X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

'Refugees go home?'

Publicada 22/06/2017 a las 06:00 Actualizada 21/06/2017 a las 21:02    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 7

Los mecanismos mentales y políticos que permitieron el Holocausto y otras matanzas siguen vivos entre nosotros. Su motor es el miedo a perder lo que tenemos, incluso miedo a perder lo que no tenemos. Nuestra debilidad nace de una educación que crea personas incapaces de diferenciar la realidad de la propaganda, lo importante de lo superfluo. Se premia al obediente sobre el crítico.

Ese miedo inducido es el bisturí que divide el mundo en dos categorías enfrentadas: “ellos” y “nosotros”, que nos exige elegir un bando para poner a salvo el confort que disfrutamos, que pese a la crisis sería un lujo para el Tercer Mundo. Pocos se preguntan quién paga el precio de la diferencia.

 

El martes se conmemoró el Día Mundial del Refugiado, como si se les pudiera equiparar a cualquiera de las fiestas consumistas a las que estamos habituados, el Día de la Madre, el del Padre, el de los Abuelos. Pero al menos es un día que sirve para concienciar y agradecer a los ya concienciados, a las personas e instituciones que trabajan por el bien común más allá de razas, sexos, ideas, religiones o nacionalidades.

El día de los refugiados debería ser todos los días, al menos en la exigencia del cumplimiento de las leyes que nos obligan. Los refugiados son portadores de derechos recogidos en las convenciones internacionales creadas y firmadas después de 1945, y de las que tanto hemos presumido cuando eran papel y ahora, cuando más se necesitan, las vaciamos de contenido en nombre de la seguridad. ¿De quién? ¿De los que provocan guerras? ¿De los que trafican con armas, minerales robados o personas?

Políticos irresponsables blanden el terrorismo vinculándolo a “ellos”, a los “otros”, reforzando el miedo de una sociedad sin mapas pese al exceso de noticias. Fluyen las informaciones sobre personas sin formación. Los que menos tienen nos dan lecciones de generosidad, como en el caso de Uganda que acoge más refugiados que EEUU.

Esta semana hemos conocido que el número de refugiados y desplazados en todo el mundo es de 65,6 millones, 300.000 más que hace un año. Una de cada 113 personas se ha visto forzada a dejar su casa para salvar la vida. Sus historias son similares a las nuestras durante la II Guerra Mundial y podría volver a serlo en un planeta amenazado por el cambio climático. Las guerras del futuro serán por el agua, no tanto por el petróleo y el gas natural.

Nadie está a salvo en el “nosotros”, cualquiera puede convertirse en “ellos”, caer en la categoría de los rechazados.

Cuando reenvié un tuit de la alcaldesa Manuela Camena en favor de la movilización de Madrid  #YoVoy17J, una persona respondió: “Llévelos a su casa”. Siete pincharon “me gusta”. A ellos les dedico este vídeo, en el caso de que sean capaces de ver más allá de su ignorancia xenófoba. Son gente que no merece los derechos que disfrutan.

 

Los odiadores de personas que no conocen se nutren de los vídeos que invaden Facebook en los que se mezclan datos y conspiraciones, en los que se manipulan las imágenes para sostener el discurso de la invasión. Se presenta a los que lo han perdido todo como una amenaza, nunca como víctimas que huyen de guerras alimentadas por la torpeza o los intereses inconfesables de nuestros gobiernos y empresas. Esas personas, las que compran toda la basura racista, son los que después votan a opciones de extrema derecha.

También se multiplican las historias de solidaridad, como la de la familia griega de Stamatis y Katerina

 

En este enlace, la revista 5W nos desvela quiénes son el otro 1%, el que no el que manda, el que no se hace más rico en las crisis económicas y en las guerras. Es el 1% de los invisibles, de los rechazados.

De los 65,6 millones de refugiados y desplazados en el mundo, 17,2 millones están registrados por el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Este organismo de la ONU, que depende de los fondos de los países miembros, lleva años reclamando un mayor presupuesto para hacer habitables los campos de refugiados de Turquía, Jordania y Líbano.

Hay que sumar 5,3 millones de palestinos, los grandes olvidados en los últimos años. Hay 2,8 peticionarios de asilo y 40,3 millones desplazados internos. Los mayores exportadores de tragedia son Siria, Afganistán y Sur Sudan. Entre  los tres copan el 55% de los refugiados y desplazados del mundo. Más datos en este gráfico de la agencia France Press.

Después está Irak y dictaduras como la de Eritrea. A ellos habría que sumar a los migrantes, que huyen de la guerra del hambre y de la pobreza extrema. Ellos ni siquiera tienen derecho a asilo. Los que tienen suerte y sobreviven al Mediterráneo o saltan alguna valla podrán pasar de la miseria a la explotación.

Estos son los tres conflictos que más refugiados y desplazados producen. Ninguno sería posible sin las injerencias y los intereses extranjeros, es decir del “nosotros”.

 




 


Hazte socio de infolibre



7 Comentarios
  • Coronel Dax Coronel Dax 22/06/17 16:26

    Como siempre, Sr Lobo, son un regalo sus artículos, aunque no siempre esté de acuerdo con todas sus opiniones. No es el caso de éste, del que suscribo hasta la última coma.

    Tengo la sensación que los europeos somos cada vez más insensibles al dolor ajeno. Y no creo que esa forma de pensar sea sobrevenida. Creo que las élites que nos dirigen, cada vez más descaradamente derechizadas y tiránicas, llevan años prefiriendo inculcar en los ciudadanos esa forma de pensar tan egoísta, porque sirve a sus intereses. Hace 30 años había un pensamiento mayoritario en la sociedad mucho más solidario. Pero es que la solidaridad nos lleva a creer en la justicia social, y eso lleva a preferir gobiernos más izquierdistas. La única igualdad que se propugna hoy en día es la de sexos, pero es que esa (por otro lado, también necesaria) no toca los bolsillos de los poderosos.

    Con los inmigrantes y los refugiados deberíamos ser más solidarios, y no sólo por atender a una convicción moral de solidaridad. Incluso por propio egoísmo. La Historia nos demuestra que el mundo da muchas vueltas y no podemos descartar que, quizás no tanto nosotros, pero tal vez nuestros hijos o nietos pudieran necesitar acudir a la emigración o llegasen a convertirse en refugiados. Como bien ha dicho usted, en Europa ha habido guerras atroces y hemos sufrido en otras épocas lo que ahora sufren el pueblo libio o el pueblo sirio y otros muchos pueblos. Y en gran parte, paara mayor vergüenza, nuestrols dirigentes tienen mucho que ver en que esas guerras estén teniendo lugar.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • estovamal estovamal 22/06/17 11:51

    Y encima le dan el Princesa de Asturias a la Unión Europea.
    Gracias por su escrito, Sr. Lobo.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • Bacante Bacante 22/06/17 09:01

    No soy capaz de decir algo  después de leer su artículo.  Gracias, señor Lobo.  El agradecimiento más sincero que sea capaz de imaginarse. 

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • paco arbillaga paco arbillaga 22/06/17 08:20

    Es de agradecer este escrito en el que denuncias uno de los más graves problemas que está viviendo la Humanidad. Leyéndolo es como para avergonzarse de que estemos aquí las veinticuatro horas del día, todos los días del años, casi solo con el raca-raca de «nuestros» partidos políticos, cuál es más bueno, qué líder la tiene más larga, quién nos conducirá al paraíso, y sin embargo olvidamos plantear los problemas reales de muchos conciudadanos nuestros que lo están pasando muy mal, que no tienen futuro, y ese olvido es clamoroso cuando se refiere a los dramas que describes en tu escrito y que están sufriendo millones de personas, algunas de ellas casi en las puertas de nuestro país.

    Ramón, ¿qué podemos esperar de unas masas que aclaman a unos supermillonarios futbolistas y que ignoran la angustia de tantos millones de personas? Como decía el poeta, ya solo «¿nos queda la palabra?».

    Osasuna2 salu2.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 2 Respuestas

    0

    6

    • Dr.Zhivago01 Dr.Zhivago01 28/06/17 12:12

      Barcales40: Gracias al Sr.Lobo por su incuestionable artículo,pero tambien gracias a ti Paco Arbillaga por tu loable relexión sobre este tema tan serio,que muchas masas de "ignorantes" que sólo leen en bares(sobre todo) periódicos sobre el manido "fútbol" etc.¿ que se puede esperar del pasota? si el no "ve" el problema,lo grave es la cantidad de miles que son,así "insolidarios" racistas,egoístas, que se enfrentan a quien les dice la verdad,porque les "jode" escucharla ¿comprendes?

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • Bacante Bacante 22/06/17 09:02

      Paco,  gracias,  también,  a ti. 

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • Republicano1944 Republicano1944 22/06/17 07:03

    El racismo, el odio, el egoísmo y el fascismo campan a sus anchas por doquier. Los ciudadanos de los llamados países civilizados están al mando. No hay más que ver lo que hace nuestro país, católico, apostólico y romano.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre