CRISIS ECONÓMICA

Rajoy garantiza a los grandes empresarios que mantendrá los ajustes pese a los escándalos

Rajoy garantiza a los grandes empresarios que mantendrá los ajustes pese a los escándalos

Santiago Carcar / Yolanda González

El presidente del Gobierno Mariano Rajoy y los grandes empresarios agrupados en el Consejo Empresarial de la Competitividad intercambiaron ayer parabienes, halagos mutuos y ánimos, muchos ánimos. Lo hicieron en el transcurso de un almuerzo celebrado en La Moncloa el día en que el PSOE anunció la intención de presentar una moción de censura tras las revelaciones del tesorero del PP, Luis Bárcenas.

 Al almuerzo sólo faltaron un par de notables del grupo, el banquero Emilio Botín (Banco Santander), que según fuentes del banco está de viaje y José Manuel Entrecanales (Acciona). Por parte del Gobierno asistieron, además de Rajoy, Jorge Moragas (jefe de su gabinete); Álvaro Nadal (jefe de la Oficina Económica) y Carmen Martínez Castro (secretaria de Estado de Comunicación). Las intervenciones tuvieron como eje la economía y las perspectivas de recuperación, que el Ejecutivo y el propio Consejo dan por sentadas.

Pero el telón de fondo estuvo en la política, en el anuncio de moción de censura por parte de la oposición socialista y en cómo puede afectar la sucesión de escándalos que cercan al PP y salpican al propio Rajoy, a la política de ajustes del Gobierno. 

La versión oficial del encuentro, y la pactada por los asistentes, da cuenta de un Rajoy seguro de sí en apariencia, que garantiza la continuidad de los ajustes y que se cree a pies juntillas las previsiones de su ministro de Economía , Luis de Guindos, que ayer mismo volvió a anunciar que "la recesión ha quedado atrás".

El ex tesorero Bárcenas

El nombre del extesorero del PP, Luis Bárcenas, no salió a relucir en ningún momento. Pero sí estuvo presente en la mente de todos los asistentes cuando Rajoy aseguró que el Gobierno no va ceder ante ningún chantaje, entre otras cosas, porque él mismo ha vivido otras situaciones difíciles. "Conozco el origen y los métodos [que rodean las acusaciones] aseguró Rajoy, según fuentes al tanto del encuentro "y no me estoy refiriendo a la oposición".

Probablemente no hacía falta, pero el presidente del Ejecutivo recordó que el PP tiene mayoría absoluta, lo que garantiza la estabilidad política, clave en los mercados, según explica a la mínima ocasión el equipo económico del Gobierno y clave también a la hora de diseñar y aplicar los ajustes que exige Bruselas. En este apartado, el de ajustes, Rajoy resaltó especialmente las últimas que prepara para la administración local y las pensiones.

Sobre la situación de la economía, no cabía el debate. El Consejo Empresarial para la Competitividad, al que pertenecen 17 grandes empresas y que preside César Alierta (Telefónica) ya había anunciado a bombo y platillo, la primavera pasada, en el documento España, un país de oportunidades, que el país va a crecerEspaña, un país de oportunidades, y a dejar atrás lo peor de la crisis. "Entonces nadie nos creyó" aseguraba ayer un portavoz de uno de los grupos empresariales presentes en el almuerzo.

También a día de hoy hay escépticos:

ayer mismo, la Organización para la Coopoeración y el Desarrollo Económico (OCDE) adelantó que España tendrá un paro del 27,8% en 2014, muy por encima de las previsiones del Ejecutivo (26,7%). El Consejo, que realizó una gira por distintas capitales del mundo, planea otra gira tras el verano, aunque en esta ocasión se limitará a una docena de capitales españolas.

Las intervenciones de los invitados al Palacio de la Moncloa se sucedieron con un mensaje común: las reformas deben continuar y la estabilidad política es clave. Entre los  que intervinieron estuvo el presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, que no hizo mención a la reforma eléctrica y a la reducción de ingresos de 1.350 millones a las empresas tradicionales del sector eléctrico.

Intervenciones

Además de Sánchez Galán intervinieron el presidente del Consejo y de Telefónica, César Alierta; Isidro Fainé (Caixabank); Antonio Brufau (Repsol); Francisco González (BBVA); Rafael del Pino (Ferrovial); Pedro Barceló (Grupo Barceló) y Juan Roig (Mercadona). A todos ellos agradeció rajoy la labor de apoyo a la marca Españla que llevan a cabo desde el Consejo.

Porque el Gobierno de Mariano Rajoy se ha conjurado para lanzar un mensaje de fortaleza al exterior en un momento en el que el escándalo de los papeles de Bárcenas copa las portadas de la prensa internacional. No en vano, el partido y el Gobierno están convencidos de que el presidente del Ejecutivo aguantará y resistirá casi todos los dardos que le lance su extesorero.

Lo que no podría soportar sería una revuelta interna de sus barones territoriales ni el descrédito internacional de España. Se trata, no obstante, de unos escenarios que, a día de hoy, se antojan según fuentes consultadas por infoLibre, bastante improbables.

Ante la última de estas amenazas, el equipo de Rajoy en pleno insistirá en los próximos días en que España es un país estable y en que nadie va a lograr que tiemblen los cimientos. Y menos, los “chantajes” de un “presunto delincuente”, calificativo con el que los conservadores han bautizado en la última semana al hombre que conoce todos los secretos de la contabilidad del partido.

Este mensaje ya fue lanzado el martes por el presidente del Gobierno en la rueda de prensa posterior a la cumbre hispano-polaca. Y es reforzado a la menor oportunidad por el equipo económico. El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, aseguró en un acto público en Barcelona que "la estabilidad política en España está garantizada". Un hecho que, a su juicio es un valor a preservar.

Además, de Guindos mantuvo que los mercados internacionales no lo cuestionan en absoluto. "Siempre lo digo, me preocupa mucho más lo que piensan los españoles que los mercados internacionales, que dan por garantizado que en España existe estabilidad política", mantuvo, según Europa Press.

Los integrantes del Consejo de Ministros han compartido en las últimas semanas su temor al efecto exterior de este caso. Están convencidos de que el temporal se puede capear si no llega el extremo de que el crédito exterior se desplome y esto dispare la prima de riesgo. “Esto lo complicaría todo más porque se pedirían cambios”.

El 'lobby' de las grandes empresas: cierre patronal por causas objetivas

El 'lobby' de las grandes empresas: cierre patronal por causas objetivas

Más sobre este tema
stats