Mediapart

Macron: "Si gano las elecciones incluiré a figuras de izquierdas y de derechas"

infoLibre

Emmanuel Macron, exministro de Economía y líder de la plataforma ¡En Marcha! y candidato a la Presidencia de Francia, repasó este viernes los principales puntos de su programa electoral de cara a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas, que se celebran este domingo. Macron, durante más de dos horas, respondió a las preguntas de la redacción de Mediapart, socio editorial de infoLibre, en una emisión especial, desde la redacción central de París, titulada Ganar al Frente Nacional y a su candidata, Marine Le Pen: ¿cómo y para hacer qué?

El candidato de ¡En Marcha!, que se ha negado a modificar su programa de cara a esta segunda vuelta para atraer a más electores como algunos le reclamaban, justificó su posicionamiento en el sistema a dos vueltas tan característico del país vecino: “En la primera vuelta electoral se elige [a un candidato], en la segunda vuelta, se elimina; son las reglas del juego democrático”. “Modificar mi programa para atraer a esa parte del electorado [que no le votó en la primera vuelta] supondría traicionar a los votantes que sí lo comparten”, añadió. Macron también se quejó del "daño" que la extrema derecha y la extrema izquierda le han hecho desde las redes sociales. "Hay importantes periódicos vespertinos que todavía se refieren a mí como el exbanquero como forma de atacarme", pero justificó que "seguirá siendo libre le pese a quien le pese".

Caras nuevas

Preguntado por los personajes públicos que le han apoyado públicamente en los últimos tiempos, Macron preferió tomar distancias para precisar que él no es "toda la gente que le apoya". "Lo agradezco, pero no todos forman parte de mi equipo", dijo. Acto seguido, el candidato de En Marcha se comprometía a cambiar la ley electoral con el objetivo de reducir el número de parlamentarios. 

"En varias ocasiones me han auditado y eso hace que el comportamiento sea diferente". Por esa razón, Macron se mostraba partidario de que el Parlamento promueva comisiones que “auditen” al Gobierno. “Nombraré a ministros a los que pediré cuentas periódicamente”, prosiguió para ahondar en su idea de "Parlamento renovado". "Quiero que se debata en el Parlamento ideas de las que ahora sólo se habla en la calle, incluir en él a la sociedad civil", precisó.

En cuanto a la composición de su Ejecutivo, en caso de resultar elegido este domingo, apuntó que habrá "figuras de la izquierda y de la derecha" habida cuenta del momento actual de "refundación, donde hay que saber tomar decisiones y buscar alianzas". Pero se mostró tajante: "No haré un Gobierno de caras conocidas, pero sí con figuras relevantes". 

Transparencia y terrorismo

En lo que respecta a las medidas que prevé contra el fraude fiscal y para moralizar la vida política, Macron quiso, antes de nada, romper una lanza a favor de François Hollande. "En estos tiempos en los que parece que gusta hacer reproches a François Hollande, quiero decir que es un hombre honesto. Nunca se ha visto salpicado por ningún escándalo como ha podido suceder con sus predecesores".

"Podemos crear instituciones fuertes y transparentes", aseguraba acto seguido Macron, preguntado por cómo evitará el conflicto de intereses de los miembros de su eventual equipo ejecutivo, habida cuenta de que las personas de su entorno proceden de importantes compañías del sector privado. "Impediré que los miembros de mi equipo tengan intereses simultáneos con compañías privadas, sin duda. Pero en el caso de que exista un conflicto potencial de intereses, pediré una declaración exhaustiva de sus negocios en los cinco años anteriores. Nunca me privaré de nadie porque venga del sector privado. No se puede pretender incluir claras nuevas y no querer contar con ellos".

Para combatir el terrorismo, Macron también anunciaba la creación de una fuerza operacional, una task force "con el fin de acabar con la balcanización de los servicios de inteligencia". "Quiero que coordine los servicios para ganar eficacia, sin que eso quiere decir que incluya nuevos medios operacionales propios".

Macron también se detuvo en uno de los puntos más polémicos de su programa, la reforma de las prestaciones por desempleo. "No quiero proteger un modelo que considero injusto, pero no abogo por los minijobs, sino por mantener la cohesión social. No propongo salir del modelo solidario, sino del modelo por el cual si tienes un empleo te garantizas el derecho a la prestación". Argumentó que "con la situación de paro masivo, ahora es el contribuyente el que paga. En cambio, emprendedores, agricultores no acceden a ese régimen y ahí radica la injusticia del sistema". Y precisó: "En estos momentos el paro ya no es un riesgo individual, sino macroeconómico".

Asimismo, el  candidato defendía la introducción de "controles" en el cobro de prestaciones y propone un plan de inversión para formar en nuevos sectores a los desempleados. "Ahora no se ofrece formación a los parados o la formación es anecdótica. Propongo cambios en la formación profesional que incluyan periodos de seis meses, 12 meses, 18 meses remunerados para cubrir las necesidades existentes en sectores como el de las energías renovables, la atención a dependientes. No quiero un sistema donde se pierdan las prestaciones por no aceptar un minijob, sino que busco un sistema donde el periodo que se permanece en el paro permita formarse y que eso sea una inversión". De lo contrario, si el sistema fracasa "la situación será aún peor y es en ese enfado donde se nutre el Frente Nacional", ha argumentado. 

Macron también rechazó que quiera gobernar para "los triunfadores". En ese sentido, se comprometía, en los próximos cinco años, a no subir las cotizaciones sociales ni a aumentar la edad de jubilación. 

Acto seguido, el candidato centrista a la presidencia de Francia se negaba tajantemente a cerrar las centrales nucleares de forma inmediata, aunque sí se comprometía a iniciar desde el primer momento de su mandato las licitaciones públicas y la investigación en el sector de las energías renovables con el fin de comenzar la "transición". "Cerrar de un día a otro las centrales supone condenar a decenas de miles de obreros y no lo haré". Asimismo, se ha comprometido a crear una comisión de expertos independientes "de los lobbies" a fin de que el "mundo de la investigación esté cerca del presidente" para dar mayor peso a la comunidad académica. 

Deuda griega

Macron se escudaba en razones "pragmáticas" para explicar su posicionamiento en contra del reconocimiento unilateral de Palestina. "¿Tomar posición por Palestina aporta algo al debate? Sería contraproductivo porque eso impediría que pueda mantener conversaciones con Israel. Como ministro viajé a Israel y defendí la teoría de los Estados, pero otra cosa es el reconocimiento internacional", justificó. 

Igual de contundente se mostró con la situación griega. Macron es favorable a "reestructurar la deuda griega porque la situación es insostenible". "Son los dirigentes de Grecia los que han fallado, han mentido al pueblo griego, que es el que paga". El candidato de ¡En Marcha! ha asegurado que defenderá su planteamiento ante Angela Merkel tras asegurar que "no es partidario de que ningún país abandone la eurozona".

Según los sondeos demoscópicos, Emmanuel Macron parte como favorito en las encuestas, con una intención de voto del 62%, frente al 38% de su rival, Marine Le Pen. Eso sí, esas mismas encuestas recogen que hay un 19% del electorado que todavía no ha decidido por quién votará.

 

La OPA de Macron al Elíseo

La OPA de Macron al Elíseo

Más sobre este tema
stats