X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Atentado terrorista en París

El miedo es nuestro enemigo

Edwy Plenel (Presidente de Mediapart) Publicada 14/11/2015 a las 16:01 Actualizada 16/11/2015 a las 17:01    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 11

Un viernes por la tarde de otoño con buen tiempo. Fin de semana, tiempo de salir, momento de relajarse. Reencuentros amistosos, conciertos musicales, partidos deportivos. Hombres y mujeres juntos, jóvenes sin fronteras, placeres variados donde los haya de acuerdo con los gustos o los antojos, beber, fumar, bailar, mezclarse, seducirse, amarse, acudir pronto al reencuentro entre unos y otros.

Basta con enumerar estas simples palabras, sin grandilocuencia, para compartir lo que todos sentimos después de ayer: cualquiera de nosotros, nuestros hijos, nuestros padres, nuestros amigos, nuestros vecinos, nosotros mismos, estamos en el punto de mira de los asesinos. Porque es evidente que no tenían como objetivo lugares simbólicos como sucedió en los atentados de enero, cuando manifestaron su odio hacia la libertad (Charlie Hebdo) o su odio a los judíos (Hyper Cacher). Se dice que los terroristas autores de la carnicería parisina no tenían un objetivo. Es falso: armados de una ideología totalitaria, donde el discurso religioso sirve de argumento para asesinar la pluralidad, borrar la diversidad, negar la individualidad, ellos tenían como misión asustar a una sociedad que encarna la promesa inversa.

Más allá de Francia, de su política exterior o de aquellos que la gobiernen, su objetivo era este ideal democrático de una sociedad libre, porque es su derecho: derecho a tener derechos, igualdad de derechos sin distinción por razones de origen, de apariencia o de creencia; derecho de elegir su camino en la vida sin que esté ligado con el lugar de nacimiento o de pertenencia. Una sociedad de individuos donde el "nosotros" está compuesto de infinitos "yo", en relación unos con otros. Una sociedad de libertades individuales y de derechos colectivos.

Medir el alcance de aquello a lo que amenaza este terror sin precedentes en territorio francés –los atentados más mortíferos en Europa después de los sucedidos en Madrid en 2004–, es evidentemente medir también el desafío que nos han lanzado los asesinos y aquellos que ordenaron ejecutar la acción. Esta es la sociedad abierta que los terroristas quieren cerrar. Su objetivo de guerra es que se cierre, se repliegue, se divida, se encoja, se venga abajo y, en suma, que se pierda. Nuestra vida en común es lo que quieren transformar en guerra intestina, contra nosotros mismos. Sean cuales sean los contextos, épocas o latitudes, el terrorismo apuesta siempre por el miedo. No sólo el miedo que contribuye a expandir en la sociedad, sino la política del miedo que suscita en la cúspide del Estado: una huida hacia adelante donde el terreno totalitario llama a la excepción democrática, en una guerra sin fin, sin frentes ni límites, sin otro objetivo estratégico que su perpetuación, ataques y respuestas se alimentan los unos de los otros, causas y efectos se entremezclan hasta el infinito sin que emerja una salida pacífica.

Por doloroso que sea, debemos hacer el esfuerzo de quedarnos con la parte de racionalidad del terrorismo. Para combatirlo mejor, para no caer en su trampa, para no darles nunca la razón, por inconsciencia o por ceguera. Estas son las profecías autocumplidas que se reflejan en sus terroríficas lógicas mortíferas: provocar mediante el terror un caos todavía más grande del esperado, mayor enfado, resentimiento, injusticia... Lo sabemos por la experiencia reciente, la huida hacia adelante norteamericana tras los atentados de 2001 provocó el desastre iraquí, germen de la organización llamada Estado Islámico, nacida de los escombros de un estado destruido y de los desgarros de una sociedad maltratada.

¿Sabremos aprender de los errores catastróficos o los volveremos a repetir? Se puede decir que vivimos en un contexto de crisis acumulativas –económica, social, ecológica, europea, etc. –, nuestro país vive un momento histórico donde la democracia redescubre la tragedia. Donde la fragilidad de la primera es el peligro de la pasión de la segunda. Porque el desafío inmediato no está lejos, sino aquí mismo, en Francia. Sabíamos, desde el día siguiente de los atentados de enero, que la verdadera prueba estaba por venir. Este otoño, momento en que dejó sus funciones, el juez antiterrorista Marc Trévidic nos lo recordó –"Los días más oscuros están frente a nosotros" (lee su entrevista en francés)– era una alarma que no vieron nuestros dirigentes: "Los políticos toman posturas marciales, pero no tienen visión a largo plazo. (...) No creo en los méritos de la estrategia francesa".

Porque, ante este peligro que nos concierne a todos, no podemos dejar nuestro futuro y nuestra seguridad a quienes nos gobiernan. Si su obligación es protegernos, no debemos aceptar que lo hagan en nuestra contra, a pesar de nosotros, sin nosotros. Siempre es difícil plantear preguntas molestas el día después de los hechos que han conmocionado a todo un pueblo, uniéndolo en la compasión y el temor. Pero, colectivamente, no sabríamos resistir de forma duradera al terror que nos desafía si no somos los dueños de las respuestas que se dan. Si no somos informados, consultados, movilizados. Si se nos deniega el derecho de cuestionar una política de asuntos exteriores consistente en aliarse con los regímenes dictatoriales u oscurantistas (Egipto, Arabia Saudi), las aventuras guerrilleras sin visión estratégica (particularmente en el Sahel), las leyes de seguridad cuya acumulación revela ineficiencia (mientras atentan contra nuestras libertades), los discursos políticos cortos de miras y de poca altura (sobre el islam en particular, con esta rémora colonial que pasa por "la asimilación"), que dividen más de lo que unen, que alimentan el odio más de lo que lo tranquilizan, que expresan los temores des los de arriba más de lo que movilizan a la gente de abajo.

Hacer frente al terrorismo es hacer sociedad, construir una muralla, la misma que ellos quieren echar por tierra. Defender nuestra Francia, nuestra Francia arcoiris, diversa y plural, esta Francia capaz de hacer causa común a la hora de rechazar las generalizaciones y los chivos expiatorios. Esta Francia cuyos héroes del 2015 eran también musulmanes, como si fuesen ateos, creyentes, judíos, francomasones, agnósticos, de cualquier orígen, culturas o creencias. La Francia de Ahmed Merabet, de origen algerino, el guardian de la paz que dio su vida a las puertas del edificio del Charlie Hebdo. La Francia de Lassana Bathily, de origen maliense, un anciano sin papeles que salvó a muchos indocumentados del HiperCacher. Esta Francia que ilustraron tan bien, en esta larga noche parisina, los equipos de rescate, el personal sanitario, médicos, policías, militares, bomberos, las muestras de solidaridad, todo ellos salido también de esta diversidad –humana, social, cultural, confesional, etc.– que hace la riqueza de Francia. Y su fuerza.

En Gran Bretaña, en los atentados de 2005, la sociedad se unió espontáneamente alrededor de un eslogan inventado por un joven internauta: "No tenemos miedo". En España, en los atentados de 2004, la sociedad se unió espontáneamente a partir de un símbolo: las manos levantadas y las palmas abiertas, desarmados y determinados a un tiempo.

No, nosotros no tenemos miedo. Salvo de nosotros mismos, si cedemos. Salvo de los dirigentes si nos engañan y nos ignoran. Defendemos la apertura más que nunca de la sociedad que los asesinos querrían cerrar. Y el símbolo de este rechazo podrían ser diez manos que se reencuentran, se estrechan, se acerca la una con la otra.
__________

Traducción: Miriam Puelles


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • mcn mcn 16/11/15 00:39

    Leer el artículo de Pérez Reverté del 2006 sobre el tema de los valores occidentales vs. los musulmanes...Está todo dicho por alguien que ha viajado 20 años por los países árabes.  http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/82/por-que-van-a-ganar-los-malos/

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    0

    • cepeda cepeda 16/11/15 12:54

      Es que Pérez Reverte sabe de que va esto.... pero los irresponsables que gobiernan Alemania, Francia y Gran Bretaña... se están enterando ahora.... ahora que el daño esta hecho.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • ateo ateo 15/11/15 20:37

    Lo que nadie parece entender (interesadamente por supuesto) es que el problema del yihadismo en Occidente se basa en dos pilares fundamentales: primero la existencia de millones de personas de origen musulmán a las que hemos abandonado en guetos, sin esperanza ni futuro y segundo que estas masas de desheredados son fácilmente manipulables por esos execrables príncipes wahabitas de la fanática Arabia Saudí que financian su medieval e intolerante religión en nuestras propias narices, sátrapas a los que por cierto todos los líderes occidentales con el atribulado Hollande a la cabeza rinden humillada pleitesía para así poder seguir haciendo negocio con ellos. ¿No sería más efectivo que en lugar de destruir la poca democracia que nos queda con las cada vez más represoras y dictatoriales leyes sobre "seguridad" se fuera al fondo del problema y se cortaran todos los lazos económicos y políticos con esos dementes saudíes aislándoles completamente, para que así sin ayuda de nadie, sin armas, sin lujos, sin poder vender un barril de petróleo, y persiguiendo sus cuentas en paraísos fiscales volvieran a vivir como a ellos tanto les gusta: con sus cabras y sus camellos en sus medievales tiendas? Pero claro, ello significaría que miles de grandes empresas reducirían su cuenta de resultados y eso es una herejía que el actual mundo neoliberal no puede permitirse, por lo que seguiremos siendo atacados una y otra vez por los mismos a los que luego vendemos trenes de alta velocidad y todo tipo de armamento a cambio de ese petróleo manchado de sangre que llena el depósito de nuestros automóviles. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2015/01/de-que-hablamos-cuando-del-islam-se.html

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 3 Respuestas

    0

    0

    • cepeda cepeda 16/11/15 16:44

      Estimado ateo. Estoy totalmente de acuerdo con lo de Arabia Saudita y suscribo lo que dices PERO en absoluto estoy de acuerdo con lo del "gueto". Los que, por suerte y por desgracia, hemos tenido que emigrar y que tenemos a la familia repartida en diversas partes de España, Europa e hispanoamérica, sabemos un poco del problema de la inmigración....  Mientras hemos vivido en otros países hemos convivido con gente procedentes de distintos países, culturas y hasta civilizaciones... y sabemos que la explicación del "gueto" tan a mano y tan "util" para los progresistas bien pensantes... NO CUELA. No solo no cuela sino que no tiene NADA QUE VER. Los que hemos sido pobres, los que hemos tenido padres pobres que dejaron la escuela antes de los 14 años y tuvieron que emigrar, sin nada en los bolsillos, para poder sobrevivir... lo sabemos muy bien. Hoy he leído unos artículos de Pérez Reverte, que algo sabe del tema porque vivió bastante tiempo en países musulmanes, que son esclarecedores y con los que no puedo estar más de acuerdo. Hay uno de 2006 que se titula Por qué van a ganar los malos.... que es muy clarificador leído en noviembre de 2015.... Luego, si te queda tiempo, te recomiendo uno que se titula ES LA GUERRA SANTA, IDIOTAS.... de septiembre de 2014... hace poco más de un añito. Te los recomiendo. Un cordial saludo.... y, si los lees, ya nos contarás que te pareció.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • rita rita 16/11/15 15:46

      De atea a ateo, gracias. Lo suscribo en su totalidad, sin enmiendas.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      0

      0

      • cepeda cepeda 16/11/15 16:45

        También le recomiendo a usted esos artículos de Pérez Reverte, y si es feminista, se los recomiendo doblemente.... A ver que le parecen. Un saludo.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

  • Independiente Libre Alaia Independiente Libre Alaia 15/11/15 08:39

    "El miedo no es miedoso" y este aspecto es el que manejan con gran precisión y la estrecha colaboración de los medios de comunicación masivos. DESPERTEMOS y vivamos fuera de este "frecuencia mental" que nos tiene atrapados por otro CENTRO inmanipulable al que hay que habría que instruir, ejercitar y hacer funcionar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • nuvallek nuvallek 14/11/15 23:48

    Gracias Edwy Plenel por la interesantísima reflexión en estos momentos tan duros. Comparto sus argumentos en su totalidad. Toda mi solidaridad.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • hadacris hadacris 14/11/15 21:26

    Edwy Plenel, mil gracias. Te doy la mano, a ti y a mis amigos franceses. Estoy desolada, vivo en Madrid y recuerdo el atentado y solo puedo llorar. Como ha dicho Doceo, totalmente de acuerdo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • cepeda cepeda 14/11/15 21:01

    Pues yo no estoy tan de acuerdo... y me explico. 1.Dice que "Lo sabemos por la experiencia reciente, la huida hacia adelante norteamericana tras los atentados de 2001 provocó el desastre iraquí. No estoy de acuerdo. La agresión y la destrucción de Irak estaba planeada por GWB y sus esbirros desde antes del 11-S. Además Saddam no tuvo nada que ver con ese ataque. Solo hay que recordar la nacionalidad de quienes perpetraron el ataque, y compararla con quienes llevan DÉCADAS financiando la expansión del islamismo, la construcción de las mezquitas allí donde les dejan, los que pagan y nombran a los imanes más radicales…. y con quienes les han proporcionado hasta las Toyota a los del IS para saber que los verdaderos responsables los tenían más cerca y los conocían y conocen muy bien…. 2.Dice que ". Sabíamos, desde el día siguiente de los atentados de enero, que la verdadera prueba estaba por venir. Sigo pensando que la verdadera prueba está por venir y será entregada, como esta, en forma de masacres sucesivas… gracias a la quinta columna que tienen dentro de nuestras sociedades. 3.Mezcla Egipto con Arabia Saudita.... la velocidad con el tocino. Menos mal que están los militares al mando en Egipto... así al menos el ESTADO tendrá una oportunidad allí.... y los demás nos beneficiaremos de ello. Igual de que nos beneficiamos de que haya ESTADO en Marruecos... No son comparables a los nuestros, están en manos de dictadores PERO comparado con lo que hay en Arabia Saudita.... y hoy en Libia y en Siria.... son lujo "asiático". Es verdad, y aunque duela, que con Saddam y con Gadaffi estábamos mejor.... y los ciudadanos de esos países TAMBIÉN.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • doceo doceo 14/11/15 20:31

    Totalmente de acuerdo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

Lo más...
 
Opinión
  • En Transición Cristina Monge Cristina Monge

    España, fin de ciclo. ¿Reiniciamos?

    Si el marco político y jurídico del que nos hemos dotado no es capaz de garantizar la convivencia, tenemos la obligación imperiosa de modificarlo por procedimientos democráticos.
  • Verso Libre Luis García Montero Luis García Montero

    Bajo los escombros de la política

    Debajo de la ingenuidad y el descrédito, de la demagogia y la verdad, acompañada sólo por un fatigado instinto de supervivencia, espera la política.
  • El vídeo de la semana Juan Ramón Lucas Juan Ramón Lucas

    De calle

    Es previsible que sigan las manifestaciones y algaradas, igual que es previsible que la justicia siga actuando, y unos y otros se alimenten en el bucle que con tanto acierto había calculado el independentismo.
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre