Mediapart

Plenel: “Hay que convencer al lector de que la información tiene un precio, y la independencia también”

Edwy Plenel, cofundador y presidente de Mediapart.

infoLibre

El caso Bettencourt en 2010, el financiamiento de la campaña del expresidente Nicolas Sarkozy por parte de Gadafi en 2011, o los fondos no declarados del viceministro de presupuestos Jerôme Cahuzac en 2012. Estos son sólo algunos de los méritos periodísticos que avalan a Mediapart, socio editorial de infoLibre, como uno de los medios de comunicación referentes en Francia. Al frente, su presidente, Edwy Plenel que, en una entrevista en La Vanguardia, explica que “sólo nuestros lectores pueden comprarnos”.

Tras participar en una conversación en el marco de la exposición Mediapro Live con Ernesto Tiffenberg, director del diario argentino Página12, moderada por el director editorial de infoLibre, Jesús Maraña, Plenel analiza la situación actual del periodismo en la era de Internet con unos lectores que cada vez dudan más de lo que se cuenta en los medios. “La desconfianza respecto a los medios dominantes es legítima, porque es una desconfianza hacia el espejo en el que se refleja la sociedad. Ese espejo nos muestra una suerte de fatalidad económica, de conformismo ideológico… Los periodistas debemos tomar esa crisis de confianza como una llamada a movilizarnos para defender nuestro oficio. El público no recuperará la confianza en nosotros de repente, nos toca demostrarles que pueden confiar”, explica el presidente de Mediapart.

El periodismo no está al servicio del Estado, ni mucho menos de los propietarios de los medios, está al servicio del público, de un derecho fundamental en la democracia que es el derecho a saber”, asegura Plenel cuyo medio es “un ejemplo” de cómo hacer periodismo independiente y tener beneficios. Tras nueve años en el mercado, el digital francés ha superado el umbral de los 130.000 socios. “Cuando lanzamos Mediapart [en 2008] todo el mundo decía dentro y fuera de Francia que estábamos locos”, admite Plenel en La Vanguardia. Sin embargo, nueve años después, el presidente de Mediapart señala que son “un diario que se ha consolidado, que tiene beneficios, que crea empleo, que nunca ha cedido en sobre el terreno de la precariedad”. Durante el 2016, Mediapart registró un crecimiento del 31% en el número de suscriptores, que por primera vez son su principal fuente de ingresos: “Hay que convencer al lector de que la información tiene un precio, y la independencia también” ya que “la mejor garantía para la independencia es no depender de nadie más que del lector” aunque para lograrlo hay que llevar a cabo “una batalla de convicción”.

Con esta fórmula, Mediapart ha demostrado que se puede hacer un “periodismo independiente siendo financiados solamente por nuestros lectores y sin aprovecharnos de la revolución digital para hacer una regresión en los derechos de los trabajadores”. Un ejemplo que ha seguido infoLibre: “Aunque sea pequeño y necesite tiempo, nuestro socio español tiene hoy más de la mitad de sus beneficios provenientes de los suscriptores. Paso a paso van progresando y ya superan los 10.000 abonados. Eso quiere decir que llevar a cabo la batalla de la convicción, funciona”.

¿Y la independencia del resto de los medios españoles? “La crisis ligada a la revolución digital ha favorecido un retroceso de la independencia, ha debilitado la autonomía de las redacciones y ha dado peso a los poderes económicos y a los accionistas que no soportan no controlar el contenido. Lo que ha pasado en El País o en El Mundo estos últimos años lo ilustra”, admite el periodista francés que asegura que muchos de estos medios “tradicionales” viven en “su burbuja”. Para lograr una información “independiente, leal y pluralista”, hace falta, según Plenel, que la gente “acepte apoyarla” porque si no “tendremos una información conformista, superficial, que dará preferencia al 'bla bla' de las opiniones, más que al trabajo serio del periodista. Si damos la batalla por perdida y nos rendimos a la gratuidad, vamos a perder el valor de nuestro oficio”.

La falta de independencia y la gratuidad de los medios no son los únicos problemas que detecta Plenel: también los despidos de periodistas. “En España el periodismo fue el segundo sector que más destruyó empleo después del inmobiliario. Es casi criminal”, admite ya que, para él, el periodismo se basa en “la transmisión de la experiencia”. “Cuando creé Mediapart había roto con Le Monde, donde trabajé por 25 años. Tenía 55 años. Y es porque tenía esa edad que pude crear un equipo de jóvenes a los que he podido transmitir mi experiencia. Eso es lo que nos ha permitido ganar. Esa relación entre dos generaciones”, explica Plenel.

Mediapart también se creó basándose en la idea de convertirse en un “laboratorio de investigación” para demostrar que los medios digitales no son sólo “inmediatez, formato corto, superficialidad” ya que “es falso decir que cierto tipo de tecnología implica un cierto tipo de contenido”. “Gracias a nuestro modelo, que es pagado y participativo, hemos podido utilizar el digital para hacer un mejor periodismo: más desarrollado, más enriquecido, mejor investigado, más durable. Sólo hace falta salir del modelo de la audiencia y del clic. Si estamos en ese modelo de la gratuidad publicitaria vamos hacia la degradación, si defendemos el modelo pagado, gracias al digital podemos hacer un periodismo mejor que el impreso”, asegura el presidente francés en La Vanguardia.

Periodismo, su economía y su libertad

Periodismo, su economía y su libertad

Más sobre este tema
stats