La muerte de Isidoro Álvarez en septiembre de 2014 y su relevo por Dimas Gimeno ha llevado a El Corte Inglés a una insólita, y peligrosa, pugna por el poder que comienza a dirimirse este miércoles en la mesa de su consejo de administración. El gigante de los grandes almacenes, paradigma de solidez empresarial y hasta ahora casi imbatible en su sector, está aireando por primera vez en sus casi 80 años de historia la feroz bronca desatada entre el presidente no ejecutivo y las hijas de su antecesor.