X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

Trump no puede ser Putin aunque quiera

Publicada 13/07/2017 a las 06:00 Actualizada 12/07/2017 a las 21:23    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 5


EEUU es un país con muchos defectos, casi todos relacionados con la barra libre de la economía de mercado y el negocio sin límites, incluida la salud de las personas. EEUU es también un país de grandes virtudes, la principal tiene que ver con la separación de los tres poderes definidos por Montesquieu en El espíritu de las leyes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial.


Este equilibro protege a EEUU de la llegada de un autócrata, aunque se llame Donald Trump. Su rival y amigo ruso, Vladímir Putin, carece de esos controles porque en Rusia nunca hubo democracia. Falta cultura política en libertad. Estoy convencido de que a Trump le gustaría poder meter en la cárcel a los periodistas del fake news (todos los que no le bailan el agua) y destituir a todos los fiscales que le investigan. A Putin le encantaría ser una celebrity de la televisión. Aquí hay un espacio de aprendizaje mutuo.


Sin unos contrapesos, sin una vigilancia efectiva para evitar el abuso de uno o dos poderes sobre un tercero, es imposible llamar democracia al sistema basado en el principio de un hombre (y mujer), un voto. Sería un simulacro. Es posible que en este punto del texto estén pensando en España. Hacen bien. Pensar y actuar en consecuencia son también motores de la libertad. El siguiente vídeo es de 2013, pero el contenido sigue vigente.



Cuando se acepta que el primer deber es el servicio a la comunidad por encima del beneficio propio o de la obediencia al presidente del partido de turno, se entiende mejor que existan servidores del Estado que anteponen los principios a su carrera.


En este escenario ético surgen los incorruptibles como el vice fiscal general de EEUU, Rod Rosenstein, el hombre que nombró fiscal especial del Rusiagate a Robert Mueller, ex director del FBI. No pidió permiso a Donald Trump, que supo de la medida diez minutos antes que los medios de comunicación. Esto sucede en los países serios.

Mueller, otro incorruptible, es el encargado de investigar si el presidente Trump ordenó, supo o se aprovechó de la ayuda de Rusia para derrotar a Hillary Clinton. También investiga si el presidente ha tratado de obstruir las investigaciones. Cualquiera de los dos supuestos acabaría en una destitución (impeachment).

The Washington Post publicó un texto visionario titulado ¿Puede perdonarse Donald Trump a sí mismo? ¿Podría perdonar a sus principales colaboradores? Parece ciencia ficción, pero no lo es, con este hombre todo es posible. Perdonarse sería ilegal, un disparate político y aceleraría su caída. Esto es la teoría.

El Post y el New York Times están acribillando a la Administración Trump con exclusivas obtenidas de fuentes serias que creen en la democracia y en la comunidad por encima de los individuos, y que son contrastadas por una cultura periodística que se basa en el servicio a la verdad objetiva, la que es demostrable. La prensa de EEUU comete errores, antes de la invasión de Irak en 2003 cometió todos, pero es eficaz y honesta. Fue una mala idea atacarla.

Esa cultura de honestidad y de servicio acabó con Richard Nixon en el caso Watergate.


En algún momento de euforia, los periodistas nos creimos el cuarto poder para añadirnos a los tres de Montesquieu, una idea que procede del siglo XVIII.  La crisis económica, unida al desconcierto  que produjo Internet, y que sigue produciendo en algunos medios, provocó la llegada del poder económico, los de la barra libre, a los consejos de administración. En España es una pandemia: tienen el control de numerosos periódicos, radios y televisiones.

La globalización derribó fronteras, debilitó a los gobiernos democráticos y dejó expuestos a los legislativos. Quedaría el poder judicial como última barrera. Si vuelven a pensar en España sabrán que no deben hacerse ilusiones: no es la judicatura la que investiga la corrupción, son solo algunos jueces y fiscales que creen en su misión dentro de un sistema democrático.

En España tenemos otro problema grave: confundimos Estado con gobierno. El Estado somos todos, desde los contribuyentes que lo financiamos a las instituciones que deberían funcionar. Como en las democracias insuficientes carecemos de una cultura del espacio común. La calle en la que se orina no es de nadie, el dinero público que se roba no es de nadie. La ciudadanía lo acepta como un hecho natural. Prima la obediencia, el no te metas en líos.

El Gobierno electo es el que maneja el Estado, los asuntos de la ciudadanía. En España, un Gobierno puede apropiarse de una televisión estatal, pagada por todos, en beneficio de un partido. No hay oposición judicial, tampoco ciudadana. ¿Pasaría lo mismo si el Gobierno decidiera que solo sus votantes pueden acceder a la sanidad pública?

Pero hablábamos de EEUU, de sus virtudes, no de nuestros defectos.

Esta ha sido una semana de sorpresas con el hijo primogénito de Trump. Una información le situaba en el escenario del crimen de la llamada pista rusa o el Rusiagate para los amantes del Watergate. Esta es la secuencia de las publicaciones que ha dejado noqueada a la Casa Blanca:
 
  • The The New York Times publicó la existencia de una reunión en la Trump Tower en Nueva York. Citaba tres fuentes. La reunión se celebra después de que una abogada próxima al Kremlin prometiera información potencialmente dañina para Hillary Clinton. Acudieron, además del hijo, el jefe de campaña Paul Manafort y el yerno Jared Kushner. Los tres están en la primera línea en la investigación de Mueller.
  • El hijo de Trump se anticipa al Times, temeroso de que tuviese los correos que mantuvo con la abogada y los publica en un intento de romper la exclusiva y contener los daños.
  • El primogénito mantiene que su padre nunca supo de la existencia de ese material dañino. Esta otra información le desmiente: The New York Times informa de que Trump Junior dijo “¡Me encanta!” al ver la información.
  •  
  • El mismo periódico dice que los correos prueban que existió un plan ruso para perjudicar a Hillary.
  •  
  • Conclusiones: ¿Tratan los Trump de librarse culpando de todo al Kremlin? Esta columna de Nicholas Kristof es muy buena.

En medio de todo este lío, el presidente Trump surge con una idea asombrosa: firmar un ciber-pacto con Rusia.

¿Estamos ante un presidente temerario o un humorista? El fiscal especial Mueller tiene la palabra.
Correo Electrónico
Relacionados


Hazte socio de infolibre



5 Comentarios
  • Matias Matias 13/07/17 23:40

    Muchas gracias. a pesar de los errores, la democracia norteamericana tiene facetas ejemplarizantes.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • korrosivo korrosivo 13/07/17 10:09

    Trump no puede ser Putin. Es evidente. Putin, sátrapa bestial y sin escrúpulos, al menos tiene la cultura cerca y, aunque sea de refilón y para pintar la mona, al menos le roza. Ya se sabe: SanPetersburgo, Moscú, el Bolshoi, el Mariinski,  el Hermitage, Gergiev, Netrebko... A Trump, lo que le roza es el rodeo, la lucha libre americana, las putillas y el signo del dólar. No es más que el típico hortera yanqui, grosero y maleducado. Y peligroso. Y no hay nada más peligroso que un hortera, pues la horterada es la más contagiosa de las enfermedades, sea rusa, yanqui, o de cualquier otra parte. Tal p'a cual, Trump-Putin, Putin-Trump, lo mismo me da que me da lo mismo. ¡Mala puñalá les den!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    1

  • vianero vianero 13/07/17 08:53

    ¿Está ud seguro, Sr Lobo, de que la actual prensa USA no está en manos similares a europea y la española? En manos de WallStreet y sus ramificaciones mundiales?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • Herodoto Herodoto 13/07/17 06:52

    Me ha gustado su artículo. Cuánto hechamos de menos el buen trabajo de la prensa!

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

  • Sancho Sancho 13/07/17 03:03

    Estupendo su artículo, Ramón Lobo. 

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    3

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre