PORTADA DE MAÑANA
Ver
La bolsa o la vida: las negociaciones secretas que imponen en Europa las farmacéuticas

LA CRISIS DE LA PRENSA

El principal accionista de Prisa votó en contra de las retribuciones del consejo

El presidente ejecutivo de Prisa, Juan Luis Cebrián.

El pasado viernes el consejo de administración de Prisa aprobó el informe de retribuciones del grupo que preside Juan Luis Cebrián. Pero, de sus 17 miembros, uno votó en contra, y no el menos importante. John Oughourlian, consejero delegado y fundador de Amber Capital, el mayor accionista de Prisa. Posee el 19,29% del capital, por encima de la familia Polanco, que reúne con su sociedad Rucandio el 17,52%.

Según consta en el informe anual sobre remuneraciones que el grupo ha remitido a la CNMV, Oughourlian votó en contra porque no está “conforme con la propuesta de la Comisión de Nombramientos y Retribuciones”. En total, los 17 miembros del consejo percibieron el año pasado 5,75 millones de euros, 158.000 euros menos que en 2015.

Además, otros cuatro consejeros se abstuvieron en la votación. El motivo, no tenían “base suficiente para posicionarse, a favor o en contra, sobre la propuesta de la Comisión de Nombramientos y Retribuciones. Los cuatro abstencionistas son María Elena Pisonero Ruiz, Blanca Hernández Rodríguez, Alfonso Ruíz de Assin Chico de Guzmán y Dominique D’Hinnin, todos ellos consejeros independientes. La Comisión de Nombramientos y Retribuciones la integran cuatro consejeros, uno de ellos Oughourlian y el otro Ruíz de Assin. Uno de ellos votó en contra y el otro se abstuvo por no tener información suficiente de la propuesta que ellos mismos habían presentado al consejo de administración.

El francés Joseph Oughourlian dirige Amber Capital, un fondo activista que pretende implicarse en la gestión de la empresa y no ha hecho más que aumentar su participación en el capital del grupo. Según publicó en su día Financial Times, Amber lleva tiempo criticando la gestión de Juan Luis Cebrián al frente de Prisa e incluso maniobra para forzar su salida como máximo responsable de la gestión. El grupo perdió en 2016 un total de 67,9 millones de euros y acumula una deuda de 1.486 millones.

De los abstencionistas, Elena Pisonero es presidenta de Hispasat y ejerció como ex secretaria de Estado de Comercio durante el primer Gobierno de José María Aznar. Además, Blanca Hernández Rodríguez es consejera de Ebro Foods y prima de su presidente, Antonio Hernández Callejas. El abogado Alfonso Ruiz de Assin Chico de Guzmán ejerce como presidente de la Asociación Europea de Radio. Y Dominique D’Hinnin, socio codirector y director financiero del grupo industrial francés Lagardère, también se sienta en el consejo de Eutelsat.

Los 'bonus' de los tres principales ejecutivos

El presidente de Prisa, Juan Luis Cebrián, cobró el año pasado 1,76 millones de euros, un 14,5% menos que en 2015. De esa cantidad, su sueldo fijo es de un millón de euros. Además, cobró 692.000 euros como bonusbonus a corto plazo –por haber cumplido los objetivos de Ebitda, cash flow e ingresos de transformación del grupo– y otros 70.000 euros por un concepto que no precisa el informe de remuneraciones. El grupo paga a Cebrián 48.000 euros por el alquiler de la vivienda de Madrid donde reside.

El consejero delegado, José Luis Sainz, percibió 1,29 millones de euros, un 12,7% menos que el pasado ejercicio. Su sueldo fijo asciende a 750.000 euros anuales y se embolsó otros 538.000 euros como bonus ligado a objetivos, al igual que Cebrián. El vicepresidente, Manuel Polanco, aumentó sus ingresos este año hasta alcanzar 640.000 euros, un 11,5% más que en 2015. De ellos, 175.000 corresponden a un bonus por cumplir objetivos. Los tres acordaron “voluntariamente”, indica el informe remitido a la CNMV, reducir en un 30% sus retribuciones variables respecto a las cantidades que les correspondían por cumplir los objetivos previstos.

Cebrián tiene contrato como presidente ejecutivo hasta el 31 de diciembre de 2018, pero continuará al frente del grupo dos años más. Entonces podrá cobrar una jubilación para la que se han provisionado seis millones de euros, a razón de una aportación anual de 1,2 millones.

Javier Monzón sustituye a Cebrián al frente de Prisa tras una década de declive del grupo

Javier Monzón sustituye a Cebrián al frente de Prisa tras una década de declive del grupo

Lo que cobran los consejeros

Gregorio Marañón y Bertrán de Lis es el consejero no ejecutivo que más cobra: 300.000 euros. Le sigue el mexicano Roberto Alcántara, que representa a GHO Networks, propietario del 8,04% de las acciones de Prisa, y que vota en conjunto con la sociedad de los Polanco, Rucandio. Se llevó 175.000 euros. Elena Pisonero, una de las consejeras que se abstuvo en la votación del informe de retribuciones, percibió 150.000 euros por su trabajo en el órgano de gobierno de Prisa. Y Joseph Oughourlian, que votó en contra, ingresó 112.000 euros como consejero. Blanca Hernández, que se abstuvo, cobró 86.000 euros, los mismos que Alfonso Ruíz de Assin, otro de los abstencionistas. Dominique D’Hinnin recibió 60.000 euros. De esa cantidad, 50.000 euros remuneran su actividad de asesoramiento al presidente Cebrián y al consejero delegado Sainz en el plan de refinanciación de Prisa, explica el informe enviado a la CNMV.

Además de Amber y Rucandio, los dos principales accionistas del grupo editor de El País, Telefónica posee el 13,06% del capital. El grupo catarí International Media Group es el propietario del 8,17% de las acciones y ha sentado en el consejo de administración del grupo al jeque Jalid Bin Thani Bin Abdulá Al ThaniJalid Bin Thani Bin Abdulá Al Thani, que sólo cobró 72.000 euros por ello el año pasado. Los mexicanos de GHO tienen el 8,04%. Las participaciones de los bancos son menores: el mayor de ellos es el HSBC, con un 7,46%, mientras que el Santander cuenta con un 4,19% y la Caixa, con un 3,83%. Finalmente, Nicolas Berggruen, inversor y fundador del think tank que lleva su nombre, tiene el 1,22% de las acciones.

Más sobre este tema
stats