Derechos laborales

Terremoto 'rider': Deliveroo cierra, Glovo quiere seguir con autónomos y Uber pide ceder datos de sus repartidores a las ETT

Fotografía de un repartidor de Deliveroo en Madrid.
  • Este artículo está disponible sólo para los socios y socias de infoLibre, que hacen posible nuestro proyecto. Si eres uno de ellos, gracias. Sabes que puedes regalar una suscripción haciendo click aquí. Si no lo eres y quieres comprometerte, este es el enlace. La información que recibes depende de ti.

Un terremoto laboral en medio del verano asuela al sector de los repartidores a domicilio que trabajan para plataformas tecnológicas, un colectivo conocido como riders y formado por varias decenas de miles de empleados en España –el número es impreciso porque las firmas no lo publican–. A días de que entre en vigor la denominada ley rider [el próximo 12 de agosto], aprobada en junio en el Congreso tras el diálogo entre agentes sociales en una mesa impulsada por el Ministerio de Trabajo, Deliveroo, una de las plataformas más agresivas durante la negociación, ha anunciado que cesará su actividad en España. Por su parte, Glovo y Uber –alineadas con Deliveroo durante la discusión de la ley– maniobran para o bien seguir soportando su estructura laboral a base de autónomos o bien externalizar a ETT's la subcontratación de los repartidores, de acuerdo con los correos que ha podido ver infoLibre. 

La ley rider básicamente apunta a terminar con la figura del falso autónomo en el gremio, una medida apuntalada por el medio centenar de sentencias en contra de las plataformas; una cascada judicial coronada por una histórica sentencia contra Glovo por parte del Tribunal Supremo en septiembre de 2020, y otro fallo igualmente histórico del alto tribunal contra Deliveroo en mayo avalando que 532 de sus repartidores eran asalariados. Ahora las aguas están agitadas: sindicatos como CCOO y UGT aseguran que han denunciado ya a Uber ante la Inspección de Trabajo por subcontratar de manera presuntamente ilegal, y que van a hacer lo propio con Glovo.

"Estos días se mezclan el capitalismo salvaje basado en un modelo de negocio agresivo, fundado en tirar los precios y no asumir los costes salariales. La inminencia de la ley rider está poniendo a todo el mundo muy nervioso", indica Rubén Ranz, dirigente de UGT. "No puede ser que haya repartos de comida a domicilio que cuesten menos que ir al restaurante. Es una política muy agresiva para ganar cuota de mercado, pero que se basa en no contratar, claro", deplora Carlos Gutiérrez, dirigente de CCOO. 

El sector parece dividido, pero los riders que se erigen en representantes de los demás trabajadores y que defienden continuar trabajando por cuenta propia no suelen pasar de varias decenas cuando realizan protestas simbólicas, en Madrid y en otras ciudades. Según ha comprobado este medio, en los grupos de whatsapp de los detractores de la ley se profieren insultos hirientes contra los sindicatos, se acusa al Gobierno de querer convertir España en "Venezuela" con normativas así y se evidencia la buena sintonía con Vox, que defiende el discurso de asociaciones como Apra, defensoras del reparto autónomo. Una gran mayoría de los miembros de estos chat dicen ser de origen venezolano. Incluso uno de los periodistas antichavistas más conocidos afincados en España, David Placer, ha grabado un vídeo en su cuenta de Instagram advirtiendo que miles de repartidores, "en su gran mayoría venezolanos", perderán su puesto. 

La marcha de Deliveroo, que ha comunicado que el mercado español le supone un grado de inversión "muy elevado"con un rendimiento potencial "muy incierto" a largo plazo, no se debe solo a la entrada en vigor del texto legislativo, a tenor de los hechos precedentes. En julio de 2020 la compañía fue la única app de reparto en España que aplicó un ERE sobre su personal de oficinas, expediente que venía precedido de un ERTE. Ahora entre 3.000 y 4.000 personas se irán a la calle.

Durante el confinamiento, las plataformas propulsaron su negocio ante el encierro obligado que decretó el estado de alarma y la facilidad para encargar comida a golpe de celular. No fue el caso de Deliveroo. "Ha habido una conjuncion de factores", explica Fernando García Pallas, también de UGT y de RidersxDerechos y cara visible del sindicalismo rider. "Poca competencia ante la agresividad de competidores como Glovo y perspectivas de ganar menos ante la llegada de la ley rider"ley rider. "Deliveroo salió a Bolsa recientemente y se pegó un batacazo tremendo. Su cese de actividad responde más al modelo de negocio actual que a la ley", dice García Pallas. La realidad es que Deliveroo ya abandonó otros países por motivos similares a España, como Alemania en 2019.

Pero las aguas están agitadas en rivales como Glovo, que ha anunciado que va a hacer asalariados a 2.000 de sus repartidores, aproximadamente un 20% de la plantilla. Pero Glovo va a ser denunciada por las organizaciones sindicales: primero, porque en un correo enviado el jueves contempla dos opciones para sus trabajadores, la laboral o seguir como autónomos. Segundo, porque ese modelo incluye suprimir la reserva de horas, "que en la práctica supone estar conectados 24 horas", denuncia Fernando García Pallas. "Tanto en esto como en lo de dar a elegir entre ser asalariado o ser autónomo inclumpliendo la ley y las sentencias judiciales tiene que intervenir la inspección. El nuevo modelo de Glovo se explica en el siguiente vídeo

La versión de Glovo

Glovo ha respondido a este periódico. "Hemos trabajado a contrarreloj durante los últimos meses para adaptarnos a la regulación, contando para ello con un periodo de transición muy corto para un cambio de tal magnitud. Tenemos el compromiso de cumplir con el marco normativo en España, igual que hacemos en los 21 países en los que estamos presentes", señalan portavoces. "Queremos que sea una transición real y justa, que cumpla con el marco legal y recoja la realidad del sector. Por eso vamos a iniciar la contratación directa de cerca de 2.000 repartidores antes de que acabe 2021, con horarios y retribuciones fijas y rutas concretas para aquellos servicios que, por su naturaleza, son viables tecnológica y operativamente".

"Se trata", agregan estos portavoces, "de una primera fase de transición que, en los meses siguientes, seguiremos completando y ampliando". Sobre el nuevo modelo organizativo, la plataforma dice: "Vamos a lanzar un nuevo modelo inédito en España, que sigue el criterio establecido por el Tribunal Supremo y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Este nuevo modelo tendrá nuevas características y permitirá simultanear otras aplicaciones y actividades con total flexibilidad, autonomía e independencia".

Finalmente está la estrategia de Uber Eats, que, de acuerdo con varios correos electrónicos consultados por este periódico, sigue la vía de asalariar pero externalizando esta labor en subcontratas o ETTs. "Hace unas semanas nos pusimos en contacto contigo para informarte de que, a partir del 12 de agosto, necesitarás trabajar con una flota para seguir trabajando como repartidor de food delivery", arranca un e-mail estándar enviado por la compañía estadounidense, que no ha respondido a este medio. "Es muy posible que ya estés trabajando con alguna de las flotas que colaboran con Uber Eats. Si es así, ¡enhorabuena! Si no has comenzado a trabajar con una flota, por favor haz clic aquí para autorizarnos a proporcionar tus datos de contacto a nuestros socios de flotas. Ellos se pondrán en contacto contigo en breve para darte más detalles". Por último, el correo da al empleado dos opciones: "Sí" o "no", sobre si acepta o no ceder sus datos a terceros.

Fernando García Pallas asegura que esto también es ilegal y que su sindicato ya ha acudido a denunciarlo a la Inspección. UGT viene cargando públicamente contra estas prácticas externalizadoras desde hace tiempo.

UGT y CCOO piden al Gobierno que extreme la vigilancia para el cumplimiento de la 'ley rider'

UGT y CCOO piden al Gobierno que extreme la vigilancia para el cumplimiento de la 'ley rider'

Más sobre este tema
stats