X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Muros sin Fronteras

¿Qué está pasando en Irán?

Publicada 04/01/2018 a las 06:00 Actualizada 03/01/2018 a las 18:18    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 11



Algo se ha puesto en marcha en Irán, pero aún no sabemos qué ni cuál es el objetivo de los manifestantes, si es que tienen alguno en este momento más allá de expresar su hartazgo. Tampoco sabemos cuál es el plan del Gobierno, más allá del palo, ni si habrá consecuencias políticas. De momento tenemos asaltos violentos a comisarías, cientos de detenidos y una veintena de muertos. La experiencia indica que no habrá sacudidas de calado. El régimen surgido de la revolución islámica está lejos del colapso pese a sus numerosos problemas internos.

Irán no es Siria, ni Túnez. Tampoco es una primavera árabe pues ni siquiera son árabes, son persas, algo que a veces se escapa en los medios de comunicación.



Mikel Ayestaran, uno de los periodistas españoles que más sabe de la zona, cuenta que todo empezó hace ocho días en una protesta de los seguidores de Ebrahi Raisi, el candidato que perdió las elecciones presidenciales del año pasado frente al reformista Hasan Rohaní, y a la que se ha sumado una retahíla de iraníes, cada uno con su ofensa. Lo que vemos estos días es la expresión de un descontento general.

Las primeras revueltas se iniciaron en un pequeño pueblo que en su día apoyó a Ahmadinejad y que no le ha ido bien con Rohaní. Sea cual fuera el motor de los seguidores de Raisi, esto se les ha ido de las manos.

Hay dos novedades sobre anteriores protestas. Pese a movilizar en sus inicios a un número reducido de manifestantes se han extendido a varios puntos del país sin una aparente conexión entre sí. Esto es lo que destaca Arash Karamoi, que escribe en el @AlMonitor, un medio de referencia. La segunda es que los protagonistas pertenecen al mundo rural y a las clases las desfavorecidas por la crisis. No es un movimiento urbano y de estudiantes. Al menos de momento.

Para situarnos: Raisi es un ultraconservador que ejerce de rival de Rohaní, al que consideramos moderado por el simple hecho de que no es ultraconservador. Funciona un poco como en la Iglesia Católica: los progresistas son aquellos que no son muy conservadores.

Raisi está en la primera línea de la sucesión del Guía Supremo de la Revolución, el cargo que se inventó Jomeini para ejercer de vigilante no votado por el pueblo. Jomeini tenía la auctóritas, el prestigio. Su sucesor, Ali Jamenei, bastante menos.

Jamenei es también un ultraconservador, en teoría aliado de Raisi. El trabajo de vigilar las esencias supuestamente revolucionarias es conseguir que nada cambie. Los manifestantes que empezaron dando vivas a Raisi han quedado desbordados por otros que gritan contra el Guía Supremo al que llaman “dictador”. Esta es la evolución a la que hace referencia Ayestaran.

Más allá de la asfixia política, la falta de libertad y de la omnipresencia de los guardianes de lo correcto, lo que tenemos en las calles se debe a un descontento generalizado en la sociedad. La gente está cansada de promesas incumplidas y de eslóganes vacíos. Como aquí, ¿no?



Cuando la economía no fluye, dejan de funcionar los resortes que mantienen vivo el miedo. Sumen cuatro variantes: escalada de los precios, impago de salarios en las empresas públicas, bancarrotas y pérdida de ahorros. Esta es la gasolina que ha provocado el incendio.

Irán es un país joven: cerca del 50% de sus 82 millones de habitantes no vivió la revolución. No hubo esperanza de cambio. Todo su horizonte es un régimen gris, corrupto y despótico. Nada extraordinario en una zona de regímenes grises, corruptos y despóticos.



Hay varios factores para explicar la crisis económica: las sanciones internacionales impuestas en castigo a su programa nuclear, parcialmente levantadas tras el acuerdo 6 +1 de 2015, la corrupción sistémica que todo lo empapa y el esfuerzo bélico en Siria, Yemen y Líbano. El país está exhausto. También influyen los precios a la baja del petróleo que también crea problemas a Arabia Saudí, su rival regional.

Los iraníes esperaban que el acuerdo nuclear y el levantamiento de las sanciones iba a tener un efecto inmediato en sus vidas. No ha sido así porque Trump traiciona el pacto con nuevas sanciones y porque el problema es estructural: la economía de los ayatolás no funciona.

Entre Irán y Arabia Saudí existe un contencioso religioso histórico. El primero es el país con mayor número de chiíes, una rama minoritaria del Islam. El segundo en la cuna y salvaguarda de los dos lugares más santos del islam, de todas las corrientes: la Meca y Medina. Los saudíes lideran el Islam suní desde una corriente fundamentalista, el wahabismo. Es de la que beben los grupos yihadistas como Al Qaeda y el Estado Islámico (ISIS). Irán y Arabia Saudí mantienen tres o cuatro guerras por delegación: Siria, Irak, Yemen y Líbano. Riad pierde en casi todas.

Un gran periodista iraní me dijo en Bagdad, en el verano de 2003, que su país necesitaba una segunda revolución. Una para expulsar del poder a los clérigos que secuestraron el movimiento popular que derrocó en 1979 al Sha Reza Pahleví, un dictador muy querido por sus patrocinadores estadounidenses y por la prensa rosa española, obnubilada con el glamur de su esposa, la princesa Farah Diba.

Pero ese Sha tan querido era un tirano similar o peor que Sadam Husein, el malo oficial, y con una de las policías políticas más sanguinarias de Oriente Próximo, la Savak. Si no sabemos más de sus crímenes es porque Pahleví y su Savak eran “nuestros hijos de puta”.

Si desean ahondar en el personaje y en su régimen les recomiendo El Sha, la desmesura del poder de Ryszard Kapuściński, publicado en Anagrama.

El llamado acuerdo nuclear, que limita el desarrollo del programa atómico iraní para los usos civiles fue refrendado por EEUU, Rusia, China, Reino Unido, Rusia y Alemania. Por eso se llama el pacto 6 +1: los cinco permanentes del Consejo de Seguidad + Alemania.

Como fue un éxito de Barack Obama, Trump y Benjamin Netanyahu están en contra, pese a que sus servicios de espionaje israelíes estaban a favor. Trump ha iniciado los movimientos necesarios para salirse del pacto. El presidente republicano está en esto, como en casi todo, con los saudíes y Netanyahu.

¿Qué mensaje tiene para Kim Jong Un? ¿Sirve de algo llegar a un acuerdo de esta magnitud con EEUU si el siguiente presidente lo incumple pese al apoyo internacional? ¿No será mejor armarse hasta los dientes y esperar?

Laura Rozen, que trabaja desde Washington para el Al-Monitor, sugiere que las revueltas en las calles iraníes complican la decisión de Trump de romper definitivamente el pacto nuclear. Cualquier movimiento en este sentido beneficiará a los más ultras. Quizá ese sea el juego y estemos sentados sobre miles de bombas en una partida global en que solo participan los ultras y los ineptos, los machos alfa que juegan a ver quién la tiene más grande.



No deberíamos confundir estas manifestaciones con la llamada Revolución Verde ocurrida tras las elecciones presidenciales de junio de 2009, las que ganó Ahmadinejad. Lo de la revolución verde fue un título periodístico porque los manifestantes usaban ese color, que es el del islam.

La realidad es que no hubo revolución, solo un aplastamiento. Quedó Neda como símbolo.

Aquellos jóvenes luchaban por la libertad. Estos aún deben ordenar sus prioridades y las ideas. El régimen tiene dos opciones: reprimir y seguir como si nada sucediera o reprimir y cambiar cosas para evitar males mayores.



Jamenei ya ha acusado a los “enemigos” exteriores de orquestar las revueltas. Puede leerse en clave regional, que señalaría a Arabia Saudí, o mundial, que alcanzaría a EEUU, el Gran Satán. Veremos pronto grandes manifestaciones en apoyo al régimen. Toda la política, incluso la anti política, se va movido a un terreno de teatralidad que los optimistas llaman posverdad.

EEUU no ha sido muy inteligente con Irán, con la excepción del último Obama confrontado por el hecho de que los iraníes estaban en el mismo bando en la lucha contra el ISIS en Siria e Irak y que en ambos frentes han sido decisivos, igual que los kurdos, los otros apestados.

Trump ha vuelto a la casilla de los años ochenta, más atrás que el segundo Bush que ya era amiguísimo de los saudíes. ¿Recuerdan Fahrenheit 9/11 de Michael Moore?



Se perdió la oportunidad de mejorar las relaciones con el reformista Jatamí y nos encontramos con doble ración de Ahmadinejad. Estamos perdiendo ahora a la de Rohaní. Pero sobre todo hemos perdido la oportunidad de un cambio en la región para sentar las bases de la paz. Juntar en el tiempo un Irán inestable con una Arabia Saudí inestable sería la mejor forma de crear el cultivo de una guerra peligrosa.


Hazte socio de infolibre



11 Comentarios
  • abuelo cebolleta abuelo cebolleta 05/01/18 07:45

    Y que está pasando en HONDURAS que nadie habla de ello?

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • JOSE12000 JOSE12000 04/01/18 20:31

    la pregunta que yo me hago, visto lo que se está viendo es:"Qué está pasando en España"???, a donde va España, por este camino???

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    4

  • bidebi bidebi 04/01/18 16:14

    2/2 Por lo tanto, pocas dudas caben sobre la “presencia” del imperio en las revueltas en Irán, aprovechando demandas justas de los rebeldes. Como en todas las llamadas “primaveras” de la zona que, salvo en el caso de Siria, consiguieron derrocar a todos los líderes que se asemejaban en un elemento fundamental que el capitalismo globalizado no puede permitir : el nacionalismo soberanista y el proteccionismo.
    Fue precisamente el nacionalismo de los regímenes de Libia, Iraq o Siria, lo que el imperio derrocó, porque el nacionalismo en países grandes poseedores de petróleo se enfrenta al capitalismo global y es incompatible con él.
    Ese nacionalismo proteccionista no quiere decir que sea socializante, que reparta la riqueza propia en su pueblo. En los casos anteriores eran dictaduras, pero dictaduras nacionales que pretendían nacionalizar su riqueza. Y además dictaduras mas o menos laicas, que el imperio prefiere la teocracia como dominador del populacho.
    El caso de Irán es parecido en cuanto su República Islámica hizo su revolución en teoría para preservar sus riquezas de manos extranjeras y para derrocar al Sah que compartía negocio con Occidente.
    Además de la nueva estrategia USA de no intervenir militarmente, se da el caso de que Irán es un caso no recomendable para su invasión por la potencia de su fuerza militar y por la existencia de una poderosa Guardia Revolucionaria, así como un extendido odio hacia lo “americano”.
    La pregunta sería : ¿Qué diferencia a Irán de la también teocracia saudí?. ¿Por qué Irán es el demonio y Arabia es un aliado?. La respuesta nos da las claves.
    Irán estaba “fichado” desde hace decenios, quizás desde la guerra invasiva de Iraq con la aprobación de los USA entonces aliado. Es la última ficha del tablero del imperialismo en la zona. Pero como digo Irán no es Libia ni Iraq y va a ser un hueso muy difícil de roer. Y ojo, que es aliado de Rusia con lo que el tema se complica de forma extraordinaria.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    2

    14

    • platanito platanito 05/01/18 08:19

      Admiro la profundidad de sus análisis.Y aunque tenga aquí detractores no se desanime y siga iluminándonos. Feliz año.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      5

  • Infobron Infobron 04/01/18 16:13

    Es difícil saber desde aquí lo que está pasando. Pero me sorprende que Ramón Lobo no diga nada de los posibles (sólo posibles) paralelismos de estas revueltas con lo que pasó a mediados del siglo pasado en Irán, cuando las maquinaciones de los servicios secretos norteamericanos consiguieron derrocar a un presidente electo (Musadeg).

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    10

  • bidebi bidebi 04/01/18 16:12

    Ocurría algo parecido en la guerra de Siria, definir el enemigo para poder entender algo y en consecuencia posicionarse. Como ocurre ahora en esta primera movida en Irán. ¿Quién es el enemigo del pueblo iraní que lo pasa muy mal?. Tendríamos que elegir entre una dictadura teocrática corrupta en un país rico en recursos en el que la mitad de la población es pobre y por el otro lado el triunvirato imperialista en la zona formado por EEUU, Israel y Arabia Saudí.
    Lo que parece bastante cierto es que la estrategia imperialista de los USA en los últimos años ha cambiado, quizás desde el desastre de Iraq. Ha abandonado la presencia activa de sus tropas en países de su interés, sustituyéndolas por la “inteligente” estrategia que se podría resumir en : subvencionamos la disidencia favorable a nuestros intereses y dejamos que se maten entre ellos, haciendo todo lo posible para que ganen los nuestros.
    Esta estrategia da mejores resultados y sobre todo no implica la pérdida de vidas americanas, que siempre es perjudicial a los intereses electorales, y tiene unos costos económicos muy inferiores. Después de la invasión de Iraq esta estrategia se ha venido utilizando en todos los países en guerra con intervención USA. Siria, Yemen, Palestina, la intervención económica en Venezuela, etc. Y si son necesarios soldados en el campo de batalla el imperialismo acude a sus aliados en la zona, Israel y Arabia Saudí, para que pongan muertos.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    13

  • CinicoRadical CinicoRadical 04/01/18 10:13

    Que Donald,esté preocupado por Irán y su democrácia, es para que los persas se echen a temblar.
    U.K.E.E.U.U.,Arabia Saud falta Israel para un cuarteto de cuidado.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9

  • jorgeplaza jorgeplaza 04/01/18 09:43

    Una cosa no encaja: el precio del petróleo no ha hecho más que subir en los últimos meses, por lo que las dificultades económicas del régimen iraní, que se supone que son la causa última de la revuelta, deberían estar yendo a menos en este momento.
    Cada vez que sale a relucir el caso iraní me acuerdo del derrocamiento del Sah y de las esperanzas que nuestros "revolucionarios" de guardia españoles pusieron en el caso, equivocándose una vez más en su interminable lista de errores (y mira que era fácil saber lo que iba a pasar en una "revolución" encabezada por clérigos). Aquella equivocación les costó cara a los izquierdistas iraníes: no quedó uno, bien por exterminio directo, bien porque no tuvieron otra que salir de naja.
    Es posible que las religiones (cristianismo, islamismo, nacionalismo) sean indispensables para la mayoría de los homínidos, pero son mortíferas. Incluso las supuestas religiones "de paz", de esas de las que hay que hablar bajando mucho la voz y poniendo los ojos en blanco, lo son: ahí tenemos a los pacifiquísimos budistas, esos que van con la escobita barriendo bichejos del suelo para respetar todas las vidas, expulsando sin contemplaciones a Bangladesh a sus musulmanes propios de nombre impronunciable. De donde se deduce, que es a lo que venía el inciso sobre la maldad intrínseca de las religiones, que tras casi cuarenta añitos de ayatolás (Franco duró más o menos lo mismo, por cierto) los iraníes lo siguen llevando claro: van a batir nuestro triste récord y puede que hasta el de Cuba.
    (Por cierto, señor Lobo: no solo Farah Diba, sino la anterior mujer del Sah --la triste, estéril y por ello repudiada Soraya--, también tenía un lugar destacado en la prensa del corazón, que lo de la esterilidad enternecía muchísimo a las mujeres de aquella tan lejana época).

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    17

    5

    • esfera esfera 04/01/18 13:23

      Más bien,las debía dejar en shock ,traumatizadas de espanto.
      En cuanto a las mujeres de aquellos tiempos ,corrían los años 50, años de hambruna de la dictadura franquista. Imagínese por favor, el sentimiento,los intereses , y las necesidades de la sociedad española reprimidos,un machismo exacerbado y" un sexo llamado débil""anulado" a los ojos de la iglesia católica.
      Saludos cordiales.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      8

  • esfera esfera 04/01/18 09:28

    Me temo que el Sr Lobo ,y no quisiera ni mucho menos pecar de frívola , ha comenzado el año con un pequeño desliz, detalles creo conveniente tener en consideración, aunque se trate de" la prensa rosa" y de la princesa de "los ojos tristes", repudiada oficialmente en aquella época ,en la TV pública, por el mismísimo tirano que lloró algo al notificarlo, parecer ser debido a problematización para quedarse embarazada o bien concebir hijos del matrimonio con el tiranosaurio.
    Concluyó.Se casó en 3 nupcias con Farah diva y además la condición de emperatriz.Fin
    Usted puede seguir avanzando.En !o suyo es increíblemente bueno.
    Saludos cordiales.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    0

  • aguililla aguililla 04/01/18 08:20

    Es posible que lo esta ocurriendo,es por la crisis que tienen,pero....no habrá olgun servicio de inteligencia detrás conocido...

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    9



 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.