x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

'Farewell', Neruda

Publicada el 14/03/2018 a las 06:00 Actualizada el 13/03/2018 a las 19:31
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

Me resulta imposible pasar por delante de la Casa de las Flores, junto a la calle Princesa de Madrid, sin pensar que desde allí, tras la balconada de macetas desordenadas, el poeta chileno divisó "el rostro seco de Castilla". Veo su ladrillo nuevo reconstruido tras la guerra, sigo la cicatriz, se dibuja la trinchera que tuvo delante. El fin de los encuentros, el caballo verde tras sus ventanas largas. "Venid a ver la sangre por las calles". Es así. Pero ahora, desde hace muy poco, otra imagen viene a mi cabeza, algo que me cuestiona porque pasó mil veces desapercibido ante mis ojos desde las páginas. Dónde estaba mi juicio. Por qué no me alerté. ¿Me conmoví?

Leí las memorias de Pablo Neruda, Confieso que he vivido, cuando no llegaba a los veinte. Pero he vuelto a ellas por motivos más allá del placer de la lectura en otras ocasiones. Quiero decir, me las estudié de arriba abajo. Vida y obra. El todo completo. Y, aunque existen episodios de su autobiografía que sí saltaron delante de mí con toda la crudeza, este no lo hizo. ¿Por qué? Si sí me planté ante la forma en que abandonó a su hija Malva Marina, nacida con hidrocefalia severa, y reconocí la crueldad en las palabras con las que se refiere a ella en una carta: "Mi hija, o lo que yo así denomino, es un ser perfectamente ridículo, una especie de punto y coma, una vampiresa de tres kilos". Evidente.

Pero Neruda confiesa también —¿reconoce?—, sin hermetismo, sin lugar al malentendido, aunque podría ser que sí a la ficción, o lo que podría hacerlo peor, a la omisión, o el hombre jactándose, y querrán pensar que hay lugar para la ficción aquí, Neruda cuenta un episodio en el que fuerza a una mujer y que tuvo lugar cuando era cónsul en Sri Lanka, entonces Ceilán.

Narra dentro de su anecdotario de aventuras en Asia cómo vivía en un bungalow y tenía que hacer sus necesidades en un cubo. Todas las mañanas, sorprendido, descubría que el cubo aparecía limpio. Un día ve que es una mujer tamil, de "la casta de los parias", la que lo vacía de madrugada y se lo lleva sobre su cabeza. La observa, le atrae, quiere tenerla, le parece la mujer más hermosa que ha visto. Lo escribió así: "Una mañana, decidido a todo, la tomé fuertemente de la muñeca y la miré cara a cara. No había idioma alguno en que pudiera hablarle. Se dejó conducir por mí sin una sonrisa y pronto estuvo desnuda sobre mi cama. Su delgadísima cintura, sus plenas caderas, las desbordantes copas de sus senos, la hacían igual a las milenarias esculturas del sur de la India. El encuentro fue el de un hombre con una estatua. Permaneció todo el tiempo con sus ojos abiertos, impasible. Hacía bien en despreciarme. No se repitió la experiencia".

Y este es mi terror: ¿qué mecanismo actuó sobre mi pensamiento lector cuando leí una y otra vez aquel episodio para no verlo como lo que fue? ¿No tuve siquiera una duda, no titubeé, no un mirar de frente, una solidaridad amarga por esa mujer? ¿Acaso me pareció incluso excitante? ¿Dónde se hundía la raíz que inconsciente me dijo que es el hombre quien puede tomar de la muñeca, fuerza física, arrastrar a la cama a una mujer de casta baja, clasismo, y tomar su silencio como una permisión, violación?

Porque no estoy juzgando una obra, no estoy ni siquiera indagando en localizarla dentro de unas coordenadas espaciotemporales precisas para salvarla o no. Estoy pensando en mí. Que miré sin saber que lo estaba haciendo para otro lado. Que he tenido que leer otros artículos sobre este episodio biográfico para verlo. ¿Lo habría leído de otra forma, precisamente ahora, en 2018? ¿Lo habría leído igual en esta semana? Parece que sí me hacía falta la revolución de marzo.

Cuántos libros, desde que empecé a leer, han narrado historias de abuso que yo interioricé como notas mentales y fraguaron inconscientemente mi concepción de las relaciones entre hombre y mujer.

¿Volveré a leer a Neruda? ¿O debí parar entonces cuando pudo ser suficiente saber el desenlace de su única hija? Me sé muchos de sus poemas completos de memoria. Ya estuve ahí. Residí en la tierra demasiadas veces. Y puede que, aunque ahora no, alguna vez lo necesite. Quiero evitarme, porque no sé qué juicio seguir, aunque yo sí soy culpable, y cobarde, dibujar el trazo de esa línea de sinuosas curvas que discurre entre el autor y su obra. Porque esto son unas memorias. Por dónde discurre la frontera para exigir a un artista coherencia o moral o juicio limpio. ¿No debería la obra ser por sí misma? ¿Pero y si la obra es su propia vida, narrada o no literariamente? ¿Sería diferente?

No sé si sea esto un Farewell. "Para que nada nos amarre, que no nos una nada". Cuando a la poesía le exiges honestidad, puede devolverte una dentellada.
_____________

Aroa Moreno Durán es periodista y autora de 'La hija del comunista' (Caballo de Troya, 2017).
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

141 Comentarios
  • Grobledam Grobledam 18/03/18 12:35

    Hala, se acabó. Es lo que tienen los actos insustanciales.
    La excelente prosa, lírica y perfil humano de Neruda (de dimensión internacional) quedarán para la historia y literatura del planeta, además en distintos idiomas y sus libros podrán proporcionar deleite y conocimiento a nuevas y venideras generaciones.
    Algunos y algunas inquisidores e inquisidoras se habrán quedado a gusto. Con su pan se lo coman.

    Responder

    Denunciar comentario

    7

    2

  • Ataio Ataio 16/03/18 13:53

    Con sensaciones muy parecidas a platanito e irreli , este es el tercer intento.
    Todos somos "monstruos" en potencia. Lo conocido de personas "normales" que en situaciones extremas no se comportan como tales. Y la sensación de ciertas actitudes oscuras o animales que todos (creo yo ) hemos sentido o atisbado en nosotros mismos , aunque las hayamos "controlado" ,
    dan fe de ello.
    Además esta nuestra complicidad diaria con la injusticia y creciente deshumanización ( unos más y otros menos por supuesto ).
    Esta certeza , hace necesaria una moral común que inspire leyes para combatir diferentes delitos.
    Es deseable que dicha moral esté cada vez más guiada por la razón , el sentido común y la empatía.
    Y huya de religiones y animalismos.
    A pesar de que dará lugar a hipocresías y ambigüedades varias , la juzgo imprescindible.
    A la vez , la certeza establecida , nos conduce a una moral individual en donde no rige más ley que nuestra conciencia.
    Por tanto ante un hecho como el juzgado , la violación ejecutada por un genio , caben dos actitudes.
    La condena inequívoca por parte de la moral colectiva de un lado con su correspondiente castigo. Y las variadas y legítimas posiciones de cada persona por otro en cuanto a su futura relación con
    Neruda y su obra.
    Esta "doble moral" para mi es positiva y realista. No lo es , faltaría más , aquella que juzgando el mismo delito establece diferente pena según el delincuente.
    Por acabar ( es un decir, están los agravantes y atenuantes posibles....etc ). Diré que personalmente me hiere más ( si cabe ) lo acontecido con su hija por deliberado , consciente y mantenido en el tiempo.
    PD:"El que esté libre de pecado que tire la primera piedra". Ojo! , hay que tirarlas por doloroso que sea.

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • platanito platanito 16/03/18 07:51

    Llevo una hora releyendo artículo y los 137 comentarios y confieso que estoy anonadado y como el burro de Buridán : Leo a un comentarista y me parece admirable y magnífico lo que dice, pero leo el siguiente y veo la misma agudeza que en el anterior pero a la vez su conclusión diverge. Y así con los siguientes. El nivel de la controversia me "queda" anonadado, repitoo, y van para 138 los comentarios. Me froto las manos y me felicito por formar parte de este club de sofistas. Esta joven Aroa nos va a dar mucho juego. ¿Pero donde hallaría Sócrates la verdad sobre este asunto tan magníficamente debatido aquí? Quién me prestará su candil? Gracias a la Sra Moreno Durán que me ha invitado con su artículo a comprar en formato digital esa Muerte en Venecia que cumple un siglo de vida y por lo poco leído , prólogo de F. Ayala incluído, va de la muerte de una época, bajo el fuego purificador. Me temo que acabo de romper el hechizo del extraordinario debate entre titanes que sois. Y seguiré leyendo las obras clásicas aunque la biografía de sus autores deje que desear. Pasad un feliz día todos.
    PD. Me falta la antorcha de El diablo Cojuelo que seguro nos daría para meditar a pesar de que me parece más "oscuro" que Heráclito, y de ahí mis rifirrafes con él.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 9 Respuestas

    2

    3

    • vaaserqueno vaaserqueno 16/03/18 09:10

      Vaya, resulta que salió el otro comentario que se borró de la pantalla cuando estaba escribiéndolo. Esto de la informática sí que es un secreto insondable.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • vaaserqueno vaaserqueno 16/03/18 09:06

      Sócrates, que no se llevaba muy bien con los sofistas, diría que la verdad se encuentra buscándola, deshaciéndose antes de creencias falsas y que es una, universal e inmutable. El del candil era Diógenes.
      Los libros raramente cuentan una sola historia, Muerte en Venecia narra la obsesión por un adolescente de un hombre en el final de su vida en el marco de una sociedad en decadencia. Esa es mi lectura, puede haber otras y no encuentro razón para no leerla, me parece magnífica. También podré releer a Neruda, aunque mi mirada no es la misma que cuando lo leí por primera vez porque ahora sus palabras me resultan un tanto mentirosas y no puedo olvidar lo que sé sobre él. Forma parte de una época de mi vida y de mi formación literaria, pero era un referente también por su lucha y esa parte ha quedado ensombrecida por otros aspectos de su vida que, bajo la luz de mi candil, le convierten en una persona despreciable. No me sirve que era otro siglo y otras costumbres, yo también soy de ese siglo y hace ya unos cuantos que la gente sabe sabe que determinadas acciones son malas per se. Como alguien ha dicho por aquí las razones para leer o no leer a un autor o autora son muchas y variadas, cada quien tiene sus propias subjetividades y total, hay tant@s que no vamos a ser más o menos cazurr@s por dejar de leer a alguno. Pero el artículo no trata sobre eso.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      4

      • platanito platanito 16/03/18 09:59

        Yo hablaba del candil de Sócrates, pues convendrá conmigo que en su época todo griego que se lo pudiese pagar se alumbraba con un candil. El porqué del debate que ha provocado la autora nos lo podrá decir ella. Y respecto al cuento de Mann, podré hacerle mi conclusión cuando lo termine de leer. Y gracias por su vehemencia feminista. Y me baso en la definición de feminista de la rae. Buen día.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        1

        • vaaserqueno vaaserqueno 16/03/18 10:32

          Pues digo que me imagino que sí (lo del candil), no veo yo a los griegos paseándose con linterna de leds. Reconozco que a veces, en algunos temas y ante determinados comentarios puedo ser excesivamente vehemente y algo más. Me sale la vena justiciera y me explayo, qué le vamos a hacer, pero tiene que reconocer que hay cosas ante las que callarse o compadrear es admitir ideas vomitivas para cualquier persona con un mínimo de empatía. Buen día tambien para usted D. Platanito (extensible a la mayoría de l@s forer@s). Ya me voy, no les doy más la tabarra.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          2

    • vaaserqueno vaaserqueno 16/03/18 08:37

      Sócrates, que no se llevaba muy bien con los sofistas, diría que la verdad se encuentra buscándola, deshaciéndose antes de las creencias falsas y que es sólo una e inmutable. El del candil era Diógenes.
      Raramente los libros cuentan una sola historia, Muerte en Venecia narra la obsesión de un hombre en el final de su vida por un adolescente en el marco de una sociedad en decadencia, esa es mi lectura que evidentemente puede no coincidir con la de otr@s y además lo digo desde el recuerdo porque la leí hace bastantes años

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

    • platanito platanito 16/03/18 07:57

      Olvidaba decir el nombre del bello jovencito polaco: Tadzio. La nueva Europa renacida, y que hoy, 100 años después, se está volviendo tan facha como entoces.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      0

      3

      • Orlinda Orlinda 16/03/18 13:07

        Hay asuntos para los que teorizar no sirve para encontrar la verdad. Pensar sobre algo es necesario pero también sentirlo, quizá en cualquier caso sea sobre hombres o mujeres ponerte en el lugar del débil, del que sufre pueda ayudarte a saber dónde está la verdad. Es una sugerencia personal que me permito darte.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        6

        4

        • platanito platanito 16/03/18 17:22

          Con todo respeto, y por supuesto en empatía con ud, hemos debatido sobre unas frases del joven embajador chileno en Ceilán. Narra que sin mediar palabra tomó a la joven con fuerza, le quitó sus ropas y copuló con ella. La joven permaneció estática como una estatua y sin retirar su vista de él. Luego el hombre describe su remordimiento y su arrepentimiento. Pero solo podemos imaginar lo que pasó por la mente de la joven pues el poeta no lo sabe y no lo cuenta. Todos nos inclinamos a pensar que se sintió tan vejada que no fue capaz de reaccionar para impedirlo y que se trata de una violación. Pero nunca podremos estar seguros de los sentimientos de la sirviente tamil. ¿ Y si su hieratismo se debió a sentirse como ante una divinidad, honrada por haberse fijado en ella, pobre ser mortal de la casta de los parias, extática y en levitación? Pienso que esto último tiene una probabilidad de ser verdadero tendente a cero. Lo mío es puro bizantinismo.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 1 Respuestas

          0

          0

          • Orlinda Orlinda 16/03/18 19:53

            Cómo vas a entender algo si haces un nuevo relato inventado tu gusto que no existe.

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            0

  • bidebi bidebi 15/03/18 20:37

    Querámoslo admitirlo o no a mi me parece que estamos muy condicionados por nuestra cultura que antes llamábamos judeo-cristiana. Y en el caso de España, es muy probable que todos los que escribimos por aquí hayamos sido educados en el nacionalcatolicismo. Y eso deja poso, conforma el ser y aunque lo intentemos todos los días no es fácil parecer civilizados.
    El Coronel nos dice que no considera lícitas las relaciones (se supone que sexuales) entre adulto y menor. Y yo estaría de acuerdo. Pero a continuación también dice algo muy cierto, que puede ser legal un día después o ilegal un día antes. Es decir, que tampoco sabemos muy bien qué edad poner. Y añadiría de qué preadolescentes hablamos, ¿los caribeños, los de una aldea o los de una ciudad europea?, porque no tienen nada que ver. Pero sí, estoy de acuerdo en su razonamiento.
    Se me ocurren dos casos más sobre el tema. Uno sería el genial Pasolini y su trágica muerte en una playa cuando había alquilado los favores sexuales de un adolescente o pre. Pasolini era el símbolo del arte contrapoder. Iba de putos porque le gustaban los jovencitos. ¿Cambia nuestra percepción de él y de su obra?. ¿Era un malvado, un miserable, un degenerado?.
    Otro ejemplo también lo tenemos por la derecha en el actual presidente francés que entabló, creo que con 17 años, relaciones con su profesora. Hoy parecen una pareja feliz pese a la gran diferencia de edad. ¿Qué madurez y qué sabía Macron con 17 años de la vida?.
    Quiero decir que nada es tan fácil como poner edades para el amor, que no debería ser correcto juzgar siempre a los demás desde nuestra moralidad y nuestros condicionantes.
    Que tenemos que ser más abiertos de mente y enterrar tantos perjuicios.
    Pero que sí, que la sociedad tiene que defender a los que no tienen la madurez suficiente para elegir y defenderlos de aquellos que se aprovechan de ello. Pero relativizando, una vez más, es que hay jóvenes mucho más maduros que muchos viejos. ¿Entonces?.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    7

    7

    • Arkiloco Arkiloco 15/03/18 23:40

      Te quiero comentar algunas cosas Bidebi desde aqui arriba y porque con ciertas cosas yo me voy arriba. No es, especialmente, por polemizar sobre un tema que ha sido bastante debatido y que, como me temía, nos ha llevado hasta el craneo de la australopiteca Lucy. O así, que decimos los vascos por economizar palabras. Te comento porque no quiero irme a la cama preocupado con la dificultad de parecer civilizado a cuenta de la educación judeo-cristiana recibida. A mi, esto me puede provocar una noche en vela. Yo, si alguien quiere explicarselo todo o tener casi todas las respuestas con un combinado de Marx, Lacan y Marcuse, lo respeto. Y si luego encuentra otro pack explicalotodo en la moral judeo-cristiana, pues tambien lo respeto aunque me produce esa inquietud que te decía al cerrar los ojos. Para empezar, no me parece bien y es muy incorrecto, excluir a las religiones, sea cual sea, del proceso civilizatorio al que tanto han contribuido. En la construcción moral de nuestras sociedades, con todos sus defectos, y en la contención, no exenta de problemas, de nuestros instintos. Y cuyas nociones o principios, en el caso de la judeo-cristiana, no son originales de ella sino tomados, en su mayoría, de lo mejor de la filosofia antigua. Para decir esto no hay que ser creyente ni necesidad de profesar ninguna religión. Tampoco creo que al opinar sobre esto, el poso nacionalcatolico sea relevante o lo que nos lleva a separarnos de tus ideas, tan conscientes ellas del poso acumulado. Yo no se que condicionantes o poso ha dejado una religión como el Islam, de tronco común a la judeocristiana, respecto al sexo, la licitud o ilicitud de ciertas relaciones, la edad para "el amor" o lo que sería la "antinaturalidad" de relaciones entre personas del mismo sexo. No domino bien pero parece que al sexo en general y a las mujeres en particular tampoco les ha ido muy bien o, francamente, mucho peor. Y así en todas las religiones, budista, animista o adoradores del capullo celestial. Eso si, deben madurar antes y casan a niñas de 12 años con abueletes de 60. Menudo chollo y ya imagino que si hablas allí de pederastia te miraran raro.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      7

      13

      • Arkiloco Arkiloco 16/03/18 00:15

        Y si no depende de la religión, debe ser que algunas de nuestras concepciones son variables o están determinadas por los meridianos y los paralelos. En el Caribe o en Madagascar, será por el calorcillo, entienden el sexo de otra manera, las niñas maduran antes y los hombres van dejando un reguero de niñas preñadas que no son tan niñas como las de aqui, o a menos niñas, con gran alegria y alborozo, sin posos judeocristianos aunque se los llevamos hace unos siglos y deben comportarse más bajo patrones de religiones ancestrales en las que el sexo era puro gozo para los hombres y no se hacían ascos ni se tenian tantos remilgos con eso de la edad. Algunos hombres que van a Cuba de putas ya me lo han explicado así: allí pagas pero ellas disfrutan de verdad, no como las de aqui que fingen que les gusta. He aquí, pues, que nos sobra todo eso del patriarcado, que las construcciones religiosas no forman parte de ello aunque también tenga otras funciones y que las religiones no forman parte del entramado que ha servido para relegar, justificar y casi institucionalizar el dominio de hombres sobre mujeres. La religión, nos dices Bidebi, solo ha debido servir para jodernos lo del sexo, inhibirnos, crear feministas mojigatas y no dejarnos experimentar o dar rienda suelta a nuestras fantasias más reconditas. Vaya jodienda y que fatalidad que nos hayan tocado ciertos meridianos o paralelos. Lo de Pasolini me inquieta menos para dormir y volvemos a lo mismo. El artista y su vida, sus meritos y sus miserias. Podemos juzgar con algo más de benevolencia a Pasolini por los problemas y miserias que podía entrañar el ser homosexual cuando serlo era perseguido y condenado pero poco más. Por lo demás yo soy más parco que tu en otorgar el calificativo de genio o genial pero puedo apreciar como notables muchas cosas de Pasolini. En fin Bidebi, creo que ahora podré dormir mejor y espero que mis comentarios no produzcan en ti el efecto que yo he tratado de evitar. Fuí monaguillo porque me permitía jugar al futbol pero no te digo que el humo de las velas no me provocase estas averias que tengo y que tan claramente manifiesto. Gero arte eta gau on.

        Responder

        Denunciar comentario

        5

        11

    • Orlinda Orlinda 15/03/18 22:59

      Antes de dejarse condicionar por ti, preferible es ser una monja de clausura.

      Responder

      Denunciar comentario

      19

      6

    • Orlinda Orlinda 15/03/18 22:49

      “Lolita” no es una historia de amor.
      El episodio de Neruda no es un encuentro amoroso.
      Es verdad, hay que acabar con los perjuicios que ocasionan los abusadores y con las ideas patriarcales que los apoyan. Lo de la mente... con ocuparte de la tuya ya tienes bastante tarea.

      Responder

      Denunciar comentario

      14

      6

  • irreligionproletaria irreligionproletaria 15/03/18 16:59

    Leí el arlo el martes. Texto y comentarios, mayoritariamente, me posicionaron fuera del tema.

    Aroa, refiere: 'Dónde estaba mi juicio. Por qué no me alerté. ¿Me conmoví?...y prosigue: ¿Lo habría leído de otra forma?...Parece que si me hacía falta la revolución de marzo..."

    ¡Me cachis! Todo tiene su parte buena y también...la mala ¿a esto te ha llevado la 'revolución de marzo'?

    Escribe Neruda: "...Una mañana, decidido a todo, la tomé fuertemente de la muñeca y la miré a la cara... El encuentro fue el de un hombre con una estatua. Permaneció todo el tiempo con sus ojos abiertos, impasible. HACIA BIEN EN DESPRECIARME. No se repitió la experiencia."

    ¿Qué concluye Sra. Moreno?

    El gran poeta -es a quien admiro, por sus verso y por su prosa- RECHAZA SU ACCIÓN, reconoce merecer el desprecio. Y concluye: NO SE VOLVIO A REPETIR.
    [A la persona que fuera o fuese, Pablo, la desconozco absolutamente, ni la admiro ni la desprecio]

    Divergimos en nuestras conclusiones; pero, como no podría ser de otra forma, respeto absolutamente, su manifestación personal.

    Algo si me provocan muchos comentarios: La diferencia, entre los seres racionales (hombres/mujeres) y los animales no racionales: vg. perro, es la libertad/voluntad, para domeñar los instintos conforme a la ética y el respeto a los demás.

    Racionalizar los instintos animales, es obligado en los seres humanos; retrotraernos a 'una moral como conjunto de costumbres y normas para juzgar el comportamiento humano que es mezquina, superficial o falsa' vg: moralina...es otra cosa.

    Salu2

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    3

    6

    • Orlinda Orlinda 15/03/18 18:04

      Es curioso que cuando ha sido la moral mezquina con sus normas y costumbres la que ha normalizado y encubierto hechos como el de que hablamos, se nos acuse a quienes lo destapamos de estar imbuidos por esa moral.

      Responder

      Denunciar comentario

      13

      10

    • Arkiloco Arkiloco 15/03/18 17:35

      No se si me podrás ayudar irreli. He leido tu comentario y tengo dudas a la hora de archivarlo. Mi duda esta entre "Formas de ninguneo" o un cajón que tengo muy grande con la etiqueta de: "Dejaros de chorradas que yo os voy a explicar de que va esto". Luego, he creado una subsección reciente que he titulado: "Ya te voy a decir yo cómo hay que interpretar la "revolución de marzo. Hay una buena y otra mala". Mo me urge, pero si me puedes echar una manita, porfa...Y es que, no se como puedo ser tan dubitativo y a veces, tan pusilanime o gilipollas. Joer, otra vez. No se ni como clasificarme. Saluditos

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      4

      7

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 15/03/18 17:55

        Difícil me lo pone. Pero, aunque considere que es salirme por la tangente, debo decirle que: 'la primera idea es la que vale' Debí atenerme a mi primera opción y, puesto que he sido incapaz de transmitir lo que pretendía; abstenerme de comentar.

        ¿Cómo voy a decirle a nadie, que interpretación es la correcta?

        Ciertamente, he expuesto mi divergencia en cuanto a que la revolución de marzo 2018, pudiera posicionarnos, nuevamente, en una 'moralina' -por mi parte- absolutamente indeseable.

        A veces, dejo fluir la vehemencia y pido disculpas por ello; no es inteligente, precisamente.

        Archívelo donde le parezca procedente; no se lo discutiré.

        Salu2

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        4

        5

        • Arkiloco Arkiloco 15/03/18 19:44

          Pues casi que, con lo que me dices, no archivaré aquello y me dejo de dudas. Lo que si archivaré es esta respuesta en la carpeta de "Reconocimientos notables de sobradismo". Y ya perdonarás esta mania archivadora que tengo desde que vengo a estos foros. Y, por cierto, si ves a Isabelle, y como experta en la materia, dile que se pase por aquí y nos haga un analisis de deditos. Y es que, no se, si unos deditos te apoyan en un comentario que luego rectificas ¿qué dedito deberían elegir en la rectificación? Cosas mias y como si esto obedeciese a alguna logica que, me atrevo, solo Bidebi podría desentrañar. Igual es más como eso del amor incondicional o enemigos para siempre. Y en caso de duda votar siempre contra Arkiloco, el tocanarices o al que el plumero se le ve. Bueno, irreli, ya ves que yo a estas alturas he desconectado, estoy haciendo amigos con la facilidad que me caracteriza y pegando la hebra con el o la de delante por aquello de retrasar la plancha que tanto me desagrada. Un saludo y, si queda mejor, Salu2.

          Responder

          Denunciar comentario

          3

          8

  • bidebi bidebi 15/03/18 15:39

    2/2
    Si no recuerdo mal lo de Lolita era pederastia (atracción sensual o sexual) y lo de Muerte en Venecia era pedofilia (atracción por la belleza juvenil). A mi me parece que a todos nos atrae la belleza juvenil, que era lo que Visconti describía, pero no a todos se nos convierte en obsesión y la mayoría de la gente se reprime por racionalidad o por sus consecuencias. Pero la atracción existe porque existe atracción por lo bello. Como existía en Grecia donde entraba dentro de la normalidad el contacto con los jóvenes.
    Por esa realidad la sociedad crea tabúes como las relaciones con niños o las relaciones con parientes próximos. Es una forma de que la sociedad se proteja de embarazos imposibles y de las consecuencias de relaciones entre genes similares. Es también una forma de evitar la endogamia. Pero ya en muchos países está despenalizada la relación pero prohibido el matrimonio. A todo ello le llamamos nuestra moral.
    Una cosa es lo que sentimos y otra lo que hacemos. La diferencia es la represión de los instintos. Pero hay personas que sienten tanto algo que no están dispuestos a reprimirse.
    Lo que de verdad sirve para juzgarnos a nosotros mismos y a los demás es si la complacencia de nuestros instintos perjudica a terceros. Si objetivamente no lo hace las prohibiciones sociales, que no atiende a individualidades si no que son generales, se suelen relativizar por los afectados. Y es que es muy atrevido juzgar otras vidas.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 4 Respuestas

    5

    6

    • vaaserqueno vaaserqueno 15/03/18 21:39

      Te equivocas en los conceptos, la única diferencia entre pedofilia y pederastia es la acción, o sea, el delito. El pedófilo siente la misma atracción sexual hacia los niños que el pederasta, pero se aguanta, cuando pasa a la acción se convierte en pederasta que es la figura legal del acosador y/o abusador de menores.
      Que la belleza juvenil nos parezca agradable de ver no tiene nada que ver con ninguna de esas dos figuras, también puede resultarnos agradable de ver un cachorro de gato y eso no significa que nos atraiga sexualmente, estás mezclando churras con merinas.
      Para todo lo demás se me ha adelantado Orlinda y la suscribo.

      Responder

      Denunciar comentario

      5

      5

    • Coronel Dax Coronel Dax 15/03/18 19:37

      Estoy básicamente de acuerdo con usted con la salvedad (no sé si es que no le he entendido bien) de que en el tema de las relaciones con menores entiendo que existe siempre una coacción hacia él, pues adolece de una falta de formación que hace que no se pueda hablar de libre albedrío, y por eso no las considero lícitas. En esto, como en todo, con los matices que se quieran añadir. Por ejemplo, porque las leyes ponen límites de edad, pero un día antes de ese límite la persona no es muy diferente de lo que es un día después.

      Tanto usted como Irreligiónproletaria ponen el dedo en la llaga: Los deseos e instintos pertenecen al reino de la bioquímica hormonal. Conocer que intentar satisfacerlos va a provocar gran mal a la otra persona y, a partir de esa toma de conciencia, dominarse, es lo que hace que este bípedo simio se acerque a tocar el segundo monolito y se eleve a una categoría de ser superior.

      Tan solo se nos permite causar daño a otra persona en las situaciones en las que está previsto que haya una competición, por ejemplo, por conquistar el amor del mismo ser amado o deseado.

      Un saludo, Bidebi, extensible a Irreligión.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      4

      2

      • irreligionproletaria irreligionproletaria 15/03/18 21:53

        Saludos cordiales, Coronel Dax.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        0

    • Orlinda Orlinda 15/03/18 17:47

      Qué deshinibido eres, ¿no? Tanto tanto, que se te puede aplicar eso de por la boca muere el pez.
      Generalizas y atribuyes a los demás lo que es tuyo en tus conclusiones convencionales, aunque creas que son todo lo contrario.
      Este debate se debe a que a todos nos atrae el sexo???
      Osas llamarnos hipócritas no preocupadas/os por los burdeles y las violencias a granel, acusando por acusar, cuando la realidad es que a quien no le importan es a ti, que no tienes muy claro el mal que provocan con lo que haces apología de la violacion y de la pederastia. Las pulsiones fuertes, -que no instintos, las personas no tenemos- que ocasionan el mal estamos obligados a controlarlos o como le quieras llamar, quien no quiera “reprimirse” tendrá que atenerse a las consecuencias, pues solo faltaría que fuese válido el derecho a lo que a cada cual le apetezca.
      En cuanto a que “a todos nos atrae la belleza juvenil” también hablas por ti. ¿Quién son todos? Yo en un jovencito no encuentro nada de “la belleza” a la que tú te refieres.
      Eres patriarcal, convencional, inmoral y atrevido. No soy la atrevida criticándote con razones, lo hago para que no engañes haciendo pasar por “progres” ideas perniciosas.

      Responder

      Denunciar comentario

      19

      8

  • bidebi bidebi 15/03/18 15:38

    Cómo nos atrae a todos aquello relacionado con el sexo. Quizás sea porque lo sobrevaloramos como consecuencia de tantos años de cultura represora.
    Hemos pasado de la supuesta violación por parte de un escritor famoso a la pederastia y la pedofilia en casos imaginados como la Lolita o el jovencito de Muerte en Venecia.
    En cuanto al concepto de violación me parece evidente que estamos, una vez más, ante una muestra de gran hipocresía social. Cualquier persona, o grupo, discriminada por su género, por su raza, por su pobreza o por su ideología, es violada en sus derechos, aunque por nuestras obsesiones sexuales tendamos a usar solamente violación como relación sexual no consentida. Pero es que además, violaciones sexuales se producen a cada momento y en todo el mundo dentro del matrimonio y dentro de los millones de burdeles existentes y mas o menos legalizados. Es decir, nos asusta la violación que cuenta Neruda pero damos como normal el burdel de la esquina de nuestra casa. Antes se decía que un número reducido de mujeres sabían lo que era un orgasmo sexual. Se podría deducir que esa ignorancia era fruto de violaciones sucesivas dentro del matrimonio. Pero en nuestra hipócrita moral establecida ni las violaciones matrimoniales ni las de burdel las consideramos como tales, si no que las consideramos como normales.
    Ya no me acuerdo mucho de la película de Kubrick y si algo más de la de Visconti.
    Pero sí me acuerdo que para hacer su película, ante la moral de sacristía imperante, Kubrick tuvo que hacer dos modificaciones sobre la novela, lo que da idea de la hipocresía imperante. Una modificación era elevar la edad de Lolita hasta los catorce o quince años. La segunda modificación era que terminaran casados, que entonces importa menos.

    Responder

    Denunciar comentario

    6

    7

  • Queso Tierno Queso Tierno 15/03/18 05:04

    El tema de la narración de Neruda no es nuevo, pero aumenta de volumen conforme crece la conciencia colectiva y la sensibilidad con respecto a los actos machistas y el abuso de poder. En mi provoca otro tipo de reflexión, que es la de plantearme si no debemos culparnos por creer que personas como Neruda, Nabokov, Bukowski, Henry Miller, Velazquez, Picasso y tantos más (¿Hollywood?), por el hecho de ser excelentes en lo suyo, lo debían ser también en el resto de aspectos de su existencia. Si al convertirlos en mitos, les asociamos todas las excelencias de los semidioses y luego nos escandalizamos cuando comprobamos que se han salido del modelo. Rellenamos los huecos que desconocemos con virtudes idealistas en lugar de hacerlo con el drama humano de la existencia y nos olvidamos que son seres humanos con grandes dones, pero seres humanos perdidos como el que más y víctimas de sus contradicciones y verguenzas como el que más. Así que lo que les agradezco (sin perdonarles y sin exculparles) es la fuerza que han tenido en aceptar sus contradicciones y sacarlas a la luz aún a riesgo de lo expuestos que quedaban a la luz pública y la decepción que podían causar. Al verlas, me reconozco en ellas, aprendo más de mi mismo y veo qué ingenuo fuí al juzgales y exigirles ser perfectos. Creo que sus errores y debilidades sirven de enseñanza y reflexión y sin la valentía que tuvieron en mostrarnoslas, el avance hubiera sido mucho, mucho, mucho más lento.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 7 Respuestas

    0

    11

    • Birth 3 Birth 3 15/03/18 11:36

      Creo Queso Tierno que hay confesiones y confesiones. Cuando St. Agustín escribió las suyas las hizo con reconocimiento del mal que había hecho y como incentivo para que sus contemporáneos supieran que podían cambiar de vida y hacerlo mejor. En los casos que se han mencionado no es ése el caso. Es el lector o lectora el que debe valorarlo. Es esa toma de conciencia crítica la que admiro en Aroa Moreno, además de el magnífico artículo que ha construido. De resto, de acuerdo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 3 Respuestas

      1

      5

      • Queso Tierno Queso Tierno 15/03/18 12:44

        No creo que en el caso expuesto por la autora ni en los de los comentaristas se traten de confesiones. Más bien de personas que narran las incidencias de su vida como parte de su profesión, y fuente de inspiración. Desde luego no están a la "altura moral" de S. Agustín ni creo que lo hayan pretendido nunca. Incluso, el caso de Nerudo, es una narración tan bien hilvanada, con moraleja y castigo final. que se prodría calificar de violacion perfecta a la que solo faltaron unos gemiditos para que el macho alfa dominante, de potente mirada y apretón perfecto, que caga en un cubo, disfrutara más del hecho que de su desenlace, que siempre me ha parecido más falsa que un euro de madera y más un producto literario que una realidad. Pero no soy un experto en Neruda y es solo una opinión. Con su comentario, de acuerdo. Saludos

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 2 Respuestas

        1

        6

        • Birth 3 Birth 3 15/03/18 13:12

          Le confieso que por eso decía yo que hay confesiones y confesiones. Saludos.

          Responder

          Denunciar comentario

          1

          1

        • M.T M.T 15/03/18 12:49

          Comparto sus comentarios acerca de esa visión de Neruda. Lo veo de igual modo.

          Responder

          Denunciar comentario

          3

          5

    • Coronel Dax Coronel Dax 15/03/18 11:36

      Aprecio mucho su comentario, Quesotierno, es muy acertado. En todo caso, creo que hay que separar el aspecto artístico del aspecto moral, como bien ha indicado Bidebi, cuando juzgamos a un autor; son dos planos diferentes.

      En el aspecto artístico, cada uno tiene sus gustos, sin duda, aunque existe un consenso por el cual Cervantes tiene derecho a la gloria y otros creadores no. Hace falta un cierto tiempo de maduración, ese que hace que algunos éxitos de su momento se marchiten rápidamente, mientras que otras obras, como al buen vino, le sientan bien los años.

      Y en el plano moral es muy difícil juzgar bien a los demás, nunca conocemos todo de alguien como para encuadrar perfectamente sus decisiones. Recomiendo una película actual, “El Tercer Asesinato”, de Hirozaku Koreeda, que trata el tema, aunque no sea la película más conseguida de este interesante director. A pesar de todo, la sociedad está obligada a juzgar. Y aunque nadie está exento de sombras, debemos considerar si el conjunto de su legado y de su ejemplo ha ido en beneficio o en perjuicio del progreso de la humanidad.

      Un último apunte. Cuestionémonos también nosotros mismos de forma permanente. Está bien hacerle el reproche a Neruda, pero ¿y nosotros? A mi entender tampoco estamos exentos de culpa, de alguna forma así lo reconoce Aroa. Casi todos leímos esas memorias. Si Neruda estaba haciendo el mal y ni siquiera se daba cuenta, ¿acaso alguno de nosotros no vio ese mal cuando leyó el pasaje (culpables por no verlo, cuando era tan evidente) o, si lo vio, no denunció esa acción del poeta en su momento (aunque fuera sólo a su círculo de amigos)?

      Un saludo.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 2 Respuestas

      0

      7

      • Queso Tierno Queso Tierno 15/03/18 13:03

        También aprecio el suyo. Con respecto a Neruda, le he comentado a Birh 3, mi opinión de que me siempre me pareció más ficción que realidad por lo escueto, simple y perfecto que resulta en todos sus planos y es cierto que gracias a estos personajes públicos y a la enorme difusión de sus actos, podemos vernos reflejados y aprender de ellos sin necesidad de nuestras propias confesiones. También aprecio mucho, aquellos autores que ven y me obligan a plantearme situaciónes éticas, morales y religiosas que sin ellos dejaría de lado adormecidas por lo que exigen de mi, tal y como como Vd., comenta. La autocrítica y la vigilancia de uno mismo, siempre. Un placer.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        0

        10

        • Queso Tierno Queso Tierno 15/03/18 13:36

          ¡Ah! y por supuesto que intentaré ver esa película.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          0

  • Orlinda Orlinda 15/03/18 01:46

    Para rematar el debate, entró en Cultura en El País, y me encuentro una entrevista a Pablo D'Ors, el cura místico que escribe sobre el silencio y la meditación, con esta pregunta y respuesta:
    “¿Con qué personaje literario te quedarías?      
    Quizás con Lolita, con la niña. Es un personaje muy provocador, que dispara la imaginación de este hombre que la persigue y la rapta, es inolvidable… Pero es un personaje que tiene mucha entidad, muy bien construido.”
    Pues no hay personajes literarios! Él se queda con Lolita, la provocadora. Pero Lolita es en la novela una niña de entre 12 y 14 años, que no quiere tener relaciones sexuales, que llora, que sufre violencia física. Ella no es la que provoca, la provocación está en lo morboso de la situación y en la mente pederasta tanto del violador de la novela como de D'Ors.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 9 Respuestas

    3

    6

    • Birth 3 Birth 3 15/03/18 11:29

      Me encanta el remate, Orlinda. Gracias por la referencia. Por otra parte para ver el sustrato de la mentalidad sólo hace falta pasearse por este foro. Hay casos desoladores.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      4

    • Queso Tierno Queso Tierno 15/03/18 05:42

      He dudado mucho en responder tu comentario, por lo delicado del tema y del momento. Así que con todo respeto creo que Lolita, nos guste o no, es un personaje literario con una potencia, repercusión y trascendencia mediatica enorme, que ha permitido sacar a la luz un aspecto de la naturaleza humana tremendamente candente en nuestros días. Se dice que los sintomas de una enfermedad no se reconocen hasta que se les da un nombre y una definición y Lolita ha puesto de manifiesto un "sintoma" y una "enfermedad" que hasta ese momento vivía en las sombras. Indendientemente de la mentalidad del violador, de D'ors o de si Lolita era buena, ingenua, o de armas tomar, lo verdaderamente importante de esta obra, y con eso me quedo y es solo mi opinión, es que haya cobrado vida y haya dado, a una situación muy delicada, un nombre y apellidos que todos pueden facilmente reconocer. Algo similar, aunque en otro plano a Muerte en Venecia y sin llegar tan lejos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 7 Respuestas

      1

      9

      • Birth 3 Birth 3 15/03/18 11:48

        Lolita es un personaje que intenta salvar y proyectar las fantasías de los hombres maduros. La infancia, para los que no se han olvidado de ella, o l@s profesionales que la conocen, lo único que desea y se comporta es para ser querida. Una niña o un niño no tiene más instinto que el provocar cariño y atención. Hará lo que pueda por ello. Por eso es tan escandalizante la pedofilia y el abuso infantil. L@s pequeñ@s asumen que es su falta, que ell@s contribuyeron a ello. Esto me recuerda al obispo de La Laguna, en Santa Cruz de Tenerife, cuando comentó que había que tener en cuenta que había niños que provocaban y que no todo era culpa de los sacerdotes.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 1 Respuestas

        1

        6

        • Queso Tierno Queso Tierno 15/03/18 13:09

          Muy bueno lo del obispo. Genio y figura... Estos si que son incapaces de desnudarse y mostrar quienes son en realidad, aunque por sus obras y palabras los conocereis. Lo que nos lleva y hace que el debate planteado por Aroa sea profundo y muy necesario.

          Responder

          Denunciar comentario

          0

          4

      • vaaserqueno vaaserqueno 15/03/18 08:51

        De eso habla Orlinda, el personaje de Lolita ha pervivido como un estereotipo de un tipo de mujer-niña sin necesidad ni de leer la novela, sin embargo ¿ cuantos de aquí pueden decir el nombre del adolescente de Muerte en Venecia?. El mismo tipo de obsesión, pero nos quedamos con la niña mala.
        Yo no creo que estemos haciendo Inquisición, es solo una reflexión sobre como se transmiten los estereotipos sin darnos cuenta

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 4 Respuestas

        1

        4

        • Queso Tierno Queso Tierno 15/03/18 13:25

          En la exitosa novela de Cixin Liu, El problema de los Tres Cuerpos, se narra como una civilización más avanzada entra en contacto con la tierra y dado que ellos se comunican por transmisión directa del pensamiento, les cuesta entender los conceptos mentira, engaño o falsedad, y se les intenta explicar que es debido al hecho de que tenemos la capacidad de pensar una cosa y transmitir lo contrario. Creo que lo que debatimos está en ese plano del engaño, el subterfugio y la habilidad que tenemos para presentar una hermosa fachada que tapa la mierda que almacenamos a cubos y de aquellos que se han atrevido, intencionadamente o no, a tirarla abajo y enseñar lo que en realidad hay: El Rey Desnudo.

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 3 Respuestas

          0

          3

          • vaaserqueno vaaserqueno 15/03/18 14:51

            De repente nos presentan un tema y lo enfocamos en una dirección determinada, a veces sin tener siquiera clarificados nuestros pensamientos, pero al exponerlos con palabras van tomando forma y al contrastarlos con los de los demás descubrimos planos, aristas o vectores que no habíamos tomado en cuenta. También descubrimos basura, pero eso parece irremediable. Eso es lo que me trae a mí aquí, por un lado expresar los pensamientos con palabras me obliga a ponerlos en claro y descubrir mis contradicciones y por otro cada día veo algo, un punto de vista, una mirada diferente que me obliga a repensar desde otro ángulo e incluso, a veces, a replantearme algunas cosas que creía definitivas y entender que no existen las verdades únicas.

            Responder

            Denunciar comentario

            0

            2

          • vaaserqueno vaaserqueno 15/03/18 14:35

            Pues también, pero no exclusivamente. Hay tantos planos como miradas.
            En otro orden de cosas, me leeré la novela, me ha resultado interesante la sinopsis, aunque no conozco al autor. Abandoné la ciencia ficción hace mucho tiempo porque ya no daba a basto con todo y había que priorizar pero sigue gustándome.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 1 Respuestas

            0

            0

            • Queso Tierno Queso Tierno 15/03/18 15:51

              Cierto, lo maravilloso del diálogo y del debate cuando estamos dispuestos a poner la carne en el asador y a arriesgarnos a que nuestro mundo se desmorone un poco para que, renovado, renazca con más fuerza y verdad. Me apunto.
              Por otro lado, la novela de C. Liu, como comprenderá, es más sofisticada y densa de lo que he narrado, que es un detalle de su segunda parte, El Bosque Oscuro, y dentro de una trilogía. El argumento ni siquiera va por ahí, pero si en un tiempo le gustó la ciencia ficción y le gusta, este hombre se ha convetido en un referente de obligada lectura. Creo que le gustará y mucho.

              Responder

              Denunciar comentario

              0

              3

  • Arkiloco Arkiloco 15/03/18 01:01

    Como sucede a menudo debemos leer cosas diferentes. Y el mundo de la interpretación es amplísimo. Si además se agita un poco el pedestal donde están nuestros idolos ya ni te cuento. Yo, no se si es simpleza, solo he leido una experiencia personal sobre los ojos con los que miramos ciertas cosas, las memorias de un poeta en este caso, y lo ciegos que pueden estar. Y un dia, porque esos ojos miran ya de otra manera, descubrimos lo que nos había pasado desapercibido: nos ha contado el poeta como violó a una sirvienta. No lo vimos, luego no lo juzgamos o lo percibimos de tal manera que lo situamos dentro de la exaltación o quizás jactancia con la que un poeta confiesa "que ha vivido". Aparte de leer y admirar a Neruda, la vida que nos contaba era envidiable y supongo que esa escena, que no recuerdo, la asimilaría dentro de esas experiencias, tan variadas, que hacian envidiable esa vida. No se, pero a mi la reflexión de Aroa Moreno me hace pensar, como a ella, sobre los ojos con los que hombres y mujeres hemos contemplado, con la mayor naturalidad y normalidad, ciertas cosas. Y que cuando leimos a Nabokov creo que no lo leimos como "el secuestro y violación de una menor". No se que tiene de malo, de moralismo o de enjuiciamiento con valores de hoy comportamientos del pasado. No lo veo en este artículo y no se porque habría que evitar esa mirada. O por que nos ha de sobrar esa mirada que no juzga la obra del autor, su maestria o su capacidad para conmovernos. Lo que duele parece ser ese "farewell" personal que deja en el aire. Yo creo que aqui hay una especie de cateta reverencia hacia los idolos, los artistas o los poetas que recitamos. ¿Dejar de leer a Neruda? ¡Qué horror! (No he leido la palabra prohibir ni que haya que ponerlo en alguna lista negra) Leemos y no leemos a algunos autores por cuestiones muy diversas. Manias, etiquetas, tendencia politica...Hay quien no lee a Vargas Llosa, otros a Marias o Perez Reverte, aquel a Celine y otro a Houellebecq.. Y en Israel está prohibido interpretar a Wagner porque era la música preferida por los nazis que exterminaron a millones de judios.. ¿Y?

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 11 Respuestas

    3

    13

    • Sancho Sancho 15/03/18 02:17

      Dices que "no sabes si es simpleza porque has leído una experiencia personal sobre los ojos"...No es simpleza, Arkiloco, en lo que yo interpreto por lo leído en otros comentarios tuyos, es un poquito de por favor, cuando tú de simple tienes lo mismito que de complicado tiene el mecanismo de un chupete, o sea, nada. Pero hoy no te ha dado, mira por dónde, por tener esa mirada transversal y aguda que sueles tener, precisamente con un tema que tiene cientos de miles de aristas...¡qué casualidad, Arkiloco!. ¿De verdad que sólo has leído una experiencia personal, y tal y tal...? Estarás desganad@, Arkiloco. Salud.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 8 Respuestas

      3

      3

      • Arkiloco Arkiloco 15/03/18 16:10

        Estos debates suelen acabar en temas de lo más insolitos. Aunque me parece excitante, no colaboraré en hacer un debate sobre Arkiloco y si unas veces es así y otras asá. Para conocernos a nosotros mismos nada como el conocimiento que el otro tiene de uno. Y a veces, al querer encapsularnos para manejarnos por la vida, hasta acertamos y alguien nos hace mirar hacia donde no nos gusta mirar mucho. Yo ya reconocí que pertenezco al Club de los Tocanarices y en ese club no está bien visto defenderse por pertenecer a el. Pero, en este caso, hablar de mi "mirada simple" creo es oportuno para la discusión. Me desagradan simplezas de las que no estoy exento y me incomoda como, muchas veces, se ventilan cosas complejas con ideas simples. Pero intento que mi primera mirada sea premeditamente "simple". Es decir, procurar ceñirme a lo que se escribe y reducir al máximo la interpretacion o la conexión con preocupaciones personales, prejuicios o juicios de intención. Y no digo que no sea enriquecedor y que no haya que interpretar. Así surgen muchas e interesantes discusiones. El problema es que se apartan de lo que estrictamente se ha dicho o que ni siquiera se sugiere. Y que dificultan bastante la comunicación y el entendimiento a base de mezclar cosas diversas y que, aunque parecen interconectadas, deberían separarse para discutir y entendernos mejor. Creo que mi lectura del artículo es adecuada y que se ajusta a lo que tiene de experiencia personal, de acercarse a la obra de un poeta bajo la luz de una nueva sensibilidad y de una decisión, también personal y que deja en el aire, sobre su relación con la obra de ese poeta, el farewell que parece exagerado o falto de comprensión sobre otras epocas y otros comportamientos. A mi, en esa mirada simple, se me pueden escapar detalles o no haber prestado especial atención a aspectos que a mi resultan poco relevantes y a otros fundamentales. Y por eso, y de forma no retorica, expuse esa prevención.

        Responder

        Denunciar comentario

        Ocultar 6 Respuestas

        3

        6

        • Arkiloco Arkiloco 15/03/18 17:01

          Lo que a mi parecería dificil o sería un buen ejercicio para algunos es exponer de que partes de este artículo, que destaca por ser muy cuidadoso y prudente sobre algunos temas y que evita generalizar, teorizar o recomendar, se pueden extraer, con algo de rigor, algunas derivaciones, afirmaciones o intenciones de la autora, que no formula y que desconocemos. ¿Se derivan de lo que está escrito y se cuenta como experiencia personal o se deriva de algunos prejuicios o prevenciones que despierta el feminismo o algunos feminismos? O, más, algunos peligros, tentaciones o interpretaciones en las que puede incurrir el feminismo y que no es que las hayan detectado los hombres, sino que las han señalado mujeres feministas y han sido y son objeto de debate: el feminismo como una nueva forma de puritanismo o como abrasador del debate y el dialogo con el machismo a base de corrección y etiquetaje contundente. Pero algunos ponen la tirita antes que la herida y ya han creado una confabulación de mujeres, al estilo de los Sabios de Sion, para dominar a los hombres y que acabará con la literatura y el arte por estar impregnado de machismo y tener una visión exclusivamente masculina. Tu referencia a la alusión que hace la autora al 8 de marzo dice mucho de interpretaciones abusivas y, quizás, de tu tipo de prevenciones. No es casual que todos tus comentarios sobre esto estén llenos de referencias religiosas y estableciendo paralelismos con los conceptos de pecado y conciencia que tanto nos han turbado y afectado en nuestras vidas. Y un cierto afán, tuyo y de otros, más o menos consciente, de estigmatizar o teorizar sobre ciertos peligros del feminismo. Como ves y ya puestos, yo también puedo interpretar mucho. Si llega el momento habrá que discutir de eso. Yo me quedo con la lectura que he hecho, coincido con otros y otras comentaristas y sigo opinando que esas nuevas miradas no nos sobran para nada. Y que son necesarias para ver lo que estaba ausente, lo que no percibimos, lo que era "normal y natural" y no tiene nada de normal ni de natural. Una visión critica más que un juicio aunque cualquiera es libre de juzgar. Y de leer o no leer a un poeta. Por eso o porque es del Madri

          Responder

          Denunciar comentario

          Ocultar 5 Respuestas

          3

          9

          • Sancho Sancho 15/03/18 19:30

            No alucines, Arkiloco, cuando me comentario iba de buen rollo, de alguna manera provocando opiniones menos "simples", sin más; de ahí a hablar de lo religioso en mis comentarios y otras, esas sí, simplezas como defendiéndote de no sé qué ataque...Pues vale, Arkiloco. No hace falta que tires con bala. No personalicemos. Nada de enjuiciar a nadie, Arkiloco, estoy opinando sobre el artículo de alguien que escribe entre otras cosas para eso, para que opinemos y demos nuestra versión.

            Responder

            Denunciar comentario

            Ocultar 4 Respuestas

            2

            1

            • Arkiloco Arkiloco 15/03/18 20:22

              Joer, Sanccho, no veas como me incomoda no haber captado tu buen rollito. Y que aunque haya intentado, con algo de ironia, pasar de tus sospechas sobre mi intencionada volatilidad y agudeza, no lo lo he conseguido. Y tampoco que no te haya agradecido que captases mi cansancio y que mis opiniones eran producto esta vez de la desgana. No era consciente de que me estaba defendiendo de algo y, veces, ni te das cuenta que llevas una pistola en la mano y que el otro recibe lo que escribes como balas. Y eso si, para juicios los mios y nada de personalizar que lo tuyo nada tenía que ver con esto. Yo entiendo que los buenos rollitos se deben acabar cuando discrepas con alguien con el que has coincidido otras veces. Y entiendo, ahora sí, que del buen rollito forma parte decir que el otro alucina cuando da su opinión y, vaya, también alguna interpretación. A mi la verdad, me gustaría alucinar pero puedo poco. Me basta con entender que no siempre se puede estar de acuerdo y que, a veces, sin querer, molestas y te convierten en lo que viene bien. Hoy soy pistolero y es la leche, como que no te voy a poder sacar la bala. Desde el respeto un saludo.

              Responder

              Denunciar comentario

              Ocultar 3 Respuestas

              0

              3

              • Sancho Sancho 15/03/18 20:42

                Pero Arkiloco, de nuevo mi brusquedad se interpreta como...¿ un punto y final?, nada de volver a comentar, a veces de buen rollo, otras más agriamente o con ironía?...Pues no te habré entendido, pero ni doy nada por zanjado ni significa que no vuelva a coincidir o discrepar contigo; me suelen gustar tus comentarios. Es evidente que he interpretado tu comentario como un tanto agresivo. Te pido disculpas si no ha sido así. Salud.

                Responder

                Denunciar comentario

                Ocultar 1 Respuestas

                1

                1

                • Sancho Sancho 15/03/18 20:56

                  Y..."aunque haya sido así"...también mis disculpas por contestación tan vehemente. Salud.

                  Responder

                  Denunciar comentario

                  0

                  1

              • Arkiloco Arkiloco 15/03/18 20:38

                Jo, no doy una hoy. He puesto "volatilidad" cuando era volubilidad. Disculpa Sancho.

                Responder

                Denunciar comentario

                1

                0

      • Damas Damas 15/03/18 02:28

        Sancho, a mí me ha pasado lo mismo que a Arkiloco, en el artículo de aquí arriba, sobre todo, he leído que es una experiencia personal de Aroa Moreno, de una nueva mirada (de ella), de eso que cuenta Neruda. Saludos.

        Responder

        Denunciar comentario

        0

        6

    • Sancho Sancho 15/03/18 02:02

      Leemos lo mismo, interpretamos de manera diferente. Es buena cosa, además, leer versiones diferentes sobre un mismo texto...

      "Parece que sí me hacía falta la revolución de marzo". Y no sé lo que interpretarás tú, yo entiendo que tras su "caída en conciencia" y haber pecado por no percatarse de semejante atrocidad (solo le ha faltado decir que se ha sentido sucia por haber leído y haber disfrutado del poeta), no volverá a leer su obra, aunque reconozca que le pueda necesitar... Esto acaba diciendo la autora en uno de sus párrafos. Parece que a algunos les hacen falta unas "cuantas revoluciones", ya sean en marzo, enero o septiembre. Arkiloco, nadie, o personalmente, mejor dicho, no tengo endiosado a Neruda; no es eso, Arkiloco, no es eso; es simple reconocimiento de lo que un día significó para algunos, sin entrar a valorar algunas cuestiones de su vida que no conocía. ¿Cateta reverencia hacia los ídolos? En lo que me toca, para nada. Lo que no voy es a entrar por ciertos sibilinos aros. Ya he tenido yo "mis revoluciones personales" hace mucho. Ahora, con aprender, respetar, conocer y disfrutar con los demás, sea a través del arte y de otros roces "cotidianos", con eso voy que me mato. Porque de otra manera todo esto me suena a pura y dura imposición, a lo que por narices algunos y algunas quieren que pase a ser lo políticamente correcto y si no te pasamos a la lista negra de los renegados...¡Qué va, Arkiloco! Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      Ocultar 1 Respuestas

      4

      3

      • Orlinda Orlinda 15/03/18 02:42

        Ese lanzar anatemas contra quie ose “vilipendiar” al gran hombre defensor de valores superiores, es exactamente lo mismo que hace la “Santa Iglesia”.

        Responder

        Denunciar comentario

        2

        3



Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.