Los negocios de la crisis

Los millonarios de Latinoamérica compran gangas en España

Los millonarios de América Latina compran gangas en España

España atraviesa una situación económica muy difícil. Pero como reza el manoseado proverbio chino, lo que es crisis para unos, es oportunidad para otros. Las grandes fortunas de América Latina saben que España ofrece oportunidades de inversión golosas y se han movilizado. En los últimos meses, los multimillonarios latinoamericanos han dado la orden de invertir en sectores estratégicos como banca, alimentación, energía, transporte o construcción naval.

La prueba más reciente de que las tornas han cambiado en la relación de España con América Latina ha sido la pelea desatada en Repsol por el que siempre fue un socio y aliado fiel y silente: la empresa estatal Petróleos Mexicanos, Pemex. La compañía mexicana, con un 9,34% del capital, ha presionado a la dirección de la petrolera española para cerrar el pleito por la expropiación de la argentina YPF hasta hacer crujir las estructuras de la sociedad. 

La pelea de Pemex, que transformó al ministro de Industria español José Manuel Soria en correo de las negociaciones entre Repsol y el Gobierno mexicano, no ha terminado. Ostensiblemente, la empresa mexicana ha expresado su rechazo a la gestión del presidente, Antonio Brufau. Y ha hecho gala de su nuevo poder retrasando, hasta el mismo día que se anunció el acuerdo en Repsol, el cierre de la  compra del astillero vigués Hijos de J. Barreras (51%) por 5,1 millones de euros.

La pelea Pemex-Repsol

En la pugna a múltiples bandas de Repsol e YPF ha aparecido, no por casualidad, el nombre del multimillonario mexicano Carlos Slim. Slim también ha puesto los ojos en España. El mexicano es accionista de la argentina YPF (8%), accionista de Gas Natural Fenosa y de Gas Natural Fenosa México, accionista de Caixabank-Criteria, socio de La Caixa en la sociedad Inbursa, amigo personal del expresidente del Gobierno Felipe González (consejero de Gas Natural) y gran inversor en apoyo de la entidad catalana.

En 2012, Slim compró a través de su sociedad Carso 439 sucursales a La Caixa por 400 millones. Supuso plusvalías para la entidad que preside Isidro Fainé, en un momento complicado, de 200 millones. Todo un gesto.

Pero Slim no es el único apellido de multimillonario ilustre que apuesta por invertir en España, lo que en la práctica supone tomar posiciones en el viejo pero interesante mercado de la UE. El colombiano Jaime Gilinsky y el mexicano David Martínez han invertido 425 milones para hacerse con el 10% de Banco Sabadell.

Gilinsky, hijo de Isaac Gilinsky (nombrado embajador de Colombia en Israel en 2009) maneja grandesintereses en la banca (GNB Sudameris), la alimentación y las telecomunicaciones. Es el cuarto hombre más adinerado de Colombia, según Forbes. Controla Gilinski Group, el conglomerado de empresas más grande del país, y lidera el fondo Itos Holding, que cuenta con grandes inversiones en empresas y bancos.

Fondo para grandes fortunas

Martínez, el otro nuevo gran accionista de Sabadell, tampoco es un desconocido. Pilota Fintech, un fondo que se nutre de las grandes fortunas de origen mexicano y que, entre otros negocios, controla el 40% del grupo Cablevisión. Martínez fue, con otras familias mexicanas, uno de los principales accionistas de Bancomer, ahora propiedad de BBVA.

Slim, Gilinsky y Martínez ponen rostro al movimiento inversor de las fortunas de América latina hacia el otro lado del Atlántico. Ese movimiento es continuo desde hace meses. La crisis, que rebaja los precios a niveles muy atractivos, conduce el dinero hacia sectores muy diversos.

El pasado verano, con apenas unos días de diferencia, se cerraron dos importantes operaciones de compra por parte de capital latinoamericano. El grupo mexicano ADO, dedicado al transporte de pasajeros, compró el español Avanza (5.200 empleados, 411 millones de cifra de negocio en 2011) al fondo de capital riesgo británico Dough-ty Hanson, su propietario desde 2006. Inversión estimada: en torno a 800 millones.

Por su parte, el fondo mexicano Fibra Uno, institucional  y dedicado al alquiler de inmuebles, compró 278 oficinas de Banco Sabadell por 300 millones de euros. Fue una operación calcada de la de Slim con La Caixa. Los inmuebles formaban parte de un paquete de 378 activos inmobiliarios que MoorPark, fondo británico, había comprado en abril de 2010 a Banco Sabadell a través de una operación de sale & leaseback.

Compras en alimentación

Nada que ofrezca una oportunidad escapa al escrutinio. Tampoco el sector de la alimentación. La sociedad mexicana Sigma Alimentos Exterior, perteneciente al grupo Alfa, ha lanzado una OPA,una OPA ya aceptada por la CNMV, por el 100% de Campofrío, en la que controla el 45%.

El grupo mexicano ha puesto sobre la mesa 6,8 euros por acción de la cárnica española, lo que supone valorar la compañía en 695 millones de euros. Pedro Ballvé seguirá como presidente y podrá lograr una participación indirecta de hasta el 12,4%.

El dinero marca diferencias y establece jerarquías. Los viejos tiempos en los que los grandes empresarios españoles coincidían en las salas VIP de los aeropuertos en sus frecuentes viajes de compras al otro lado del Atlántico han pasado. Ahora, como ha aprendido el titular de Industria José Manuel Soria a cuenta del pleito Pemex-YPF-Repsol, en el mejor de los casos toca hacer de mensajero entre poderosos...que hablan español con otro acento.

Potentados de México y Venezuela encabezan la búsqueda de oportunidades en España

Potentados de México y Venezuela encabezan la búsqueda de oportunidades en España

Más sobre este tema
stats