La portada de mañana
Ver
La resistencia femenina al fascismo: “Los militares hicieron el golpe, nosotras lo transformamos en revolución”

Alemania

Merkel gana pese a sufrir un fuerte retroceso y la ultraderecha entra en el Bundestag con más de 90 diputados

A.G.

La canciller alemana, Angela Merkel, y su partido Unión Cristiano Demócrata (CDU) han ganado las elecciones legislativas celebradas este domingo en Alemania, dondeAlternativa para Alemania (AfD) se ha convertido en la primera formación de ultraderecha en llegar al Parlamento alemán desde 1961, con un 13,0% de los votos.

La CDU de Merkel y su partido hermano, la Unión Social Cristiana de Baviera (CSU), han obtenido el 33% de votos, claramente por delante del Partido Social Demócrata (SPD) de Martin Schulz, que se quedó en un 20,5% de los votos.

Estos resultados suponen una pérdida de 8,6 puntos para el partido de Merkel respecto a las elecciones de 2013, y de 5,1 para el SPD, mientras que la AfD aumenta en un 8,3% sus apoyos, hasta el 12,6%.

La CDU nunca había sufrido un retroceso electoral tan importante y sólo obtuvo peor resultado en 1949, en las primeras elecciones de la República Federal de Alemania tras la II Guerra Mundial, cuando se quedó en el 31,0% de las papeletas. El SPD, por su parte, registra el peor resultado de su historia. Hasta ahora, el récord negativo era el 23,0% del año 2009. Ahora se sitúa en torno al 21%. Los dos partidos que formaban hasta ahora el gobierno de gran coalición pierden en conjunto casi un 14% de apoyo electoral.

Tras la AfD se encuentran el liberal Partido Democrático Libre (FDP), con un 10,7% de votos; La Izquierda, con un 9,2%, y Los Verdes, con un 8,9%, de acuerdo con las proyecciones de la cadena pública ARD.

El reparto de escaños en el Bundestag queda así: 246 para la CDU-CSU; 153 para el SPD; 94 para la AfD; 80 para el FDP; 69 para Die Linke, y 67 para Los Verdes.

Posibles escenarios postelectorales

Tras las primeras reacciones a los resultados, lo que los analistas denominan coalición Jamaica –por los colores negro, amarillo y verde que identifica a los partidos que la compondrían–, parece ser la opción más realista para que Angela Merkel pueda formar gobierno. Esa coalición estaría formada por la CDU-CSU, el FDP y Los Verdes, con un respaldo conjunto por encima del 52% del electorado, que se traducen en 381 diputados en un Parlamento formado por 690 escaños.

Esta coalición es una realidad desde hace dos meses en el Estado de Schleswig-Holstein, pero ya fracasó en el de Sarre, Antes de los comicios, Los Verdes se mostraban reacios a formar parte de ella: al tratarse de una coalición de cuatro partidos, el dirigente ecologista Cem Özdemir temía que su discurso quedase sepultado entre el de Hosrt Seehofer, líder de la CSU, y el de Christian Lindner, del FDP.

Lindner no se refirió explícitamente al potencial pacto, pero afirmó que su formación “está dispuesta” a afrontar “la responsabilidad” que implican los resultados de las elecciones. Katja Suding, su número dos, fue más clara y afirmó que están abiertos a negociar con la CDU. “Estamos preparados para entablar negociaciones, si nos lo piden”, aseguró.

La cúpula de Los Verdes también está abierta a una coalición Jamaica. “Por supuesto que aceptaremos una invitación para entablar negociaciones”, dijo Özdemir, a lo que añadió que “ahora se trata de asumir responsabilidades por nuestro país”. También quiso advertir de que en su partido “quieren gobernar para cambiar cosas”, y puso como ejemplos una política contra el cambio climático, una fuerte apuesta por la igualdad o la lucha contra el racismo.

Antes de la jornada electoral, se barajaban otras dos posibles coaliciones electorales. Una de ellas era la repetición de la gran coalición formada por la CDU-CSU y los socialdemócratas, que sumarían en torno al 53,5% de los sufragios. Sin embargo, esta opción fue descartada de forma rotunda por el SPD tras conocerse los resultados. Entre los socialdemócratas son múltiples las voces que achacan a su presencia en la coalición con Merkel el descenso de apoyo electoral.

La otra hipótesis eran una coalición negro-amarilla, una opción que los resultados han terminado por descartar, ya que la CDU-CSU y el FDP solo suman el 43,5% del electorado. Estos dos partidos se ven en Alemania como “aliados naturales”, ya que han pactado en múltiples ocasiones desde 1949, la última a nivel federal entre 2009 y 2013. 

Merkel escuchará las "inquietudes" los votantes de AfD

Angela Merkel compareció tras conocerse estos pronósticos para presentarse como la ganadora de los comicios, aunque señaló que escuchará las "inquietudes" de los votantes de AfD, informa Europa Press.

"Hemos tenido doce años de responsabilidad de gobierno y no estaba claro que fuéramos a ser de nuevo el partido más importante, pero en estas elecciones también hemos sido testigos de la llegada al Parlamento de AfD. Vamos a llevar a cabo un análisis concienzudo. Queremos recuperar a los votantes que votaron por AfD y queremos descubrir sus inquietudes y preocupaciones", afirmó Merkel.

Los expertos electorales calculan que un millón de votantes de la CDU-CSU se han pasado ahora a la ultraderecha del AfD.

Por su parte, Horst Seehofer (CSU) lamentó que los conservadores tengan un "vacío en el flanco derecho" y aseguró que "la mejor protección" ante la ultraderecha es "contener" la inmigración con el objetivo de que "Alemania siga siendo Alemania". 

"Que se vayan preparando"

El candidato de AfD, Alexander Gauland, también festejó los resultados. "Que se vayan preparando para la que les espera", afirmó Gauland. "El Gobierno que se abrigue porque vamos a por él. Vamos a recuperar nuestro país y nuestro pueblo. Vamos a cambiar este país", apostilló.

La copresidenta del partido, Frauke Petry, señaló que los resultados suponen un "estímulo para preparar el cambio de Gobierno en 2021" y Alice Weidel, cabeza de lista junto a Gauland, anunció la intención de crear una comisión de investigación parlamentaria contra Angela Merkel por presuntas violaciones legales durante la crisis migratoria de 2015.

Por su parte, Marine Le Pen, líder del partido ultraderechista francés Frente Nacional, felicitó a sus "aliados" de la AfD. "¡Bravo por nuestros aliados de AfD por su resultado histórico! Es un nuevo símbolo de la rebelión de los pueblos europeos", publicó Le Pen a través de su cuenta oficial en Twitter.

61,5 millones de votantes

Desde las ocho de la mañana hasta las seis de la tarde, 61,5 millones de alemanes estaban llamados este domingo a las urnas, 400.000 menos que en 2013. De ellos, 29,8 millones son hombres y 31,7, mujeres. Para tres millones de jóvenes esta ha sido la primera vez que podían ejercer su derecho a voto.

Hasta ahora había cuatro grupos parlamentarios en el Bundestag, que ahora se incrementarán a seis: la CDU de Angela Merkel (CSU en el Estado de Baviera), el SPD de Martin Schulz, el FDP –que salió del Parlamento alemán en 2013 al no alcanzar el mínimo del 5% de los votos–, Los Verdes, La Izquierda y, por primera vez, el partido de ultraderecha AfD. En estas elecciones concurrieron 42 partidos, el mayor número desde la reunificación.

Más sobre este tema
stats