x

Nos gustaría enviarte notificaciones de las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
X

Accede a todos los contenidos de infoLibre durante 15 días por 1. | El periodismo tiene un valor

infolibre Periodismo libre e independiente

¿Quiénes somos? Sociedad de Amigos
Buscador de la Hemeroteca

Hazte socio
Iniciar sesión Regístrate
INICIAR SESIÓN
¿Has olvidado
tu contraseña?
Secciones

Regístrate en infoLibre Comenta las noticias y recibe las últimas novedades sobre nosotros.

Gracias por registrarte en infoLibre Si además de comentar noticias quieres hacerte socio, sigue este enlace: Hazte socio
Formulario de Registro
¿Qué es Nombre público?

Es el nombre que se mostrará cuando hagas un comentario en infoLibre.es




Desde la casa roja

#StolenMemory

Publicada el 31/10/2018 a las 06:00 Actualizada el 30/10/2018 a las 20:11
Facebook Mas Redes

Envíalo a un amigo Imprimir Comentarios

En Bad Arolsen (Alemania) hay un centro que se dedica al archivo y documentación de las víctimas de la persecución nazi y de sus supervivientes liberados. Es el Centro Internacional de Rastreo (ITS, de sus siglas en inglés). Allí se guardan cerca de 30 millones de documentos que proporcionan información sobre el destino de las víctimas del Holocausto. Desde 2013, las colecciones forman parte de la UNESCO, de su Memoria del Mundo. Los temas están organizados en tres grandes epígrafes: encarcelamiento, trabajo forzado y supervivientes liberados. Hasta allí acuden hijos y nietos, sobre todo, para buscar un rastro, una pista que alumbre el terror anterior, que rellene los huecos de los que la víctima no pudo o no quiso hablar a la familia. Pero también llegan a su archivo aquellos que sobrevivieron, quienes décadas después son capaces de hacer remotamente soportable el hecho de enfrentarse a un pasado traumático. Sin embargo, el centro no se limita simplemente a entregar objetos, fotografías o documentación sobre las personas. Permite, por ejemplo, el reencuentro de familias que fueron separadas y se perdieron la pista.

Conocí este centro gracias a un artículo publicado la semana pasada en El Confidencial, firmado por Martín Ibarrola. En él narra cómo el ITS está buscando a los descendientes de 68 de los presos españoles que estuvieron en los campos de concentración nazis. El ITS tenía más de 5.000 objetos personales requisados a los prisioneros de origen español, en su mayoría presos políticos. En 2016, gracias a una catalogación exhaustiva, se lanza una campaña, viralizada por el hashtag #StolenMemory, mediante la que tratan de devolver a las familias sus pertenencias. La dictadura, primero, y el desinterés posterior han obstaculizado la labor del centro con España. El exilio, el destino y vida de los más de 100.000 españoles que vivieron y murieron en Europa, más de 400.000 en todo el mundo, sigue habitando en el vacío.

Y así sucede que, de vez en cuando, avalado por la desatención institucional, un edil del Partido Popular abre una fuga del discurso interno y se aventura a decir que lo que pasó en Mauthausen “no interesa a nuestra generación ni a la de nuestros hijos”, siempre bajo la premisa de que es momento de “perdón y reconciliación” y de apartar “cuestiones en las que el odio y el rencor están presentes”. Tal vez no deberíamos reconciliarnos con según qué cosas.

Cerca de 9.200 españoles estuvieron repartidos en 14 de los miles de campos de concentración nazis. Sobre todo, en Mauthausen (Austria), donde vivieron alrededor de 7.000; murieron 5.000. ¿Sabía Franco la situación en la que se encontraban? ¿Ignoraba el Gobierno español que el Reich perseguía y exterminaba a millones de judíos, gitanos, homosexuales y disidentes políticos? ¿Por qué no ha habido ni hay un proceso de esclarecimiento de la verdad sobre esto? ¿Y qué reparación, individual, colectiva o simbólica se ha dado a las víctimas y a sus familias?

Varios colaboradores de Hitler, entre ellos el nazi Gerhard Bremer, condenado por crímenes de guerra, encontraron en España libertad y acogida. Murió en 1989 en su casa de la Costa Blanca. O el teniente de las Waffen SS, Hauke Pattist, condenado en Holanda en 1947 a cadena perpetua y fugado de una cárcel. Varias veces se reclamó su extradición, pero ni Franco ni los gobiernos de Suárez, González o Aznar extraditaron al criminal. Murió en Asturias. O el caso de Aribert Heim, conocido como “doctor Muerte”, un sádico que experimentó hasta la tortura con seres humanos, también con los Rotspanier (españoles rojos). Jamás pagó por sus crímenes y utilizó España como vía de paso hacia su fuga. Lo contaba hace unos días La Sexta en un reportaje, gracias al trabajo de investigación del periodista Carlos Hernández y a través de testimonios de supervivientes y de imágenes que solo alguien despiadado podría decir que no interesan a nadie.

¿No es justo que sepamos, no solamente mediante la ficción cinematográfica o literaria, desde la investigación periodística o documental si, durante años, se falseó o se ocultó parte de la historia para hacernos creer que el Gobierno franquista era ajeno al genocidio nazi? Si alguien puede salvar a un ser humano de la muerte y no lo hace, ¿no se convierte en cómplice? ¿No fue Serrano Suñer la conexión entre Franco y Hitler y quien murió en Madrid en 2003, a los 101 años, sin responder ante un tribunal sobre nada pero tampoco acerca de su responsabilidad sobre el destino de estos prisioneros? ¿No sería todo esto suficiente para exigir que nadie en este país pueda hacer apología de la dictadura sin ser sancionado?

Tal vez, la documentación que podría ayudar a esclarecer la verdad forme parte del archivo documental de la Fundación Nacional Francisco Franco, papeles que no han sido nunca reclamados por el Ministerio de Cultura, otra de las muchas anomalías democráticas de este país. #StolenMemory.

Al final del reportaje Españoles en la Segunda Guerra Mundial, se advierte al espectador que casi todos los supervivientes que han participado con sus testimonios ya han fallecido. Así lo advertía José Marfil con rabia, quien sobrevivió a Mauthausen y fue hijo del primer asesinado español en un campo de exterminio, en una entrevista hace dos años: “Cuando no quedemos ninguno, ya no se hablará más de este drama”.

Y así seguimos poniendo peso sobre la historia para que no se levanten sus páginas.
Más contenidos sobre este tema




Hazte socio de infolibre

12 Comentarios
  • kalikatos kalikatos 01/11/18 10:51

    No tengo ninguna confianza de que se pueda cambiar este país.
    Son miles de cosa que hay que cambiar, empezando a releer nuestra historia, para poderlas adaptar a nuestros años, continuar con muchas "tradiciones" y mentalidades.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    1

  • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 31/10/18 20:39

    No hace falta un Gobierno perfecto, se necesiuta uno que sea practico..y basta. Mo os tomeis la vida demadiado en serio" , "De todas maneras o saldremos de esta -mas tarde o mas temprno....un Saludo COrdial Lunilla y el Diablo Cojuelo...

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    1

    • El Diablo Cojuelo El Diablo Cojuelo 01/11/18 01:34

      OtrosìDigo: No hay mayor dolor que acordarse de los tiempos felices en a desgracia". Hay un secreto para vivir feliz con la persona amada: no pretender modificarla" ,Oh insensatos afanes de los mortales que debiles son las razones ue nos inducen a no levantar nuestro suelo de la Tierra, no hay mayor dolor qque que acaiordarse de los tiempos sfelices en la desgracia ; Dante Alighieri -dixit- // El amor sabe compadeccer la amistad sabe curar. Cuando los besos ya no bastan para demostrar tanto amor, es alli donde solo queda una cosa que hacer! " dejar que el instinnto continue, sin necesidad de desnudar la Magia". El veveno mas sublime se vende en frascos de Besos.. Un Cordial saudo Lunilla y El DIablo Cojuelo.

      Responder

      Denunciar comentario

      1

      1

  • Aserejé Aserejé 31/10/18 18:09

    Suscribo todos los comentarios anteriores. !España es diferente y viva españistan!. Saludos cordiales

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    2

  • senenoa senenoa 31/10/18 12:46

    Estaría bien, Aroa, que el Ministerio de Cultura, y el de Justicia; el Gobierno en suma se interesara por el destino y las vicisitudes de los españoles que penaron y murieron en los campos de concentración nazis (también en alguno francés), pero dudo mucho que eso ocurra pues, en este triste y cainita país tenemos a miles de muertos aún en las cunetas, al dictador en el Valle y a una buena parte de los partidos políticos mirando para otro lado... ¿De verdad crees que estamos preparados, como país, para hacer esa investigación en el ITS?. Lo dudo mucho.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    5

  • HEREJE HEREJE 31/10/18 12:27

    En Madrid hay una calle llamada "Caídos de la División Azul" en homenaje a los patriotas que, una vez muertos la mayoría de sus enemigos españoles, se convirtieron en patriotas nacionalsocialistas para ayudar a Hítler a intentar conquistar Rusia. Se ha intentado cambiar el nombre de tal vergüenza, pero una jueza, Ana Monreal, ha aceptado la demanda de la "Asociación de familiares de caídos en Rusia" (en este país hay una asociación de fachas para cualquier fruslería y además están financiadas con nuestros impuestos). El caso es que para la jueza, formar parte del ejército nazi no es atentar contra la ley de memoria histórica (no aclara si es un orgullo). Si el Ayuntamiento no gana el recurso, Madrid seguirá manteniendo esa ignominia y será probablemente la única ciudad que homenajee a los nazis con una calle.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    6

  • Copito Copito 31/10/18 11:07

    Lo que incómoda, se niega. La violación y el abuso de niños y jóvenes por la Santa Iglesia católica, el genocidio nazi, del cual el franquismo fue directo colaborador y responsable. Para hacer justicia a las víctimas primero hay que destapar el horror. El perdón es un acto moral que corresponde a cada individuo, si quiere y si puede o no quiere hacerlo, pero la restitución moral del agravio, absolutamente necesario para la paz, pasa por sacar a la luz el horror, no por ocultarlo, porque eso es tanto como negarle a la víctima el derecho a ser reconocido su drama y a comprenderla.

    Responder

    Denunciar comentario

    0

    8

  • platanito platanito 31/10/18 07:25

    No apurarse.
    Qué el señorito Casado conoce muy bien esos lobbies israelo.yankees y va a empujar ese carro projudío del #StolenMemory.
    De lo que no se ocupará es de esclarecer esos asesinatos continuados a distancia en el muro de hormigón de la VERGÜENZA que están diezmando la población gazetí, por el solo pecado de reclamar su derecho a la vuelta a su tierra (PROMETIDA)

    Responder

    Denunciar comentario

    1

    4

  • frida56 frida56 31/10/18 01:31

    Precisamente por todo lo que expones en este artículo (y por más cosas),me cuesta comprender que cada vez que se quiere aplicar la Ley de Memoria Histórica o se quiere dignificar de alguna forma a los republicanos,haya que consignar la coletilla de “ no queremos vengarnos,solo pedimos poder enterrar a nuestros familiares”. Por qué siempre son los mismos los que ponen la mejilla? Yo creo que no hay que tranquilizar a las malas conciencias. Hay que exigir justicia y no olvidar nunca,porque los verdugos no olvidan,no perdonan,siguen sintiéndose agraviados De Dios sabe qué afrenta y mantienen intacta la llama de odio...y a poder que puedan,volverán a hacerlo.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    0

    8

    • HEREJE HEREJE 31/10/18 12:13

      Efectivamente. Muy buen comentario. Saludos.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      0

  • MASEGOSO MASEGOSO 31/10/18 00:17

    ¿Cómo pueden recordar a quienes tuvieron, tienen y tendrán eternamente en consideración de enemigos?
    Que la UCD, PP, C's y Wox les tengan por enemigos es comprensible. Pero no todos, nacidos antes, durante y después de la GC debemos tener a estás personas por enemigos. Sólo eran enemigos de ideas, de consideración humana, aquellos sufridos españoles que emigraban a las grandes ciudades para poder liberarse de la pezuña del “señorito”. Que se olvidaban de su tierra y de sus pueblos donde sus ancestros reposaban.
    León Gieko, cantautor argentino y autor de “Solo le pido a Dios”, incluye en esta canción una estrofa simple y llena de verdad “desahuciado es el que tiene que partir a vivir una cultura diferente”.
    Partir a vivir una cultura diferente no es partir a un exilio. El exilio es salvar la vida, si es posible en cualquier cultura y a cualquier precio y, de todos es sabido como comenzó ese exilio, donde se refugió y donde fue maltratado hasta que una guerra mundial buscó en aquellos hombres a combatientes con la experiencia suficiente para poner su grano de arena en la derrota del nazismo y fascismo. El gobierno francés de Charles De Gaulle ignoró quienes fueron los hombres que llegaron en primer lugar a Paris, la 9 de Lecrec, formada exclusivamente por españoles republicanos con mandos franceses que dieron la cara y algunos la vida por dejar la capital francesa libre de invasores alemanes.
    El PSOE, que sufrió de esa huida al exilio no ha reconocido, ni reconocerá nunca ese sacrificio de muchos de sus militantes que dieron su vida por la libertad.
    Reconocer esos hechos es para todos estos políticos de pacotilla y escasa altura política una vergüenza. La misma de la que ellos carecen.

    Responder

    Denunciar comentario

    Ocultar 1 Respuestas

    1

    9

    • paco arbillaga paco arbillaga 31/10/18 09:38


      En esta web se puede encontrar información relacionada con lxs exiliadxs republicanos y la posibilidad de contactar con personas interesadas en el tema:

      http://www.exiliadosrepublicanos.info/es/enlaces

      Saludos, Masegoso; un placer leerte. Osasuna y República Libertaria.

      Responder

      Denunciar comentario

      0

      2

Lo más...
 
Opinión
Oferta anticrisis
 
Sociedad de amigos

Ya puedes ser accionista de infoLibre

Cargando...
Cualquier ciudadana o ciudadano interesado en sostener un periodismo independiente como garantía democrática puede participar en la propiedad de infoLibre a través de la Sociedad de Amigos de infoLibre.