PORTADA DE MAÑANA
Ver
El tope del gas y el escudo energético sitúan a España con el IPC más bajo de Europa

Fin de la tregua en la gasolina: la OPEP recorta la producción de crudo para inflar su precio

Gatos de bombeo operan en las instalaciones de Wintershall Dea, en EEUU.

El precio de la gasolina –y el del gasoil de manera más sutil– han disfrutado de un importante descuento en los últimos dos meses, un alivio para los conductores españoles que podría disiparse en las próximas semanas. La Organización de Países Exportadores de Petróleo y Rusia (OPEP+) han acordado este miércoles recortar la producción de barriles de crudo de manera drástica en los próximos meses, una manIobra que pretende reducir el petróleo disponible en el mercado y forzar al alza el precio de los combustibles

Concretamente, el grupo formado por 13 miembros y sus aliados rebajará a partir de noviembre su objetivo de producción de crudo en cerca de dos millones de barriles al día, el equivalente al 2% del consumo diario mundial de esta materia prima, el mayor recorte desde el impacto del covid-19 de 2020

Tras el anuncio de la OPEP, el barril de crudo de referencia en Europa –el brent– se ha encarecido un 1,5% hasta los 93 dólares. La subida puede parecer sutil, pero el barril es hoy un 10% más caro que el viernes porque el mercado ya anticipaba un duro recorte en la producción del grupo liderado por Arabia Saudí desde la semana pasada.

"Mantener los precios del crudo elevados encarece el precio de la gasolina a lo que se suma unos costes de refino elevado", explica Beatriz Villafranca, analista de mercados de CaixaBank Research. La experta añade que esta subida afecta incluso a quien no coge el coche, porque se filtra al resto de la cesta de la compra al encarecer la fabricación y distribución de productos. 

La incógnita ahora es conocer a qué velocidad se trasladarán estas subidas a las gasolineras, y Villafranca reconoce que aún es pronto para saberlo. Según la teoría que rige el mercado de los carburantes, conocida como el cohete y la pluma, deberían traspasarse poco a poco, ya que las petroleras procesan en sus plantas de refino el crudo que adquirieron en el pasado a un precio normalmente menor que el que marca el crudo brent en el mercado al contado. 

En todo caso, los analistas reconocen que el encarecimiento de la materia prima con la que se elabora la gasolina y el gasoil sin duda pondrá en apuros a las familias este otoño, que vieron el litro por debajo de 1,50 euros por última vez en marzo

Diego Rodríguez, investigador de Fedea, un centro español de estudios económicos, explica que los hogares españoles dedican alrededor de un 6% de su renta a pagar el combustible del coche, un porcentaje que aumenta cuantos menos ingresos tiene la familia. Si se tiene en cuenta también la luz y el gas, el porcentaje asciende hasta el 12%, lo que demuestra el impacto que tiene la subida de la energía a final de mes. 

"El problema de los carburantes es que son un bien poco sensible al precio. Las familias aceptan lo que cuesta porque la necesidad de movilidad no varía por mucho que se encarezca, porque la única alternativa es el transporte público y quien puede ya lo utiliza", señala Diego Rodríguez.  

Con este paso, la OPEP espera devolver el precio del combustible a los 100 dólares por barril, una cota que se perdió en julio en previsión de una recesión económica global, que provocaría en 2022 y 2023 un menor consumo de combustible por parte de las empresas y los hogares. 

Tras tocar techo en el mes de julio, el precio del petróleo cayó en picado hasta la pasada semana, cuando varios integrantes del cártel petrolero advirtieron de una disminución de la producción en la reunión de este miércoles. De manera paralela, el precio del combustible cayó con fuerza este verano hasta estabilizarse a finales de septiembre en los 1,70 euros el litro de gasolina y 1,80 el gasoil.

Beatriz Villafranca señala además que este miércoles la Unión Europea ha sentado las bases legales para establecer un tope al precio al que compra el petróleo ruso a partir de diciembre, mientras que Rusia ya ha reiterado que no venderá crudo a quien se adhiera a este límite, lo que dejaría de facto al Viejo Continente sin petróleo de este país y ayudará a tensar aún más el precio de los carburantes de aquí a dos meses.

Para reducir el impacto de los precios del combustible, el Gobierno introdujo en abril una subvención temporal de 20 céntimos por litro que ha prorrogado hasta final de año, una medida que Diego Rodríguez veía con buenos ojos de manera temporal, pero que carece de sentido seis meses después.  

"Efectivamente, reduce el gasto para las familias, pero es café para todos. Se te paga independientemente de tu renta, ya tengas un todoterreno o un coche pequeño", critica. El doctor en Economía propone sustituir la medida por una que se centre en ayudar a las rentas bajas y discrimine a quien se puede permitir rellenar el depósito, aunque reconoce que sería difícil de implementar porque no podría aplicarse a la hora de pagar la gasolina, como ocurre ahora. 

Más sobre este tema
stats