Don't Pay UK reúne a 100.000 británicos que no pagarán la luz si sigue la escalada de precios

Movilización de Dont' Pay UK en el Puente de Londres.

Marie Billon (Mediapart)

Londres —

Lewis había oído hablar de Don't Pay UK sin prestar realmente atención. A mediados de agosto, este padre de 31 años recibió la factura de la luz. Contenía una proyección de sus futuros pagos: "900 libras sólo para el próximo mes de enero", dice. "Esa fue la gota que colmó el vaso. Entré en Internet y firmé el compromiso".

Don't Pay UK quiere llegar a un millón de participantes. Hasta ahora, Lewis es una de las más de 110.000 personas en el Reino Unido que se han comprometido a "cancelar la domiciliación bancaria" el 1 de octubre si los precios no son "asequibles".

En otra página se aclara la petición de la plataforma ciudadana: volver al "tope energético de abril de 2021". De una media de 1.277 libras al año, antes de saltar un 54% hasta las actuales 1.971 libras, el tope de la tarifa subirá a partir de octubre un 80%, hasta 3.549 libras, según anunció este viernes 26 de septiembre el regulador británico del sector, OFGEM.

Lewis es consultor informático y su mujer trabaja en tecnología financiera. Admite de buen grado que son de "clase media" pero que "apenas pueden pagar las facturas". La familia vive en Hull, en la costa este de Inglaterra. Según la Universidad de York, el 67,3% de los habitantes de esta región del noreste podría caer en la pobreza energética como consecuencia de las subidas del tope en octubre y enero. Según el mismo estudio, dos tercios de la población, es decir, 45 millones de británicos, pueden caer en la pobreza energética en los próximos meses.

Lee siente que está "en el límite". Este hombre de 43 años de Morecambe, en el noroeste de Inglaterra, sufre de ansiedad y lleva varios años sin trabajar. Además del estrés de no tener ni siquiera unos céntimos en su cuenta bancaria a final de mes, no puede conducir, aunque tenía "la costumbre de conducir en caso de ansiedad para relajarse". "Debido al precio de la gasolina, ya no puedo hacerlo. Cada vez estoy más aislado en casa, pero uso aún más el gas y la electricidad". Por eso, formar parte de los firmantes de Don't Pay UK era una obviedad para Lee: "Si no decimos algo ahora, los proveedores pensarán que pueden subir los precios todo lo que quieran".

Le convenció el argumento de Don't Pay UK: "Nuestra fuerza estará en nuestros números". Los organizadores lo dejan claro: "Pasaremos a la acción, si un millón de personas hacen la promesa". Según Lee, "no se puede ignorar una suspensión masiva de pagos". En su opinión, el impacto sobre los usuarios también será menor. "Los proveedores no podrán cortar el gas y la electricidad a un millón de personas ni enviar tantos agentes judiciales".

Don't Pay UK dice en su página web que la huelga "conlleva riesgos". "Pero es aún más arriesgado no hacer nada". Lee sabe que "se endeudará a corto plazo". "Pero no veo otra salida". Piensa guardar el dinero porque "en algún momento hay que pagar el consumo", admite. Pero espera que sea menos de lo que esperaba.

La justicia social y la justicia climática van de la mano. Las grandes empresas se llevan nuestro dinero destruyendo el medio ambiente

Robert, 26 años — Miembro de Extinction Rebellion que se unió a Don't Pay UK

Caitlin Robinson no está convencida. La profesora de la Universidad de Bristol, especializada en pobreza energética, teme que "algunas personas lo vean como una salida fácil y piensen que sólo se trata de no pagar las facturas". Las explicaciones del sitio web son demasiado "simplistas" y no ofrecen "ninguna red de seguridad", dijo. "Es posible que el número de huelguistas funcione como protección, pero no está garantizado. Hay mucho dinero en juego para las empresas, y seguramente querrán recuperar ese dinero".

Por ello, algunos son reacios a firmar. Este es el caso de Dominique, una francesa que enseña en la Universidad de Durham, en el norte de Inglaterra. "Cuando me enteré de la existencia de Don't Pay UK, me encantó. Es una huelga de ciudadanos". Pero se está dando tiempo para conocer las consecuencias antes de decidir porque "no es una causa por la que quiera ir a la cárcel o incluso a los tribunales".

Sin embargo, algunos de los firmantes llegarán hasta el final. "Estaría encantado de ir ante un juez para defenderme", dice Robert. El joven de 26 años, que vive en el norte de Inglaterra, también es miembro de Extinction Rebellion. "Es parte de nuestra táctica, luchamos hasta el final". Pero Robert añade que es bueno diversificar las estrategias de desobediencia civil. "Don't Pay UK es una forma muy accesible ya que cualquier hogar puede participar". Dice que "la justicia social y la justicia climática van de la mano. Las grandes empresas se llevan nuestro dinero destruyendo el medio ambiente".

Muchos de los firmantes acusan a los productores de energía de obtener grandes beneficios y pagar millones en dividendos a los accionistas, mientras suben los precios a los consumidores. Incluso Caitlin Robinson, la recelosa profesora de Bristol de Don't Pay UK, admite que está "sorprendida" de que no haya más protestas. "El Gobierno espera que los hogares se adapten y paguen. Tenemos que pensar en formas de resistencia, pero Don't Pay UK no es lo suficientemente transparente".

Estrategia de participación 

Es imposible saber quién está detrás de la iniciativa, ya que los fundadores permanecen en el anonimato. En sus preguntas frecuentes, el sitio afirma que el movimiento fue creado "por nosotros, un grupo de amigos". Simon, un coordinador de las Midlands centrales que a menudo se sugiere como portavoz no oficial ante los medios de comunicación, confirma que la idea surgió durante una discusión "en un pub de Londres".

Ha estado en contacto con algunas de las personas que están detrás de la iniciativa. "Son personas normales con familia", añade. Las empresas a las que se enfrenta Don't Pay UK son tan poderosas, dice, que "es justo que tomen precauciones". Si no lo hacen, se están delatando.

El sitio hace de este anonimato una estrategia participativa: "No se puede tener una organización centralizada o dirigida por un pequeño grupo: todos tenemos trabajo, no funcionaría. Nuestro objetivo es dejar que la idea crezca y darle una dirección lo suficientemente clara para que se convierta en el movimiento de todos aquellos que, como nosotros, no quieren quedarse quietos".

Por ello, Don't Pay UK se ofrece a rellenar un breve formulario para presentarse como organizador local. Lee, responsable de la zona de Morecambe, sólo se ha puesto en contacto con un dirigente por correo electrónico o mensaje privado en Twitter. Descargó el manual de los organizadores y luego creó una cuenta de Twitter y un grupo de WhatsApp. "Me encantaría saber quién está detrás", dice, "pero la opacidad es deliberada. Cada vez que alguien ha iniciado un cambio, se ha enfrentado a una campaña de desprestigio personalizada".

Simon, el portavoz no oficial, dice que el movimiento evoluciona de forma natural. "Ahora va más allá de Internet y se convierte en algo real". Él mismo, dice, ha organizado reuniones informales entre los firmantes, por ejemplo. "Aunque la acción solicitada se haga de forma aislada –anular la domiciliación bancaria– para que funcione hay que crear un movimiento de masas".

El precedente del "no puedo pagar, no quiero pagar

Don't Pay UK convocó una "jornada de lucha" este viernes 26 de agosto. Estaba prevista una concentración ante la sede del regulador, la OFGEM, y se llamó a los coordinadores locales para que organizasen actos en sus territorios. Hace una semana, la OFGEM advirtió de que "los precios podrían empeorar significativamente a lo largo de 2023" y pidió al Gobierno que proporcionara ayudas "urgentes".

Es una iniciativa que Jeremy ha reclamado. La profesora de 60 años del sur de Londres también firmó el compromiso. Recuerda el movimiento de impago masivo de 1990 contra el poll tax, el impuesto local establecido por Margaret Thatcher, entonces primera ministra: "Elaboramos cartas informativas, organizamos reuniones, manifestaciones y conferencias para preparar la huelga de pago".

Don't Pay UK afirma haber aprovechado este precedente: "Más de 17 millones de personas se negaron a pagar", dice. El Gobierno no podía hacer nada más.

La campaña No puedo pagar, no quiero pagar fue éxito. "La policía y los tribunales no pudieron hacer frente a la situación", afirma Martin Farr, profesor de la Universidad de Newcastle. Este movimiento desempeñó un papel importante en la caída de Margaret Thatcher. Pero tanto entonces como ahora, el Partido Laborista no apoya la iniciativa. "La idea es que los legisladores no pueden ser infractores de la ley", explica el académico. 

Algunos, como Frankie, lamentan este posicionamiento. "He conocido a muchos afiliados o exafiliados laboristas que están decepcionados con la apatía del partido y han firmado el compromiso porque quieren más acción directa.

El joven de 21 años, que vive en Manchester, no firmó el compromiso porque recientemente se quedó sin hogar y ahora vive en una vivienda social donde las facturas tienen un tope de 80 libras al mes. Militante del Partido Laborista desde los 15 años, estaba dispuesto a poner en práctica su experiencia como activista ayudando a organizar el movimiento en su ciudad. 

Pero Don't Pay UK se cuida de no afiliarse a ningún partido político. Su objetivo es tener tantos seguidores en las zonas históricamente de izquierdas como en los bastiones de la derecha.

Europa borra a Grecia de su agenda tras fracasar su plan de austericidio

Europa borra a Grecia de su agenda tras fracasar su plan de austericidio

Más sobre este tema
stats