y que por el posible sobreprecio pagado para adquirir una entidad en Florida decida ordenar el ingreso en prisión de Blesa con fianza.

Martínez pidió que se esclarezca si la caja pagó o no un precio desorbitado por el City National Bank of Florida y que se depuren responsabilidades si esto finalmente se demuestra. Un informe del Banco de España así lo atestigua.

A este respecto, el secretario general de Comfia-CCOO recordó que la compra del banco estadounidense era una operación "estratégica" para la entidad y venía avalada tanto por informes externos (Deutsche Bank) como internos, ya que fue estudiada y aprobada primero por el comité financiero y de riesgo de la caja, después por la comisión de inversiones y, por último, refrendada por unanimidad del consejo de administración. "La decisión siguió todos los cauces ordinarios", subrayó.

"El juez parece inferir que hay una pérdida muy importante para Caja Madrid", señala Martínez tras estudiar el auto, pero recuerda que los precios que se pagaban por las entidades financieras en la primera mitad de 2008 hay que entenderlos en un contexto precrisis, que se deterioró exponencialmente a raíz de la caída de Lehman Brothers. "Los informes del consejo justificaban el precio abonado", indica.

Que se investigue la toma de decisión y los informes

Por ello, José María Martínez pide que se investigue cómo se tomó la decisión de adquirir la entidad norteamericana y con arreglo a qué informes, que son los que manejó el principal impulsor de la operación, el exdirectivo de la entidad Rafael Sánchez Lozano, quien también aconsejó la compra de la mexicana Hipotecaria Su Casita.

En el marco de la estrategia de internacionalización y diversificación de inversiones recomendada por el Banco de España, otras entidades como Popular y Sabadell también abordaron compras de bancos en Florida.

Además, José María Martínez revela que uno de los miembros de la comisión de inversiones de Caja Madrid, Estanislao Rodríguez Ponga, se abstuvo en la votación sobre la conveniencia de adquirir la entidad y pidió un informe adicional que avalara la compra, pero finalmente la aprobó cuando se sometió a votación en el consejo de administración, formado entonces por 21 miembros, entre los que figuraban varios afiliados al PP, además del Sindicato de Cuadros y CCOO.

Blesa reúne en menos de 24 horas los 2,5 millones de la fianza y sale de prisión

Más sobre este tema
stats