INVESTIGACIÓN | FOOTBALL LEAKS

Así simulan los clubs de fútbol los contratos que firman con los agentes de sus futbolistas para pagar menos impuestos

El jugador alemán del Real Madrid Toni Kroos.

Los abogados del despacho Senn Ferrero, la misma firma que gestionaba loa asuntos fiscales de Cristiano Ronaldo o José Mourinho, además de buena parte de los futbolistas del Real Madrid y otros clubes, discutían en febrero de 2016 cómo debía redactarse el contrato que iba a ligar al exportero del FC Barcelona Víctor Valdés con el Sporting de Lisboa. El agente del jugador, Ginés Carvajal, uno de los más importantes de España, les había remitido un borrador que los abogados revisan y modifican. Dicen que deben eliminarse ciertas frases porque pueden ser peligrosas de cara a Hacienda. Y es que, como en buena parte de los contratos que firman los futbolistas profesionales, abogados, clubes y agentes bordean la legalidad para rebajar la factura fiscal de estos deportistas con enormes salarios.

Una de las prácticas más habituales es la de distraer parte de la remuneración pagándosela al agente, pese a que la Hacienda española y los tribunales han señalado ese esquema como ilegal. Y lo hacen simulando que el agente trabaja para el club, y no para el futbolista. Sin embargo, uno de los abogados de Senn Ferrero lo admite claramente: “Los 600.000 euros de comisión de agente no son para Ginés, sino que es del jugador, pero se lo pagan a Ginés, tal y como me comentó ayer”. Así lo demuestran los documentos de Football Leaks, obtenidos por el semanario alemán Der Spiegel y compartidos con la red de medios European Investigative Collaborations (EIC), de la que forma parte infoLibre.

Para poner negro sobre blanco esa ficción, los abogados se esfuerzan con el redactado: “Las referencias al jugador deben ser las mínimas posibles”. “No nos gustan las continuas referencias que se hacen a que el intermediario tiene una ‘relación privilegiada”. “De cara a los 125.000 anuales, recomendamos vestir las prestaciones sucesivas a realizar por Ginés para evitar que se considere que esto se cobra por la mera permanencia de VV [Víctor Valdés] en el equipo y desligar a Ginés del jugador”.

Antes de recibir el borrador, los abogados de Senn Ferrero habían consultado los detalles de la operación con el despacho que Garrigues tiene en Portugal. Lo que les sirve para aumentar la vigilancia sobre el peliagudo asunto de las remuneraciones y su tratamiento fiscal: “Hemos tenido una call con Garrigues Portugal esta mañana y si no está bien regulado el tema del agente hay riesgo de imputación. Además, no me gusta la redacción dado que hablan de la relación especial entre Ginés y el jugador”.

Finalmente, Víctor Valdés, que entonces jugaba en el Manchester United, no fichó por el Sporting de Lisboa, sino por el Middlesbrough, un club inglés recién ascendido a la Premier League. 

 

No obstante, los abogados tenían motivos de peso para estar alerta. Sólo unas semanas después, en marzo, la Audiencia Nacional confirmaba la sanción de Hacienda al FC Barcelona –antes ratificada por el Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC)– por firmar “contratos simulados” con el agente de Gerard Piqué, la sociedad International Management Group.

Es más, la Agencia Tributaria ya llevaba un tiempo inspeccionando a los clubes y amenazando con sancionarlos: los pagos a los intermediarios son 100% remuneración del jugador y deben pagar el IRPF por esa cantidad total.

Así se lo comunica en junio de 2016 el director económico del Real Madrid, Julio Esquerdeiro, al director general del club, al director de sus servicios jurídicos y al director financiero, tras una call entre varios clubes de Primera División, la Liga y un abogado de Garrigues. “Malas noticias”, les dice: Hacienda va a ser inflexible con los pagos a los agentes y les ha advertido de sanciones “que van desde el 50% hasta el 150% de la cuota defraudada”, que además implican “la calificación de acto fraudulento y, por tanto, se abre la vía a una posible calificación por vía penal”.

En esta situación de peligro se encontraban entonces, apunta el directivo madridista, el FC Barcelona, el Sevilla FC, el Valencia FC, el Real Madrid y el Atlético de Madrid.

Cambio de contratos

Esquerdeiro anuncia que “ningún club va a seguir actuando como hasta ahora”. El Real Madrid, en concreto, incluirá a partir de ese momento en los nuevos contratos la comisión del agente en el salario del jugador, aunque en “casos singulares” firmará un acuerdo a tres partes –jugador, intermediario, Real Madrid– como hizo con Cristiano Ronaldo, apunta, comprometiéndose a pagar el IRPF por todo el sueldo. Al tiempo recurrirá la sanción y, si el club gana el caso, el jugador les devolverá la cantidad ingresada de más en Hacienda.

De hecho, el Real Madrid llevaba desde enero en estado de máxima alerta por la inspección a que había sido sometido por Hacienda y que afectaba a sus declaraciones fiscales de 2010 a 2014. En mayo se le comunicó al club que debía pagar 10,8 millones de euros a Hacienda más una sanción de otros 6,5 millones. La mayor parte de los impuestos adeudados se referían a los pagos realizados a los agentes de los jugadores en ese periodo –casi 9,2 millones de euros–.

Pero el mismo riesgo amenazaba también a los contratos y los pagos realizados a partir de 2014 y que no habían sido aún inspeccionados por Hacienda. Como advierten al Real Madrid los abogados de Garrigues, la Agencia Tributaria puede ampliar la inspección a años posteriores y considerar irregulares igualmente los contratos y los pagos realizados desde 2014 en adelante. Según Garrigues, ese riesgo puede traducirse en seis millones de euros adicionales. Sin contar el riesgo penal por la reiteración de una conducta ya señalada como ilegal.

Así que ni dos meses después, en agosto, el Real Madrid cambia los contratos que había firmado, al menos, con el alemán Toni Kroos en julio de 2014 y con el galés Gareth Bale en septiembre de 2013, según los documentos consultados por infoLibre. Entonces se comprometió a pagar al agente del primero, el también alemán Volker Struth, ocho millones de euros entre esa fecha y hasta 2016 (en tres pagos de cinco, dos y un millón de euros). Ese último ingreso debía hacerse el 15 de septiembre de 2016. Pero, tras la intervención del fisco, cambiaron las condiciones. El Real Madrid siguió las instrucciones de Garrigues y firmó nuevos contratos tanto con los jugadores como con sus agentes.

Primero, el 10 de junio, Struth y el Real Madrid firman un contrato por el que el club se hace con los servicios de Sports Total –la empresa de Struth– para “intermediar en las negociaciones” dirigidas a renovar el contrato entre Kroos y el Real Madrid. El motivo es que el jugador alemán ha recibido ofertas de otros clubes “por importes muy elevados y largo plazo de duración” y el Real Madrid está “interesado en que el jugador siga siendo parte de su plantilla”. Pero como sus intentos de negociar “no han tenido fruto alguno” por las “pretensiones inasumibles” del alemán, no le queda más remedio que acudir a Struth. Así que contrata sus servicios profesionales por cinco millones de euros, que deberá pagar en tres plazos de 1,66 millones desde octubre de 2016 hasta octubre de 2018. Ambos suscriben que no se produce ningún conflicto de interés porque, “aunque exista relación profesional entre la sociedad [Sports Total] y el jugador, en el ámbito de estas negociaciones concretas y de este acuerdo, la sociedad actuará conforme al mandato y a los intereses del Real Madrid”.

Después, el 29 de agosto de ese año, el Real Madrid, Struth y Kroos firman cuatro contratos. Uno en el que aseguran que Struth ha actuado como intermediario en la negociación entre Kroos y el club, otro donde jugador y agente reiteran que no existe ningún “conflicto de interés real o potencial” en esa transacción. Un tercero en el que concuerdan la renovación del jugador hasta la temporada 2021/22. En el de 2014 el contrato finalizaba el 30 de junio de 2020. Y, en un cuarto documento, el Real Madrid le garantiza a Volker Struth el pago de un 20% de lo que el Real Madrid perciba en concepto de derechos de imagen de Toni Kroos.

infoLibre ha preguntado al Real Madrid por estos nuevos contratos y por su situación fiscal tras las inspecciones, sin obtener respuesta. También se ha puesto en contacto con Volker Struth para conocer cuál es la naturaleza de su relación con Toni Kroos y qué trabajo ha realizado para el Real Madrid por los cuantiosos honorarios que el club blanco le ha abonado, pero tampoco ha conseguido una contestación. El mismo silencio ha obtenido del despacho de abogados Senn Ferrero.

Los contratos de Toni Kroos y su agente están fechados el 10 de junio y el 29 de agosto de 2016. Los de Bale, el 10 y el mismo 29 de agosto. Sus redacciones son prácticamente idénticas: el galés también ha recibido ofertas de otros clubs “por importes muy elevados y largo plazo de duración”, pero las “pretensiones inasumibles” del jugador han obligado al club a contratar los servicios de, en este caso, The Stellar Group Limited, la empresa de Joshua Barnett, para conseguir la renovación del contrato en el que está tan interesado. Y no hay conflicto alguno de interés en que el agente del jugador medie a sueldo del club que emplea al futbolista.

Sentencias de la Audiencia Nacional

En la sentencia de la Audiencia Nacional de marzo de 2016, el tribunal refrenda todos y cada uno de los argumentos utilizados por Hacienda para sancionar al Barcelona por los pagos que realizó al intermediario de Gerard Piqué entre 2006 y 2008. Así, reprocha al club catalán que abonara al agente del futbolista remuneraciones por “prestaciones absolutamente simuladas”, prestaciones que nunca existieron, “buscando que el jugador viese minorada su tributación por el IRPF y no recibiera la repercusión de una cuota del IVA”. “Se simuló la existencia de un contrato de prestación de servicios por el representante del jugador al club, que no tenía sustantividad real alguna”. A juicio del tribunal, la conducta del club iba dirigida a ocultar a la Administración la verdadera realidad de las operaciones con un buscado resultado que, a la postre, deviene en un quebranto para la Hacienda Pública”. Pero es que, además, corrobora lo que el fisco ya manifestó en su informe: que para llevar a cabo esa “simulación” tanto el Barcelona como el representante –la multinacional IMG– emplearon “documentos falseados”.

Esa misma doctrina ha sido confirmada por otras dos sentencias recientes de la Audiencia Nacional, de julio y septiembre de 2019, que condenan de nuevo al Barça por firmar contratos simulados para pagar menos impuestos. También con Gerard Piqué.  Los argumentos son los mismos que Hacienda utilizó para sancionar al club catalán por el caso Neymar con una multa de 5,5 millones de euros: los contratos con las sociedades del padre del jugador “simulaban el objeto real de los pagos, que en realidad no era el formalmente declarado en ellos, sino encubrir verdaderas retribuciones al jugador”. Por ejemplo, el Barça pagaba al progenitor de Neymar por “no inducir al jugador a rescindir su contrato laboral” y “no perturbar las relaciones entre el club y el jugador”. En diciembre de 2016, el club firmó un acuerdo con la Fiscalía y la Abogacía del Estado para evitar el juicio en la Audiencia de Barcelona por  dos delitos tributarios.

Lo importante, la realidad detrás de los contratos

Es más, Garrigues ya advirtió en 2016 al Real Madrid de que, aun cumpliendo los nuevos contratos todas las exigencias de la FIFA y de la Federación Española de Fútbol, Hacienda podría seguir entendiendo necesario “regularizar los pagos a los agentes en el caso de que el club no pudiera acreditar mediante las pruebas oportunas (correspondencia –entre otros, correos electrónicos– documentación generada en el curso de las negociaciones, etc.) que es el destinatario de los servicios del intermediario”.

Los abogados tenían razón. Fuentes de la Agencia Tributaria explican a este periódico que sus inspectores pueden realizar –aún no están prescritos– o, de hecho, están realizando todavía en estos momentos las comprobaciones pertinentes sobre los ejercicios posteriores a 2015 y recuerdan que los casos anteriores referidos siguen pendientes de la resolución de los tribunales. Pero, en cualquier caso, aclaran respecto al nuevo tipo de contratos suscritos por clubs, agentes y jugadores que lo importante no son los documentos, sino la realidad de los hechos que está detrás de ellos. Si la relación entre las partes no ha cambiado, resaltan, es indiferente si los contratos lo hacen.

Con estos nuevos contratos, el Real Madrid se adaptó a la nueva regulación sobre intermediarios aprobada por la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) en marzo de 2015, que permite a un agente trabajar al mismo tiempo para un club y para un jugador, pero con la condición de que pongan por escrito su consentimiento y remitan el acuerdo a la propia RFEF. Antes, las partes deberán haber hecho “todo lo que esté en su mano para tener la certeza de que no existen conflictos de interés ni hay riesgos de que existan para los jugadores y los clubes o para los intermediarios”, un concepto el de “hacer todo lo que esté en su mano” amplio y difuso, además de escasamente jurídico.

Las mismas fuentes de la Agencia Tributaria, no obstante, subrayan que ese cambio del reglamento no tiene por qué suponer que el contrato deje de ser simulado si los inspectores aprecian que la realidad sigue siendo que el agente actúa a favor del jugador y el pago que le hace el club supone una mayor retribución para el futbolista. Además, ponen el foco en la dificultad intrínseca de representar simultáneamente a dos partes contractuales con intereses en conflicto. En todo caso, reconocen que el nuevo reglamento sí complica su labor al fisco, al que corresponde probar que el agente trabaja para el jugador pese a haber suscrito formalmente un contrato donde se dice todo lo contrario.

  LOS IMPLICADOS NO RESPONDEN

infoLibre preguntó tanto al Real Madrid como a Volker Struth, el agente de Toni Kroos, por los contratos de intermediación que firmaron y por las actuaciones de la Agencia Tributaria respecto a los pagos a los agentes.

El Real Madrid no respondió a las siguientes cuestiones:

1. ¿Ha seguido teniendo que defender el Real Madrid ante la Agencia Tributaria la sustantividad de los nuevos contratos firmados con los agentes de los futbolistas o los inspectores ya os los han validado en su nueva formulación?

2. Además de respetar los nuevos requisitos exigidos por el Reglamento de Intermediarios de la Federación Española de Fútbol, los clubes deben acreditar mediante diferente documentación, desde cartas hasta correos electrónicos u otros escritos generados durante las negociaciones entre agentes, jugadores y club, que los intermediarios son retribuidos por el club por unos servicios prestados realmente (al menos esa fue la recomendación que hizo Garrigues al Real Madrid en 2016, según la información a la que hemos tenido acceso). ¿Ha exigido la Agencia Tributaria esas pruebas al Real Madrid en las nuevas inspecciones y el club ha sido capaz de proporcionárselas?

Volker Struth no contestó a estas preguntas:

Según los documentos a los que tenemos acceso, el Real Madrid modificó los contratos de Toni Kroos en agosto de 2016 (y también los de otros jugadores), tras haber sido advertido por la Agencia Tributaria de nuevas sanciones. El club también cambió los contratos firmados con usted como agente de Sports Total, primero en junio y después en agosto, en un intento de cumplir con el nuevo Reglamento de Intermediarios de la Federación Española de Fútbol y también con los nuevos criterios de la Agencia Tributaria española.

1. ¿Se ha producido algún cambio en los servicios que proporcionó usted al club antes y después de los nuevos contratos?

2. ¿Qué tipo de servicios son/fueron ésos?

3. En el primer contrato, el club le pagó ocho millones de euros por esos servicios. En la segunda, cinco millones. ¿Por qué?

4. ¿Qué clubes enviaron ofertas a Kroos en 2016 para contratarlo? El Real Madrid declaró en su contrato que ésa era la razón por la que el club tenía que contratarle: para negociar con Kroos a fin de que siguiera jugando en el Madrid, porque sus pretensiones eran “inasequibles”. Pero en la conferencia de prensa donde Kroos anunció su renovación, dijo:

“¿Ofertas este verano? Los jugadores no pueden defenderse de muchos de esos rumores. Nunca lo he comentado y sé que estoy muy contento en el Real Madrid. Por eso no pensé en otra cosa que en quedarme aquí. Y estoy muy contento de que el Real Madrid piense lo mismo. Hemos llegado a un acuerdo muy rápidamente”.

Es decir, no parece que llevara mucho tiempo y trabajo convencer a Kroos de que se quede en el Real Madrid, contrariamente a lo que el club declaró en el contrato firmado con usted el pasado mes de junio de 2016.

5. ¿Ha recibido alguna notificación de la Agencia Tributaria en relación con los pagos que le ha abonado el Real Madrid?

Además, este periódico se puso en contacto, sin éxito, con el despacho de abogados Senn Ferrero para pedirle sus comentarios sobre los siguientes asuntos:

1. El contrato que prepararon para el agente de Víctor Valdés.

2. Cómo jugadores, agentes y sus asesores juegan al límite con las restricciones legales en torno a la tributación de los salarios.

3. Cuál su opinión sobre el criterio de Hacienda respecto a la tributación de los pagos a los agentes deportivos.

Courtois utilizó empresas de Malta y Luxemburgo para no tributar por sus derechos de imagen cuando estaba en el Chelsea

Más sobre este tema
stats