España se ahorra 12.000 millones en compras de gas en solo seis meses gracias a las renovables

Parque eólico, en una foto de archivo.

El encarecimiento de las materias primas ha provocado que las energías renovables sean este año un activo más valioso que nunca. Además de generar electricidad limpia, reducen la necesidad de comprar gas natural al extranjero en un momento en que este combustible se sitúa en precios récord, lo que se ha traducido en un ahorro para España de 12.000 millones de euros en solo seis meses, según un informe publicado este martes por los centros de estudios Ember y E3G

Los analistas calculan que España ha generado entre marzo y septiembre 55 teravatios hora de electricidad con paneles fotovoltaicos y molinos de viento, el equivalente al 35% de la luz que consume el país y 8 TWh más que en las mismas fechas del año pasado. 

Para generar esa electricidad en las centrales de ciclo combinado se habrían requerido unos 5.500 millones de metros cúbicos de gas, que habrían costado a la economía española cerca 12.000 millones de euros, si se tiene en cuenta el precio medio del gas holandés TTF en el mercado al contado, el de referencia en Europa. 

Además de España, el estudio recoge que el ahorro en esos seis meses de toda la Unión Europea asciende a 99.000 millones de euros, aproximadamente un 40% de la inversión total que se dirigió el año pasado a desarrollar e instalar energía verde en los 27 países, según la Asociación Internacional de la Energía. Ese dato evidencia que el gasto en la transición energética poco a poco revierte en las empresas y ciudadanos, especialmente cuando los combustibles fósiles escasean en el mercado. 

Si bien es cierto, la cifra de ahorro que dan los autores es orientativa porque una parte del gas que se quema en España y en otros países para producir electricidad no está ligado al gas holandés, sino al MIBGAS u otras referencias más baratas, o corresponde a contratos cerrados entre empresas a un precio desconocido. 

En todo caso, los expertos concluyen que la expansión de las tecnologías renovables es "la opción más sensata para la seguridad energética de Europa, para los presupuestos de los gobiernos y para las facturas de energía de los consumidores", según reza el informe. Y son la mejor solución para suavizar la inflación que azota al continente, ya que las energías limpias son mucho más asequibles en este momento y permiten abaratar la fabricación, el transporte y la venta de los productos de la cesta de la compra. 

Los autores también destacan que España ha sido el país de la Unión Europea que más ha aumentado su generación eólica y solar desde marzo de 2022 en cifras absolutas: 7,2 teravatios hora. Solo ese incremento, ha permitido ahorrar 1.200 millones de euros en compras de gas, una cifra que podría ser mayor en el futuro si se recupera la producción hidroeléctrica, que se ha desplomado este año debido a la sequía. 

Más ambición para 2030

El informe subraya el potencial de ahorro de las renovables, pero también recuerda que entre marzo y septiembre la Unión Europea se ha gastado 80.000 millones de euros en comprar gas natural. Artur Patuleia, de E3G, propone reducir año a año esa factura acelerando la instalación de tecnologías renovables. 

Para ello, él y sus colegas piden al Consejo Europeo ratificar la propuesta de la Comisión del pasado junio que eleva del 40% al 45% el peso de las renovables en el total de energía consumida en 2030, aunque la prensa europea se ha hecho eco de que los gobiernos nacionales planean votar a favor de mantener el objetivo original. 

El análisis de Ember y E3G también recoge el porcentaje de producción eléctrica verde que tiene cada país de la Unión Europea. Portugal, Austria y Dinamarca se han comprometido a que el 100% de la electricidad que generen ese año provenga de fuentes renovables, seguidos de Países Bajos, Alemania. 

España ocupa el sexto lugar y aspira a alcanzar el 74% de producción libre de emisiones, un objetivo que Chris Rosslowe, de Ember, cree que podría ser más ambicioso "teniendo en cuenta los elevados recursos renovables de los que dispone", especialmente en materia solar. Si bien, el Gobierno trabaja ya en una actualización del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) que presentará en 2023. 

Desde la Fundación Renovables, Ismael Morales, responsable de Comunicación y Política Climática, explica que ellos han pedido al Gobierno elevar hasta el 90% ese objetivo de generación de electricidad verde en la revisión del año próximo, una meta que no debería ser complicada al ritmo que lleva España. 

De hecho, la demanda es tal en que el problema es que no se forma a los trabajadores suficientes para poder atenderla. "Los objetivos del PNIEC se están cumpliendo y la crisis energética está alimentando el apetito inversor, pero vemos que no hay instaladores ni ingenieros suficientes para atender a todos los proyectos", resume Morales.

España se expone a 20 años más de litigios de grandes empresas y fondos aunque deje la Carta de la Energía

España se expone a 20 años más de litigios de grandes empresas y fondos aunque deje la Carta de la Energía

Más sobre este tema
stats