X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Buzón de Voz

Mayores sí, pero no tontos

Publicada 01/03/2018 a las 06:00 Actualizada 01/03/2018 a las 00:43    
Facebook Twitter Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios 88

Es comprensible que una parte de la dirigencia del PP ande estos días de los nervios al observar la reacción de su partido ante dos acontecimientos que están dejando desnudos al ‘rey Rajoy’ y a toda su corte: los jubilados toman las calles para denunciar “el saqueo de las pensiones” y las feministas logran que este 8 de marzo sea la sociedad entera la interpelada en la lucha por la igualdad. A esos dos aldabonazos ha respondido el Gobierno con su recetario de costumbre: el discurso del miedo y la técnica del engaño. Pero esta vez no cuela. (Afirmo, con permiso del admirado y añorado cada día Antonio Fraguas Forges).

Respecto a la huelga feminista convocada para el próximo jueves se le han visto las entretelas de sus prejuicios no sólo al PP sino también a Ciudadanos y a sus febriles plataformas mediáticas. Unos y otras vienen a escandalizarse porque se trata de una huelga “ideológica” en la que se percibe “más comunismo que feminismo”. Podrían firmar un manifiesto en esta línea desde Inés Arrimadas a Rafael Hernando pasando por buena parte del arco parlamentario conservador y el que forman decenas de directores y columnistas a su mayor gloria. No merece el asunto gastar mucho tiempo ni espacio: basta invitarles a repasar el diccionario para que se enteren de que feminismo significa lucha por la igualdad entre hombres y mujeres en todos los órdenes. Y por supuesto que esa lucha tiene una carga ideológica. ¿Acaso hay alguna lucha que no la tenga? Despreciar principios éticos y secuestrar la política como pura gestión de recursos (como si la distribución de los mismos no partiera a su vez de una ideología concreta) es precisamente el rasgo más definitorio del neoliberalismo. (Lean en cuanto puedan La superioridad moral de la izquierda, nuevo y lúcido ensayo de Ignacio Sánchez-Cuenca. Así se escandalizarán todavía más).

Pero es el asunto de las pensiones el que está dejando en cueros la solvencia del proyecto político conservador y su prepotencia en el convencimiento de que, a pesar de todos los obstáculos, nadie logrará desbancar al PP (o en el peor de los casos a la suma PP+Cs) como mejor garante de una gestión supuestamente rigurosa y estable de la economía. Esa fortaleza (indiscutible a la vista de los resultados electorales desde 2011) puede quebrarse rápidamente por donde Rajoy se creía más sólido. Los principales estudios postelectorales coinciden en que PP y PSOE, por este orden, siguen recibiendo gran parte de sus apoyos entre las personas mayores de 55 años, y ese mismo pronóstico ofrecen las encuestas hacia el futuro. Lo ha contado más de una vez mi compañera Yolanda González en infoLibre: Rajoy confía en que, pese al hundimiento del bipartidismo, el PP puede mantener la altísima fidelidad de voto de la gente mayor (poco aficionada además a la abstención) y de la España vacía, esos territorios muy despoblados pero claves en el dibujo final del Parlamento. De hecho el presidente del Gobierno dedica a menudo los fines de semana a protagonizar 'bolos' organizados con esa perspectiva. Con obtener un voto más que Ciudadanos, le valdría al PP para garantizarse su continuidad en el poder si la suma parlamentaria da mayoría, como últimamente apuntan las encuestas.

Y en esto llegó el 22-F o lo que podría significar el embrión de un 15-M de los pensionistas, que se echaron a la calle en noventa ciudades para exigir pensiones dignas para ellos y garantías para sus hijos y nietos. Aquí radica además la clave del posible éxito cívico del movimiento y de su trascendencia política: si los abuelos logran sumar a su iniciativa a las siguientes generaciones, ya pueden temblar el Gobierno, el PP y todos aquellos partidos que se muestren incapaces de mirar por encima de la pared de la siguiente cita electoral.

El miedo y el engaño

La reacción a la indignación de los jubilados vino primero por el cauce ya muy horadado del discurso del miedo. Al día siguiente de las manifestaciones se hizo público uno de esos informes que presuntamente demuestran que es inviable asegurar el poder adquisitivo de las pensiones. Concretamente, El Mundo afirmaba en portada: “Empleo calcula que España debe crecer 30 años al 4,2% para subir siempre las pensiones con el IPC”. Pero resulta que ni el documento enviado por Empleo a la Comisión Permanente del Pacto de Toledo dice tal cosa ni es para nada inviable ligar el aumento de las pensiones al del IPC, como ocurría antes de la última reforma decretada por el PP y como siguen haciendo, por cierto, la mayoría de los países de Europa y de la OCDE. (Para descubrir dónde está la trampa o el error de la información alarmista citada, pinchen aquí y lean a Antonio González, de Economistas Frente a la Crisis).

Por esa misma vía del alarmismo circula la insistencia de Mariano Rajoy y de todos sus ministros y portavoces en “recomendar a los españoles que vayan ahorrando” para su jubilación, incluso para la educación en el futuro. Sería risible si la cosa no fuera para llorar. Porque la inmensa mayoría de los salarios en España no permiten ahorro alguno y porque los fondos privados de pensiones, sólo accesibles a partir de una determinada renta, no ofrecen una rentabilidad especialmente atractiva.

Precisamente el viernes pasado se celebró un debate sobre el presente y el futuro de las pensiones en el Centro Cultural Galileo de Madrid a iniciativa del Observatorio de la Sostenibilidad. Por resumir algunas conclusiones claras, ofrecidas por economistas, sindicalistas o especialistas en Seguridad Social, lo cierto es que, de seguir adelante la aplicación de la reforma impuesta desde el PP, una pensión actual de 1.000 euros quedará reducida en 2050 a 400 euros. ¿Es acaso una maldición inevitable que nos ha caído a los españoles o la consecuencia de una determinada ideología aplicada a todo lo público?

Derechos e ideología

Para empezar, las pensiones no son ni sostenibles ni insostenibles: son un derecho, y si estamos de acuerdo en este mimbre básico del Estado del bienestar, lo exigible es que la política actúe para garantizar el ejercicio de ese derecho. Porque los datos aportados en ese mismo debate y en múltiples informes económicos y demográficos (que no suelen citar los grandes medios de masas) indican que España gasta menos que muchos otros países homologables en su sistema público de pensiones, y que en el punto álgido de “gasto” de la generación del baby-boom y del mínimo de cotizantes en proporción al de jubilados (que se calcula hacia 2050) se necesitará dedicar a las pensiones unos tres puntos más de PIB que en la actualidad. Los cálculos más pesimistas elevan ese “coste” en esa fecha al 15% del PIB real.

Las personas mayores son (somos) mayores, pero no tontos, o bien los tontos no lo serán por el hecho de ser mayores. Así que la siguiente reacción del Gobierno a la movilización de los pensionistas ha sido aún más ofensiva a la inteligencia. Que el ministro Montoro anuncie (otra vez) deducciones fiscales que sólo beneficiarán a una minoría a la que pertenecen, por supuesto, quienes más alta pensión cobran es puro populismo, y es una utilización de la técnica del engaño en un sentido además doble: por un lado se aparenta un beneficio para todos los pensionistas y por otro se liga a los cuidados de dependencia, lo que en realidad viene a ser finiquitar por completo los objetivos de la Ley de Dependencia aprobada por el Gobierno de Zapatero, al desviar esos cuidados a la iniciativa privada y, como mucho, ofrecer que el gasto de cada cual (quien se lo pueda permitir) desgrave ante Hacienda.

Por su parte, Ciudadanos, como es costumbre, va adaptando su discurso a lo que le indica la brújula de las encuestas electorales y del momento político. Le ha costado mucho, pero este mismo miércoles, por boca de su portavoz económico, ha decidido apoyar la reivindicación de PSOE y Unidos Podemos de ligar la subida de las pensiones al IPC, y dejar solo al PP en esta batalla (y en todas las que consideren los de Rivera que les pueden permitir arañar votos en el centro-derecha o en el centro-izquierda).

Pues claro que se trata, entre otras cosas, de ideología. Cuando la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones elabora y hace circular por los centros de mayores y por todo tipo de asociaciones cívicas un documento de 23 páginas que recoge sus propuestas está trasladando una posición ideológica, aunque no se ligue a siglas concretas de partido alguno. “¡Que No Nos ROBEN LAS PENSIONES PÚBLICAS!”, concluye ese manifiesto (literalmente, con las mayúsculas incluidas). Claro que se trata de una cuestión ideológica, puesto que defender un sistema público de pensiones digno, sólido y justo significa apostar por valores como la solidaridad intergeneracional y la justicia social frente a un sistema que defiende el “sálvese quien pueda” adornado con algunos gestos que tienen más que ver con la beneficencia que con la solidaridad.

Y no se trata sólo de las pensiones. Seguimos a la espera de conocer cuál es el modelo de país que nos propone, a los mayores y a los jóvenes, a las mujeres y a los hombres de este país, una derecha vieja y nueva que hasta el momento lo que ha demostrado es una habilidad extrema a la hora de trasladar recursos públicos a manos privadas. Y también seguimos a la espera (como se demostró en el debate citado más arriba) de que una izquierda dividida responda a la clamorosa necesidad de unir fuerzas en objetivos concretos, como por ejemplo el conjunto de reformas necesario para lograr un sistema fiscal realmente progresivo que garantice un reparto más justo de las cargas y unos ingresos sólidos para mantener un Estado del bienestar que incluye, además de las pensiones, la educación, la sanidad y la dependencia. Lo cual no es ni sostenible ni insostenible. Se trata de derechos, como lo es el de la igualdad entre mujeres y hombres, y con esa prioridad asoma de nuevo y demuestra su fuerza la sociedad civil. Y la ideología.
Correo Electrónico


Hazte socio de infolibre



88 Comentarios
  • ninela ninela 04/03/18 22:00

    Ahora se trata de ver que podemos hacer los jubilados sin que nos manejen y trampeen. de que medios disponemos y, como los podemos arbitrar de la manera mas eficaz para todos nosotros y, consecuentemente para la sociedad actual y futura.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    2

  • ninela ninela 04/03/18 20:34

    ¿ Que ha sido de la AJE ( ASOCIACIÓN DE JUBILADOS ESPAÑOLES)?,.¿Ha abierto algún cauce posible de comunicación ( dirección social, teléfono, redes internet ,enlaces, etc), que sirva para permanenee comunicación de nuestros problemas y, búsqueda de soluciones al margen de los trilerísmos y cantos infectados de mentira y cobardía?.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • jorlin jorlin 04/03/18 18:33

    Me parece bien que los jubilados se quejen.
    Pero en su gran mayoría han votado al PP.
    Ahora a tragar.
    .

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    12

    • paco arbillaga paco arbillaga 05/03/18 06:54



      No creo que UNA GRAN MAYORÍA de jubilados voten al PP; si así fuera el PP tendría mayoría absoluta; sí es cierto que muchos jubilados votan al PP, y que una buena parte de jóvenes no votan partidos de izquierda. Ahora, en vez de tragar, mejor si nos enmendamos, los unos y los otros. Creo que con echarnos TODAS las culpas unas generaciones a otras no arreglamos nada. Osasuna2 salu2.


      Responder

      Denunciar comentario

      0

      8

  • rosalino rosalino 04/03/18 10:21

    En mi opinion,el problema mas grave de las politicas negativas que el PP esta aplicando a las clases trabajadoras,esta en sus votantes.No todos ellos ricos,como se podia pensar.Al partido gobernante de turno,lo podemos cambiar,a sus votantes,no,como no cambien ellos.Con una buena dosis de masoquismo economico,van a seguir votando muchos de ellos al PP ,por que no es un voto economico.Es un voto ideologico,y el franquismo,esta muy presente en mucha gente mayor.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    12

  • svara svara 03/03/18 12:59

    Los políticos que como el PP actúan en régimen de reducir los derechos de los ciudadanos, cambiando éstos por miseria, no nos valen hay que desterrarlos y con ellos las de todo gobierno potencial que actúe o propugne el malestar del ciudadano, vendiéndonos sus políticas como la panacea de solución de los problemas sociales para el logro del estado de bienestar. No nos engañemos con su astucia y demagogia vendiéndonos aquello que merme nuestros derechos para conseguir bienestar, no suponga un avance social para todo ciudadano, sino sólo para una parte y ademas atente contra nuestra dignidad.

    Responder

    Denunciar comentario

    8

    4

  • whipple whipple 03/03/18 08:23

    A según que árbol (PP) te arrimas (Arrimadas), la nueva sombra (P's) te cobija.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    10

    6

    • svara svara 03/03/18 13:01

      "Ciudadanos populares", el resto solo ciudadanos de segunda o tercera o...
      Salud

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

  • Bonanzero Bonanzero 03/03/18 00:30

    Lo incongruente es, que parte de esa movilización no mantenga más tarde esa "fuerza" ante de las urnas, con la misma contundencia. ¿somos consciente de esa realidad, o es esa la baza con la que juega Rajoy? y los futuros pensionistas, ¿Qué esperan para sumar su apoyo, no va con todos ellos? porque para el botellón, si que están dispuestos al momento los fines de semana y seguro, que son muchos de ellos "conocedores" de los escasos recursos disponibles en sus casas.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    16

  • jhgb jhgb 02/03/18 18:21

    Tontos no, pero lentos un rato. Que quien aprobó una ley para que no le pudiesen subir la pensión lo que sube el IPC y que las víctimas voten mayoritariamente a este partido es para hacérselo mirar. Que para castigar al que les hizo esto ahora voten al que no lo quiere cambiar, tontos no pero que se lo miren.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    29

  • J7H J7H 02/03/18 11:30

    PLANES DE PENSIONES: -Muy pocos planes de pensiones tienen beneficios de dinero por encima de la inflación. Las rentabilidades se las comen las comisiones de gestión y las malas políticas de gestión de las gestoras privadas sean conservadoras, mixtas o de renta variable. -Los planes de pensiones solo se pueden rescatar si te jubilas, tienes desempleo, enfermedad grave o incapacidad laboral. Luego si el dinero "ahorrado" lo necesitas para otros supuestos no te dejan porque así están las leyes hechas para los poderes financieros nacionales e internacionales (muy representados por el mafioso Club Bilderberg). -Cuando rescates con esos supuestos el plan de pensiones (sean como capital, de una vez, o como renta) tienes que pagar impuestos por los intereses generados durante x años que los hayas tenido y eso nunca te lo dirán los comerciales bancarios y aseguradores porque tienen ordenes de colocarlos a los clientes de clase media-baja (como con las preferentes y otras estafas financieras). Las entidades bancarias y aseguradores les gusta vender lo que les conviene a ellos no lo que te conviene a ti (a no ser que vayas muy bien informado por organizaciones de consumidores como ADICAE y la OCU sobre los servicios financieros).

    Para rescatarlos parte de los documentos que te piden no existen en la Administración Pública para impedirte dicho rescate (comprobado personalmente) amén de que si estas entidades privadas quiebran puedes perder todo el dinero que has metido (problema que yo ya no tengo porque con un artículo de la OCU conseguí dar de baja mi irentable plan de pensiones). SISTEMA PUBLICO DE PENSIONES: -La corrupción público/privada de Administraciones públicas (local, autonómico, nacional e internacional tipo Unión Europea+organismos de la ONU como el Fondo Monetario Internacional (ver organigramas de la ONU), partidos políticos y grandes corporaciones provocan, dentro de los planes del Club Bilderberg con sus recortes sociales y los secretos tratados "de libre comercio", los agujeros contables públicos para sus intereses y malgestionan los servicios públicos a drede para privatizarlos (Salmo 145:3,4; Eclesiastés 8:9; 1 Tesalonicenses 5:3).

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    32

    • pudoser pudoser 05/03/18 16:45

      De acuerdo con su exposición, solamente una aclaración. Cuando se rescata el plan de pensiones todo lo que cobras, capital invertido mas los beneficios que se hayan obtenido, serán considerados como rentas del trabajo. De esta manera se sumaran a lo que se cobre de pensión al realizar la declaración de la renta con el consiguiente aumento de la contribución a Hacienda.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      1

  • juan alvarez juan alvarez 02/03/18 07:36

    Don Jesús. Habla usted como los embusteros del PSOE. Y me extraña. A no ser que carezca usted de información veraz, lo que n oes de extrañar. Dice : "una pensión actual de 1.000 euros quedará reducida en 2050 a 400 euros". Eso es una mentira de puño. Una pensión de mil euros se quedará reducida a 400 euros antes de cuatro años, es dcir, en el 2022. Si es que existen ya pensiones en el 2022. No sólo la TGSS está en quiebra técnica, carece gualmente de recursos, porque no hay cotizantes. Desconoce usted las normas de cotización, de emprendedores y otros chollos, que no sirven ni para crear empleo ni para emprender nada, sino es robar legalmente, plusvalia y cotizaciones. Yo no soy comunista, soy musulman. El pacto de Toledo son una gandulería de comilonas. Pagar las viudedades, primero, con impuestos, y despues, las pensiones de vejez con impuestos, es decir cambiar un sistema de reparto (continental), en un sistema asistencial, (anglosajón), sería tanto como pagar de impuestos 4 de cada cinco euros. Doblar elprpecio de la gasolina, el tabaco, el IVA, es decir los impuestos indirectos y retrógrados, porque lso directos solamente los pagan los asalariados y los funcionarios, incluidos los pensionistas de pensiones altas. Es el sistema del PSOE, de la inutilidad rampante, cuanto más se acerca el tren y a más velocidad, que no cunda el pánico, taparse los ojos, los oidos y abrir la boca solamente para decir mentiras. Hasta que los rayos gamma transparenten las manos, hasta que las explosiones rompan los tímpanos. Y se acerca, Y cuanto más tarde a más velocidad se producirá el impacto. El desempleo crece en todo el planeta. El número de personas que no tienen para vivir y, menos, para pagra impuestos, crece exponencialmente en todo el planeta. La explotación de la t ierra y la vida crece en todo el planeta. Los impuestos indirectos suben en todo el mundo porque los directos están dejando de existir ante una población insolvente. En 2050, ni 400, ni cien ni cinco, como decían los charlatanes de mi infancia.

    Responder

    Denunciar comentario

    2

    30



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.
facebookLibre